Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2007

Entrevista al escritor estadounidense Gore Vidal:
En EEUU hemos sufrido un golpe de Estado y Bush ha demolido la Constitucin

David Brooks
La Jornada



Hemos perdido la repblica y nuestras instituciones, afirma Gore Vidal, al reiterar que hemos sufrido un golpe de Estado y (George W.) Bush ha demolido a la Constitucin.

El escritor y legendario activista poltico estadunidense considera, en entrevista con La Jornada, que el estado de esta nacin es tan malo que tal vez ya no tiene remedio. Pocos aqu entienden este punto, pero es lo que ha ocurrido con Bush. Hasta hemos perdido el nico regalo que nos dej Inglaterra cuando nos abandon a nuestro individualismo: la Carta Magna y el habeas corpus, todo lo que dio el tono del Siglo de las Luces a Estados Unidos.

Vidal es uno de los escritores y crticos polticos ms influyentes de Estados Unidos y su participacin en los circuitos culturales y polticos de primer nivel durante las ltimas dcadas lo confirma como una de las voces ms lcidas en el debate poltico-intelectual de este pas y en el mundo. Esa voz se ha vuelto cada vez ms feroz despus de que lleg al poder lo que l ha llamado la junta Cheney-Bush.

Bush es algo nuevo, dice cuando se le pregunta si el actual gobierno slo es lo peor de lo que ha habido o significa un cambio cualitativo. Odia a la repblica. No la entiende. Consigue a esta pequea comadreja, (Alberto) Gonzales, su abogado personal, y lo nico a lo que ste se dedica, antes de que finalmente el Congreso lo obligue a renunciar (como procurador general), es legalizar todo acto ilegal o inconstitucional de este presidente inconstitucional y malicioso que cree en la tortura, cree en matar gente, cree en la guerra unilateral contra otros pases que no nos han ofendido de ninguna manera y no nos pueden daar de ninguna manera.

Imitando la voz de Bush, Vidal declara: Soy un presidente de tiempos de guerra, soy un presidente de tiempos de guerra Bueno, es un idiota de tiempos de guerra, eso es lo que es.

Y por qu no hay una respuesta masiva de este pueblo ante estos actos tan explcitos y conocidos, trasmitidos por televisin a todos?

Y todos han descubierto que nada de esto le importa al pueblo estadunidense. Nos han convencido de que somos perfectos. Somos la envidia del mundo, nos dicen la economa nmero uno del planeta. Nada es verdad, pero nos han educado para creerlo. Cuenta que viaja por todo el pas dando conferencias, y frecuentemente tengo que anticipar las preguntas del pblico. Una de las cosas a las que tengo que responder es esa afirmacin de que todos en el mundo quisieran vivir aqu. Les respondo que nadie quiere nuestro sistema de salud, por Dios! Y les pregunto: cundo fue la ltima vez que vieron a un noruego con una green card? Quin dejara Noruega para vivir aqu?, aunque no deja de apuntar: se es el pas ms aburrido de la Tierra.

Se le insiste: si todos los mitos de lo que hace de ste un gran pas, el ejemplo para el mundo en derechos constitucionales y democrticos, han sido destruidos en estos aos, cmo es posible que no haya una reaccin popular mucho ms amplia hasta el momento?

De eso se trata un golpe de Estado. stas (quienes estn en el gobierno) son las peores personas del mundo. Los hombres del petrleo, del gas, los ladrones, gente de Texas, un estado al que me gustara restaurar su antigua independencia y echarlo a los lobos de Mxico dice, regodendose en su humor malicioso ante las protestas del entrevistador, y agrega en espaol: a la chingada con Texas.

Vidal dice que en respuesta a todo eso se ha dedicado a rescatar la memoria nacional: ha escrito novelas histricas, ensayos sobre diferentes pocas de este pas, y hasta obras de teatro (acaba de representar el papel de Lincoln en una obra de Aaron Copland, en la famosa arena de espectculos Hollywood Bowl). Su libro ms reciente es el segundo volumen de sus memorias. La memoria, la historia, es su respuesta, su rebelin, contra la cultura anulada de su pueblo.

Actualmente su trabajo de historiador se enfoca en una investigacin sobre la guerra de Estados Unidos contra Mxico de 1848. Comenta que el general Ulises S. Grant, comandante de las fuerzas triunfantes del norte en la Guerra de Secesin, quien tambin ya haba participado de joven en la invasin contra Mxico, declar ms tarde que consideraba que la Guerra de Secesin fue el castigo de Dios contra este pas por la injusticia y barbarie cometidas contra Mxico en 1848.

Pero, por qu cunde la amnesia histrica en EU? se le pregunta.

Es una cultura de televisin, y la televisin tiene el propsito de vender el producto lo ms rpido posible y trasmitirlo sin otorgarle valor responde.

Todo es trampa en este pas, corrupcin y robo. Mire nuestras elecciones: uno recauda suficiente dinero, compra suficiente tiempo en televisin y puede resultar electo aunque nadie lo conozca, aunque a nadie le importe. O sea, cul es la noticia poltica todos los das? Cunto dinero recaud Hillary... Uy, no. No puede ser, es una antiptica.

Es una mujer inteligente, y eso la hace odiosa a los varones estadunidenses, indica. Se le pregunta si le cae bien. S: es una mujer inteligente, no es algo frecuente en mi pas. Pero confa en ella? se le pregunta. No confo en nadie, soy italiano, responde.

Trata de explicar el contexto poltico-cultural del poder en este pas. Nuestra clase gobernante es Inglaterra. Fuimos extensin del Imperio Britnico cuando no era su momento ms brillante, y as, todas las fallas que se pueden asociar con los britnicos tambin rezan con nuestros gobernantes, aunque nuestra clase gobernante no sera considerada como tal segn normas britnicas. Cumple el papel de nuestros viejos amos coloniales, como los espaoles, estoy seguro, an lo hacen en Mxico: (la clase gobernante) representa a la Regina Isabela.

Y regresa al tema de la amnesia: hay ausencia de curiosidad, creo que es una caracterstica anglosajona. Ah es donde somos deficientes, no tenemos ninguna curiosidad, y eso que ramos los exploradores, los que abrimos gran parte del mundo; hicimos todo eso, y carecemos de curiosidad sobre casi todo. Creo que en parte tiene que ver con el sistema educativo, que es vil.

Pero hay una multitud que lee libros, lo que indica hambre por otras versiones de la historia y criticas al poder, se le argumenta; eso demuestra algo, o no? Considera que existe esa hambre en el viejo Estados Unidos, la repblica, y algunos tratamos de representarla. Agrega poco despus que, si bien tiene un amplio pblico, varios bestsellers, millones que leen sus comentarios, no es suficiente. S, tal vez es un signo de esperanza para mi, pero no necesariamente para todo lo dems, dice.

Qu sealara usted como algo con vida, algo que ofrece un poco de luz en este pas?

Hay un coro de rechazo a la guerra, pero me sorprende que an sea tan magro. Son guerras reales, pero pocos se dan cuenta. CNN dice cuntos murieron ese da, pero ah queda, entre anuncios de nueve tipos de detergentes diferentes. Entonces uno decide qu detergente quiere y cul muchacho muerto le hubiese gustado que viviera un poco ms.

Es la irrealidad de todo, o ms bien, lo surrealista. Los estadunidenses no viven en un pas, viven en algn acontecimiento. Ven comerciales de productos que en verdad no quieren, y entre uno y otro est la guerra.

La gente no puede esperar que los medios le comuniquen algo de valor, algo que pudiera nutrir sus energas. Muchos s desean un cambio, y da la impresin de que algo puede ocurrir, pero no ocurre. No tenemos pas, nadie tiene la sensacin de vivir en un pas: vivimos en un lugar donde si tienes dinero ests bien, y si no ests en la mierda.

Cules seran las dos o tres cosas que necesita saber un extranjero un latinoamericano, un mexicano que est por visitar este pas?

El racismo es lo primero que tiene que saber, y la medida en que domina toda esta cultura. Y nmero dos: gordura. stas son las personas que se ven ms gordas y espantosas en el planeta. Hablo de mis paisanos. Viajo a Misisippi una vez al ao a algo que se llama Da de los Gore: el clan de los Gore llega de todos los puntos del pas, y uno ve a estos puercos enormes, de cara mezquina, labios delgados y ojos pequeos... gente espantosa, y son mi gente. Los Vidal son un poco mejores.

Por cierto, entre este clan est Al Gore, el ex vicepresidente y ahora ganador del Nobel de la Paz, primo de Vidal.

De pronto, el escritor recita un poco de poesa, su cara cambia y se desvanece su pesimismo. Lo mismo cuando recita pasajes de prosa, citas histricas o ancdotas de sus aventuras artsticas.

Se queja de que ya no existe arte en Estados Unidos. Recuerda los aos cuarenta, a su cuate Tennessee Williams y otros. Para m esos tiempos ejemplifican lo mejor: la guerra haba concluido, la Gran Depresin tambin, y el mundo era nuestro. ramos 13 millones de estadunidenses que haban servido en las fuerzas armadas durante la guerra, y estbamos, por fin, libres.

Estar en lo militar era estar en la crcel ramos cautivos del Estado, pero por fin ramos libres, y cunda la sensacin de regocijo, y uno miraba a su alrededor, y este Estados Unidos, que no haba sido nada culturalmente, o muy poco, antes de 1945, de repente era nmero uno en el mundo, en todo. Ballet, ningn estadunidense haba visto el ballet antes de la guerra, y de repente haba Balanchine y ms en Nueva York. En pintura, Pars haba sido la capital de los pintores, y de pronto era Nueva York; en todo, poetas, msicos. Aun tenemos rastros de lo que ramos crea que esto continuara; las artes brotaban, deslumbraban. Pero ya no.

Ante argumentos del entrevistador sobre nuevas vertientes culturales, de hip hop y poesa hablada, de tradiciones orales nuevas, de Springsteen redescubriendo a Woody Guthrie, Vidal reprueba a todos. Pretender que (Bob) Dylan es un gran poeta no va a ayudar la causa de la poesa, enjuicia. Rindose con o del entrevistador, aade: creo que trata de decir que existe un hambre de todo esto, y al preguntrsela si opina lo mismo, afirma: hay hambre de chatarra.

Entre algunos jvenes hay nociones de que sus pensamientos son valiosos slo porque son sus pensamientos. Pero el arte no se trata de eso, uno tiene que atinar mucho ms alto, tomarlo mucho ms en serio. No es nada ms sobreimponer un Woody Guthrie sobre el hip hop. Siempre regreso a lo que dijo Walt Whitman: para tener gran poesa se requiere de un gran pblico: empieza con ste. Agrega que el clima poltico, el cual frena la expresin, la conversacin, no nutre la posibilidad del arte.

La casa de Vidal, en Hollywood Hills, est repleta de arte clsico, sobre todo de arte italiano de los siglos XVI y XVII. El techo de la sala tiene dos paneles como si fuera iglesia; Vidal bromea repetidas veces con que yo no soy gringo, soy italiano (vivi durante aos en Ravello, donde tenia su otra casa hasta hace poco).

Muestra una imagen en vidrio colgada en la pared, y cuenta que las figuras grabadas ah son sus antepasados, de la familia Vidal, en 1595. La mayora de los estadunidenses ni saben que tenan antepasados, abuelos. En la imagen estn en una regin de Austria, pero dice que los Vidal son suizos. Llegaron a Estados Unidos en 1848, poca de revoluciones en Europa, obviamente haba problemas polticos, comenta. Tengo miles de primos an ah, y ellos escriben el apellido como Vital. O sea, de vida. Responde: s, creo que es altamente simblico, y es mejor se que tener el apellido de Morte, dice rindose.

Dice que su padre y su to fueron militares, educados en West Point, grandes jugadores de futbol americano. Habla de la tradicin catlica en su familia, y de los jesuitas, que aseguran estar de ambos lados del debate poltico. De la nada sale un comentario de que Fidel Castro, se es tan poco comunista como yo, se es un jesuita.

Adems de su trabajo de historia, Vidal continua haciendo comentarios en televisin, radio y por escrito sobre los graves problemas que enfrenta su pas; dice que le han robado el pas. La segunda parte de sus memorias, Point to Point Navigation, fue publicada el ao pasado y cubre el periodo entre 1964-2006. La primera parte, Palimpsest, cubre la primera parte de la extraordinaria vida de este novelista, ensayista, critico y activista poltico (ambos estn en las listas de los ms vendidos). Su ltima coleccin de ensayos sobre poltica es The Last Empire.

Vidal es autor de 24 novelas, cinco obras de teatro, varios guiones de cine y cientos de ensayos, algunos de una extensin de tamao de un libro. Es considerado como uno de los escritores estadunidenses ms importantes de los ltimos 100 aos.

Su otra tarea pendiente, cuenta, es la posibilidad de realizar una entrevista con el presidente Hugo Chvez para una de las principales revistas nacionales de Estados Unidos.

A sus 82 aos de edad, y a pesar de sus rasgos a veces arrogantes (pero a los que, como pocos otros, tiene derecho) y el casi gozo que siente de su visin pesimista, Vidal confirma tambin lo mejor de este pas: la rebelin de un intelectual honesto y comprometido ante la imposicin de polticas obscenas y absurdas que intentan anular la memoria y, por lo tanto, otro futuro para Estados Unidos. Aunque seguramente se burlara de cualquier pronstico de un cambio radical en su pas por ahora, no cabe duda de que su deseo es por lo menos contribuir a los esfuerzos por restaurar lo que llama la Repblica.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter