Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2007

Entrevista al telogo brasileo Frei Betto
"Amrica Latina vive una primavera democrtica"

Carlos Rivera Lugo
Claridad


Con motivo de su visita a Puerto Rico en el marco de la celebracin, entre el 13 y el 18 de noviembre, del treinta aniversario de la organizacin sin fines de lucro Guerra contra el hambre, de la dicesis de Caguas de la Iglesia Catlica, tuvimos la oportunidad de entrevistar al reconocido telogo y militante de la causa de la liberacin de los pueblos de Nuestra Amrica, el dominico brasileo a quien se conoce como Frei Betto. Naci Carlos Alberto Libanio Christo en 1944 en Belo Horizonte, estado de Minais Gerais, hijo de un juez y una escritora de libros de cocina regional. An lleva ese nio dentro de s, escribi hace unos das: Contina siendo alegre, amoroso, inmerso en fantasas.

Pero ese nio, como bien advierte, fue perdiendo poco a poco la inocencia. El mundo y sus atrocidades fueron a su encuentro. Y es que tambin era hijo de una generacin con sabor a utopa revolucionaria. En 1964, a los 20 aos de edad, con sus ideales justicieros a flor de piel, fue detenido y torturado durante 15 das. Luego padeci prisin entre 1969 y 1973. Para ese entonces colaboraba con la organizacin guerrillera Accin Libertadora Nacional (ALN), que encabezaba Carlos Marighela. Junto a otros dominicos, integraba una organizacin de apoyo a los perseguidos y presos polticos.

Ha sido fraile dominico desde los 20 aos. Es autor de ms de 50 libros, entre stos Fidel y la religin y, ms recientemente, La mosca azul.

En 1985 y 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario ms importante de Brasil. En 1986 fue reconocido como Intelectual del Ao por la Unin Brasilea de Escritores. Ha sido asesor de movimientos sociales, entre stos las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores sin Tierra (MST).

No le ha picado la mosca del poder

Entre 2003 y 2004, Frei Betto fue asesor especial del Presidente de Brasil, Luiz Incio Lula da Silva y coordinador del Programa Hambre Cero, un programa para la erradicacin del hambre en el Brasil, lo que calific en una ocasin como una versin de la multiplicacin de los panes de Jess.

Lula me invit a trabajar con los ms pobres de los pobres, los hambrientos, me asegur, es decir, con 11 millones de familias y cerca de 45 millones de personas. Frei Betto consider la encomienda dentro de lo que era hasta ese momento su prctica pastoral, pero despus de dos aos hubo un cambio en el Programa: lo que era un programa emancipatorio, con el tiempo se fue transformando en un programa electoralista. En vez de crear las bases para que las familias no tuviesen que depender del gobierno ms all de un corto periodo de un ao y medio, para despus pasar a producir sus propios medios, con el tiempo se descubri que conviene mantener a las familias en la dependencia permanente del gobierno porque esto resulta en ms votos en las elecciones. Esa descaracterizacin de un programa emancipatorio hacia un programa asistencialista, me hizo dejar el gobierno, puntualiz.

Al constatar que los pasillos del llamado poder pblico no era su lugar, volvi a militar junto a los movimientos populares. Y es que a l nunca le ha picado eso que llaman en Brasil la mosca azul, es decir, la atraccin incontenible por el poder, cualquier poder. Dice Frei Betto en un artculo recientemente publicado sobre el tema, al cual le dedica su ms reciente obra titulada precisamente La mosca azul: D a la persona una tajada de poder y sabr quien de hecho ella es. El poder, al contrario de lo que se dice, no cambia a las personas. Hace que se revelen. Es como el artista a quien faltaban pincel, tintas y tela, o el asesino que, finalmente, dispone de arma. El poder sube a la cabeza cuando ya se encontraba destilado, en reposo, en el corazn. Como el alcohol, embriaga y, a veces, hace delirar, excita la agresividad, derrumba escrpulos. Una vez invertida de la funcin o cargo, ttulo o prebenda, la persona se cree superior y no admite que subalternos contraren su voluntad, sus opiniones, sus ideas y sus caprichos.

Mejor con Lula que sin l

En el libro antes mencionado juzga como positivo el balance del gobierno de Lula: Creo que Brasil y la Amrica Latina son mejores con Lula que sin Lula. Lo que sucede es que Lula se transform en socialdemcrata. Para Frei Betto, el problema es que Lula tuvo miedo de enfrentar la elite brasilera, sobre todo hacer la reforma agraria. Brasil es el nico pas de Amrica Latina que jams tuvo una reforma agraria. Incluso, abunda, hemos sido los ltimos en decretar la abolicin de la esclavitud. Lula tuvo, pues, miedo de movilizar al pueblo y distanciarse del modelo neoliberal que hered de los anteriores gobiernos. An as, le reconoce al gobierno de Lula la adopcin de una serie de programas internos que estn teniendo como efecto algunas mejoras en la situacin de los ms pobres.


Por otra parte, la poltica exterior de Lula ha sido positiva: su rechazo al ALCA, su apoyo a (Evo) Morales, a (Hugo) Chvez, a Fidel. El ALCA iba a ser la prolongacin regional del NAFTA y ste ha empeorado la situacin de Mxico. Est la comercializacin ms libre con los pases rabes, con India, con China. Esto ha representado mejores condiciones. Brasil ha roto sus vnculos efectivos con el Fondo Monetario Internacional. Y la alianza estratgica con Chvez? Muy importante, afirma y abunda al respecto: Hay una sinergia entre Lula y Chvez. (El pasado presidente brasileo Fernando Henrique) Cardozo intent desarticular el MERCOSUR y Lula ha trabajado para rescatarlo... Chvez, con su revolucin bolivariana, ha creado un sentimiento de que nosotros en la Amrica del Sur necesitamos estar unidos. Eso promovi acercamientos entre muchos pases de Amrica del Sur con el MERCOSUR, incluso de Venezuela.
Frei Betto insiste en que si hay algo que a Chvez no se le puede criticar es que el mandatario es democrticamente electo y gobierna democrticamente. Su mayora actual en el Congreso venezolano fue obtenida mediante el voto y no por medio de un golpe. Aunque al Rey Juan Carlos de Espaa no le guste?, le pregunt provocativamente. Imagnate si llega a ser al inverso y es Chvez el que manda al Rey Juan Carlos a callar. Sera una bomba nuclear. Pero como es a la inversa, se pretende que Chvez lo tiene que soportar, responde el dominico brasileo.

Lula anda cojo

Frei Betto subraya que el gobierno de Lula no ha sido capaz de tocar las estructuras del pas, lo que significa que si viene maana otro partido al poder, las cosas pueden empeorar mucho.

Le pregunto a Frei Betto: Tendrn entonces razn aquellos que, como el Subcomandante zapatista Marcos o el socilogo irlands John Holloway, dicen que la sociedad no puede ser transformada desde arriba, desde el Estado actual; que el Estado termina por corromper a los que pretenden cambiarlo desde el Estado mismo, obligndolos a tal cantidad de transacciones que finalmente le castra toda posibilidad de cambio verdadero? A lo que responde: Eso es verdad desde que el gobernante acepta gobernar afirmndose en una sola pierna: el Congreso. Pero Lula tena dos piernas, el Congreso y la movilizacin popular, y no tuvo el coraje de contar con la movilizacin popular...La movilizacin popular refuerza la democracia pero tambin ayuda al gobierno a ir ms en la direccin de las aspiraciones de los ms pobres.

Pero, acaso no fue la movilizacin popular la que finalmente salv su candidatura y lo reeligi en las pasadas elecciones presidenciales, a pesar de la crisis que atravesaba el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) por denuncias de corrupcin? Me contesta Frei Betto que: la verdad es que el fenmeno del lulismo es mucho ms fuerte que el fenmeno del petismo, Lula es mucho ms fuerte que su partido... Muchos pensaban que esas denuncias de corrupcin, en el caso de Lula, era una orquestacin de la oposicin. La gente pensaba que Lula no saba nada y, por lo tanto, no haba por qu culparlo por esto. Yo mismo estoy convencido que no saba.

La sucesin de Lula

Constitucionalmente, Lula no puede postularse de inmediato para un tercer trmino en el 2010, aunque hay fuerzas en el PT que estn proponiendo que se cambie esa limitacin constitucional para as facilitarlo. Sobre ello, nos dice Frei Betto que Lula ha aceptado pblicamente que l no acepta esto y yo creo que es sincero.

Qu alternativas tiene la izquierda, entonces, frente a esa situacin? La alternativa es muy dbil seala Frei Betto porque Lula quisiese que los diez partidos o movimientos que integran su coalicin gubernamental, apoyasen a su candidata personal que es la Ministro jefa de la Casa Civil, Dilma Roussef, pero por lo menos en la primera vuelta es imposible. Van a haber 3 4 partidos de la coalicin con candidatos propios en la primera vuelta y querrn ver cul va a ser la posicin de Lula. Por eso es una incgnita para m, pues los lderes que tena el PT se quemaron con las denuncias de corrupcin. Esta Dilma Rousseff no es una persona que conocida en el pas, no es una persona tenga un perfil popular.

Por cierto, la ms reciente encuesta de opinin le otorga a Rousseff un 0.7 por ciento de apoyo, aunque Lula apuesta a ella para impulsar por primera vez a la presidencia de Brasil a una mujer. La prensa la trata de dama de hierro, entre otras razones porque particip en 1969 de la guerrilla Vanguardia Armada Revolucionaria Palmars contra la dictadura militar de aquellos aos. Fue capturada y torturada por el rgimen y estuvo detenida durante tres aos, desde 1970 hasta 1973.

El gobierno es como los frijoles

Cmo harn los movimientos sociales para presionar entonces al gobierno para que responda a sus reclamos? Inicialmente se cometi el error de sobrestimar la capacidad de Lula para producir cambios radicales, pero ahora nos damos cuenta de que hay que presionar al gobierno.

El gobierno es como los frijoles, solamente funcionan en la cazuela de presin. Cada vez ms hay que organizar, movilizar a los movimientos populares, sentenci.

Frei Betto sigue reflexionando al respecto: Brasil sea tal vez el pas de Amrica Latina con ms movimientos populares. Ahora bien, vivimos un momento de baja en la movilizacin y ello por dos razones: por la gran expectativa que el gobierno de Lula cre, creyndose que ahora que elegimos a nuestro compaero, no necesitbamos estar movilizados por que llegamos al poder y que con Lula se haran todas las cosas y eso no pas; y, segundo, por la cooptacin de lderes del movimiento popular, pues muchos se transformaron en funcionarios del Estado, y t sabes que el poder coopta y mucha gente cuando piensa entre los salarios buenos que ganan, el poder que ocupa y los riesgos de la militancia, prefiere entonces ms la seguridad que la libertad y los ideales.

Hacia la democracia participativa

Nuevamente, digo yo, tal vez con ello tambin se aprende la leccin de que el poder no slo est en las altas esferas del gobierno. A lo que riposta Frei Betto: Creamos una cultura equivocada desde el punto de vista poltico porque miramos a los polticos como autoridades, y las autoridades no son ellos sino que nosotros. Ellos son nuestros empleados, nuestros servidores... Al elegirlos, nosotros tenemos el derecho a pedir cuentas y ellos tienen el deber de prestarlas. Entonces, hubo una inversin porque los miramos a ellos como si ellos estuviesen arriba de nosotros cuando realmente estn por debajo de nosotros, como nuestros servidores. Hay que cambiar esta inversin y fortalecer la sociedad civil para que pueda dirigir el poder pblico. Siempre he dicho que existen tres niveles de democracia: delegativa, representativa y participativa. En Amrica Latina slo existe la primera, la delegativa. Delegamos el poder a gente que elegimos pero despus no tenemos ningn canal de contacto. Hay que ir entonces a la democracia representativa. Los partidos no representan realmente a sus electores, sino que a sus corporaciones... Son representantes de los intereses del sistema capitalista. Y la democracia participativa solamente la vamos a tener si reforzamos cada vez ms un empoderamiento popular, la organizacin y la movilizacin de la sociedad civil. Para m se es el desafo nmero uno: organizar, reforzar y movilizar la sociedad civil.

Tal vez con la excepcin del heredero de Franco all en Espaa, el Rey Juan Carlos, en el mundo se mira hacia la Amrica Latina como un nuevo y esperanzador referente de que otro mundo s es posible, de que la democracia y la poltica pueden ser reinventadas. Sobre esto piensa Frei Betto lo siguiente: La Amrica Latina vive en estos momentos una primavera democrtica. Hubo un largo periodo de dictaduras, despus vino la democracia virtual con su modelo neoliberal. Este modelo decepcion a la gente. Entonces, ahora la gente vot por una alternativa al neoliberalismo y a las tradicionales oligarquas polticas. Esto no quiere decir que siempre aciertan en su voto, pero que en los ltimos diez aos el voto latinoamericano ya no refuerza a las oligarquas tradicionales o la hegemona de la Casa Blanca, eso es un hecho. Pero como resultado tenemos tres perfiles, tres bloques de gobiernos latinoamericanos. Un bloque neoliberal activo, completamente en sintona con la Casa Blanca (Colombia, Costa Rica, Mxico, Repblica Dominicana). Despus tenemos un bloque popular-democrtico, pero que se mueve dentro de la socialdemocracia, no tiene el coraje de romper completamente con el modelo neoliberal (Lula, Bachelet, Kirchner, Tabar Vzquez y el propio Daniel Ortega). Y un tercer bloque que tiene avances populares contra el modelo neoliberal (Chvez, Evo Morales, Rafael Correa y tal vez el candidato presidencial paraguayo Fernando Lugo).


Nuestro entrevistado opina que uno de los elementos ms importantes de esta primavera democrtica es que se ha potenciado por medios legales y pacficos. Tambin destaca la sutileza de la presencia de Estados Unidos en la actual coyuntura, a diferencia del intervencionismo militar de otras pocas.

Por un Puerto Rico libre

No podamos concluir sin antes preguntarle a Frei Betto sobre Puerto Rico: Puerto Rico siempre ha sido para m un punto de referencia. Este pas luego del 1898 cay en manos del imperialismo estadounidense. Y aade: Puerto Rico contradice en la prctica todo ese discurso de Casa Blanca de ser defensora de la democracia y los derechos humanos en el mundo.

Frei Betto se uni a la amplia lista de prominentes figuras de la Amrica Latina que han manifestado su apoyo a la independencia de Puerto Rico por medio de su adhesin a la Proclama de Panam aprobada por unanimidad en el Congreso Latinoamericano y Caribeo por la Independencia de Puerto Rico celebrado en Panam en noviembre de 2006. Prefiere ver a un Puerto Rico libre, a pesar de que reconoce que hay mucha gente en este pas que est satisfecha de estar cobijada bajo las barbas del To Sam. Al respecto opina que el oprimido muchas veces lleva al opresor en su cabeza: Por eso la dominacin ha sido tan perdurable en la historia humana, porque muchas veces el oprimido acepta la servitud voluntaria... pero espero que un da Puerto Rico recupere su libertad.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter