Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2007

Educacin para la Ciudadana: el ejemplo prctico del rey de Espaa

Silvia Gmez
Rebelin



El deterioro de la enseanza pblica, planificado y orquestado tanto por los gobiernos del PP y PSOE es evidente. Sin embargo, una de las grandes diferencias que encontramos entre ambas legislaturas es el buen rollito que caracteriza a los ministros de Educacin de los gobiernos del PSOE. Esta vez nos han sorprendido con una nueva materia: Educacin para la Ciudadana. El objetivo: ensear a los alumnos a ser buenos ciudadanos.

En fin, no faltan cabezas bien pensantes que argumentan que una de las primeras cosas que habra que hacer para educar en la Ciudadana sera sacar una ley que cerrar de inmediato todos los colegios concertados y privados del Estado espaol, y paralizara la Convergencia Europea, y no una materia basada en una pedagoga barata y el rollito Psoe. Pero esto es otro debate.

Los contenidos de Educacin para la Ciudadana son de mucha actualidad: la sociedad, la democracia, la tolerancia, el respeto a la diferencia, nuestro sistema poltico, etc.

Imagino, que como ocurre con otras materias, cuando lleguemos a la leccin en la que se estudia el modelo poltico actual espaol, los libros de texto( exceptuando algunos como los de la editorial Akal) nos hablarn de los grandes logros de la monarqua espaola, del papel del rey en la transicin, de su funcin como embajador de Espaa por el mundo, omitiendo, por supuesto, cualquier vinculacin con el dictador Francisco Franco o cualquier referencia a sus actividades actuales, y todo ello ir acompaado de fotos muy bonitas de los reyes y los principitos, ejemplo de buena familia y de la modernizacin de la sociedad espaola. Porque si hay algo que los espaoles tenemos que agradecer al rey de Espaa es que ha sabido civilizarnos y traernos la democracia para que no volvamos a matarnos entre hermanos como en el ao 36. Sin olvidar que nos salv del golpe de estado del 23 F. As nos lo cuentan los libros de texto.

Sin embargo, a raz de los acontecimientos del pasado sbado en la Cumbre Iberoamricana nos encontramos con un nuevo hito en la historia de Juan Carlos de Borbn, que debe ser recogida en nuestros manuales escolares. A partir de este momento en los libros de texto no slo debe estudiarse lo imprescindible que ha sido la monarqua espaola en la democratizacin de Espaa,y lo campechano y majo que es el rey, sino tambin cmo, el propio rey, con una valenta sin precedentes, par los pies al dictador Hugo Chvez y defendi los intereses de todos los espaoles marchndose de la sala cuando el presidente Daniel Ortega se atrevi a criticar el papel que juegan las multinacionales espaolas en Amrica, en concreto el de Unin Fenosa.

Ahora bien, cualquier docente comprende que todo tema estudiado en clase debe ir acompaado de unas buenas actividades que ayuden a nuestros alumnos a fijar bien los contenidos. En este caso, parece bastante factible plantear una dinmica de grupo en la que se lance un tema de debate, en la que los alumnos espaoles, en representacin de los neocolonizadores y de la monarqua espaola, increpen y manden callar a sus compaeros ecuatorianos y bolivianos (sudacas, en general) cuando estos argumenten sus planteamientos, puesto que atendiendo a nuestra coherencia democrtica y al gran respeto y agredecimiento que sentimos por la monarqua, a nadie, ni educadores ni padres ni madres, les debe parecer mal que se realice una actividad de este calado en clase.

Nuestro monarca nos ha dado una verdadera leccin para todos los que nos dedicamos a ensear, y en concreto para la asignatura de Educacin para la Ciudadana, y no slo el Rey, ojo, sino todos los medios de comunicacin del rgimen y sus polticos. Y a la vista de los hechos, lo lgico, digo yo, es que a partir de este fin de semana, maana mismo ya, en todos los centros educativos del Estado, cualquier alumno, ante cualquier situacin que le disguste, est en su derecho de decirle a cualquier profesor y a cualquier compaero: Oye, t, por qu no te callas?, y si no se calla, pues oye, te piras de clase y santas pascuas. Y ay de esos profesores de mano dura que crean que pueden poner una amonestacin al alumno por semejante actuacin Eso, sin duda alguna, sera lo ms antimonrquico y antipatritico que ha visto madre, vamos de repblica bananera de Hugo Chvez.

 

Desde luego que s, que las personas que nos dedicamos cada da a la tarea de la docencia tenemos mucho que aprender del espectculo dado en Santiago de Chile, no tanto por Juan Carlos de Borbn como por sus fieles medios de comunicacin y polticos.

Y as es y se sabe, en una buena clase de Ciudadana no cabe la disidencia, y desde luego lo que no sera de recibo es que en las aulas los profesores perdiramos el tiempo explicando a nuestros alumnos si el rey de Espaa tiene o no acciones en Unin Fenosa, u otras multinacionales, si saba lo del golpe de Estado de Venezuela o no, o el por qu de tanto nerviosismo; o peor an, que recordramos aquellos discursos de Julio Anguita argumentando a favor de la III Repblica Por dios!

 

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter