Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-11-2007

Democracia? no, gracias

Carlos Tena
Rebelin


Tengo muchos conocidos, incluso algn sobrinos, primos o colegas (debera escribir colegos?), que estn convencidos de que Espaa est dotada de un sistema democrtico estupendo, homologable a los existentes en Francia, Alemania, Gran Bretaa o (esto es lo ms alucinante) los EEUU de Norteamrica, pero adems, presidido por un monarca que demuestra su sentido popular y sufragista todos los das, cuya sencillez extrema se demostr casando a su vstago Felipe (eso s, catlico, apostlico y romano), con una divorciada que trabajaba en la TVE.

La boda luego (segn me cuentan ellos) no result tan humilde o sencilla, pero se trataba de emular las conquistas emocionales que Gran Bretaa logr con el enlace entre el Prncipe Carlos y la infortunada Diana de Gales, por lo que pap Juan Carlos y mam Sofa decidieron tirar un diez por ciento de la casa por la ventana (un dinero que le entrega el pueblo espaol cada ao), parando el pas merced a la astuta transmisin del vodevil, y en fin, dejando claro que Eva Sanum era un zorrn noruego y que el meloso Felipe supo enderezar su vida eligiendo a la locutora, aunque no fuera ni virgen ni mrtir.

Hoy, la princesa consorte, feliz mam, frunce el ceo (pero en privado) cuando sabe que ninguna de sus nenas jams podr llegar a lucir el titulo de Reina de Espaa, si alguien (y no va a ser el Parlamento) no toma antes las medidas oportunas para mandar al carajo los restos de Ley Slica que an se tienen que tragar hasta las feministas del PSOE e IU. Defensa de los derechos de la mujer, pero nunca en la familia real. Derechos de la mujer siempre, pero nunca en la familia vaticana. Ya se sabe que la hembra es portadora del pecado mortal, la lujuria, en el que siempre caen los fans del Papa y sus eminentsimas, los cardenales.

Democracia en Espaa? Una sonrisa que se trueca en mueca mefistoflica cuando resulta que, curiosamente, ninguno de los que discuten conmigo, a veces incluso de forma acalorada, hicieron absolutamente nada, durante la dictadura franquista, por defender las libertades mnimas que exige un sistema en el que el pueblo sea dueo de su destino. Mas, hoy en da, defienden su europeismo militante, que se quiebra algunas veces cuando, en los bares y pubs donde pasan ms horas que en el trabajo, se dedican a insultar a los franceses por haber protegido a los etarras y adems pecar de chauvinistas, a los ingleses porque se niegan a devolver Gibraltar (es que hay miedo a que el pueblo gibraltareo sea el que decida democrticamente su futuro?), a los italianos porque aseguran que nos quitan el aceite de oliva, a los alemanes porque slo saben trabajar, a los suecos porque sus cnyuges son promiscuos, y as seguiramos ad libitum.

An ms, esos colegas, conocidos, cuados, primos, etc., cuando terminan el recorrido europeo, situndose en ese limbo que se llama ser espaol es un ttulo, la emprenden tambin con los catalanes porque quieren ser nacin, con los vascos por lo mismo y lo que todos imaginamos, para acabar diciendo que como en este pas no se vive en ningn sitio. En verdad que no. No queda nadie a salvo, excepto el Real Madrid, esa multinazional en la que nadie defiende los colores de un club, sino el contrato que vincula a un jugador, a la que le importa tres pitos el madrileismo, que por otro lado tambin deberan representar el Atltico de Sabina, el Rayo de Ramoncn (al que le gusta decir que conoce Vallecas, pero ignora por dnde est la boca de Metro ms prxima al estadio) o el Getafe de mi amigo Ricardo. Nunca comprendern que se puede haber nacido en la hoy capital del reino y ser forofo del Carboneras, que ni tiene dinero ni un equipo genial, pero tienen ganas, humildad y dignidad. O del Athlti de Bilbao, en el que no se aceptan jugadores forneos (no por racismo, ojo), sino precisamente para defender unos colores, una cultura y un espritu deportivo tiznados en el mundo con el color del dinero, del maldito papel impuesto por encima de la dignidad en la competicin. Espritu deportivo en el Real Madrid, el Bara, el Milan, el Liverpool, el Dinamo? Ese aroma ya no impregna los estadios de los clubs mentados, sino el grito, el insulto y el desprecio, incluso a los jugadores de otras etnias, aunque lleven la camiseta del equipo local.

Me canso de decir a mis colegas, cuados, conocidos, primos y dems familia, que el vocablo democracia hoy les sirve lo mismo para designar el rgimen de Marruecos, Kuwait, Honduras, El Salvador, Guatemala, Corea del Sur, Estados Unidos de Norteamrica, Espaa, el Irak invadido, o Italia, que el de Rusia, Polonia, Albania, Rumania, Dinamarca, Suecia, Filipinas, Japn, o Andorra, muchos de cuyos gobiernos y regmenes polticos tienen comportamientos no slo incompatibles con el trmino, sino que resultan ntidamente antidemocrticos.

Les importa tres pitos, porque estn convencidos (hipnosis colectiva) de que se hallan en un pas que respeta el juego de la voluntad popular: o sea, cuando depositan una papeleta cada cuatro aos. Son as. Es como si creyeran que el campo es un lugar estupendo para la reflexin, y se van a comprobarlo al jardn del chalet del vecino, que tiene un adosado muy apaadito, de esos que hacen feliz a Rosa Montero. O como si confundieran la repoblacin forestal con yacer alegremente debajo de un pino.

Me jarto de recordar a mis contertulios que esa democracia que defienden es la que permite que si gana el que no conviene a EEUU, hay que emprenderla a golpes de estado; es la que se llena de orgullo porque los homosexuales puedan casarse; pero es la misma que practica el racismo y el clasismo ms violento, el ms excluyente, insultando a jefes de estado que llevan jersey de colorines o no llevan corbata, ni son de raza blanca, o sea, como Hitler; es la que humilla a los emigrantes todos los das en todas las ciudades de la pennsula; es la que se alegra de que un descerebrado fascista la emprende a golpes en el Metro contra una ecuatoriana de quince aos; la que comprende que los franquistas salgan a la calle a gritar vivas al dictador, cuando deberan ser juzgados (utilizando esas leyes tan democrticas) por apologa del terrorismo; es, en definitiva, una sociedad que les ha engullido en un limbo, insisto, en el que no ven jams el bosque porque se lo ocultan los rboles.

Son acaso incapaces de pensar que el control de los medios de comunicacin (todos en manos privadas, incluidos los pblicos) impide a las grandes mayoras, salvo rarsimas excepciones, tomar conciencia de la caricatura que sirve de soporte a esos sistemas de poder, que excluyen en la prctica la participacin del pueblo en las decisiones de las que depende su presente y su futuro?

No resulta curioso que un izquierdista nada radical, como Jos Saramago, opine que para que superemos la crisis actual de la civilizacin y evitemos el colapso, es urgente "colocar en el centro de la discusin el tema de la democracia, de la democracia autntica, de refundar el concepto a partir de las necesidades reales en las que viven las personas"?

Tal vez se niegan a admitir que la democracia es, per se, un sistema popular, participativo, revolucionario, anticapitalista, y que el liberalismo salvaje que se impone gradualmente en la Europa de hoy, no deja de ser un sistema totalitario disfrazado, similar a los que rigen en El Salvador, EEUU, Colombia, Marruecos, El Vaticano, Honduras, Guatemala, Paraguay, Arabia Saudita, Kuwait, etc.?

Ninguna de las preguntas les anima a seguir en tertulia. Ms bien barruntan frases ininteligibles, tosen y piden la cuenta (menos mal), como diciendo: Mira si soy demcrata que te invito, y eso que eres un extremista. Lo que yo digo. Pensar es muy malo. Ser por eso que la estatua de Rodin parece meditar sobre estas cuestiones?

Nota .- El responsable del artculo ha olvidado voluntariamente colocar los equivalentes femeninos de todas las palabra subrayadas, y menos an a poner la @, porque tiene prisa, es muy tarde, y no tiene ganas de hacer la pelota a feministas de baja intensidad como Rosa Aguilar, Mara Teresa Fernndez de la Vega, Trinidad Jimnez y Maruja Torres.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter