Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Silencio, habla el rey de Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-11-2007

Hugo Chvez, Jos Luis Rodrguez Zapatero y el rey de Espaa

Salim Lamrani
Rebelin

Traducido por el autor y revisado por Manuel Talens



La XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, que tuvo lugar en Chile del 8 al 10 de noviembre de 2007, fue objeto de un intenso debate que enfrent a Amrica Latina contra Europa y Espaa en particular. Un incidente ocurrido entre el presidente venezolano Hugo Chvez por un lado y, por el otro, el presidente espaol Jos Luis Rodrguez Zapatero y el rey Juan Carlos de Borbn, ha tenido una amplia repercusin meditica internacional. No obstante, la prensa occidental se esmer en centrarse nicamente en la violenta y descorts reaccin del rey de Espaa, sin abordar las cuestiones de fondo que desembocaron en el vivo intercambio.

Varios dignitarios latinoamericanos tales como Evo Morales de Bolivia, Carlos Lage de Cuba, Daniel Ortega de Nicaragua y Chvez llamaron a la instauracin de un nuevo modelo econmico alternativo al neoliberalismo salvaje que asola el continente desde los aos ochenta. La privatizacin de los recursos naturales y de las empresas latinoamericanas, que ocasionaron la ruina de varias economas y hundieron a las poblaciones en un desamparo social sin precedentes, slo beneficiaron a las elites locales y a las multinacionales extranjeras. Los servicios bsicos como el agua potable, el alcantarillado, el telfono o la energa no pueden seguir siendo de negocio privado, declar Morales.1

Estas palabras no fueron del agrado del presidente del gobierno espaol Zapatero, quien replic que las nacionalizaciones no eran un fin y aprovech la ocasin para sealar la enorme responsabilidad de Amrica Latina en su retraso actual, eludiendo completamente la realidad de la sangrienta conquista espaola. Zapatero deseaba sobre todo proteger los intereses de las multinacionales espaolas presentes en el continente. Por su parte Carlos Lage, el vicepresidente del Consejo de Estado cubano, puso en evidencia la contradiccin entre la necesidad de cambios y los intereses de las multinacionales.2

Contestando a Zapatero, el presidente Chvez puso en guardia contra la tentacin fcil de minimizar los factores externos que explican el marasmo en el cual se encuentra Amrica Latina. Veamos nuestra historia y ni siquiera la historia de hace 200 aos, sino la historia ms reciente, en referencia al golpe de Estado que organiz la CIA contra Salvador Allende en 1973. Un presidente con un proyecto pacfico y democrtico fue derrocado, y se instaur una de las ms crueles dictaduras del continente.3

El presidente venezolano record tambin que Jos Mara Aznar, antiguo presidente espaol, apoy el golpe de Estado orquestado contra l y ahora recorre el mundo llevando a cabo una campaa de diabolizacin en su contra. Calific de fascista a este heredero de la ideologa franquista su mentor fue Manuel Fraga Iribarne, antiguo ministro del dictador Franco y miembro de la Falange Espaola que secund abiertamente la efmera dictadura de Pedro Carmona en 2002 y particip en la sangrienta invasin de Iraq.4

Contra todo pronstico, Zapatero tom la defensa de Aznar alegando que ste haba sido eligido por los espaoles y mereca un poco de respeto. Devolviendo la pelota, Chvez le record al presidente espaol de manera oportuna que Aznar no haba sido nunca un modelo de cortesa hacia l, sin que eso suscitase nunca ninguna reaccin por parte de Espaa. Tengo derecho a defender la dignidad de Venezuela, agreg.5

Pero segn parece todas las verdades no se pueden decir. Fue demasiado para el rey de Espaa quien, perdiendo su legendaria serenidad, se dirigi al presidente venezonalo de manera virulenta y particularmente ofensiva. Tu! [...] Por qu no te callas?, exclam apuntndolo con el dedo de manera nada amistosa, sumiendo a los 22 pases participantes en el ms completo asombro.6

Lejos de responder a la actitud irrespetuosa del monarca espanol, Chvez se content con citar a Jos Gervasio Artigas, heroe de las guerras de independencia latinoamericanas contra el Imperio Espaol: Con la verdad, no ofendo ni temo. El gobierno de Venezuela se reserva el derecho a responder a cualquier agresin en cualquier espacio, en cualquier momento y en cualquier tono .7

El Partido socialista espaol (PSOE) apoy al rey. Espaa quiere mantener buenas relaciones con los pases latinoamericanos, pero no tolerar la falta de respeto a sus ciudadanos, y menos a alguien prominente como Aznar, declar Diego Lpez Garrido, portavoz del PSOE en el Parlamento. Por su parte, el ministro de Interior espaol, Alfredo Prez Rubalcaba, advirti que si Chvez deseaba mantener buenas relaciones con la pennsula ibrica, debera respetar a nuestro rey, a nuestro presidente y a nuestros ex presidentes. Incluso el canciller chileno se puso en fila del lado de Espaa, lamentando el estilo de Chvez. El Partido Popular espaol (PP) del cual proviene Aznar, invit al gobierno a que tomara medidas frente a las gravsimas acusaciones que lanz el presidente venezolano.8

No obstante, la indignacin del gobierno espaol, del rey, del partido socialista, del Partido Popular y de Chile despus de las palabras del presidente venezolano es de geometra variable y algo hipcrita. En efecto, Aznar atac en reiteradas ocasiones a Chvez y a su gobierno a los que calific succesivamente de dictador, de caudillismo populista, de tirana, de nueva especie totalitaria, de rgimen autoritario, de rgimen totalitario, de vuelta al nazismo, de grandsimo peligro para la democracia en Amrica, de demagogia barata, de efecto de contagio peligroso, de indigenismo racista, de adversario de la libertad que ahora se viste de populista, puso en guardia contra la eliminacin de las libertades bsicas como la de expresin y concluy que las malas ideas producen a Hugo Chvez.9

Estas palabras jams han suscitado la reprobacin de Juan Carlos, de Zapatero, de Chile o del PSOE. En cuanto a las graves acusaciones que evoc el PP, que pretende ignorar el apoyo de Aznar al golpe de 2002, una fuente incontestable la declaracin del actual canciller espaol Miguel ngel Moratinos que tuvo acceso a los archivos no desclasificados del ministerio de Relaciones Exteriores espaol permite arrojar luz sobre esta cuestin. Durante su comparecencia ante la Comisin de Asuntos Exteriores del Congreso el 1 de diciembre de 2004, Moratinos se expres con claridad: Mis afirmaciones fueron: 1. que hubo un golpe de estado en Venezuela; 2. que el Embajador espaol recibi instrucciones del Gobierno; 3. que el objetivo de estas instrucciones, o mejor dicho, para evitar juicios de intencin, que el efecto de la ejecucin de esas instrucciones y de otras actuaciones fue apoyar el golpe [...]. Mis palabras deben entenderse en el sentido de que por apoyar quise y quiero decir que no conden el golpe de estado, que lo endos y que le ofreci legitimidad internacional.10 No se podra ser ms claro.

En realidad, el presidente venezolano slo replic a los innumerables ataques verbales que emanan del antiguo presidente espaol. La irritacin de Zapatero y la rabia del rey de Espaa suscitaron una gran incomprensin. Interrogado por la prensa despus del incidente, Chvez confes que no se haba dado cuenta de la ira del rey: Ni s lo que dijo, yo estaba defendiendo la dignidad de millones de personas, agregando que ningn jefe de Estado tiene derecho a mandar a callar a otro. La verdad, la digo de frente y con respeto.11 Expres su sorpresa frente a la furia de su majestad, un hombre maduro. Slo hablaba de historia universal, subray aludiendo a la conquista espaola.12

Al vicepresidente venezolano Jorge Rodrguez no le agrad la invectiva de Juan Carlos contra Chvez y record que su pas era independiente desde la victoria de Carabobo. El seor Juan Carlos puede tratar as a sus sbditos si ellos se lo permiten, declar lamentando el tono insultante que us el monarca.13 Cuando el rey explota ante las expresiones de un indio, explotan 500 aos de prepotencia imperial [...], 500 aos de sentimiento de superioridad, record Chvez.14

El presidente Chvez tambin rechaz las palabras de Zapatero quien justific su defensa de Aznar por el hecho de que ste haba sido eligido por los espaoles. Hitler tambin fue electo, no? Entonces no podrs criticar a Hitler porque fue electo por el pueblo. Es absurdo. Cuando digo que Aznar, antiguo presidente espaol, es un fascista, es una gran verdad, dijo, recordando que ste era responsable del genocidio iraqu. Anunci una revisin completa de las relaciones polticas, diplomticas y econmicas con Espaa.15

Tambin quiso enfatizar que l era un jefe de Estado como el rey, con la diferencia que yo he sido electo tres veces y l no.16 Record una realidad que algunos en Espaa prefieren olvidar: hay que recordar cmo se hizo Rey. El caudillo de Dios, como es que le decan a Francisco Franco, por la gracia de Dios y la desgracia de Espaa, lo nombr Rey. En efecto, Juan Carlos ni siquiera dispone de legitimidad monrquica, pues la norma hubiera querido que su padre Juan de Borbn, heredero legal, accediera al trono. Pero el dictador Franco haba dedidido otra cosa.17

Por qu el hecho de recordar que Aznar haba apoyado el golpe de Estado contra Chvez llev al rey de Espaa a perder los estribos? Seor rey responda: sabia usted del golpe de Estado contra el gobierno de Venezuela, contra el gobierno democrtico legtimo de Venezuela en 2002?, cuestion Chvez.18 Segn el Ttulo II de la Constitucin espaola de 1978, el Rey es el jefe de Estado [...] [y] asume la ms alta representacin del Estado espaol en las relaciones internacionales.19

El embajador espaol Manuel Viturro de la Torre haba aplaudido el golpe de Estado contra Chvez en 2002 y brind su apoyo poltico y diplomtico al dictador Pedro Carmona. Viturro inform a Aznar en un telegrama del 13 de abril de 2002 que haba sido recibido por Carmona.20 Es difcil pensar que el embajador va a estar apoyando a los golpistas, que va a ir al Palacio [presidencial] sin la autorizacin de su majestad, subray Chvez. Ahora yo entiendo la furia del rey [...], por eso se enfurece cuando digo que Aznar es un fascista. [...] Si era el mismo rey el que dirige la poltica exterior.21

Su Majestad tiene la palabra.

Notas

1 Cuba Informacin, Quin fue el responsable del incidente entre Chvez y el Rey de Espaa , 12 de noviembre de 2007. http://www.cubainformacion.tv/index.php?option=com_content&task=view&id=2625&Itemid=86 (sitio consultado el 13 de noviembre de 2007).

2 Ibid.

3 Ibid.

4 Ibid. ; Agencia Bolivariana de Noticias, Juzgar la verdad del pasado no tiene por qu ofender a los espaoles , 10 de noviembre de 2007 ; Agencia Bolivariana de Noticias, No puede minimizarse influencia de factores externos en situacin latinoamericana , 10 de noviembre de 2007.

5 Cuba Informacin, Quin fue el responsable del incidente entre Chvez y el Rey de Espaa , 12 de noviembre de 2007, op. cit.

6 Ibid.

7 Federico Quilodran, El rey de Espaa manda a callar a Chvez en la Cumbre , Associated Press, 11 de noviembre de 2007.

8 Daniel Woolls, Espaa : socialistas respaldan al rey en disputa con Chvez , Associated Press, 12 de noviembre de 2007 ; Associated Press, Canciller chileno se solidariza con Espaa en pugna con Chvez , 12 de noviembre de 2007.

9 Javier Alder, Aznar respetando a Chvez , Kaos en la red, 11 de noviembre de 2007.

10 Miguel ngel Moratinos, Los fax que envi la embajada espaola en Caracas que muestran el papel del gobierno Aznar en el golpe de Venezuela , Rebelin, 14 de noviembre de 2007.

11 El Nacional, Rey de Espaa manda a callar a Chvez , 11 de noviembre de 2007.

12 El Nacional, Hugo Chvez responde : Por qu no se calla usted, rey? , 11 de noviembre de 2007.

13 JMS, Vicepresidente Rodrguez : El seor Juan Carlos puede tratar as a sus sbditos, si ellos lo permiten , Globovisin, 11 de noviembre de 2007.

14 Agencia Bolivariana de Noticias, Si yo me callara gritaran las piedras de los pueblos de Amrica , 12 de noviembre de 2007.

15 Federico Quilodran, El rey de Espaa manda a callar a Chvez en la Cumbre , op. cit. ; Agencia Bolivariana de Noticias, Chvez seal que revisa con profundidad las relaciones con Espaa , 14 de noviembre de 2007.

16 Federico Quilodran, El rey de Espaa manda a callar a Chvez en la Cumbre , op. cit.

17 El Nuevo Herald, Chvez acusa al rey de prepotente , 14 de noviembre de 2007.

18 JMS, Presidente Chvez: Sera que el Rey saba del golpe contra m? , Globovisin, 11 de noviembre de 2007.

19 Constitucin espaola de 1978, Ttulo II.

20 Miguel ngel Moratinos, Los fax que envi la embajada espaola en Caracas que muestran el papel del gobierno Aznar en el golpe de Venezuela , op. cit.

21 Paulina Abramovich, Chvez vincula al rey con golpe del 2002 , Associated Press, 12 de noviembre de 2007 ; El Pas, Chvez acusa al Rey de pasividad en la intentona golpista de 2002 , 11 de noviembre de 2007 ; Jorge Marirrodriga, Chvez reta al Rey a revelar si conoca el golpe de Estado de Caracas en 2002 , El Pas, 12 de noviembre de 2002.

Fuente: http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=4149&lg=fr

Salim Lamrani es profesor, escritor y periodista francs especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Ha publicado los libros: Washington contre Cuba (Pantin: Le Temps des Cerises, 2005), Cuba face lEmpire (Genve: Timeli, 2006) y Fidel Castro, Cuba et les Etats-Unis (Pantin: Le Temps des Cerises, 2006).



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter