Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-11-2007

Los EEUU que se nos vienen encima

Rossana Rossanda
Sin Permiso


Romano Prodi canta victoria: ha obtenido la mayora aritmtica, adems de la poltica. Pero eso no es cierto: ha logrado una azarosa mayora numrica, como consecuencia de diversas maniobras, en primer lugar la de Lamberto Dini que ha votado la ley de los presupuestos generales del Estado para imponer su no contra toda enmienda o contra el paquete de medidas en favor del estado de bienestar, arrojando as sobre la izquierda la patata caliente de la cada del gobierno. Desentona todava ms la salida de Berlusconi, quien enardece a sus parroquianos vociferando a pleno pulmn que l tiene consigo nada menos que al pueblo italiano como expediente para vencer las dudas de sus antiguos aliados y recordar que l es el que manda. Los dos lderes que han protagonizado los quince ltimos aos se sienten asediados por su propia coalicin

No se equivocan. En el trasfondo de tales agitaciones se cierne otro escenario, que liquida a ambos un centro extravagante, meta confesada por Veltroni, Casini y dems restos del naufragio del centroizquierda y de la Casa de la libertad CDL-, pero que tiene poderosas races extramuros de las Cmaras y en una opinin que ahora se encuentra desplazada, comenzando por la gran prensa. Extravagante porque est empeado en configurar no una nueva Democracia Cristiana perpetuada eternamente en el poder, sino un bipartidismo ms parecido al del anhelado modelo americano. Una derecha (llammosles el partido republicano) dirigida por Gianfranco Fini si a Berlusconi no le salen bien sus ltimos atrevimientos y una izquierda (llammosles el partido demcrata) guiada por Veltroni. Estas excluiran, por una parte, a la denominada izquierda radical, y quiz, por la otra, a la ambigua Lega. Sometida antes de tiempo a un bipartidismo que no se compadece ni con su fisonoma social ni con su tradicin poltica, Italia est generando este monstruo.

Monstruo pero con races en tierra, que ha sido posible como consecuencia del viraje de 180 grados del ex bastin inexpugnable Partido Comunista Italiano PCI- , ex Partido democrtico de Izquierdas PDS-, ex Democracia de izquierdas Ds- que ha asumido como horizonte poltico la cohabitacin con una derecha ms presentable que la de la egolatra del Cavaliere y la de la chifladura de Bossi. Es ste un escenario comn que posibilita de hecho un bipartidismo perfecto, porque no existe divergencia en cuanto al proyecto de sociedad, sino tan solo en cuanto al mtodo concreto de administracin y, normalmente, en relacin con la poltica exterior. Es inherente al mismo un liberalismo ms o menos atemperado: campo abierto al mercado, menos al estado, menos propiedad pblica, ms liberalizacin, es decir, ms privatizaciones, y una reconocida participacin de la Iglesia en la direccin moral del pas, por parte de ambas formaciones polticas. Fini ha comprendido que sta es la democracia moderna y se ha desembarazado de Berlusconi que siente hundirse el suelo bajo sus pies, y a quien no le queda otra salida que recurrir al pueblo. A Prodi se le est fugando toda la izquierda social, castigada y consternada por su poltica, versin italiana de la poltica de la Comisin de la Unin Europea y del Banco Central Europeo. Vamos a verlas buenas y gordas.

Queda en pie la pregunta sobre si la idea de una sociedad no completamente mercantilizada, formada por figuras sociales an no completamente fragmentadas, por un trabajo cada vez ms precario y ms informal, y por algunas culturas no asimiladas no tanto la cultura ecolgica a la que, por fuerza, los demcratas le harn un hueco, sino una parte del feminismo si se decide a hablar por boca propia- quedar reducida al espacio que en los Estados Unidos ocupan los Nader , los Chomsky, las feministas, The Nation, o lo que queda de la Monthly Review , es decir, algunos centros universitarios, todo ello sumado a los recurrentes sobresaltos o movimientos, de los que el sistema no tarda mucho en desembarazarse, por las buenas o por las malas. Hasta el presente, la inercia de la Cosa Roja denominacin que est, encima, descorazonadoramente calcada de la tristemente clebre Cosa de Occhetto //1// hace todo lo posible para que esto as ocurra. Para ello basta con que siga como hasta ahora, impasible y obcecada ante el proceso de construccin del edificio surgido tras 1989, la fatalidad de la economa y del mercado, mariposeando en torno a sta o aqulla subjetividad poltica, pero sumida en un impotente silencio ante las cuestiones que son la clave de bveda del sistema. De seguir as, est garantizada su deriva hacia una perpetua minora, que acabe excluyndola, antes o despus, de la escena poltica.

NOTA DEL TRADUCTOR: //1// Acchile Occhetto, fue nombrado secretario general del partido tras el breve nterin o transicin de Natta, anciano cuadro nombrado secretario general de compromiso a la muerte de Enrico Berlinguer. Occheto haba sido desde su juventud miembro profesional del aparato del partido y tambin, por cierto, feroz y rastrero enemigo de las ideas polticas y de la persona de Pier Paolo Passolini, sobre el que, seguramente, verta toda la clera y biliosidad que le generaba su perpetua complacencia poltica en la sede de la Botegha Oscure- Este personaje encabez el proceso poltico de transicin del PCi, tras la cada del muro de Berln. Existe un chiste famoso, publicado en LUnit diario del partido comunista, que lo caracteriza. Se ve en primer plano la caricatura de Ochetto, con su bigote de morsa, y por detrs de l, se oye una voz que dice. Bissogna fare qualche cosa subito. l responde: si, si, prima i bambini e le donne La cosa es el ambiguo nombre que, con pretensiones ditirmbicas si bien es funambulesco Occhetto le dio a su intento de proceso de transformacin poltica.

Rossana Rossanda es una escritora y analista poltica italiana, cofundadora del cotidiano comunista italiano Il Manifesto. Acaban de aparecer en Italia sus muy recomendables memorias polticas: La ragazza del secolo scorso [La muchacha del siglo pasado], Einaudi, Roma 2005. El lector interesado puede escuchar una entrevista radiofnica (25 de enero de 2006) a Rossanda sobre su libro de memorias en Radio Popolare: parte 1 : siglo XX; octubre de 1917, mayo 1968, Berlinguer, el imperdonable suicidio del PCI, movimiento antiglobalizacin, feminismo; una generacin derrotada; y parte 2 : zapatismo; clase obrera de postguerra; el discurso poltico de la memoria; Castro y Trotsky; estalinismo; elogio de una generacin que quiso cambiar el mundo.

Traduccin para www.sinpermiso.info: Joaqun Miras



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter