Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-10-2007

Hacia una Revolucin ciudadana
El Socialismo del Siglo XXI del Presidente Rafael Correa Delgado

Hernando Calvo Ospina
Le Monde Diplomatique


El 30 de septiembre se realizaron en Ecuador elecciones para elegir a las personas que se encargarn de redactar una nueva Constitucin. La organizacin Alianza Pas, que liderada el presidente Rafael Correa Delgado, logr ms del 70% de votos. La segunda agrupacin poltica tan slo fue favorecida por un escaso 7%. Un triunfo abrumador nunca antes visto en la historia electoral de esta nacin.

Con ochenta representantes, sobre ciento treinta, tendrn la mayora absoluta en la Asamblea Constituyente con lo cual el jefe de Estado podr refundar la Repblica, y poner a caminar un modelo de desarrollo que rompera con el neoliberalismo.

Alberto Acosta, economista, ex ministro de Energa y futuro presidente de la Asamblea, cuenta que Alianza Pais apenas comenz a caminar en agosto 2005, sin ser algo de iluminados, nutrindose de las luchas y esfuerzos de muchos sectores sociales y polticos. Y tampoco exclusividad de Correa, quien acababa de renunciar al Ministerio de Economa.

En las elecciones de noviembre 2006 Correa es elegido presidente. En enero, este economista y catedrtico, se posesiona. Pasamos de ser especialistas en la protesta, a ejercitar la propuesta. Con la presidencia nos toc que empezar a construir. Precisa Acosta.

Y la base de la construccin ser el Socialismo del Siglo XXI. Un socialismo del cual Acosta dice: No es el socialismo que tena enraizados sus respuestas en manuales. No partimos de visones dogmticas. Si logramos un manual, ser con la posibilidad de cambiarle las hojas cada vez que se necesite. Ser para corregirlo constantemente, pues no podemos creer en la verdad definitiva. Tenemos que hacer un ejercicio de construccin democrtica permanente. As se debe de construir el socialismo del Siglo XXI.

En su sencilla oficina en el Palacio de Carondelet, edificacin de tipo colonial, sede del gobierno, el presidente Correa explica lo esencial de lo que es el Socialismo del Siglo XXI, aplicado a las particularidades del Ecuador.

Estamos por una revolucin ciudadana, de cambio radical, profundo y rpido de las estructuras polticas, sociales y econmicas. La institucionalidad poltica de este pas ya no da ms. Un congreso, que segn las encuestas, tiene 3% de credibilidad, no es representativo. Aquellos grupos que an se llaman partidos polticos tan solo son feudos, caudillistas, sin la mnima ideologa. Este pas ya no puede soportar lo vivido a nivel econmico en los ltimos veinte aos, debido a las polticas impuestas por Washington, y que han sido un desastre para Ecuador y Amrica Latina. Y que en nuestro pas, entre otras cosas, se han traducido en ms de dos millones de emigrantes en los ltimos aos.

Me tiene sin cuidado cmo vean los cambios el gobierno de Estados Unidos, los europeos, o cualquier otro pas. Menos lo que piensen y quieran hacer las trasnacionales. Me importa el pueblo ecuatoriano que es el mandante y dueo de este pas. Yo espero que ninguna nacin, por poderosa que sea, intente dictar las polticas que debemos seguir.

Como tampoco vamos a aceptar que el gobierno colombiano siga realizando fumigaciones en la frontera, porque eso es nocivo para nuestros ciudadanos, las plantas, los animales, nuestras aguas. Menos que se nos pretenda hacer parte del fratricida conflicto interno que vive esa nacin hermana. En eso no nos inmiscuimos, pero si podemos servir de algo para ayudar a resolverlo, ah estaremos. Nosotros hemos dicho claramente que el Plan Colombia, estrategia de Bogot y Washington, es militarista y violento, que no ha servido para darle solucin a esa guerra. Nosotros recibimos efectos negativos de ese Plan, empezando por la cantidad de colombianos que se ven obligados a refugiarse en nuestro territorio.

Contino. Para poder adelantar esa revolucin ciudadana, necesitamos del Socialismo del Siglo XXI. Muchos nos decan que le pusiramos humanismo . Dijimos que no, porque no le tenemos miedo a esa palabra. Es con el socialismo que vamos a buscar justicia, equidad, economa productiva y generadora de empleo.

Nuestro proyecto se llama as porque tiene coincidencias con el socialismo cientfico de Marx y Engels. Por ejemplo, aqu es el pueblo quien debe mandar, no el mercado. El mercado debe ser un buen siervo y no el amo. El ser humano no puede seguir siendo tratado como un instrumento ms de produccin, en funcin de las necesidades de acumulacin del gran capital.

La economa de mercado ha enfatizado en la creacin de mercancas y su valor, sin importarle las necesidades del ser humano, ni cual es el precio a pagar por el medio ambiente, etc.

La importancia de la accin colectiva es otra coincidencia con el socialismo clsico. Debemos superar esa falacia del individualismo como motor de la sociedad, donde por arte de magia convirtieron al egosmo en mxima de la virtud social, y a la competencia como modo de vida. Y fue as como nos pusieron a competir hasta entre los pases del llamado tercer mundo. Un absurdo. Eso nos oblig a abaratar nuestros productos de exportacin, pero para ello debimos reducir las condiciones de trabajo, aceptar la flexibilizacin laboral, bajar los salarios, etc. Y, quin ha ganado? : El llamado primer mundo, el capital extranjero.

Tenemos diferencias con el socialismo clsico. Por ejemplo, hoy es muy difcil hablar de la estatalizacin de todos los medios de produccin. Pero s tenemos que democratizarlos. Aunque es necesario estatalizar los medios de produccin estratgicos para la economa de la nacin, y que por tanto no pueden estar en manos privadas.

Uno de los mayores errores del socialismo clsico es que muy poco se diferenci en el concepto de desarrollo al capitalismo. Lo que nos ha ofrecido es un camino ms rpido, y con mayor equidad, pero para llegar al mismo concepto de desarrollo industrial e incremento de la produccin. Miremos esa competencia que tena la Unin Sovitica con Estados Unidos de quien produca ms. Pero no nos dio una alternativa diferente de desarrollo sustentable, considerando otras dimensiones como la articulacin con la naturaleza. Ese es uno de los desafos del Socialismo del siglo XXI: presentar una propuesta de desarrollo diferente.

Otra diferencia, y que de seguro chocar a varios socialistas tradicionales. Debemos hablar de principios y no de modelos. En esto el socialismo clsico fue prepotente y arrogante. Siempre nos enviaba a ver tal pgina para encontrar verdades y soluciones. Nos dieron catecismos. Y eso es un grave error. Debemos adaptarnos a las situaciones de cada pas, sin modelos preestablecidos. Como acadmico lo digo: Creo que cualquier intento de encasillar en leyes simplistas procesos tan complejos como el avance de la sociedad, est condenado al fracaso.

Tenemos la gran ventaja y obligacin de ir construyendo. No podemos dejar que aparezcan las definiciones indiscutibles, los dogmas. No debemos perder la esencia de nuestra fuerza: la creatividad.

Como enviado especial del mensual Le Monde Diplomatique, Hernando Calvo Ospina realiz esta y otras entrevistas. Basado en ellas, en este mes de noviembre se publicar un amplio reportaje sobre la situacin poltica ecuatoriana. Estar a la disposicin de los lectores en las diferentes ediciones internacionales del Diplo. http://www.monde-diplomatique.fr/int/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter