Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-10-2007

Notas sobre el trabajo autonomo dependiente

Jos Luis Carretero Miramar
Rebelin


Recientemente ha entrado en vigor la Ley 20/2007, de 11 de julio, que aprueba el denominado Estatuto del Trabajo Autnomo. Se tratara, en principio, de trabajadores por cuenta propia, pequeos empresarios que por su condicin de propietarios de sus medios de produccin habran de ser ajenos a la precarizacin de la existencia dictada por la flexibilizacin laboral impuesta por el neoliberalismo. Nada ms lejos de la realidad: la precariedad alcanza a muchos de de estos trabajadores y trabajadoras y ser esta norma la que adems garantice que esto siga siendo as.

Segn datos del mes de junio de 2007, el Rgimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores Autnomos (RETA) tendra 3.132.508 afiliados medios, lo que constituye el 16,16 % de los afiliados ocupados al sistema. Su nmero, por tanto, se habra duplicado en los ltimos 27 aos, crecimiento superior al experimentado por el total del sistema, pero inferior al alcanzado, en el mismo perodo, por el Rgimen General.

En funcin de los asalariados a su servicio, el 77,5 % de los afiliados al RETA carecera de ellos, mientras que el 22,5 % restante tendra contratado a algn trabajador por cuenta ajena. De estos el 50,5 % tendra un solo trabajador; el 22,3 % dos trabajadores, el 11,3 % tres trabajadores, no superando el 16 % de los autnomos con asalariados, los que tendran contratados a 4 o ms trabajadores.

Por otra parte, al trabajo autnomo se accede, como ha puesto de manifiesto Sergio Bolognai, desde dos dinmicas principales de entrada: por un lado nos encontraramos a personas con enormes dificultades para acceder al mercado laboral, que estn siendo empujadas hacia el autoempleo por la insistente propaganda del mismos de las Administraciones Pblicas (empresarialidad por necesidad), y por otro lado nos encontramos con personas que entran en el autoempleo como medio de desarrollo de sus conocimientos y capacidades (muchas veces incluso acadmicos), desarrollo bloqueado en el acceso al trabajo por cuenta ajena (empresarialidad por oportunidad).

En estas condiciones, el despliegue del trabajo autnomo y la microempresa en un mercado enormemente competitivo y dominado por los grandes tiburones empresariales, empuja frecuentemente a una franja creciente de los trabajadores por cuenta propia a un escenario de autoexploracin y precariedad. El ejemplo ms acabado de todo ello viene constituido por los denominados falsos autnomos: trabajadores que, pese a estar ligados con un empresario por una relacin tpicamente laboral ( es decir, definida por las notas de voluntariedad, remuneracin, ajeneidad de los frutos y dependencia, amn de la condicin personalsima de la prestacin) son dados de alta como autnomos en la Seguridad Social con el fin de que la empresa ahorre costes y no se vea obligada a garantizar al trabajador los derechos impone el Estatuto de los Trabajadores (como las vacaciones retribuidas) y de los que no disfrutan los autnomos ( al ser, tericamente, sus propios jefes). Ante una situacin como la descrita, la tesitura tradicional del falso autnomo es denunciar a la empresa, reclamando su condicin de trabajador por cuenta ajena, o aguantar que su supuesta condicin de pequeo empresario le mantenga alejado de beneficios como, por ejemplo, la prestacin de desempleo.

Y es ante esta situacin ante la que reacciona nuestra legislacin. En una dinmica previa y espoleado por el denominado Libro Verde modernizar el derecho laboral para afrontar los retos del siglo XXI de la Comisin Europea, que ha pretendido popularizar el concepto de la denominada flexiguridad y que urga a los estados miembros a regular estas situaciones, se estructura, en la Ley 20/2007 que aprueba el Estatuto de Trabajo Autnomo, toda una regulacin para el denominado trabajador autnomo dependiente.

Quin es este trabajador autnomo dependiente?. Para entrar en esta categora ha de cumplirse una serie de condiciones. La primera sera que el trabajador autnomo obtendra, al menos, el 75% de sus ingresos por rendimientos del trabajo y de actividades econmicas y profesionales, de un nico cliente. Adems, han de concurrir otra serie de requisitos:

Lo realizado con esta regulacin del trabajador autnomo econmicamente dependiente, as definido, es en definitiva la legalizacin de una nueva figura intermedia entre el trabajo autnomo tpico y el trabajo por cuenta ajena. Figura intermedia que amenaza claramente con convertirse, de facto, en una forma de dar carta de naturaleza legal a los falsos autnomos de que hemos hablado. Los derechos del autnomo dependiente son menores que los del trabajador sometido a la relacin laboral con el empresario, por lo que resultan meridianamente claras las ventajas y la oportunidad de hacer pasar como autnomo dependiente al falso autnomo. Incluso hay ms: un peridico econmico conservador como Cinco Das, citando a la Asociacin Nacional de Abogados Laboralistas o a Sagardoyii, ya avisaba de la posible traslacin de bolsas de trabajadores por cuenta ajena a la nueva categora, ms cmoda y barata para el empresariado.

Permtasenos, por el momento, poner de manifiesto cuales son las notas principales de la regulacin laboral legal efectuada del trabajador autnomo econmicamente dependiente:

a) La relacin entre el autnomo dependiente (en adelante, TRADE) y el cliente ha de documentarse mediante un contrato escrito, que deber ser registrado en la oficina pblica correspondiente. El contrato se presume celebrado por tiempo indefinido, salvo que las partes hubiesen fijado una duracin o un servicio determinados.

Adems de por el contrato, la relacin est regulada por los llamados acuerdos de inters profesional, que cual convenios colectivos de esta figura especfica negocien las asociaciones o sindicatos de trabajadores TRADE y las empresas para las que presten su actividad. La eficacia personal de estos acuerdos queda limitada a las partes firmantes y, en su caso, a los afiliados a los firmantes que hayan prestado expresamente su consentimiento.

b) El TRADE tiene derecho a una interrupcin anual de su actividad (vacaciones) de 18 das hbiles como mnimo. La realizacin de actividad por tiempo superior al pactado contractualmente es voluntaria, no pudiendo exceder del incremento mximo establecido por acuerdo de inters profesional y, en ausencia del mismo, del 30% del tiempo ordinario de actividad ordinariamente acordado.

La trabajadora TRADE vctima de violencia de gnero tiene derecho a la adaptacin horaria para hacer efectiva su proteccin o su derecho a la asistencia legal integral.

c) El contrato se extingue por mutuo acuerdo y otras causas relativas a ambas partes y se suspende tambin por numerosas causas. De la resolucin del contrato pueden derivar indemnizaciones, con respecto a las cuales se aplican las siguientes normas:

Una regulacin, en definitiva, que minimiza los derechos del autnomo dependiente frente a los del trabajador asalariado, garantizando la permanencia en el mbito de la precariedad laboral de unos trabajadores que, pese a ser formalmente pequeos empresarios, en realidad est sometidos a una dependencia cuasi-absoluta de la organizacin empresarial de sus clientes principales frente a la que operan en un mbito de lagunas legales y subordinacin productiva. No en vano stas formas de trabajar han sido denominadas en Italia (pas donde se han popularizado enormemente) como trabajo para-subordinado, con una evidente pertenencia al mbito mltiple y heterogneo de la precariedad social. Una precariedad que ahora se ve, en cierta manera, legalizada, ya que como afirman ciertos sectores, con esta ley ya estn puestas las bases normativas y, sobre todo, de poltica jurdica, para reducir, sino propiamente erradicar, la tendencia judicial a la laboralizacin progresiva de las zonas grisesiii.

Notas:

i Sergio Bologna. Crisis de la clase media y posfordismo. Akal. Cuestiones de Antagonismo. 2006.

ii Raquel Pascual Ni autnomos, ni asalariados. Cinco Das. 27-10-2006.

iii Cristbal Molina Navarrete. Trabajadores en la frontera: comentario al Estatuto del Trabajo Autnomo. Revista Trabajo y Seguridad Social. CEF. N 259. Octubre 2007.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter