Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-11-2007

El Tribunal Superior de Justicia del Pas Vasco procesa a dirigentes del PNV y PSE
Ibarretxe, Ares y Lpez, lloran como Boabdil

Manuel F. Trillo
Rebelin



El auto del TSJPV (1/07) referido al procesamiento de peneuvistas y socialistas por reunirse con ciudadanos independentistas es desde un punto de vista procesal impecable, diga lo que diga el PNV, el PSOE-PSE, o el "sursum corda". La irritacin de Miren Azcarate al calificar el procesamiento de su camarada Ibarretxe como un "procesamiento al Pas Vasco", es de suyo excesiva, pues por mucha representatividad que se le otorgue a un sujeto, sus delitos, delitos son. Y no hay vergenza mayor que la de quien se ampara en su cargo institucional para delinquir sin que por ello se deriven responsabilidades penales. Ms honroso hubiera sido que esa portavoz del lehendakari manifestara que este procesamiento por desobediencia, lo que conlleva una pena de seis a 12 meses de crcel, aunque a Ibarretxe le piden 2 aos y 9 meses- es una ataque ms a las aspiraciones de un pueblo que desea la independencia, y exculpara junto a su amigo el lehendakari a los que ahora se hallan en prisin acusados de delitos inventados y bien condimentados para mantener alejada la causa del independentismo. Los nacionalistas siempre han sido pequeos en sus aspiraciones, y por ello siempre han perdido patria y matria, por lo que seguir la senda del independentismo sera ms congruente. Pero no se pidan peras al olmo, ni se busquen naranjas en la mar.

(He de decir que la actitud de Ibarretxe es muy diferente de la de Ares y Lpez sujetos con los que me solidaric en su momento, vase Insurgente- pues no carece de fundamento su propuesta de referndum al pueblo vasco, dado que la legitimidad del poder procede del mayor consentimiento, y en ese caso chocan dos supuestas legitimidades la vasca y la espaola. Siendo lehendakari, y no presidente de l Gobierno de Espaa, le toca buscar la legitimidad entre sus convecinos, porque no es lehendakari de los murcianos, por lo que estos nada tienen que decir en Euskadi ni sobre Euskadi. En este punto tiene toda la razn y todo el sentido poltico y de la poltica. Sin embargo, echo de menos que Ibarretxe d un paso adelante, y se autoinculpe de "colaboracin con banda armada" por reunirse con los dirigentes del independentismo vasco. Ah es donde el jugador de mus tiene el juego).

Por otro lado, la argumentacin de los socialistas en Euskadi es penosa; pues es evidente y manifiesto que la propia CE que ellos defienden y aman en su art. 125 reconoce expresamente que cualquier ciudadano ofendido o perjudicado puede personarse ante los tribunales en demanda de la restauracin del Derecho. Pretenden de ese modo restar legitimidad a las acusaciones populares, pues por ms bastardas que sean, no dejan de tener esa legitimidad en este "estado de derecho" que ellos tan afanosamente defienden y proclaman. Ese comunicado exculpatorio "yo no he sido" propio de los alumnos de secundaria-, ese modo de razonar sobre lo que es el Derecho y el Estado de Derecho al que tantas veces apelan cuando se encarcela a los independentistas, resulta que les es demasiado gravoso, pesado, duro, cuando de un modo tan leve se les aplica a ellos. Ares y Lpez debieran de estar en la crcel, y si resulta que luego son inocentes pues se les compensa los das de crcel (eso se ha hecho en cientos de ocasiones con los independentistas). La ultraderecha (los herederos ideolgicos de los que dejaron decenas de miles de cadveres en la cunetas y en las tapias de los cementerios durante cuarenta aos de franquismo) les quiere llevar a crcel, y tienen razn, pues usan la misma lgica jurdica de Rubalcaba, as que tienen tanta legitimidad como la que usa el "compaero" Rubalcaba al encarcelar a los independentistas vascos.

No veo mayor delito si a eso vamos- en que se renan los independentistas en Segura a que lo hagan en un hotel con Ares y Lpez, y si estos socialistas vascos piensan que no delinquan es de igual Derecho que las reuniones de los independentistas entre s tampoco lo sera (pero no los he visto defendiendo esta posicin jurdica ante el "compaero" Rubalcaba, por lo que deduzco que son gente tramposa y cnica). Llama desde luego la atencin este modo de ver las cosas, el Derecho y el "Estado de Derecho" es vlido cuando lo aplica Rubalcaba, Marlaska y Garzn al encerrar entre barrotes a los vascos independentistas, pero se ciscan en el Derecho y en ese mismo "Estado de Derecho" cuando ellos se ven encausados.

La acusacin pide penas de un ao de prisin para los reunidos, por lo que quien ms veces se ha reunido ms aos le caen (Arnaldo Otegui). A Ibarretxe le piden 2 aos y 9 meses, y a los socialistas qu curioso- 9 meses de prisin. Y he de decir que la ultraderecha que ejerce legtimamente como acusacin popular se equivoca al calificar el delito, pues no es el de desobediencia, sino el del "colaboracin con banda armada", dado que los independentistas con los que se reunieron estn ahora en la crcel por ese delito, y ellos tenan perfecto conocimiento de lo que representaban y qu postulados polticos defendan. Hasta en esto son cerriles, jugadores de chicas. Espero con ansiedad el procesamiento de Zapatero y sus enviados durante las conversaciones con ETA por colaboracin con banda armada. Pero me da a m que estos ultraderechistas no tienen bemoles para llevar ante los tribunales a Zapatero y sus compinches en la conversaciones con ETA, no con independentistas vascos cuyos derechos son plenos y de cuyos posibles delitos habr de hablarse en el futuro. Adems, habrn de interponer por el mismo motivo querella contra Aznar y sus mandados por reunirse con una "organizacin terrorista" (segn el el CP), y pretender llegar a acuerdos al margen de la ley.

Dicho queda que desde el punto de vista procesal nada hay que objetar. Luego desde qu punto de vista este auto es una barbaridad jurdica?. La declaracin como independentista, republicano o extraterrestre no es delito. Si los reunidos eran nacionalistas vascos (Ibarretxe), socialistas (Ares y Lpez), e independentistas (Otegui, Barrena, Petrikorena, Etxebarra, Daobeitia), y ninguno de ellos pertenece a "organizacin terrorista" (terminologa del CP), dgase dnde reside el delito?. Como no somos idiotas ni demasiados estpidos cosa que imagina Rubalcaba y Marlaska- sabemos que se est aplicando aberrrantemente el principio de "retroactividad" (dicho de este modo, como has sido miembro de un partido poltico ahora ilegal afirmo que eres ilegal cada vez que abres la boca). Spase que por este principio a los independentistas vascos, como a los republicanos despus de la Ley de Responsabilidades polticas de 1939 slo les queda suicidarse. Pues todo cuanto hagan o digan ser delito. Sabiendo todo esto Ibarretxe, Ares y Lpez, debieran de haber tenido ms cuidado, ms prudencia, pues ahora se les acusa de "desobediencia" (art. 556), pero su delito es el mismo que ahora se les imputan a los que tenan una reunin en Segura, "colaboracin con banda armada".

Todos a la crcel. Todos los vascos a la crcel. Todos menos los que son herederos de los que asesinaron a mansalva durante cuarenta aos de franquismo. En este afn se halla Rubalcaba, al que no tengo por estpido, pero que considero que tiene una cuenta pendiente con alguien por los crmenes de Estado durante los aos de Gobierno de Felipe Gonzlez. Al final ya sabemos que se ha tomado la revancha, y que miles de aos de crcel para los vascos le satisfacen por el ridculo tiempo que pasaron en la crcel sus compaeros Vera y Barrionuevo. He aqu por qu ha fracasado el proceso de paz, demasiados intereses espurios, y demasiada inquina. Ahora Ares y Lpez, asumid vuestro rol, y no echis el culo hacia atrs, el TSJPV os encausa, y espero que se modifiquen las conclusiones y se os acuse de colaboracin con banda armada, que es a la postre de lo que se acusa en otro procedimiento a los reunidos con vosotros.

Llorad como Boabdil en su leyenda al cruzar el Suspiro del Moro. Llorad vuestra impotencia al dejar que los independentistas dejen tiempo y vida en las crceles de Espaa. Llorad si tenis an dolor por las barbaridades que consents. Todos, los mencionados y los ignorados, pues ladris por este atentado uno ms- al Derecho, pero callis y os frotis las manos todos- por impedir al independentismo vasco desarrollar su proyecto poltico, buscando en revuelto ro los votos que no os corresponden. Llorad, llorad como Boabdil.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter