Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2007

Huelga de hambre de presos mapuche en Chile por su libertad y el fin de la represin

Paolo Albanese
Gara


La inmediata libertad de los presos polticos mapuche en Chile, la desmilitarizacin de los territorios ancestrales y el fin de la represin son las demandas por las que cinco presos iniciaron el 10 de octubre una huelga de hambre, a la que el Gobierno responde con su silencio.

Las luchas en las crceles son absolutamente legtimas, por cuanto permiten obtener logros polticos y morales que son importantes para mantener vigentes las banderas de lucha de nuestro pueblo, as como la denuncia de la persecucin y represin que ste sufre por parte del Estado chileno y, por lo tanto, el reconocimiento de nuestra calidad de presos polticos, afirma Hctor Llaitul, uno de los huelguistas, al referirse, hace unos meses, al ayuno protagonizada hace ao y medio, durante 63 das, por presos mapuche.

Sus palabras pueden aplicarse a la situacin que se vive estos das, en cuanto que las actuales reivindicaciones sintetizan y recuerdan la existencia de un conflicto de profundas races histricas, as como la nula voluntad del Estado no slo de reconocer el carcter poltico del conflicto sino tambin de resolverlo.

Ambas reivindicaciones apuntan a la que ha sido una prctica constante y habitual por parte del Estado chileno: el uso de montajes jurdico polticos espectaculares que, acompaados de un discurso meditico criminalizador, deja indefensos y sin garantas jurdicas a los presos polticos mapuche; y la creciente militarizacin de sus territorios ancestrales a fin de proteger los intereses empresariales que, de la mano de la industria forestal y minera, estn provocando un acelerado deterioro en las condiciones de vida en las comunidades mapuche.

Desprotegidos

Nos sentimos desprotegidos frente a la arremetida poltico judicial a la hora de enfrentar los procesos de que somos objeto, puesto que nuestra confrontacin es, principalmente, con los grupos econmicos ms poderosos del pas. Este poder de dominacin cuenta con todas las garantas del Estado chileno para incriminarnos y reprimirnos. El empresariado no slo controla el poder econmico en las regiones en conflicto, si no tambin los medios de comunicacin y son, en definitiva, parte del poder poltico. El Gobierno de la Concertacin acta en concomitancia con ste y ambos controlan el poder judicial en defensa de sus intereses econmicos. As se entiende la falta de imparcialidad y objetividad en los juicios que enfrentamos los mapuche, denuncia Llaitul.

Con estas palabras recuerda una realidad que ya ha sido denunciada por Amnista Internacional y la Comisin de Derechos Humanos de la ONU y que desmonta cualquier discurso que, desde la Moneda, intente negar la existencia de presos polticos mapuche o violaciones de derechos humanos en sus territorios, evidenciando que el inters prioritario de la Administracin Bachelet , ms all de la retrica acerca de programas sociales, es el mantenimiento de las viejas polticas neoliberales heredadas de la dictadura.

Zona ms militarizada

El actual Gobierno, por su definicin en pro del desarrollo del modelo econmico, prioriza las inversiones capitalistas, para establecer la estrategia de expansin y profundizacin del modelo econmico capitalista neoliberal. Nosotros -recuerda Llaitul- sostenemos que el actual Gobierno da continuidad a la estrategia de contencin de la lucha mapuche, en tanto que nuestro proyecto de nacin pone en riesgo los planes del modelo econmico en nuestro territorio. Una estrategia de contencin iniciada por el Gobierno de Ricardo Lagos y que actualmente encuentra su reflejo en los ms de veinte presos polticos mapuche, los constantes registros, allanamientos, detenciones o el despliegue de unidades de Fuerzas Especiales del Ejrcito, Carabineros e Infantes de la Marina, que convierten los territorios ancestrales mapuche en la zona ms militarizada de Chile.

Frente a esta realidad, los huelguistas afirman que sus demandas estn dirigidas al poder ejecutivo para que intervenga e intermedie en una solucin efectiva para la libertad de los presos polticos mapuche, principalmente a travs de los desprocesamientos de las causas.

Se multiplican las protestas y las muestras de apoyo a los huelguistas
Los presos destacan que el protagonismo que puedan asumir las comunidades y la movilizacin que pueda desplegar el movimiento mapuche tendr especial importancia en el logro de nuestras demandas. Consideran que la clave para evitar un desenlace fatal est en las calles, las comunidades y la presin internacional. En Chile se suceden los actos de apoyo, que ya han llegado a ciudades como Londres o Ginebra, donde el 26 de octubre, en el marco de una jornada internacional, hubo protestas ante las embajadas chilenas.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter