Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Silencio, habla el rey de Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-11-2007

La Cumbre Iberoamericana y los hroes de Juan Carlos de Borbn

Carlos Tena
Rebelin


Una de las personas ms respetadas y queridas por el Rey Juan Carlos de Borbn, Jos Mara Aznar, Mariano Rajoy, Jos Barrionuevo, Jos Corcuera, Esperanza Aguirre o Maria San Gil; uno de los hroes de cientos de curas, obispos y cardenales de la Iglesia espaola, o del Papa Po XII; un ejemplar general que desencaden un golpe de estado que cost la vida de miles de inocentes, que conden de por vida a otros tantos, que castig con increble crueldad a quienes respetaron la legalidad republicana, y en cuyo nombre se cometieron toda clase de crmenes que los diferentes gobiernos espaoles se han negado a condenar desde 1977; ese general que nombrara al nieto de Alfonso XIII sucesor a ttulo de Rey, escriba a su admirado Adolfo Hitler prrafos como los que siguen:

A su Excelencia Adolf Hitler

Fuhrer del pueblo alemn

Palacio de El Pardo, 26 Febrero 1941

Mi querido fuhrer:

Su carta del pasado da 6 merece que le responda con prontitud, ya que considero necesario clarificar algunos asuntos y confirmar mi lealtad hacia su persona (). Sepa que considero, como usted mismo, que el destino de la historia nos ha unido junto al Duce de una forma indisoluble. Nunca he necesitado ms pruebas de ello, y como ya le he explicado en ms de una ocasin, nuestra Guerra Civil, desde su inicio y durante todo el tiempo que dur, son ms que una prueba evidente. Estoy de acuerdo con su opinin acerca del hecho de que Espaa se encuentra situada entre dos polos, uno de los cuales, la enemiga Inglaterra, aspira a controlarnos ()

Ambos estamos donde siempre nos habamos situado, de una manera resuelta y con firmes convicciones. No debe albergar la mnima duda sobre mi fidelidad hacia esa concepcin poltica, y sobre la realidad que supone la unin de nuestros destinos junto a Italia. () Teniendo presentes esas dificultades de la posguerra, apreciar que nunca pude fijar a la mayor brevedad la etapa en la que podramos entrar en esa guerra. Permtame decirle, Fuhrer, que el tiempo que ha transcurrido hasta hoy no se ha perdido del todo () El pueblo alemn sabe que los espaoles profesan hacia l nobles sentimientos de amistad sincera hacia ellos y su nacin.() En la reciente reunin de Bordighera le d al mundo pruebas de mi resulta actitud; esta conferencia sirvi tambin para llamar al pueblo espaol hacia el camino en el que una de sus obligaciones es preservar nuestra existencia como pas libre. ()

Mi querido Fuhrer, espero que no quede ni sombra de duda sobre mi lealtad y disposicin, unidos por un destino comn () No creo necesario confirmarle mi fe en el triunfo de su Causa y le repito que ser siempre leal a ella.

Crea en mi sincera amistad y reciba mis saludos ms cordiales,

Francisco Franco

 

Hace un par de das, el ciudadano monarca intent en vano callar al Comandante Hugo Chvez (que llam fascista al genocida Jos Mara Aznar), demostrando su carencia absoluta de ecuanimidad, su incapacidad para analizar los ltimos acontecimientos histricos, su parca independencia poltica y un nulo respeto hacia la opinin que comparten millones de personas que creen en la verdadera democracia, sobre el talante del ex mandatario.

Lo ms chusco es que a su alteza le sali un ayudante de campo, en la humillante tarea de apoyar lo indefendible, que salt vergonzantemente al ruedo para echar un cable al hroe de las Azores. Se trataba del presidente Zapatero, quien se eriga en portavoz de aquellos que creen an en la Espaa en la que jams se pona el sol. Y lleg el da en que se vino el eclipse.

Ya sospechbamos (aunque jams lo puse en duda) que Juan Carlos prohbe que, en su real presencia, se digan las verdades que distinguieron a Franco, pero lo que yo, al menos, ignoraba, es que pudiera quedar en ridculo rompiendo lanzas en favor de uno de los responsables de miles de muertes en Irak o Afganistn: Jos Mara Aznar. Y la guinda que coron el pastel iberoamericano la puso Jos Luis Rodrguez, al que asalt el sndrome protohispnico, quedando posedo por el espritu de Hernn Corts, abducido por el hlito de los Reyes Catlicos, en una escena de un patetismo incomparable.

Por suerte, la dignidad del continente latinoamericano qued a salvo de tamaas tragicomedias. Esa clase de alharacas fueron acalladas por los valientes discursos de los lderes de Bolivia, Nicaragua, Venezuela, Ecuador y Cuba, que sacaron de quicio al ciudadano Borbn y al presidente leons, quienes regresaron a Espaa con el rabo entre las piernas, entre el gesto de impotencia de Uribe y la mueca de Tabar, Bachelet, y Kirschner, mientras al aguerrida miembro de la Trilateral, Trinidad Jimnez, helaba su sonrisa y su cabreo, mientras maquina reuniones futuras con sus amigos de Miami.

Jams una cumbre fue tan sincera, dura y honesta con el liberalismo que Espaa quiere imponer. El Grammy a la genialidad, no obstante, lo obtuvo Zapatero, en un repentino ataque de inteligencia, cuando sentenci con rostro de vidente: Veremos quin hace ms por los enfermos y los nios pobres en Latinoamrica, Si las ambulancias espaolas o los mdicos que envan otros pases.

Segn el presidente espaol, una ambulancia cura ms que un doctor. Auuuuuuuuuuuuuuuuuuuu (onomatopeya del vehculo milagroso).



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter