Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Silencio, habla el rey de Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-11-2007

Rebelin en la Cumbre

Ernesto Gmez Abascal
Rebelin


La XVII Cumbre de jefes de estado y gobierno de los Pases Iberoamericanos, que sesion en Santiago de Chile durante los das 9 y 10 del presente mes de noviembre, con la asistencia de dirigentes de 22 pases, mostr de forma clara la nueva situacin poltica que se ha creado en Amrica Latina y El Caribe.

El tema principal de debate de la reunin la cohesin social, vino muy a propsito para poner de manifiesto las contradicciones ideolgicas y polticas que sacuden el continente y los avances que se estn produciendo a favor de los intereses de los pueblos.

Cuando se iniciaron estas cumbres, hace 16 aos, Cuba apareca como nica voz discrepante en un concierto de pases sumidos en la mayora de los casos en la prctica de polticas neoliberales, sometidos a los dictados del FMI y el Banco Mundial y a los mandatos que en poltica exterior llegaban desde Washington. La primera reunin, fue celebrada en Guadalajara, Mxico, en julio de 1991, a instancias de Espaa, antigua metrpoli colonial de la mayora de los pases latinoamericanos. En esos primeros aos de la dcada de los 90, con la desaparicin de la URSS y el socialismo en los pases de Europa del Este, predominaba el pesimismo sobre la posibilidad de hacer cambios polticos y econmicos favorables a los intereses populares y exista una euforia triunfalista entre los representantes de las oligarquas nacionales y los imperialistas.

Muchos esperaban que la Revolucin Cubana tambin se desmoronara ante situacin tan desfavorable. Se equivocaron al no tener en cuenta las races histricas del proceso cubano y la tradicin patritica independentista de su pueblo.

Pero tena razn aquel que dijo que: la luz del sol aparece justo cuando la noche es ms obscura.

La acumulacin de ira provocada por la explotacin colonialista, que realiz un verdadero genocidio de la poblacin autctona, el saqueo de los recursos nacionales, el empobrecimiento que provoc la ortodoxia neoliberal, la subordinacin de las oligarquas a los intereses imperialistas que produjo el desgaste de polticos y partidos tradicionales, unido al ejemplo de resistencia del pueblo cubano, que defendi la independencia nacional y sus sistema poltico aun en condiciones extremadamente difciles, provoc los cambios y arroj sus frutos.

Hoy la situacin en el subcontinente latinoamericano y en las islas del Caribe, es absolutamente diferente. Eso es lo que acaba de ponerse en evidencia en esta XVII Cumbre. Los discursos que se oyeron en el saln de reuniones tuvieron en no pocos casos un claro contenido popular, condenando el neoliberalismo, el capitalismo y en defensa de la independencia nacional. La pretendida cohesin social, que algunos pretendan promover como mtodo de apaciguamiento para poder continuar la explotacin de los pueblos, sali muy maltrecha ante la realidad expuesta por los dirigentes de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Cuba y algunos otros, que dejaron claro que no puede lograrse convivencia en sociedades donde prima la injusticia social y las ms terribles desigualdades.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, argument que en Latinoamrica se puede encontrar pobres ms pobres que en Africa y Asia, y ricos ms ricos que en Suiza. Mientras haya esas diferencias insultantes y abismales, de que cohesin social vamos a hablar? dijo.

En Amrica Latina, hay 220 millones de personas, el 43 % de la poblacin, que son considerados pobres. Hay millones de indios, mestizos y negros que son discriminados. Existen tambin decenas de millones de analfabetos, toda una masa de pueblos que sufren la total exclusin. Es posible, que ellos entiendan lo que significa cohesin social?

El representante de Cuba en la Cumbre, el vicepresidente del Consejo de Estado, Carlos Lage, argument que la cohesin social no se alcanzar nunca como consecuencia de las supuestas bondades del mercado y esta solo puede ser fruto de un sistema de justicia e igualdad. Para alcanzar la cohesin social hay que estar dispuestos a enfrentar a las egostas y violentas oligarquas nacionales y a la poltica criminal de la actual administracin de Estados Unidos. Ellos harn todo para impedir que alcancemos la justicia social o siquiera un poco ms de cohesin social, porque afectara sus privilegios histricos. Nada nos ser regalado.

Cuba se puede poner como ejemplo de cohesin social gracias a la poltica de la Revolucin, que destruy el poder de la oligarqua y de los polticos corruptos, decidi enfrentar al imperio, defender la independencia nacional y darle al pueblo sus derechos propiciando la igualdad de oportunidades y preocupndose por el mejoramiento de su vida:

-Ha alcanzado altos niveles de educacin reconocidos por la UNESCO. No hay analfabetos y los estudios universitarios se han extendido hasta los 169 municipios del pas. El 57 % de todos los jvenes entre 18 y 24 aos, estudian en la universidad o en carreras tcnicas. La cultura se generaliza y se considera una inversin, no un gasto. Todo el sistema educativo es absolutamente gratuito. Incluso las crceles se han convertido en centros educacionales.

-La atencin mdica se brinda a todos los ciudadanos por igual, sin que tengan que pagar un centavo. La esperanza de vida se ha elevado hasta los 77 aos y la mortalidad infantil se ha reducido a solo 5,3 fallecidos por cada mil nacidos vivos, un ndice ms bajo que el de los EEUU. Nadie tiene ms derecho a vivir que otros.

-Se ha terminado con el desempleo. Todos los trabajadores reciben una jubilacin decorosa cuando se retiran.

-No existen personas desamparadas, la seguridad social le da proteccin a las personas menos favorecidas, los ancianos, discapacitados, etc. No hay nios que tengan que trabajar ni hay nios abandonados en la calle, todos van a la escuela hasta nivel secundario como mnimo.

-La cohesin social tambin se expresa en que tenemos unas fuerzas armadas populares donde todos tienen la posibilidad de participar en la defensa de la patria y en la preservacin de sus conquistas. Somos un pueblo armado y no tenemos fuerzas armadas de lite para proteger intereses y privilegios de clases dominantes.

En la Cumbre de Chile se evidenci que cada vez son ms los pueblos que estn decididos a avanzar por este difcil, pero glorioso y justo camino.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter