Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-11-2007

Cronopiando
Miguel Bos y Venezuela

Koldo Campos Sagaseta
Rebelin


Declaraba en estos das ese canturreador de loquitas quinceaeras llamado Miguel Bos que si sus fans desean verlo en Venezuela, que no voten por Chvez, cuyas frmulas no son muy democrticas, ya que no piensa aparecer por ese pas mientras siga siendo Chvez presidente, dado que nunca ha habido menos posibilidades de expresin a nivel de medios pblicos ni tanto periodista en arresto en las crceles.

Ignoro para qu le interesa tanto al cantante espaol las posibilidades de expresin que pueda haber en el pas venezolano cuando un simple vistazo a su discografa nos remite a textos tan comprometidos con la suerte de la humanidad como: sers mi amante bandido, bandido, corazn, corazn malherido, ser tu amante cautivo, ser ahum, huracn, huracn abatido, ser tu amante bandido, ser tu amante cautivo, cautivo, ahum. O la no menos intensa pieza literaria de su autora que reza: Cuando tu boca me toca, me pone y me provoca, me muerde y me destroza, toda siempre es poca, y muvete bien que nadie como t sabe hacer caf. Morena agarra, ay, me mata y me remata y vamos al infierno que nadie como t sabe hacer caf.

Claro que no toda su conmovedora lrica gira en torno a desgarros existencialistas y dems intimidades cafetaleras. En otra de sus ms brillantes piezas literarias, afirma el canturreador de quinceaeras: con un canalla como yo y un corazn en paro bastara? Porque estoy loco y es ms, estoy loco y me aguanto, con un canalla como yo y un pasaporte al Congo, quin no ira?

Miguel Bos s ira. Con un canalla como l y un buen contrato, hasta sin pasaporte ira al infierno, que mientras el diablo pague en euros jams va a encontrar el canturreador pretextos para desairar a sus loquitas quinceaeras.

De hecho, pocos pases latinoamericanos, tal vez Cuba, se han salvado de sus trascendentales gorgoritos y ejemplares escrpulos.

En los ms reputados lupanares latinoamericanos ha cantado este joven monrquico, en los cuarteles ms afamados del cono sur, y nunca encontr razones para desairar tanta podredumbre y negarse a poner de relieve su perfil progresista en canciones de tanto compromiso como las descritas. Ni siquiera cuando en el pasado, visitaba los hoteles de Caracas de la mano de Carlos Andrs Prez o de empresarios como Cisneros; o la Chile de su entraable amiga Bolocco; o la Argentina de Menem; o la Colombia de Uribe y sus paramilitares; o la Mxico de Caldern y el fraude; o la Miami de la que sobran los ejemplos pero que, sin duda, va a bien recompensarle sus espontneas y desinteresadas declaraciones.

Lo que ignora el canturreador de locas quinceaeras es que en Venezuela, como en su Espaa, no votan las loquitas quinceaeras, tampoco las cuerdas, con lo que su demanda electoral, probablemente, no surta los efectos que l espera. Por otra parte, la mayora de la poblacin venezolana ya est vacunada contra solfainfecciones como las que el canturreador promueve.

De hecho, a estas horas, y no obstante su terrible amenaza, ni se han producido suicidios en masa de quinceaeras venezolanas frustradas, ni se tienen noticias de algaradas en las calles reclamando su presencia.

Que feliz suerte la de Venezuela y que infeliz desgracia la de Miguel Bos que para poder seguir viviendo en su Espaa ca va a tener que devaluar un tanto sus finos escrpulos de canturreador de quinceaeras, no vaya a ser que un mal da, inoportunamente, se indigne contra el cierre de peridicos y revistas vascas como Egin, Egunkaria o Ardi-beltza; se exaspere por el cierre en el Pas Vasco de emisoras de radio; se irrite por la condena de 12 aos a un preso por un artculo de opinin; se encolerice por someter a la justicia a un presidente autonmico acusado de haber hablado con otro poltico con el que todos han hablado; se enoje por llevar a la crcel a las legtimas autoridades de Udalbiltza; o muestre su ira por los miles de vascos a los que se niega su derecho a elegir y ser elegidos, porque si Miguel Bos, por las razones expuestas, tambin va a negarse a cantar en su pas, pocos escenarios van a quedarle a la altura de sus aprensiones para poder seguir canturreando a loquitas quinceaeras que, a diferencia de Miguel Bos, siguen cumpliendo aos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter