Portada :: frica :: Sahara: 40 aos de exilio y lucha
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2007

Sabe que los saharauis se pronunciaran por la independencia
Bush no apoya el referndum de autodeterminacin del Sahara

Mximo Relti
Canarias Semanal


John Bolton, embajador de los Estados Unidos ante la ONU hasta el pasado mes de diciembre, revela en su libro "La rendicin no es una opcin" que el presidente de los Estados Unidos George Bush no apoya el referndum de autodeterminacin del Sahara Occidental, porque sabe que los saharauis se pronunciarn mayoritariamente por la independencia. John Bolton, conocido en la poltica estadounidense por sus posiciones de extrema derecha, escribe en su libro que el mayor obstculo para lograr la celebracin del referndum de autodeterminacin ha estado siempre planteado por el Departamento de Estado que, con el apoyo del Consejo Nacional de Seguridad estadounidense, ha hecho lo imposible para impedir que ste se celebrara. "Ellos- reconoce Bolton- aceptaban el argumento marroqu de que la independencia del Sahara Occidental desestabilizara a Marruecos y podra desembocar en una toma del poder en ese pas por los islamistas extremistas".

 

Bolton, que fue el brazo derecho del Secretario de Estado James Baker en sus gestiones en el Sahara, dice en su libro que hizo "numerosos esfuerzos" para encontrar apoyos en otras reas del Gobierno estadounidense que permitieran que la consulta se realizara". Con una sinceridad poco comn entre los polticos norteamericanos, Bolton se pregunta en su recin editado libro "qu ha pasado con el apoyo de la Administracin Bush a la democracia en el Gran Oriente Prximo, si ni siquiera respalda un referndum libre".

Aunque ya era sabido que el principal obstculo para la celebracin del referndum no se encuentra slo en la negativa inflexible de la monarqua alauita sino, sobre todo, en la influencia del gobierno de los Estados Unidos que la apadrina, las manifestaciones de John Bolton ayudan a comprender ahora las prisas de los grandes empresarios canarios por comenzar a realizar grandes inversiones en el Sahara ocupado.

De igual manera, tras estas revelaciones puede comprenderse con mayor claridad si cabe quienes son los que estn financiando los cambios de posicionamiento experimentados por conocidos polticos canarios del establishment, en relacin con el proceso de autodeterminacin exigido reiteradamente por las Naciones Unidas.

Las recientes y estrechas conexiones entre la burguesa del Archipilago y la Administracin Bush, as como sus ntimas relaciones con las Cmaras de Comercio norteamericanas, son una clara muestra de hacia donde se desea orientar las relaciones entre Canarias y el norte del continente africano. Las grandes fortunas del Archipilago, acumuladas a lo largo de los dos ltimos decenios en base a los negocios especulativos e inmobiliarios, se han sentido envalentonadas con la posicin norteamericana en relacin con el norte de frica. El apoyo norteamericano a las tesis "autonomistas" marroques es considerado por los inversores isleos como una slida garanta para la recolonizacin econmica de ese territorio ocupado. No obstante, el ministro saharaui de los Territorios ocupados, en unas declaraciones realizadas a los medios de comunicacin de las islas, ha hecho una seria advertencia a los empresarios canarios: "En las presentes circunstancias, las inversiones canarias en el territorio ocupado del Sahara son ilegales".

Los lazos entre estos sectores empresariales canarios y la Administracin norteamericana se han hecho tan estrechos que el propio presidente Bush invita frecuentemente a sus fiestas a ngel Luis Tadeo, uno de los ms relevantes empresarios del negocio del ladrillo y la especulacin en Canarias. Destacados polticos de la derecha canaria, como el ex presidente del gobierno autnomo Lorenzo Olarte y el actual alcalde de Las Palmas Jernimo Saavedra, forman parte del lobby promarroqu en las islas. Conocidos polticos del PSOE, como el senador Arcadio Daz Tejera, son asiduos asistentes a las fiestas organizadas por el cnsul marroqu en el Archipilago. El fortalecimiento del lobby llega ltimamente a tales extremos, que las tesis promarroques encuentran amplios espacios en la prensa de las islas. En una intensa campaa orquestada en algunos de los principales rotativos de las Islas, destacados amanuenses de la pluma han puesto su tinta al servicio de los intereses marroques. Este es el caso, por ejemplo, del militante socialista y director de La Provincia ngel Tristn Pimienta. Otra de las plumas complacientes con los intereses marroques en las Islas es la de Juan Rodrguez Betancor, "terico" de la Cmara de Comercio de Las Palmas. Con desafortunado malabarismo argumental este "ex progre" trata de convencer a sus lectores de la supuesta "evolucin democrtica" de la monarqua feudal alauita. El propsito de los "sesudos anlisis" de Tristn Pimienta y Rodrguez es el de sembrar, a travs de los medios de comunicacin, argumentos envenenados que descoyunten la amistad histrica entre saharauis y canarios.

La ofensiva promarroqu se ha convertido en hegemnica en unas islas en las que la solidaridad con el pueblo saharaui fue siempre muy intensa. No son pocos los que empiezan a plantearse ya si no ha llegado la hora de que sean las organizaciones sociales las que asuman, con independencia, la solidaridad con el pueblo saharaui, prescindiendo de determinadas servidumbres partidistas, cuyos compromisos polticos no hacen ms que entorpecerla.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter