Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-10-2007

Recetario popular para alcanzar el Socialismo

Jon E. Illescas Martnez (Jon Juanma)
Rebelin


 

 

 

Ante la oportunidad que en Amrica Latina, en pases como Venezuela, Ecuador, Bolivia, etc, se vislumbra en el horizonte de lo posible, para que algunos pueblos caminen hacia el socialismo, tenemos el deber de ser muy exigentes con nosotros mismos y con nuestros lderes para no desaprovechar este gran momento histrico. En relacin a esta tarea, que nos es comn a todos los que queremos un mundo ms justo, propondr un recetario sobre algunas premisas claves sin las cuales considero ser imposible substituir el sistema genocida y dictatorial conocido por el nombre de capitalismo, por aquel otro igualitario, democrtico y verdaderamente libre, llamado socialismo.

El artculo se estructurar del modo siguiente: primero har unas aclaraciones necesarias para evitar malinterpretaciones y confusin. En segundo lugar, enumerar unos puntos que creo debieran ser de obligado cumplimiento antes de poder decir que una sociedad es socialista o al menos mayoritariamente socialista. Para acabar, en la tercera parte, propondr unas ideas abiertas a discusin sobre qu hacer con algunos elementos que no dejan de suscitar polmica incluso, entre los socialistas ms revolucionarios. Estas ltimas son solamente ideas para el debate, no dogmas de fe. As que nadie se me altere, por favor. Como dice el refrn no vayamos a ser ms papistas que el Papa.

Aunque pudiera estar equivocado en algunas propuestas tanto de la segunda como de la tercera parte, me lanzo a la piscina para provocar el necesario debate ms all de la pelea maniquea entre chavistas/esculidos, cubanos/imperialistas, correistas/reaccionarios, etc... Esta dicotoma est muy ntida y no hace falta aclararla, la dicotoma que me parece importante aclarar es en las filas revolucionarias, quien quiere qu y hacia donde vamos. Porque muchas veces la ms peligrosa contrarrevolucin est, hoy como ayer, en las propias filas revolucionarias. Dicho esto, qu duda cabe que estar siempre e irremediablemente del lado de todos los revolucionarios e incluso de los progresistas honestos1 ), pero eso s, siempre a la vanguardia de la lucha por el socialismo. Por ello, propongo una serie de medidas constructivas concretas que creo sern muy de agradecer (se est de acuerdo o no) por el conjunto de los trabajadores y los socialistas honestos, que muchas veces se hastan de escuchar crticas al capitalismo pero se quedan hurfanos de propuestas socialistas concretas. sta es mi humilde aportacin para comenzar a girar la balanza.

 

1. ACLARACIONES

 

En el recetario socialista, simplemente propongo los enunciados y una mnima explicacin del porqu de la necesidad de implementar la medida. Ciertamente no me puedo extender en las explicaciones buscando las razones gnoseolgicas ni los argumentos expuestos por grandes pensadores de la literatura socialista y/o marxista2. Evidentemente estas propuestas se deberan desarrollar legalmente, manteniendo el espritu y ahondando crticamente en los posibles huecos legales que pudieran tener para que no pudieran ser aprovechados por los arribistas, la burguesa y los revolucionarios termidorianos3.

Utilizar indistintamente los trminos nacionalizar y/o colectivizar. En los dos casos me referir al paso de la propiedad privada de los medios de produccin a la propiedad colectiva, de todo el pueblo, de estos mismos medios. La gestin democrtica correr a cargo principalmente des los trabajadores y consumidores (todo trabajador es consumidor pero no todo consumidor es trabajador de ese medio de produccin), legtimos propietarios de los medios. La intervencin estatal se efectuar cuando no haya ms remedio debido a la necesidad de planificacin o a la aportacin de algn especialista tcnico ajeno a la plantilla laboral de ese medio pblico.

 

2. RECETARIO

 

Estas medidas necesarias, bajo mi punto de vista, que pasar a enumerar se dividen en dos tipos: econmicas y democrticas. Del mismo modo que muchos marxistas entienden que es imposible construir el socialismo con los medios de produccin en manos privadas, yo tambin entiendo que compartiendo este punto de vista, es absolutamente necesario establecer unos mtodos democrticos y de control de las individuos que en esta sociedad tengan puestos de gran importancia y poder (el alto funcionariado). Para que realmente estas personas sean como versa la vertiente socialista que viene desde la Revolucin Francesa, mandados y no mandantes, es necesario implementar una democracia popular (no confundir con las diversas dictaduras burocrticas acaecidas bajo la rbita sovitica) que vertebre y otorgue un verdadero poder al pueblo que le permita reaccionar si de pronto antiguos lderes comienzan a obrar ajenos a la voluntad popular. Comencemos pues, la relacin:

 

2.1 MEDIDAS ECONMICAS

 

1. Nacionalizacin/colectivizacin de la banca.

El ahorro de los trabajadores no puede ser aprovechado por los capitalistas para hacer sus negocios que encarecen el precio de la vida de las clase trabajadora, con los cuales mantienen y fomentan el capitalismo internacional robando la plusvala generada por el conjunto de la clase obrera mundial. El Estado gestionar con el conjunto del pueblo el ahorro para que repercuta en el bienestar y en la felicidad popular.

2. Nacionalizacin/colectivizacin del comercio exterior.

Un poco ms de lo mismo.

3. Nacionalizacin/colectivizacin como mnimo de las principales empresas productoras de cada pas en cuestin.

Hablamos de socialismo no?

4. Establecer un lmite de posesin de activos (tierras, propiedades inmuebles, capital...) entre los ciudadanos.

Para que nadie tenga 100 o 1.000 veces la renta de otro ciudadano porque evidentemente esto no es socialismo. Mientras hayan Gustavos Cisneros, Bill Gates, Botines, etc... viviendo alegremente con toda su riqueza robada a los trabajadores (que son los nicos que la crean), bajo el paraguas de una sociedad determinada, sta no se podr llamar a si misma socialista de ninguna manera. El socialismo debe caminar hacia el mayor igualitarismo material posible.

5. Bajar los sueldos de los funcionarios hasta que sean los propios de un trabajador cualificado.

Se podra poner un tope de 2 o 3 salarios mnimos. De lo contrario aunque nacionalizramos toda la economa, tendramos una nueva clase dirigente de burcratas con intereses antagnicos a los de los trabajadores. En ese caso la restauracin capitalista sera cuestin de tiempo como sucedi en la URSS, entre otras cosas por sta cuestin.

6. Colectivizacin de todo el comercio interior que no est en manos de cooperativas y/o autnomos.

Estas ltimas tendrn un fuerte impuesto progresivo y estarn bajo la supervisin del pueblo. El motivo de respetar estas dos formas de trabajo ajenas al trabajo asalariado sera solamente en caso de que sean necesarias para responder a la elasticidad de la demanda de determinados bienes. Las cooperativas, por supuesto, tendrn un lmite de personal y por supuesto, de ingresos y activos como el resto de la poblacin.

7. Eliminacin paulatina del software privado y progresiva substitucin completa por el software libre4.

O sea 0% Windows por poner un ejemplo y 100% programas de base GNU/Linux de cdigo abierto gratuitos. El Estado debera potenciar y dar fondos para el desarrollo de un software libre que cumpliese todas las necesidades por medio de la investigacin y en colaboracin con programadores socialistas que ya andan en esta tarea incluso en el difcil marco capitalista que no hace sino limitarlos y constreirlos. Igual que nadie nos cobra cada vez que escribimos por haber patentado el abecedario, ningn capitalista debe lucrarse del trabajo de muchos trabajadores e investigadores informticos que le han precedido.

8. Progresiva disminucin de la jornada laboral y ampliacin del tiempo de vacaciones para los trabajadores5.

De este modo, eliminaramos paulatinamente el margen de plusvala extrado de los trabajadores por parte de los capitalistas o de la burocracia parasitaria si la hubiera o hubiese. Aprovechando para ello, el aumento de la productividad generado por la tecnologa. Los trabajadores tendran ms tiempo para el enriquecimiento espiritual y el descanso psicofsico lo que aumentara exponencialmente la felicidad popular y elevara la cultura humana a cumbres nunca vistas en toda la historia.

9. Nacionalizacin de los medios de transportes.

Incluidas las aerolneas, trenes, ferrocarriles, compaas de buses y sus instalaciones.

10. Abolicin del derecho de herencia.

Esto hace referencia a la herencia de los bienes inmuebles (tierras, edificios, construcciones, caminos y minas as como sus adornos incorporados). Ellos pasaran a manos del pueblo que junto al Estado decidan quien necesita de esa vivienda teniendo prioridad los hijos de los fallecidos siempre que sea un inmueble medio. En caso que fuera un inmueble de lujo de la anterior burguesa capitalista, el Estado lo expropiar para uso comunitario (que no para las fiestas de los burcratas), como por ejemplo para bibliotecas, cines, salas de msica, etc. Esta abolicin de la herencia NO hace referencia a si el pap de alguien tena una chaqueta, un lbum de fotos, una bicicleta, etc, que quera dejar a su hija porque le haca ilusin o alguna cosa de esta ndole y de contenido sentimental que no afecte mediante la herencia al bien, la igualdad y la felicidad del resto de la sociedad socialista.

11. Nacionalizacin/colectivizacin de los hospitales privados de salud.

Un nico sistema de salud. Para que todos, incluidos los mximos funcionarios tengan el mismo trato mdico. Para que se preocupen de gestionarlo excelentemente ante la posibilidad de que sus hijos vayan tambin al mismo hospital que el hijo de un minero.

12. Nacionalizacin y fomento de una industria farmacutica colectiva y nacional6.

Slo se permitir la importacin de medicinas en caso de que no se pudieran elaborar en el pas, bajo argumentos probados. Las farmacias (distribucin al por menor) tambin seran nacionalizadas. La salud es un derecho universal y nadie puede jugar como ahora acontece, con las enfermedades de los dems para enriquecerse7.

 

2.2 MEDIDAS DEMOCRTICAS

 

13. Revocabilidad de todos los funcionarios del gobierno por eleccin popular.

Ellos son los mandados no los mandantes, hay que superar ese vestigio comn de toda sociedad de clases. El pueblo tendr SIEMPRE iniciativa para proponer la revocacin popular de un funcionario por motivos de corrupcin o incompetencia probado. La consulta se efectuar mediante referndum en la demarcacin afectada (comuna, municipio, regin, Estado...)

14. Preservar espacio para la crtica en los medios de comunicacin pblicos controlados por el Estado bajo mandato y supervisin democrtica del pueblo.

Esto significa que no se le llamar antirrevolucionario, ni servidor del Imperio al que critique el comportamiento de tal o cual lder, o de tales o cuales polticas. Las personas, todas sin excepcin, nos podemos equivocar. Y no pocas se pueden corromper ante los chantajes de la burguesa si su moral no est a la altura. Ello servir para que el pueblo mantenga una dialctica real con sus con sus lderes, con sus mandados. De este modo se asegurar el espacio para las voces crticas sin que deban irse a los medios capitalistas de la reaccin para poder hablar. Ya que de esta forma son aprovechados por los capitalistas para confundir al pueblo, al ver ste que los disidentes dicen una verdad que los medios de la Revolucin hipcritamente ocultan (por ejemplo denuncias de casos autnticos de corrupcin de lderes llamados socialistas), podran pasar a las filas de la reaccin por desmoralizacin y falta de crtica interna en los mrgenes de la Revolucin. La frmula es que esas denuncias se reflejen en los medios revolucionarios y que incluso exista espacio para la derecha para exponer sus argumentos de igual a igual, y vencerlos en la contrargumentacin. Estos espacios para la crtica sern uno de los mayores orgullos para los ciudadanos que vivan bajo la democracia socialista, quedarn englobados en las noticias, los debates pblicos, etc... de los canales de televisin, la radio, Internet... Este derecho de crtica institucionalizada permanente, ser una medida eficaz de higiene para la buena salud de la Revolucin y su insuperable carcter democrtico.

15. Presupuesto participativo absoluto en lo concerniente a los presupuestos de la comuna.

Siempre manteniendo un lmite mnimo establecido por el gobierno (funcionarios + pueblo) que garantizase la solidaridad interterritorial y el buen funcionamiento de los servicios pblicos nacionales.

16. Independencia de accin de los sindicatos respecto al Ejecutivo.

No en el sentido de que no puedan libremente apoyar una ideologa o unos partidos cada uno de sus miembros, pero s en el sentido de que no sea el Ejecutivo quien los controle. La democracia debe partir de los propios sindicados. De lo contrario, la democracia socialista pasara a ser una suerte de autoritarismo funcionarial.

17. Eleccin popular de los jueces y resto de magistrados.

Una vez estos hayan pasado unas pruebas de conocimientos cientfico-tcnicos que validen su capacidad formativa. Revocabilidad de los mismos por medio de iniciativa y mandato popular.

18. Respeto y blindaje legal para las diferentes lenguas y culturas de las minoras tnicas.

El socialismo debe respetar las diferencias dentro del marco de la igualdad.

19. Libertad de asociacin y decisin para la Polica y las Fuerzas Armadas.

O la democracia es para todos o nos vemos como en la Antigua Atenas en donde slo haba democracia para algunos y esclavismo a secas para el resto.

Posibilidad reconocida de desercin antes de comenzar una misin por parte de los subordinados en el Ejrcito. Las polticas implementadas por la Polica y las Fuerzas Armadas a propuesta de los principales oficiales, debern ser aprobadas por la mayora de los soldados y suboficiales mediante la proporcin un hombre, un voto. Posibilidad de iniciativa poltica por parte de los soldados. Esto eliminara muchos abusos en las Fuerzas Armadas y democratizar el cuerpo, amn de ponerlo a trabajar verdaderamente para la voluntad popular.

20. Eleccin popular de los principales cargos de la Polica y las Fuerzas Armadas.

Para que de este modo, dejen de ser el brazo armado de la burguesa y pasen a ser el garante de los intereses del pueblo en contra de los intereses capitalistas. Para que el monopolio de la violencia, cuando no quede ms remedio que utilizarla represente la voluntad de la mayora.

21. Prohibicin del financiamiento privado de los partidos polticos, tanto en los perodos electorales como en los no electorales.

Los partidos polticos tendrn habilitados unos lugares para exponer sus propuestas y de este modo acabaremos con el gasto innecesario que supone la propaganda poltica heredada del capitalismo. Adems, ello ayudar a mantener limpias nuestras calles y paisajes. Igualdad de condiciones (minutaje) a la hora de salir en los medios pblicos. Esto no quita que el gobierno del momento, que es el que ejerce la funcin ejecutiva salga ms tiempo en los medios debido a que forma parte de la informacin que necesita el pueblo para su participacin poltica. Pero s significa, que el partido o los partidos que conformen el gobierno, debern salir lo mismo que los de la oposicin. Para los revolucionarios que digan que la oposicin ya tiene los medios privados trabajando para la Contrarrevolucin, les informaremos que estos deben ser nacionalizados porque el socialismo no es compatible con la dictadura informativa de Marcel Granier, de Cisneros o de Ruper Murdocht. El socialismo es el poder del pueblo, el poder igualitario de todos sus miembros. Los medios pblicos no pueden conformarse como una trinchera del ejecutivo por muy revolucionario que ste sea. Si no se quiere que los polticos de derecha salgan por partida doble, en los medios del pueblo y en los privados, nacionalcese pues estos ltimos, colectivizndolos para el control democrtico popular.

22. Control democrtico de las subvenciones estatales a la cultura.

Que el pueblo elija y pueda postular a los artistas con los que mejor se representa. En manos de estos ltimos estar superarse a si mismos y establecer una relacin dialctica para elevar las miras del pueblo. Una relacin en la cual, los artistas propondrn al pueblo de igual a igual, mediante una actitud pedaggica exenta de paternalismo las bondades de sus proyectos. El pueblo decidir soberanamente despus de la sana competencia entre las diferentes propuestas de los artistas populares. Se acabaron los artistas que reciben dinero de todos por que conocen a fulanito de tal que tiene un puesto en tal ministerio. Proyectos artsticos por tanto dispuestos a refrendo popular. Arte por y para el pueblo.

23. Fin de la subvencin pblica a colegios, liceos y universidades privadas.

Si quieren existir que sean sus miembros quienes paguen ntegramente los costos, sino que desaparezcan. 0% subvencin estatal a estos grupos oligrquicos y privilegiados propios del capitalismo. Adems, una vez obtenidos los ttulos en estos centros privados, los alumnos de debern ser examinados por funcionarios pblicos con la finalidad de comprobar su aptitud acadmica. El currculum bsico deber ser el mismo que el de los centros pblicos y slo podrn diferir en unas pocas asignaturas optativas o disposicin de las clases. Los inspectores pblicos revisarn los centros para garantizar el derecho a la enseanza de los alumnos.

24. Ocupacin obligatoria y aleatoria de puestos humildes por funcionarios dirigentes8. Rotacin de los cargos aleatoria y obligatoriamente entre la cpula estatal y los obreros.

Ello ocurrira en un perodo pequeo a discutir, pongamos 4 o 5 veces al ao, entre los mximos dirigentes del Ejecutivo (incluidos Presidente y Vicepresidente), el Legislativo y la Judicatura hacia los trabajos realizados por los obreros menos cualificados y ms duros (lase minas, agricultura, etc...). Las jornadas de trabajo seran reportadas por los medios colectivos de comunicacin (tanto locales, comunales como nacionales) y los dirigentes las realizaran en las mismas condiciones de seguridad e higiene que el resto de trabajadores de ese determinado oficio. De este modo, los lderes mantendran un mayor lazo con el pueblo que peor viviese y de este modo se preocupara para que viviese mejor. Sera un escudo para la corrupcin de los lderes y el olvido de stos respecto a las clases populares. Se imaginan a sus lderes trabajando codo con codo una jornada completa en su trabajo?

25. Facilitar la iniciativa popular legislativa vinculante.

Con las firmas de un 1% de la poblacin a nivel comunal, local, regional y nacional segn a quien correspondiese la aprobacin legal en cada caso, el pueblo tendra derecho a plantear en referendo cualquier iniciativa legislativa. Se fomentar una cultura de participacin popular permanente gracias al nivel conseguido con la informtica. El voto ser libre, no obligatorio. De este modo, por ejemplo un da a la semana, la poblacin podr acudir a los centros permanentes de voto para dar su opinin vinculante sobre una batera de propuestas populares, los partidos y/o los ciudadanos individuales tendran reflejada su postura ante las mismas para orientar a los votantes si ellos as lo demandarn con el interfaz de la mquina de voto.

 

3. PROPUESTAS PARA EL DEBATE.

 

1. Legalizacin de la prostitucin bajo el marco de la sociedad en vas al socialismo9.

Sera un mtodo para mejorar la calidad de vida de los y las trabajadores/ras del sexo, siempre garantizando que se puedan dedicar a otras profesiones si as lo deseasen.

2. Legalizacin de las drogas blandas.

El autor aclara que nunca ha probado en toda su vida una droga (excepto la TV capitalista de la que ya se he desenganchado totalmente), ni tan siquiera fum en su vida un cigarrillo. Por tanto, que proponga la legalizacin de drogas tipo marihuana u otras semejantes, no obedece a una intencin apologtica de las mismas. Nada ms lejos de la realidad. El autor considera que las drogas no hacen sino desactivar a la poblacin minando su conciencia revolucionaria, capacidad de anlisis y aumentando su alienacin. Dicho esto, otras muchas ms cosas tambin lo hacen, siendo legales e incluso mucho ms peligrosas. El motivo de la legalizacin sera acabar con el Mercado Negro de las mafias y su estela de corrupcin (trata de blancas, asesinatos...) adems de su poder caciquil/feudalista en apoyo a la burguesa y al capital internacional (parasos fiscales, asesinatos polticos...). Desde la legalizacin y el control regulado del comercio de estupefacientes en las farmacias, se ira poco a poco con el convencimiento y la cultura animando/concienciando a las personas a dejar esa basura alienante. Adems, los efectos ms mortales provocados por la adulteracin de la mercanca psicotrpica en el Mercado Negro por la falta de control, seran eliminados con la garanta estatal de su composicin y con la ayuda de un prospecto mdico en donde se informara de sus efectos y peligros.

3. Investigacin con energas renovables con especial protagonismo de la solar.

Fomentar en serio la investigacin de las energas ms limpias. El caso de la solar es paradigmtico, porque es una energa que nos hara independientes de las transnacionales ya que el pueblo no necesitara de ninguna estacin de suministro de energa porque la obtendramos directamente de la naturaleza, en este caso del Sol. Adems sera la que menor impacto ecolgico tendra si se optimizara el nivel de rendimiento por centmetro cuadrado de la placa fotovoltaica. Es una cuestin de inversin y voluntad poltica10.

 

CONCLUSIN

 

En este artculo se pueden observar coincidencias con las 10 medidas sugeridas para instaurar el socialismo narradas por Marx y Engels en el Manifiesto Comunista ya en el siglo XIX. stas, ms nuevas que he propuesto en vista de la mayora de revoluciones fallidas del siglo XX, urgen como absolutamente necesarias para construir, con valenta revolucionaria, el Socialismo del Siglo XXI. El artculo cumplir su objetivo slo si se transforma en herramienta para el fructfero debate socialista.

Sintetizando lo antes expuesto, creo que el lema clave para alcanzar este socialismo liberador, igualitario, fraternal y democrtico sera: Contra el Capitalismo, Socialismo; contra la Burocracia, Democracia11.

 

Notas:

1. Nada que ver con el social-liberalismo europeo adscrito a la Segunda Internacional, que en su direccin actual forma parte de la reaccin global, mediante su conexin con la oligarqua mundial mediante grupos como Davos, el Club Bilderberg, los Iluminati y dems sectas de la Internacional Capitalista.

2. En la medida de lo posible, con todas las limitaciones de conocimientos tericos que el autor pudiera tener de esta vasta literatura revolucionaria. Con gusto intentar ahondar y solucionar en la medida de los posible las dudas que el amigo lector tuviese. Para ello, dirjase al correo electrnico ms abajo anotado.

3. Hace referencia a los miembros de la burguesa que comenzaron a frenar los elementos ms progresivos de la Revolucin Francesa a partir de la cada de los jacobinos en 1794. Trostsky tambin la utiliza para referirse a la burocratizacin de los lderes soviticos una vez muerto Lenin.

4. Para una introduccin al tema, leer el interesante artculo de Jacinto Dvila titulado Las razones del software libre: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=54188

5. Para una mayor explicacin de los efectos beneficiosos de esta medida, leer el artculo del autor sobre este tema concreto: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=57294 o visitar el excelente Blog de Carlos Tovar (Carln) monogrfico sobre el asunto: http://manifiestodelsigloxxi.blogspot.com/ . Por cierto, medida que se va a implementar en breve en la Repblica Bolivariana de Venezuelacon con la aprobacin de la jornada laboral de 6 horas dentro de la Reforma Constitucional propuesta por Hugo Chvez, modificada por el pueblo y los diputados de la Asamblea Nacional.

6. Ello significar un paso decisivo para la aceleracin de la curacin de las enfermedades. Actualmente las farmacuticas hacen negocio con los tratamientos, no con las curas, debido a que si curan una enfermedad para la que tienen un tratamiento crnico (caso de por ejemplo los diabticos) se les acaba el mercado. Por tanto, no investigan para curarlas porque les sale ms rentable tener a miles de personas dependientes de sus frmacos y por consiguiente consumidores de por vida.

7. Leer la entrevista a Miguel Jara sobre la publicacin de su libro Traficantes de salud: http://www.gara.net/paperezkoa/20070406/11875/es/Asusta/pensar/manos/quien/esta/salud . Ver tambin la denuncia interpuesta por el Doctor Matthias Rath y otros colegas a las multinacionales en la Corte Penal Internacional por genocidio:http://altereconomia.org/web/index.php?option=content&task=view&id=80, http://www.experimentomortal-maricarmengisbert.com/doctormatthiasrath.htm , y en este enlace una entrevista al propio Doctor Matthias Rath http://www.laleva.cc/petizione/espagnol/rath042003es.html.

8. Para saber ms sobre cmo evitar el burocratismo, leer este interesante artculo de Carlos Lanz Rodrguez publicado en Aporrea : http://www.aporrea.org/ideologia/a39033.html

9. Para una explicacin fundada y ms elaborada de esta posicin, leer el artculo del mismo autor sobre el tema: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=50600

10. En cuanto a los vehculos ya existe una interesante alternativa realizada por el inventor francs, Guy Ngre, que tiene ya desarrollado un modelo de coches que funcionan con propulsin de aire. Enlace: http://www.motordeaire.com/ . Para informarse sobre el cambio climtico y las futuras crisis ecolgica mirar la excelente Web Crisis Energtica: http://www.crisisenergetica.org/

11. Aunque pueda parecer reiterativo, no me importa, prefiero repetirlo una y otra vez hasta dejarlo bien claro: democracia popular, democracia del pueblo, no democracia burguesa. La diferencia estriba en que la primera es la verdadera democracia (la palabra viene de DEMOS (pueblo) + CRACIA (gobierno), gobierno del pueblo). La democracia burguesa o tambin llamada liberal, es lo que hemos tenido hasta ahora la mayora de pueblos del mundo. Es la democracia capitalista donde cualquier persona con sensibilidad crtica sabr que el nico poder que tiene el pueblo es elegir cada 4 aos o ms, al lder A o al lder B, que al margen del marketing, son parte y trabajan para los intereses de la gran empresa C (de Capitalismo).

 

* Jon Juanma es el seudnimo artstico/revolucionario de Jon E. Illescas Martnez, licenciado en Bellas Artes, artista plstico, analista poltico y terico del arte socialista.

Para cualquier comentario con el autor sobre el artculo:

[email protected]

Para ver una parte de la obra plstica del autor:

http://jon-juanma.artelista.com/

http://jonjuanma.blogspot.com/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter