Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2007

El Pais o la subversion del copyright

Rafael de guila
La Jiribilla


I. EXORDIO.

El Pas (dicen) es un diario de izquierdas. El Pas (dicen) es plural. Dicen y no es verdad. Verdad es que un artculo del peruano Mario Vargas Llosa vale mil palabras y, un correo electrnico de la gerente comercial de El Pas Internacional, Irene Hes, ms de diez mil. (Ruego al Dios del Copyright para que el parafrasear no se barrunte prohibido por los dictados de El Pas). Verdad es, sin embargo, que El Pas, en las entraas mediticas del Grupo PRISA (Promotora de Informaciones, Sociedad Annima), lder de comunicacin, cultura, entretenimiento, educacin y multimedia en Espaa, responde a los intereses ms sacros de este emporio. Verdad es que los intereses ms sacros de un emporio no son otros que la obtencin de ganancias y el control del mercado. (Perogrullo dixit, despus de leer cualquier manual de economa). Verdad es que el Grupo PRISA est presente en 22 pases de Europa y Amrica; que en el 2005 factur 1.483 millones de euros y obtuvo un beneficio neto de 153 millones de euros; que controla ms de 1235 emisoras de radio en Espaa y Amrica Latina; que le pertenecen varias televisoras (entre ellas Canal +) y un buen grupo de editoriales tales como Alfaguara, Taurus, Aguilar, Altea, Punto de Lectura, SUMA; Santillana, Constancia Editores, Salamandra. Todas estas verdades (se excluye la cuarteta inicial) son irrefutables. La cuarteta inicial es, dgase con el debido derecho del copy y del right, toda una falacia; El pas ni es un diario de izquierdas ni es un diario plural; el artculo del peruano Mario Vargas Llosa (El Comandante y el Rey) no vale una palabra; del correo cursado por la gerente comercial de El Pas Internacional, Irene Hes, al periodista Pascual Serrano, no vale siquiera indagar el valor.


II. EL SOBERANO PELIGRO DE CITAR A MARIO VARGAS LLOSA.


Todo comienza con un Rey furibundo ante la verdad y dos Presidentes latinoamericanos que no temen decirla. Un Rey que, mulo de aquellos que siglos atrs le antecedieron, confunde a presidentes latinoamericanos con magros Virreyes de Indias y se atreve a mandarlos a callar. Pero los presidentes latinoamericanos (llegados al poder a partir de elecciones democrticas al uso) no se callan y el Rey, furibundo e impotente, abandona la Sala. La escena la presenciamos todos. Cada uno, desde luego, la filtr a travs de su cristal. El peruano Mario Vargas Llosa, como cada humano, tiene su cristal. Desde hace dcadas todos sabemos del prisma de ese vidrio. El respeto ms elemental a la pluralidad de opiniones, principio mismo de la democracia, supone el respeto a la opinin de cada humano, respeto aunque esa opinin escandalice y sonroje. Admiro en grado sumo la literatura de Vargas Llosa (alguna vez Mario Benedetti sostuvo que los libros del peruano estaban a la izquierda de las opiniones que profesaba); confieso haber estudiado con detenimiento la estructura de casi todas sus novelas; haberme deleitado con fruicin con muchas de ellas. Y respeto, desde luego, las opiniones polticas que Mario Vargas Llosa pueda profesar. Las respeto ms all del escndalo o el sonrojo; y es que opiniones tales, enunciadas adems con tamao desatino por un escritor al que se admira, suelen provocar escndalo y sonrojo. Ah va pues Mario Vargas Llosa, novelista admirado, y se lanza a escribir un artculo. Y all va El Pas (que debidamente paga al afamado novelista) y lo publica. De acuerdo al cristal que conforma el mundo del peruano al Rey le asiste el soberano derecho de hacer callar a presidentes latinoamericanos debidamente electos. Y he ah que Vargas Llosa alude a los insultos de Hugo Chvez; he ah que sostiene que la salida de Juan Carlos I tuvo la virtud de rasgar el velo de hipocresa que rodea las Cumbres Iberoamericanas; he ah que ms tarde se refiere a lo que califica de espadn tercermundista para, a rengln seguido, citar la invitacin de Aznar a que Venezuela se integre al I Mundo, olvida en cambio el famoso novelista citar la respuesta del demcrata Aznar (esos se jodieron, Chvez) ante la pregunta del diablo Hugo Chvez de qu hacer con las naciones pobres latinoamericanas; para el novelista Chvez y Ortega no son presidentes electos, son Comandantes; olvida el novelista la elegancia del estilo y las buenas maneras de la educacin formal al calificar al presidente nicaragense de maltratado por los aos con una calvicie acelerada y una panza capitalista; para el novelista todo cuanto ha ocurrido en esa Cumbre no es otra cosa que un psicodrama que denota una Amrica Latina anacrnica, demaggica, inculta y brbara pura prdida de tiempo y de dinero, (con la alusin a la perdida de dinero parece Mario Vargas Llosa sumarse a la apocalptica sentencia aznariana); para el novelista si los pueblos de Venezuela y Nicaragua han elegido a tales seres como Presidentes eso delata la profunda incultura poltica y lo frgil que son las convicciones democrticas en esos pases, se permite adems el novelista erigirse consejero del Gobierno Espaol: conviene mucho ms a un pas democrtico como Espaa privilegiar en sus relaciones a pases que representan la civilidad, la libertad, la legalidad, y concluye (al fin) reconociendo que el ex abrupto del Rey tal vez transgrediera el protocolo mas confiesa haberle provocado a l (a Mario Vargas Llosa ) y a tantos latinoamericanos una gran alegra. He ah, a grandes rasgos, el artculo de Mario Vargas Llosa, reseado y debidamente citado para horror de El Pas. No incidira en la vergenza de la cita si el psicodrama no extendiera sus races precisamente desde ese artculo. Los demcratas son tipos raros o son definitivamente falsos demcratas; despotrican en favor de la pluralidad de opiniones, el libre debate, la confrontacin de ideas, la nunca bien ponderada libertad de prensa, el derecho de expresin perocuando toda esa parafernalia se ejerce contra ellos reaccionan intempestivamente y remedan al Rey en su despectivo: por que no te callas? Huelga decir que la opinin sobre lo sucedido en la Cumbre Iberoamericana no es patrimonio exclusivo de Mario Vargas Llosa, por genial novelista que sea. No tiene el peridico El pas (afortunadamente) los derechos absolutos de cuanto hecho tenga lugar en el Mundo de hoy. Eso desearan, El Pas y otros muchos, desde luego.


III. PASCUAL SERRANO Y REBELION. ORG VERSUS EL PAIS


Para demostrar la clara intencionalidad del multimillonario y primermundista El Pas (izquierdista y plural, segn algunos) se levanta el periodista espaol Pascual Serrano con el artculo El Pas contra Chvez, fuego a discrecin, publicado el domingo 18 de noviembre en el portal alternativo y tercermundista Rebelin.org. Escribe all Serrano: Desde Tehern, desde Caracas, desde Managua, desde Madrid, desde Londres; en el editorial, en la portada, en la revista de prensa, en el suplemento del domingo; el enviado especial, el corresponsal, el escritor consagrado, el editorialista Todas las bateras del diario El Pas en su versin de papel del domingo 18 de noviembre se pusieron a disparar contra el presidente venezolano Hugo Chvez de forma sincronizada atendiendo a la misma orden militar. Y ms tarde apunta Serrano: El recuento es abrumador, la edicin de El Pas del domingo 18 de noviembre dedic a combatir a Chvez todos los textos eran crticos contra el presidente venezolano-, tres llamadas en primera pgina, un artculo de anlisis en Internacional, un reportaje a dos pginas completas en Espaa, un artculo a cuatro columnas en Economa firmado en Tehern, uno de los dos editoriales, uno de los dos textos seleccionados de ente la prensa extranjera, una pgina entera de Opinin de la firma ms prestigiosa de su plantel y tres reportajes, desde tres pases distintos, que ocupan un total de seis pginas completas del suplemento Domingo. Un ejemplo muy claro de dos cosas: de utilizar todos los hierros a enfrentar al presidente latinoamericano que ms elecciones ha ganado y ms apoyo electoral tiene del continente, y de que existe una impecable coherencia, coordinacin y disciplina entre las diferentes secciones para formar y actuar a las rdenes que la direccin del diario marca. No incurre en otro delito Serrano que pasar revista a toda la artillera que ese da abri fuego desde El Pas contra Hugo Chvez. Entre esa artillera, una pieza ms, una entre tantas, as como alude y cita los artculos escritos por Moiss Nam, Ernesto Ekazer, ngeles Espinosa y Francisco Peregil, alude y cita el artculo escrito por la firma ms prestigiosa de su plantel, o sea, Mario Vargas Llosa,. Trasgresin esa ltima suficiente. Pascual Serrano ha incurrido en delito de leso copyright. Puede citarse a seres de los que nadie sabe ni la u; no la firma ms prestigiosa del plantel, no a Vargas Llosa. El Pas tiene los derechos galcticos de cada letra del alfabeto que el peruano emplee.


IV. EL PAIS VERSUS PASCUAL SERRANO (O DE COMO UN MAIL RECLAMA LOS DERECHOS MUNDIALES SOBRE EL ALFABETO).

 

Veamos la cuarta parte del psicodrama, el ultimtum, el clmax, el crter de la historia que llega by mail. La gerente comercial de El Pas Internacional, Irene Hes, cursa a Pascual Serrano el siguiente mensaje: Todos los textos que EL PAIS publica estn protegidos por el correspondiente copyright. Tenemos los derechos mundiales de la columna de Mario Vargas Llosa, que comercializamos en exclusiva por pas. VDS. no han solicitado publicar dicho material y vemos en su website que aparece el texto de este autor. Tienen dos opciones: o lo quitan inmediatamente de su pgina o bien pagan la tarifa de derechos de reproduccin. Espero sus urgentes noticias. Saludos. Dgase que Serrano jams public el artculo de Mario Vargas Llosa, slo cit algunas de sus frases, algunas de sus palabras, unas pocas en realidad, si se adicionan todas ellas resultaran no ms de diez lneas, as lo hizo adems con otros de los artculos que ese domingo 18 de noviembre engalanaron El Pas en el aquelarre meditico contra el presidente venezolano. Para hacer llegar urgentes noticias a la sra Gerente Pascual Serrano se hace asistir por la abogada Virginia Daz, quien se dirige a la sra Gerente en estos trminos: si se lee detenidamente el artculo de mi cliente, podr fcilmente darse cuenta de que no reproduce el artculo, sino que realiza una cita del mismo amparado en el artculo 32 de la Ley 23/2006, de 7 de julio, por la que se modifica el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, en el que establece, en su prrafo segundo, que: Las recopilaciones peridicas efectuadas en forma de reseas o revista de prensa tendrn la consideracin de citas. No obstante, cuando se realicen recopilaciones de artculos periodsticos que consistan bsicamente en su mera reproduccin y dicha actividad se realice con fines comerciales, el autor que no se haya opuesto expresamente tendr derecho a percibir una remuneracin equitativa. Acota a continuacin la jurista que no ha tenido lugar la mera reproduccin prevista por la Ley, sino una resea y, concluye, declarando la inexistencia de fines comerciales. Podra parecer jurdicamente contundente, todo conforme a Derecho, si haba resultado un equvoco, un dislate de la sra Gerente, aclarado estaba. Mas no result as. El psicodrama continu; la sra Gerente tuvo a bien responder con idntico ritornelo a la abogada: los contenidos de EL PAS, como de cualquier otro medio, estn protegidos por el correspondiente copyright y por tanto por la Ley de Propiedad intelectual. Nadie de WWW.REBELION.ORG nos ha contactado para solicitar la cesin de derechos de reproduccin del texto de Mario Vargas Llosa, El Comandante y el Rey, por lo que la publicacin de dicho texto en esa pgina web es de todo punto de vista ilegal. En el colmo del absurdo la sra Gerente concluye comisionando a la abogada de Serrano en aras de que gestione la eliminacin de dicho texto de esa web. Acostumbrado el I Mundo al robo de cerebros incurra la sra Gerente (lapsus mediante) en el no menos clsico robo de abogados. El absurdo se magnifica al comisionarse a alguien en funcin de eliminar lo que no existe. Refirindose al tema Serrano escribira: ni el peridico Rebelin.org ni yo tenemos el menor inters en difundir los textos de Mario Vargas Llosa, ni pagando ni sin pagar. Y contina Serrano: El escrito del diario y su posterior insistencia es absolutamente paranoico, sin fundamento jurdico alguno y slo le puedo encontrar explicacin como intento de querer intimidar y presionar ante un medio Rebelin.org- y unos artculos que critican, dentro de la legalidad y el respeto, la lnea desinformativa y editorial de El Pas. Ni yo ni Rebelin.org vamos a retirar ese artculo, y mucho menos pagarles al diario por el derecho a criticarlo.


La sra Gerente ha sentado un muy peligroso (y kafkaiano) precedente; todo periodista que en lo adelante haga uso de la cita puede recibir el impertinente correo electrnico.


V. EQUIVOCO, PATOLOGIA OFTALMICA O DECRETO?


Es que El Pas acaba de decretar, de un plumazo (ms bien un altanero mailerazo), la supresin del copyright? Es que aderezada con la vergonzante verborrea del ultimtum ese diario espaol ha suprimido a todo trapo la prctica habitual y cosmopolita de la cita? O se trata de un equvoco tremebundo, tal vez de un extrao fenmeno segn el cual la sra Gerente, aquejada de alguna muy grave afeccin oftalmolgica, logra visualizar textos en ciertos sitios de Internet en los que tales textos no existen? O la direccin de El Pas incurre en el desvaro de tomar la parte por el todo confundiendo la clsica y jurdicamente aceptada prctica de la cita con la reproduccin de un artculo? Nadie lo sabe con exactitud. El laconismo del ritornelo de la sra Gerente desata la ms pura anfibologa. Si El Pas decreta la supresin de la cita invocando al fantasma de la ilegalidad se atreve con ello a declarar ilegal una praxis habitual, consuetudinaria y sine qua non del periodismo mundial, es decir, se atreve a suprimir el periodismo mismo. Puede hacerse periodismo sin hacer uso de la cita? Pregntesele a cualquier periodista del mundo, pregntesele sin hacer miramientos de su filiacin ideolgica. Pregntesele a cualquiera de los periodistas de la nmina de El Pas, a todos ellos en pleno. Si este diario abandona la cita en su prxima edicin asistiramos al hecho (sin precedentes) del suicidio de un medio de difusin. Si el periodismo abandona el arte de la cita eso resultara en el suicidio mismo del periodismo. Citar no es en modo alguno violar el derecho de autor, quebrantar el copyright. O es que sencillamente El Pas no desea que se le cite desde la crtica que supone un prisma diferente al suyo? Ah, no es esto posible, dirn algunos, y argumentarn: El Pas es plural, es democrtico, es de izquierdas. Si El Pas fuera realmente todo eso invitara a Pascual Serrano a polemizar desde sus propias y primermundistas pginas. Si El Pas fuera plural y democrtico publicara un artculo desde el ataque, otro desde la defensa, un tercero desde el centro, sustentara el debate, la confrontacin, la diversidad de fuentes y no el monlogo y la unilateralidad, no concentrara la artillera toda contra la izquierda latinoamericana; Hugo Chvez, Evo Morales, Daniel Ortega, Rafael Correa. Si El Pas fuera plural y democrtico ofrecera al pblico, al lector (el soberano, como le llamara Rousseau), todo el espectro y la gama de colores de un hecho en funcin de facilitar a ese lector la conformacin de su muy personal y democrtico punto de vista. Si El Pas hiciera todo eso pudiera tener el honor de llamarse plural y democrtico, ser reconocido como tal. Se erigira en modelo de periodismo a seguir. Ello, sin dudas, resultara encomiable y muy inteligente. Desarmara a cuanto izquierdista enardecido levantara la voz en defensa de la necesidad de que surjan, se desarrollen y cobren cada vez ms fuerza, cada vez ms lectores y cada vez ms justa credibilidad sitios alternativos que hoy a todas luces resultan imprescindibles (como Rebelin.org) a partir precisamente de la poderossima y tirnica maraa de dominio meditico monocorde que ejercen los grandes emporios de carcter global (como el Grupo Prisa). Temo pecar de absoluto mas no creo que una transnacional pueda resultar plural y democrtica. Si lo fueran tal vez no resultara necesaria en el espectro poltico la necesidad de militancia de la izquierda. El mundo, oh, Cndido, fuera el mejor de los mundos posibles, un oasis de justicia e igualdad.


Escriban mas no citen, si desean citar, una, dos palabras, una frase, una mera letra, pues deben pagar, poseemos los derechos mundiales, galcticos, universales, del uso de cada palabra del alfabeto, compramos el alfabeto todo, us usted ese alfabeto, pague, pues, o no escriba. Eso parecen decir (cierto que demasiado aprisa) desde el Cuartel General que alberga al Grupo Prisa. El ultimtum de El Pas a Pascual Serrano resulta un muy elocuente rezago de la ultima ratio rex, mxima preblica de las antiguas monarquas europeas. En la Cumbre Iberoamericana Daniel Ortega record al presidente espaol que todo cuanto all ocurra se enmarcaba en el conflicto Norte / Sur. La monrquica reaccin de El Pas contra Pascual Serrano y Rebelin.org es una muestra altamente representativa de ese conflicto. Una tercera opcin, no aludida por la sra Gerente de El Pas se abre ante Serrano y Rebelin.org. Ello, desde luego, ser prerrogativa del diario espaol: dirimir en los tribunales la demanda. Aunque el Derecho no es ms que la expresin del hecho, y el hecho no es otro que el dominio absoluto, la subversin de la presunta democracia por los grandes emporios (como el Grupo Prisa), la propia burguesa, tras la Revolucin Francesa, se encarg de crear un cdice jurdico que no pocas veces se ha tornado cual boomerang contra los intereses de los ahora herederos de esa misma burguesa. Si a la torpeza de un mail trasnochado y casi medieval ataviado con los fuliginosos hbitos del nihil obstat quominus imprimatur llegan a sumar el despropsito de llevar el hecho ante los tribunales El Pas debe morder el polvo de la derrota. Debe. Si venciera, ah, si venciera habra que echar sobre el insepulto cadver de la democracia la ltima paletada de tierra. Tendramos que lamentar precisamente no haber escuchado la dramtica exhortacin de un periodista, el checo Julius Fucick. Hasta el sr Fukuyama tendra que convenir que no se tratara del fin de la historia, sino de las primicias del fascismo del siglo XXI, el fascismo meditico.


VI. ETIOLOGIA DE UN MAIL O LOS MOTIVOS DE EL PAIS

Los que tanta alharaca organizaron ante el cierre de un canal opositor en Venezuela ahora se lanzan en Cruzada contra un periodista independiente que escribe para un medio alternativo que se les opone. Lo sintomtico, lo verdaderamente raro, es que al menos otros cinco medios informativos en la red de redes reproducen el artculo ntegro de Mario Vargas Llosa. Se ignora si cada uno de ellos pag a El Pas los correspondientes derechos. Of course, todos son medios informativos de derecha. Casi un centenar de sitios alternativos y blogs han reproducido el artculo de Pascual Serrano, el mismo que El Pas desea se retire de Rebelin.org. Comunicar ese diario espaol a todos esos sitios que tienen las dos enfticas opciones: retirar el artculo o pagar? En el sitio web personal de Serrano aparece tambin el citado artculo, y, sin embargo, El Pas no solicita se retire de ese sitio, slo clama en funcin de que se retire de Rebelin.org. Raro eso. Huele a naftalina, a encono, a venganza. Ya en la ltima Guerra del Golfo a los jerarcas del Pentgono y la Casa Blanca les haban resultado extremadamente molestas las emisiones no controladas de Al Jazeera. Puede que algn que otro bonzo enfurecido fraguara ciertos planes para acallar (smart war mediante) al molesto canal.

Cabra preguntarse Por qu El Pas la emprende precisa y nicamente contra Pascual Serrano y Rebelin.org?

Ah, elemental, como sola proferir el muy famoso personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle. Cualquier ciudadano del mundo que goce del privilegio de acceso a Internet puede constatarlo. Visite el sitio web de Rebelin.org. Solicite los artculos escritos por Pascual Serrano desde el 2006 a la fecha. Una sencilla estadstica le convencer que Pascual Serrano la emprende a diestra y siniestra, casi a diario, con muy vasta energa y absoluta militancia de izquierda contra el podero meditico imperante en el mundo de hoy, muy especialmente contra las mentiras, infundos, patraas y torpes demagogias del entramado meditico espaol. Desde el ltimo 11 de septiembre (fecha esa elegida al azar) hasta el pasado 27 de noviembre pueden encontrarse 13 artculos de Pascual Serrano que desde el mero ttulo ya suponen un careo, un debate, una alternativa, una posicin otra, un desenmascaramiento de lo expuesto por diferentes medios de prensa espaoles; a saber, Antena 3, El Mundo, El Pas, ABC, Tele 5. Por si fuera poco Serrano rene lo ms excelso de las desafueros mediticos de cada mes en el compendio Perlas Informativas. El 11 de septiembre la emprende Serrano contra Tele 5; el 16 de septiembre contra El Mundo; el 21 de septiembre se extiende sobre lo que se alcanz a ver de un debate sobre la vivienda en el Congreso espaol; el 3 y 4 de octubre escribe acerca de lo que supone la aparicin del peridico Diario Pblico en Espaa; el 11 de octubre se pronuncia contra el tristemente clebre editorial sobre Ernesto Guevara publicado en El Pas el da antes; ese mismo 11 de noviembre, incansable, escribe con relacin a lo que califica como polmica ridcula tras la aparicin de un volumen sobre Educacin para la Ciudadana en Canarias (Canarias: Disparen contra un libro); al siguiente da escribe El Che y los editoriales de El Pas; el 18 de octubre regresa nuevamente acerca del editorial de El Pas sobre el Ch, informa que ms de dos tercios de la redaccin de ese peridico ha firmado un comunicado de protesta contra el referido editorial; el 19 de octubre escribe acerca de la prensa digital alternativa y alude a la Intervencin en las Jornadas Pobre mundo rico, que tuvo como escenario a Santiago de Compostela, cuatro das antes; el 29 de octubre regresa a escribir acerca del diario espaol Pblico; el 6 de noviembre escribe un artculo cuyo ttulo debe haber provocado vastas y muy soberbias lceras: Un ejemplo de periodismo delincuente con impunidad y financiado por multinacionales; el 12 de noviembre publica El da que Juan Carlos de Borbn dijo algo que no le haban escrito, agravamiento de las muy reales lceras; el 14 de noviembre la emprende sobre sendos editoriales de El Mundo y El Pas; el 15 de noviembre anuncia la recuperacin de un documental cuyo tema central es el golpe de Estado en Venezuela, la obra flmica fue premiada en Espaa en el Certamen Rey de Espaa de Periodismo, el ttulo del artculo: La mentira premiada; ese mismo da escribe Tres cosas sobre Estados Unidos que no encontrar en los medios de comunicacin; el 19 de noviembre publica el artculo que genera el psicodramtico mail de la sra Gerente de El Pas; el 24 de noviembre hace pblico su rechazo a las exigencias del diario El Pas en artculo que titula El copyright de Goliat; el 26 de noviembre escribe El periodismo no militante de ABC; y el 27 de noviembre la emprende contra un informativo de Antena 3 bajo el sugestivo ttulo de Cmo hacer ciudadanos estpidos. No puede negarse, Serrano es un periodista enrgico, decididamente de izquierda, extraordinariamente prolfico y MUY MOLESTO. Si hojeramos el currculo de Pascual Serrano llegaran los elementos que completan el puzzle: nacido en Valencia, Espaa; en 1964, licenciado en Periodismo en 1993 en la Universidad Complutense de Madrid; primeros pasos en el diario espaol ABC; fundador y redactor jefe de la revista Voces (editada por la organizacin poltica Izquierda Unida), en 1996 funda, junto a un grupo de periodistas, la publicacin electrnica Rebelin, colabora con una decena de publicaciones latinoamericanas sobre temas de comunicacin y poltica internacional; es autor de los libros Perlas. Patraas, disparates y trapaceras en los medios de comunicacin y Perlas 2; coautor de los libros "Periodismo y crimen" y "Washington contra el mundo", compilador de Mirando a Venezuela; Primer Premio del Concurso Internacional de Ensayo Pensar a Contracorriente 2007 con un prolijo estudio sobre la violencia y los medios de comunicacin; miembro del consejo de redaccin de las revistas Mundo Obrero, El Otro Pas y Pueblos, y para colmo de males, d esde diciembre de 2005, director editorial de Telesur . Es decir, Pascual Serrano indudablemente es un periodista non grato a la derecha, non grato a los grandes grupos mediticos, y por ello, non grato al Grupo Prisa y a El Pas.

Y por qu precisamente Rebelin.org? Pues entre los sitios alternativos que levantan su voz contra el dominio meditico Rebelin.org se ha labrado, a fuerza de dignidad y verdad, cada vez mayor impacto, cada vez ms lectores, cada vez ms credibilidad y prestigio. Es decir, cada vez se hace ms molesto, menos tolerable, ms contestatario, lesiona con mayor fuerza el totalitarismo meditico transnacional. Por ejemplo, slo en Rebelin.org el artculo que generara el psicodrama (El Pas contra Chvez, fuego a discrecin), supera en un 50 % de accesos si se compara con el artculo de Mario Vargas Llosa en El Pas (El Comandante y el Rey), eso segn las propias estadsticas de El Pas. En escasos once aos de vida el muy modesto y tercermundista sitio alternativo Rebelin.org rivaliza y derrota al multimillonario y espaol El Pas. Una muestra ms que fehaciente de que Internet no slo es incordio y trifulca, ocio y negocio, banalidad y sexo, Internet es tambin un arma de lucha contrahegemnica, un espadn tercermundista, para citar, esta vez en beneficio del III Mundo, las palabras del famoso novelista peruano.

 

Y por qu la alharaca monofnica de El Pas contra Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua? Ms que elemental. La izquierda latinoamericana se opone a los intereses expansionistas de las transnacionales, el Grupo Prisa visualiza el serio peligro que suponen estos Gobiernos para sus intereses en Amrica Latina. Slo en Bolivia, por ejemplo, controlan el diario La Razn, los matutinos Extra, El Nuevo Da y parte de la cadena ABC. Ellos mismos declaran sin tapujos que entre sus miras est el ampliar el mercado en Latinoamrica. Al Grupo Prisa, como a toda transnacional, le aterran las nacionalizaciones. Y bien que se sabe: la izquierda corporativa y adinerada es izquierda mientras no se lesione su corpus y su capital. Ms rpido deviene derechista un izquierdista corporativo que sepa en peligro su capital que el bblico camello pasar por el hueco de la no menos bblica aguja.

 

VI. EPILOGO (O A LA ESPERA DEL MAIL DE EL PAIS)


El bochornoso editorial contra el comandante Ernesto Guevara provoc la justa repulsa de lectores en todo el mundo y la digna declaracin de los propios trabajadores de ese diario. Ahora el: o callas o pagas de la sra Gerente de El Pas puede generar un nuevo escndalo, efecto boomerang incluido, para ese peridico. Tal vez subestimaron el poder de Rebelin.org. Puede que no alcanzaran a imaginar la publicacin del fatdico correo electrnico por Pascual Serrano. Quiz les traicionara el nunca olvidado espritu de metrpoli. Cul podra ser la prxima tropela de El Pas? Nadie lo sabe. Estn presos en sus oros y en sus tules, se dira parafraseando el clebre poema de Rubn Daro.

 

Todos deberamos sentir verdadero terror ante el uso de la cita; puede caer sobre nuestro inexistente peculio, cual alfanje de Damocles, el ukase dictatorial y totalitario de El Pas. Muchos nos hemos levantado (y continuaremos levantndonos) en apoyo de la verdad, el derecho a la cita, en rechazo de este psicodrama, mero intento de las transnacionales de la informacin de establecer una tirnica y aberrante subversin del copyright, de ostentar los derechos exclusivos de un alfabeto no negociable en Bolsa de Valores alguna, de apoderarse como accionistas exclusivos de un idioma patrimonio de todos. En teora cada uno de nosotros podra recibir un mail de la sra Gerente de El Pas, un mail ultimtum que exhiba el muy monrquico y sacrosanto binomio opcional: o pagan o se callan. Desde luego, urge decirlo, a priori; de Amrica Latina tras siglos de saqueo y matanza se llevaron todo el oro, desafortunadamente no hay con qu pagarles, y en cuanto a callarnos, ufff, ya nos callamos por siglos, a algunos de nuestros antepasados hasta les mutilaron la lengua, es el momento de hablar, de polemizar, de sostener nuestros derechos, de ganarles el debate a lomo de verdad y transparencia, es el instante en que las especies condenadas a siglos de ingente soledad luchen al fin (y para siempre) por disfrutar de la injustamente dilatada, segunda (y definitiva) oportunidad sobre la tierra.

 




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter