Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2007

La quiebra de la enseanza pblica en el Estado Espaol
Una "red asistencial" para las clases populares?

M. Relti
Canarias Semanal



El pasado 5 de octubre, Da Mundial del Docente, el secretario general de la Internacional de la Educacin, Fred Van Leeuwen, hizo pblicos los datos sobre esta materia referidos a Espaa, y contenidos en el Barmetro 2007 elaborado por dicha organizacin. Este nuevo estudio viene a reafirmar el diagnstico efectuado por diversos organismos internacionales sobre la situacin de la enseanza en el Estado espaol. La UNESCO, por ejemplo, lo sita en el 26 lugar del mundo en lo que respecta al funcionamiento del sistema educativo, por detrs de casi todos los estados miembros de la UE. A este respecto, Van Leeuwen record algo de sobras conocido: el alto ndice de abandono escolar en la enseanza secundaria, de los 13 a los 18 aos, que calific como un problema gravsimo, porque slo el 49% de los alumnos la superan, muy por debajo de la media del 68% de los pases de la OCDE. (1)

Otro informe publicado recientemente por la Comisin Europea, y enmarcado en el programa Educacin y Formacin 2010, (2) confirma esta valoracin negativa. Espaa est a la cabeza de la UE en abandono escolar prematuro y figura, adems, entre los pases de la UE donde ms aument esta tasa de abandono y en el grupo con peores resultados en cuanto a objetivos educativos.

Durante su comparecencia ante los medios de comunicacin, el mximo representante de la IE record tambin que en el Estado espaol se invierte en educacin un 4,7% del PIB, mientras la media de los pases de la OCDE es de un 5,8%. Y no dud en calificar esta diferencia, que se multiplica cuando se toma como referencia a los pases ms desarrollados de nuestro entorno, como tremenda.

Fred Van Leeuwen proporcion, adems, otro dato especialmente significativo. Espaa es uno de los tres pases de Europa con ms alumnos fuera del sistema pblico de enseanza. En el Estado espaol, uno de cada tres centros educativos es privado o concertado, con una tasa de matriculacin en la enseanza privada que alcanza un 25% en preescolar, un 33% en Primaria, un 29% en Secundaria (ESO) y un 13% en la Universidad. (3)

El abandono prematuro de los estudios y el fracaso escolar son consecuencias - segn el secretario de la Internacional de la Educacin- de las carencias de la enseanza secundaria y de la desmoralizacin de los docentes. Estas conclusiones, en cualquier caso, recogen tan solo algunas de estas causas. Y es que es toda la red educativa pblica del Estado -y no slo la enseanza secundaria- la que viene soportando un progresivo deterioro como consecuencia, en primer lugar, de su insuficiente financiacin. Ante el generalizado desinters por lo pblico de las administraciones competentes, las frecuentes quejas por la falta de infraestructuras o el mal estado de las mismas, por la masificacin que sufre un gran nmero de colegios o por la imposibilidad de atender adecuadamente a la diversidad sin ampliar el actual nmero de profesores, han comenzado a provocar respuestas ms contundentes.

En la isla de Fuerteventura, por ejemplo, la insostenible situacin que vive la enseanza pblica, con falta de centros escolares y de los recursos ms bsicos o la ausencia de un claustro estable, condujo a la comunidad educativa a celebrar una manifestacin, el pasado 3 de octubre, en la que se denunci el abandono al que la Consejera de Educacin del Gobierno autnomo les viene sometiendo. Pese a las caractersticas singulares del caso, y a las importantes diferencias que existen entre unas y otras regiones, la precariedad que provoc esta movilizacin se ha instalado, de manera general, en la educacin pblica del Estado. Esta degradacin se ve reflejada, obviamente, en las actitudes de quienes la sufren. Segn los datos obtenidos por el conocido socilogo Mariano Fernndez Enguita, los padres prefieren los centros privados por tres razones: distincin, servicios y disciplina. Un tercio de la poblacin - dice Fernndez Enguita - quiere mandar a sus hijos a escuelas privadas. Y, en mi opinin, hay otro tercio que lo deseara pero, por cuestiones econmicas, no puede".

Colegios concertados: el botn constitucional de la Iglesia

Los colegios concertados son centros privados a los que la Administracin pblica financia con cargo a los Presupuestos Generales. Esta financiacin incluye el salario de los profesores, del personal de administracin, servicio y mantenimiento y la conservacin del centro, cubre hasta el 88% de su presupuesto, y tiene una serie de contrapartidas. Al menos, tericamente. El sistema de conciertos les obliga a impartir la enseanza gratuitamente y a aplicar un rgimen de acceso y admisin de alumnos semejante al de los colegios pblicos. En la prctica, sin embargo, no cumplen ninguna de estas obligaciones. Casi el 100% de estos centros cobran cantidades importantes a sus usuarios bajo el ambiguo rubro de otros conceptos, que varan de unos colegios a otros. Puede tratarse de donaciones forzosas o bien de actividades extraescolares, aunque obligatorias y realizadas dentro del horario lectivo. Pero, sea como fuere, estudios realizados por varias asociaciones de consumidores, entre ellas la OCU, demuestran que llevar a un nio a un colegio concertado puede llegar a costar a los padres un 300% ms caro que si optan por una escuela pblica. En un centro concertado de primaria el gasto que deben asumir los padres por cada hijo es, de media, el triple que en un colegio pblico. La diferencia aumenta an ms en secundaria.

Por si este primer fraude de ley no fuera suficiente, los colegios concertados cometen otro de igual calibre en lo que se refiere a la admisin de los alumnos. Adems de introducir un primer filtro mediante los mencionados cobros ilcitos, establecen criterios de escolarizacin destinados a configurar una clientela selecta, de la que excluyen sistemticamente a inmigrantes, gitanos y nios de otras etnias desfavorecidas y a alumnos con bajo nivel socioeconmico, con necesidades educativas especiales o con bajo rendimiento acadmico. As lo viene denunciando la Confederacin Espaola de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), sin que el Ministerio de Educacin haya hecho nada para evitar que los propietarios de estos colegios continen incumpliendo la ley flagrantemente. En la actualidad, alrededor del 75% de los hijos de inmigrantes estn escolarizados en colegios pblicos, mientras que los concertados slo admiten a aquellos con mayores niveles socio-econmicos.

Para sostener este elitista sistema de conciertos, las distintas Administraciones pblicas del Estado destinaron, en el ao 2003, 3692 millones de euros. Una cantidad que se ha incrementado anualmente, mientras se somete a la red pblica de educacin a una progresiva descapitalizacin.

Entre el 60 y el 70% de estos conciertos corresponden a colegios catlicos, a los que se destina alrededor de 2500 millones de euros de los fondos pblicos. Esta situacin de dominio eclesial forma parte de lo que el fallecido jurista Joaqun Navarro Estevan denomin el botn constitucional de la Iglesia. (3) Durante la mitificada Transicin espaola, y al igual que el resto de los poderes fcticos del franquismo, la Iglesia catlica logr que la Constitucin de 1978 consagrara la secular posicin de privilegio que haban consolidado, gracias a la fuerza bruta de la dictadura, durante casi cuarenta aos de nacional-catolicismo. En un texto que Navarro Estevan calificaba con acierto como criptoconfesional, la jerarqua catlica consigui en el mbito de la enseanza el marco legal para desarrollar un sistema que mantendra su hegemona ideolgica y moral, tanto como sus privilegios econmicos.

Sin embargo, fue el gobierno psocialista de Felipe Gonzlez el que aprob, en 1985, la Ley Orgnica Reguladora del Derecho a la Educacin, reglamentando la enseanza privada concertada sostenida con fondos pblicos. Con esta ley, el PSOE cumpla con un compromiso adquirido con la Iglesia catlica, al tiempo que renunciaba a realizar las inversiones necesarias para potenciar una escuela pblica capaz de paliar las enormes diferencias culturales que existen entre los alumnos, los distintos puntos de partida, en funcin de su procedencia social. La progresiva profundizacin de este sistema constituye la principal causa de la actual crisis de la educacin en el Estado espaol. Equiparando el derecho de todos a la educacin con el derecho a la libre eleccin de centro escolar, la red pblica de enseanza con la iniciativa social privada, y aumentando la financiacin de la segunda en detrimento de la primera, se ha ido configurando un modelo discriminatorio y eminentemente clasista, que contribuye de manera determinante a consolidar una sociedad cada vez ms desigual. Por un lado, existe una red de centros privados-concertados a los que acceden alumnos procedentes de las clases ms acomodadas y, en los de menor nivel, tambin los de una menguante e inestable clase media que se esfuerza hasta el lmite por incluir a sus hijos en el grupo de los favorecidos. Junto a estos centros, financiados con el dinero de todos, los colegios pblicos estn condenados a convertirse -si la situacin actual no se modifica- en una red asistencial para las clases populares, los inmigrantes y, en definitiva, para los sectores ms desfavorecidos de la poblacin. En la actualidad, el 72% de los hijos de obreros abandona los estudios despus de la Enseanza Secundaria Obligatoria. (4) El dato refleja significativamente quienes son los principales perjudicados por el modelo educativo espaol.

En Canarias, mucho peor

Si el Estado espaol es uno de los que peores resultados educativos obtiene dentro de la UE, Canarias -a su vez- se sita a la cabeza del Estado en tan lamentable rcord. En cuanto al fracaso escolar- terminologa recusada por algunos profesionales que prefieren hablar de un fracaso social con responsables bien identificados - el Instituto Nacional de Calidad Educativa lo sita en un 29% a nivel estatal, frente al 20% de la media europea. En Canarias, este porcentaje se eleva hasta el 38%. En el Archipilago, tres de cada diez alumnos abandona la enseanza obligatoria, cifra slo superada en Murcia, Baleares, Ceuta y Melilla.

El pasado mes de septiembre, la consejera de Educacin del Gobierno autnomo, Milagros Lus Brito, trat de justificar estos datos con no poca desvergenza. Aludiendo a los factores diversos que, en su opinin, permitiran entender las altas tasas de fracaso escolar, Lus Brito recurri, como es propio de CC, a la socorrida excusa de la inmigracin. Este fracaso se debe sobre todo, segn la consejera, a la existencia de un gran porcentaje de inmigrantes entre el alumnado canario, chicos que apenas conocen las herramientas del lenguaje o que proceden de culturas donde se premia el trabajo y no el estudio. (5) Milagros Lus Brito se refiri tambin a la carencia de elementos de diagnstico, prevencin y refuerzo en Primaria. Alguien poco informado podra deducir de las manifestaciones de la consejera que las carencias de estos elementos, o de los profesores especialistas en lenguas extranjeras y en atencin a la diversidad que permitiran a los alumnos de otras nacionalidades superar sus dificultades de adaptacin, corresponden a limitaciones naturales del archipilago canario. Pero lo cierto es que se trata, sencillamente, de las consecuencias lgicas de unos presupuestos que no hacen frente a las necesidades reales de la mayora de la poblacin. Si en 1996 el gobierno autnomo inverta el 5,66% de su presupuesto en educacin - reconociendo, aunque con una inversin insuficiente, que el secular atraso de las islas requera una atencin especial dentro del Estado - en la actualidad el ejecutivo canario ha disminuido este porcentaje hasta un 4%. Y ello, cuando el PIB archipielgico no ha dejado de crecer en los ltimos aos, pasando de los 25000 millones de euros del 2000 a los 40000 actuales.

En sus declaraciones, Milagros Lus Brito se atrevi a ir bastante ms lejos, poniendo claramente de manifiesto las concepciones de quienes nos gobiernan y, muy probablemente, sus planes de futuro. Para la consejera, otro de los factores principales que permitira explicar el desproporcionado fracaso escolar de las islas es el gran peso de la enseanza pblica en Canarias. (6) Preciso resulta reconocer que Lus Brito y sus compaeros de gobierno juegan con ventaja a la hora de hacer pasar por cierta esta demaggica afirmacin. Disminuir la financiacin de la educacin pblica justo cuando sta necesitara un incremento sustancial; evitar construir los nuevos colegios que exige el aumento poblacional permitiendo que los ya existentes se masifiquen hasta lmites indignos y se deterioren progresivamente; o negar al profesorado canario una justa homologacin salarial que contribuya a dignificar su tarea son, solamente, algunos de los procedimientos con los que la Administracin cuenta para que la educacin pblica termine por convertirse en sinnimo de fracaso escolar. El resultado perseguido, lograr el consenso social sobre la supuesta superioridad de lo privado o, para utilizar el eufemismo al uso, de la iniciativa social, justificara, a su vez, que la red pblica de enseanza termine por convertirse en una suerte de beneficencia para futuros subempleados.

En cualquier caso, y como hemos mostrado en el epgrafe anterior, esta dinmica no es patrimonio exclusivo de Canarias y tampoco de los partidos de la derecha tradicional. A nivel estatal, ninguna de las sucesivas reformas educativas promovidas por PP o PSOE se ha apartado de esta senda privatizadora que, en su ltimo informe, ha venido a destacar el secretario general de la Internacional de la Educacin.

Sobran evidencias para sostener, sin que se nos pueda tachar de catastrofistas, que si no se produce una acelerada toma de conciencia que sea capaz de revertir este proceso, el futuro inmediato puede depararnos la definitiva quiebra de la enseanza pblica en el Estado espaol.

Notas y referencias bibliogrficas:

(1)
"La enseanza ms privada. Espaa es uno de los tres pases de Europa con ms alumnos fuera del sistema pblico". EFE.

(2) "Espaa, a la cabeza de la UE en abandono escolar". Agencias.

(3) "25 aos sin Constitucin". Joaqun Navarro Estevan. Foca, ediciones y distribuciones generales, S.L., 2003.

(4) El 72% de los hijos de obreros no contina estudiando despus de la E.S.O, segn el estudio "Desigualdades tras la educacin obligatoria: nuevas evidencias", elaborado por el el catedrtico de Economa Aplicada de la Universidad de Barcelona, Jorge Calero. EFE.

(5)
"El gasto educativo se estanca en Canarias mientras la economa no para de crecer". La Provincia. Diario de Las Palmas. Viernes 21 de septiempre de 2007

(6) Ibdem.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter