Portada :: frica :: Sahara: 40 aos de exilio y lucha
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2007

Marruecos aprovecha la negociacin con el Frente Polisario para reprimir al pueblo saharaui
La represin en el Shara Occidental es un hecho cotidiano

Jean-Paul Le Marec
Rebelin

Traducido por Roco Anguiano


En los ltimos meses, Marruecos ha aprovechado que las miradas se haban vuelto hacia la mesa de negociaciones entre su delegacin y la del Frente Polisario para intensificar sus medidas represivas contra la poblacin saharaui de los territorios ocupados. Todas las manifestaciones, organizadas mayoritariamente por jvenes, para reclamar la autodeterminacin y la independencia han sido violentamente reprimidas por las fuerzas de ocupacin.

Sahara occidental: Negociacin y represin

Detenciones, encarcelamientos, secuestros, torturas, casas destruidas representan el da a da de los saharauis. Incluso se recurre de nuevo a las desapariciones forzosas: quince saharauis llevan varios meses desaparecidos sin que sus padres hayan tenido ninguna noticia de ellos. Este verano, el nmero de prisioneros polticos saharauis se ha duplicado y se multiplican las causas contra los defensores de los derechos humanos. Su nico crimen ha sido reivindicar la retirada de la ocupacin marroqu y la autodeterminacin del pueblo saharaui manifestndose pacficamente en la va publica o repartir panfletos a favor del boicot a las elecciones legislativas por considerarlas ilegales en un territorio bajo ocupacin colonial. Las numerosas asociaciones creadas por la sociedad civil saharaui contra las violaciones de los derechos humanos, por el respeto del derecho a la autodeterminacin y por la proteccin de los recursos naturales han sido prohibidas. De este modo, las autoridades de ocupacin han prohibido que el Colectivo Saharaui de Defensores de los Derechos Humanos (CODESA) celebrara su congreso constitutivo en el Aaiun el 7 de octubre. El poder marroqu mantiene un verdadero cerco en el Sahara Occidental ocupado, impidiendo o expulsando a las delegaciones de observadores y a los periodistas.

Esta situacin, que se produce a dos horas de avin de Pars, no parece despertar el inters de los grandes medios de comunicacin occidentales, ni de los intelectuales que dicen estar preocupados por los derechos humanos. Sin embargo, han sido muchos los directores y propietarios de peridicos, los responsables polticos que han pasado este verano sus vacaciones en Marruecos. No han visto nada, no han odo nada de lo que pasaba ms al Sur en la ltima colonia de frica! No obstante, los ecos de la represin han llegado a Ginebra durante la reunin del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Gracias a las organizaciones que les cedieron su turno de palabra (France Liberts, Unin Internacional de la Juventud Socialista, Federacin Mundial de la Juventud Democrtica) algunos defensores saharauis de los derechos humanos pudieron denunciar esta represin y confirmar lo que ya haba observado en mayo de 2006 la misin del Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (cuyo informe todava no se ha hecho pblico).

Mantener la represin no contribuye a crear el clima favorable para las negociaciones directas entre Marruecos y el Frente Polisario que se iniciaron en junio de 2007 bajo la gida de las Naciones Unidas. La base de la negociacin no es el proyecto marroqu de autonoma sino la resolucin 1754 aprobada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 30 de abril de 2007, que reafirma claramente el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminacin, uno de los derechos humanos fundamentales, garantizado por la Carta de las Naciones Unidas. Ya ha habido dos rondas de negociaciones en Estados Unidos en junio y agosto. Las dos delegaciones deberan reunirse de nuevo en diciembre en Ginebra. De momento, es un dialogo de sordos. El Frente, como siempre ha hecho desde el alto el fuego de 1991, respeta la legalidad internacional y pide que se apliquen las resoluciones de las Naciones Unidas. En cambio, Marruecos sigue aferrado a su proyecto de autonoma en el marco de la soberana marroqu. Dice que est dispuesto a negociar pero solo sobre la autonoma, toda la autonoma, nada ms que la autonoma como seal el rey de Marruecos en su discurso del trono el 30 de julio.

En la Asamblea General de las Naciones Unidas, muchas delegaciones nacionales intervinieron para que las negociaciones lleguen a un acuerdo conforme a la legalidad internacional que permita al pueblo saharaui pronunciarse sobre su futuro, libremente sin coacciones, a travs de un referndum de autodeterminacin. La IV Comisin de las Naciones Unidas empez sus trabajos el 7 de octubre al margen de la Asamblea General, con la descolonizacin del Sahara Occidental, ltima colonia africana, en el orden del da. De aqu a diciembre, deben llevarse a cabo acciones ante las instancias internacionales, los gobiernos de la Unin Europea (especialmente de Francia) para que Marruecos cumpla de una vez sus compromisos internacionales por el respeto del derecho a la autodeterminacin del pueblo saharaui y ponga fin a la represin en los territorios ocupados. En este sentido, es indispensable que las competencias de la Misin de las Naciones Unidas en el Sahara Occidental (MINURSO), que se cre para hacer respetar el alto el fuego, se amplen a la proteccin y seguridad de la poblacin saharaui de los territorios ocupados.

http://www.michelcollon.info/articles.php?dateaccess=2007-10-24%2008:45:58&log=invites

*Roco Anguiano es miembro de Rebelin, Tlaxcala y Cubadebate. Esta traduccin se puede reproducir libremente con fines no lucrativos, a condicin de respetar su integridad y de mencionar al autor, a la traductora y la fuente.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter