Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2007

Qu significa la derrota en el referndum?

Alan Woods
El Militante



Aproximadamente a la 1 de la madrugada, despus de una larga demora, la Comisin Electoral Nacional de Venezuela anunci los resultados del referndum sobre la reforma constitucional. La propuesta de cambio constitucional fuer derrotada por un estrecho margen: 4.504.354 votos en contra (50,70%) y 4.379.392 (49,29%) a favor del S. Poco despus, el presidente Chvez apareci en televisin aceptando los resultados. Dijo que las reformas propuestas no se haban aprobado "por ahora", pero que l continuara la lucha por la construccin del socialismo.

El resultado, como se poda esperar, fue recibido con jbilo por la oposicin de derechas y todas las fuerzas reaccionarias. Por primera vez en casi una dcada haban conseguido una victoria. Hubo escenas de alegra en zonas acomodadas de clase media de Caracas. "Al final hemos demostrado que se puede derrotar a Chvez! Por lo menos hemos detenido el giro hacia el comunismo! Hemos dado a la chusma una leccin!"

La alegra de los reaccionarios es prematura y exagerada. Una mirada a los resultados demuestra que la fuerza electoral de la oposicin apenas ha aumentado, si se comparan los resultados (despus de contabilizar el 88% de los votos) con las elecciones presidenciales de 2006, la oposicin ha conseguido slo 100.000 votos ms, pero Chvez ha perdido 2,8 millones de votos. Estos votos no fueron a la oposicin sino a la abstencin. Este hecho significa que el apoyo a la contrarrevolucin no ha aumentado de manera significativa desde su punto ms alto de hace un ao.

Cmo "informa" la burguesa a la opinin pblica

Varios factores han contribuido a este resultado. La burguesa tiene en sus manos instrumentos poderosos para moldear a la opinin pblica. Organizaron una absoluta movilizacin de los medios de comunicacin reaccionarios para realizar una campaa histrica de mentiras y calumnias contra Chvez, la revolucin y el socialismo. Esta campaa alarmista sin duda tuvo un efecto en los sectores ms atrasados de la poblacin.

La presin fue despiadada. La Iglesia Catlica, encabezada por la reaccionaria Conferencia Episcopal, predic desde sus plpitos contra Chvez y el "comunismo ateo". En ltimas Noticias, uno de los peridicos ms ledos en Venezuela y uno de los que ms leen los bolivarianos, apareci un anuncio de dos pginas en el que se deca que el Estado te quitara a tus hijos y que ellos perteneceran al Estado, que se eliminara la libertad de confesin religiosa.

En Carabobo, el peridico regional Notitarde, public una encuesta en primera lnea con el siguiente titular: "Hoy t decides y la decisin ser para siempre" y justo debajo de una fotografa una carnicera vaca con una bandera cubana y una imagen de Castro con el siguiente titular: "As es cmo hoy es la Cuba socialista".

Estos ejemplos demuestran la hipocresa mendaz de la campaa de los medios de comunicacin internacionales cuando dicen que "no hay libertad de prensa hoy en Venezuela". Esta campaa ruidosa alcanz su crescendo hace unos meses cuando el gobierno decidi no renovar la licencia de RCTV, una cadena de televisin de derechas que era un nido clebre de conspiradores contrarrevolucionarios que jugaron un papel clave en el golpe de abril de 2002.

El problema no es que la revolucin haya limitado los derechos democrticos de la oposicin o pisoteado la "libertad de prensa". El problema es que la revolucin ha sido demasiado generosa con sus oponentes, excesivamente tolerante, muy paciente, demasiado caballerosa. Ha dejado excesivo poder en manos de la oligarqua y sus agentes. Ha puesto un arma en sus manos y que la estn utilizando de modo muy efectivo para sabotear la revolucin, descarrilarla y por ltimo destruirla.

La abstencin

Todo esto es cierto pero no responde a la pregunta de por qu ha ganado el "no". El elemento principal en la ecuacin fue la abstencin: un gran nmero de chavistas no se han molestado en ir a votar. La pregunta que se debe hacer es la siguiente: por qu no han votado? Los burcratas y cnicos de clase media culparn a las masas por su supuesta apata. Esa idea es totalmente falsa. Las masas han votado sistemticamente a Chvez en cada eleccin y referndum. Votaron masivamente en diciembre pasado, pero ahora hay sntomas de cansancio. Por qu?

Despus de todo lo que se habla sobre el socialismo, la oligarqua an est firmemente atrincherada, utiliza su riqueza y poder para sabotear y socavar la revolucin. Los golpistas de 2002 an estn en libertad. Los medios de comunicacin de derechas son libres para extender mentiras y calumnias contra la revolucin. Asesinan a activistas campesinos y no pasa nada.

A pesar de las reformas del gobierno, que sin duda han ayudado a los pobres y desfavorecidos, la mayora an vive en la pobreza. El problema de los sin techo sigue sin resolverse. El sabotaje de los terratenientes y capitalistas est provocando escasez de productos bsicos. Todo esto tiene un efecto sobre la moral de las masas.

La aplastante mayora de las masas an apoyan a Chvez y la revolucin, pero hay claros sntomas de cansancio. Despus de nueve aos de agitacin, las masas estn cansadas de palabras y discursos, desfiles y manifestaciones, tambin de interminables elecciones y referendos. Quieren menos palabras y una accin ms decisiva: accin contra los terratenientes y capitalistas, accin contra los gobernadores y funcionarios corruptos.

Sobre todo, quieren accin contra la quinta columna de chavistas de derechas que llevan camisetas rojas y hablan de socialismo del siglo XXI pero que se oponen al verdadero socialismo, que sabotean la revolucin desde dentro. A menos que se purgue el Movimiento Bolivariano y el PSUV de estos burcratas y arribistas reformistas, no se podr hacer nada.

La quinta columna

Los burcratas de nuevo demostraron su total incapacidad de organizar una campaa seria de masas. No consiguieron responder a las mentiras de la oposicin. No fueron capaces de explicar los muchos puntos de la reforma constitucional que habran beneficiado a la clase obrera, como la jornada laboral de 36 horas semanales. Cmo lo iban a hacer cuando ellos mismos se oponen a este tipo de medidas socialistas? Este sabotaje por parte de la quinta columna es bien conocido por la base del movimiento, tambin por sus enemigos. La revista Time comentaba con desdn:

"Incluso algunos aliados de Chvez quieren poner frenos al tren radical del presidente. Muchas de las reformas propuestas, dicen ellos, tienen menos que ver con atribuir poderes al pueblo que con la concentracin de poder en manos de Chvez. Entre las iniciativas: eliminar el lmite de mandados presidencial; poner el ahora autnomo Banco Central bajo el control del presidente; y la creacin de vicepresidentes regionales. Los lderes provinciales como Ramn Martnez, gobernador del estado de Sucre y socialista, considera esta ltima idea como una profusa centralizacin de la autoridad federal, adems de una traicin a la revolucin bolivariana de Chvez (llamada as por el hroe de la independencia sudamericana del siglo XIX: Simn Bolvar). Esta revolucin se supone que creara ms pluralismo en Venezuela', dice Martnez. Nosotros no queremos un mega-estado como la Unin Sovitica'".

Cualquiera que lea estas lneas comprender inmediatamente por qu no hubo una campaa seria. Ramn Martnez no es un socialista sino un dirigente de Podemos, esos renegados que se escindieron del Movimiento Bolivariano en vspera del referndum para llevar a cabo una violenta campaa por el "no". Su comportamiento no debera sorprender a nadie, no fue un caso aislado. En Apure, el gobernador no hizo nada para organizar la campaa, y muchos otros se comportaron de una manera similar. Los burcratas simplemente repitieron la misma campaa desastrosa y vaca que organizaron hace un ao en la campaa presidencial.

Un compaero en Mrida describa la situacin de esta manera: "Fue una campaa estpida, los carteles slo decan que si votabas a Chvez era por amor' mientras que la campaa de la derecha era violenta. Decan que le quitaran todo a la gente, si tenas dos automviles, te quitaran uno, que los recin nacidos seran arrebatados por el estado 'socialista'". Despus de que se anunciara el resultado, hubo un programa en directo con las lneas telefnicas abiertas al pblico en RNV, una de las emisoras de radio estatales, y la mayora de los que llamaron culpaban a la burocracia por la ausente campaa a favor del S. Muchos mencionaron la actitud de los gobernadores alcaldes "chavistas" que no solo no organizaron la campaa, sino que la sabotearon activamente. Estos burcratas teman la aprobacin de estas reformar ms que la oposicin. Correctamente, vean que las masas consideraran este referndum como parte de un largo y atrasado ajuste de cuentas no slo con la clase dominante, sino tambin contra los elementos reformistas y burocrticos dentro de la direccin del movimiento bolivariano.

La tctica de Baduel

Las declaraciones de la oposicin despus del resultado fueron muy significativas. El primer orador fue uno de los dirigentes de los estudiantes reaccionarios, en tercer lugar estaba Rosales, el candidato opositor al presidente que perdi contundentemente frente a Chvez el pasado mes de diciembre. Pero el segundo orador no era otro que el general Baduel, el anterior ministro de defensa de quin hemos escrito hace poco.

Qu dijo Baduel? Habl de la reconciliacin nacional y ofreci negociar con Chvez. Renunciaba a todas las intenciones de organizar un golpe. En pocas palabras, ofreci una cara sonriente y la mano amistosa. Esta es una tctica bastante inteligente y confirma nuestra impresin de que Baduel es un contrarrevolucionario inteligente. La nueva tctica de la oposicin refleja tambin la verdadera correlacin de fuerzas que, a pesar del resultado del referndum, es an muy desfavorable para los contrarrevolucionarios.

La revolucin no debera confiar en ninguna de las caras sonrientes de la contrarrevolucin. Debemos recordar las palabras de Shakespeare: "hay sonrisas que hieren como puales!" La oferta de reconciliacin es una trampa. No puede haber reconciliacin entre revolucin y contrarrevolucin porque no puede existir reconciliacin entre ricos y pobres, explotadores y explotados.

La nica razn de este cambio de tctica es que la oposicin no puede derrotar a Chvez mediante la accin directa. Son demasiado dbiles y lo saben. Los elementos ms estpidos de la oposicin ahora estn borrachos de xito. Pero despus de una noche de borrachera llegar la maana con una mala resaca. La "victoria" se ha ganado por un estrecho margen. A pesar de los grandes esfuerzos de la oposicin slo han conseguido movilizar unos 100.000 votos ms. Adems, esta lucha no se puede ganar slo con los votos.

Los burgueses barrigones, sus esposas e hijos, el pequeo tendero, el estudiante "mocosos consentidos de los ricos", los oficinistas del gobierno, resentidos con la "chusma", los pensionistas nostlgicos de los "buenos y viejos das" de la Cuarta Repblica, los especuladores, ladrones y estafadores, los viejos devotos de ambos sexos manipulados por la jerarqua reaccionaria de la Iglesia, los ciudadanos de la slida clase media cansados de la "anarqua": todos estos elementos parecen como una fuerza formidable en trminos electorales, pero en la lucha de clases su peso es prcticamente cero.

La correlacin de fuerzas de clase

La verdadera correlacin de fuerzas de clase se pudo ver en los mtines de fin de campaa del referndum. Como en diciembre de 2006, la oposicin movi cielo y tierra para movilizar a su base y consigui reunir una gran multitud. Sin embargo, al da siguiente, las calles del centro de Caracas estaban llenas de una manera de camisetas rojas y pancartas. Los dos mtines revelaron que la base activa de los chavistas es cinco u ocho veces ms que grande que la base de la oposicin.

La imagen es incluso ms clara en el caso de la juventud. Los estudiantes de la oposicin son las tropas de choque de la oposicin. Han sido la principal fuerza organizadora de provocaciones violentas contra los chavistas. En su manifestacin ms grande congregaron a 50.000 personas, segn el clculo ms optimista. Pero los estudiantes chavistas en su manifestacin reunieron a 200.000 o 300.000 personas. En este sector decisivo de la lucha, la juventud, las fuerzas activas de la revolucin superan con creces a las fuerzas de la contrarrevolucin.

En el lado de la revolucin est la aplastante mayora de los trabajadores y campesinos. Esta es la cuestin decisiva! Ni una bombilla se enciende, ni una rueda gira, ni un telfono suena sin el permiso de la clase obrera. Esta es una fuerza colosal una vez se organiza y moviliza por la transformacin socialista de la sociedad.

Y el ejrcito? Qu pasa con el ejrcito? Los reformistas como Heinz Dieterich siempre estn con la misma historia como si se tratara de un disco rallado en un viejo gramfono. S, el ejrcito es una cuestin decisiva. Pero el ejrcito siempre refleja las tendencias que hay dentro de la sociedad. El ejrcito venezolano lleva viviendo una dcada de tormenta y tensin revolucionaria. Y eso deja su sello!

No hay ninguna duda de que la aplastante mayora de los soldados rasos, hijos de trabajadores y campesinos, son leales a Chvez y la revolucin. Lo mismo se aplica a la mayora de los sargentos, suboficiales y oficiales ms jvenes. Pero cuanto ms ascendemos en el escalafn militar menos clara es la situacin. En las ltimas semanas hubo rumores de conspiraciones y algunos oficiales fueron detenidos. Es una advertencia seria!

Entre los oficiales, muchos sern leales a Chvez, otros simpatizarn con la oposicin o sern secretos contrarrevolucionarios. La mayora probablemente sean soldados de carrera apolticos, cuyas simpatas se inclinan a uno u otro lado dependiendo del clima general de la sociedad.

El hecho de que el general Baduel haya decidido adoptar un tono cauteloso y conciliador demuestra que en la actualidad no existe una base seria para un golpe de estado. Los contrarrevolucionarios serios (incluidos los asesores de la CIA) son conscientes de que por ahora la situacin no est madura para una operacin como la de abril de 2002. Por qu no? Porque cualquier intento de dar un golpe en esta etapa sacara de nuevo a las masas a las calles dispuestas a luchar y morir si es necesario para defender la revolucin.

En estas circunstancias, el ejrcito venezolano actualmente no sera un instrumento muy fiable para un golpe. Llevara a una guerra civil que los contrarrevolucionarios no confan en ganar. Y no hay dudas de que en esta ocasin una derrota de la contrarrevolucin en una lucha abierta significara la liquidacin inmediata del capitalismo en Venezuela.

Por estas consideraciones prcticas Baduel ha adoptado la posicin que ha tomado. En realidad intenta ganar tiempo, espera que las condiciones objetivas cambien a favor de la contrarrevolucin y en contra de la revolucin. Hay que admitir que estos clculos son correctos. El tiempo no est del lado de la revolucin!

El papel pernicioso de las sectas

Baduel ahora defiende la convocatoria de una asamblea constituyente. Resulta irnico que sea la misma reivindicacin que est defendiendo el PO argentino y otras sectas ultraizquierdistas. Estos ltimos se encontraron agitando al lado de la contrarrevolucin en la campaa del referndum, pero no debera ser una gran sorpresa.

El papel de Orlando Chirino y otros llamados "trotskistas" que defendieron el voto nulo fue absolutamente pernicioso. Estas damas y caballeros estn tan ciegos por su odio a Chvez que ya no son capaces de comprender la diferencia entre revolucin y contrarrevolucin. Esta circunstancia les incapacita totalmente como una fuerza progresista, menos an revolucionaria. Pero dejemos que los muertos entierren a sus muertos.

Los contrarrevolucionarios e imperialistas comprenden la situacin con mucha ms claridad que los payasos y estpidos sectarios. Las masas han despertado a la vida poltica por Chvez y le son tremendamente leales. La burguesa ha intentado todo lo posible para deshacerse de Chvez pero ha fracasado. Cada uno de los intentos contrarrevolucionarios se ha hecho pedazos frente a la roca del movimiento de masas.

Por lo tanto, han decidido armarse de paciencia e intentan ganar tiempo. Chvez ha sido elegido para un perodo de seis aos y por tanto tienen cinco aos ms por delante. El primer paso de la burguesa era garantizar que no puede presentarse a las prximas elecciones. Esa era la importancia del referndum desde su punto de vista, calculan que si pueden librarse de Chvez de una manera u otra el movimiento se dividir en pedazos y se desintegrar, permitiendo as que el poder regrese a sus manos.

La oposicin es cauta porque es consciente de su debilidad. Sabe que no es lo suficientemente fuerte para pasar a la ofensiva. Pero sobre la base de un "acuerdo nacional" intentan diluir el programa de Chvez. Si lo consiguen, desmoralizar a la base chavista, mientras que los burcratas y reformistas saldrn fortalecidos.

Es una tctica inteligente, pero hay un problema. A pesar del resultado del referndum, tienen que aguantar a Chvez hasta 2012-13 y no hay otras elecciones importantes en el horizonte. En una situacin como Venezuela en cinco aos pueden cambiar muchas cosas. Por eso quieren una asamblea constituyente, si ellos pueden ganar otro referndum cambiarn la constitucin para permitir unas elecciones anticipadas que esperan ganar, probablemente con Baduel como candidato.

Por qu tienen tanta confianza en ganar? Por que la revolucin no ha llegado hasta el final, porque las palancas importantes de la economa se han dejado en manos de los mayores enemigos de la revolucin, y tambin porque hay un lmite a lo que pueden tolerar la masas sin caer en un ambiente de apata y desesperacin.

Son necesarias medidas decisivas!

Hace algunos aos, en mayo de 2004, escrib un artculo titulado: Tesis sobre la revolucin y contrarrevolucin en Venezuela, en l escriba lo siguiente:

"Basarse exclusivamente en la disposicin de las masas a hacer sacrificios es un error. Las masas pueden sacrificar su hoy por un maana slo hasta cierto punto. Siempre hay que tener en mente una idea, en ltima instancia, la cuestin econmica es decisiva".

Esta observacin hoy mantiene toda su vigencia. En su artculo del 27 de noviembre de 2007, Erik Demeester daba cifras de un reciente informa de Datanalisis (1) [el servicio de estadsticas venezolano] que revelaba lo que ya muchas personas saben. "La escasez de productos alimenticios bsicos se est volviendo intolerable. Este estudio seala que la leche, la carne de vaca y el azcar son muy difciles de encontrar. Otros productos como el pollo, el aceite de cocina, el queso, las sardinas y las alubias tambin son muy escasos. El anlisis se basa en entrevistas a 800 personas en unas 60 tiendas diferentes, supermercados y mercados, tanto del sector privado como de la red pblica de distribucin: Mercal. El 73, 3 por ciento de los lugares visitados no tenan leche en polvo a la venta. El 51, por ciento ya no tenan azcar refinada, el 40 por ciento no tena aceite de cocina y el 26,7 por ciento no tena alubias, un producto bsico en Venezuela.

"Dos tercios de los clientes declararon que en un grado u otro padecan escasez de comida donde habitualmente compraban. Colas de horas, algunas veces de cuatro horas, para comprar algo de leche no eran algo excepcional. Esta situacin recuerda a la de Chile cuando el sabotaje econmico se utiliz contra el gobierno de izquierdas de Unidad Popular en los aos setenta".

Para las masas la cuestin del socialismo y la revolucin no es abstracta sino en realidad muy concreta. Los trabajadores y campesinos de Venezuela han sido extremadamente leales a la revolucin. Han demostrado un alto grado de madurez revolucionaria y disposicin a luchar y hacer sacrificios. Pero si la situacin se prolonga durante demasiado tiempo sin una ruptura decisiva, las masas comenzarn a cansarse. Empezando por las capas ms atrasadas e inertes empezar a desarrollarse un ambiente de apata y escepticismo.

Si no hay un final claro a la vista comenzarn a decir: hemos escuchado todos estos discursos antes, pero nada fundamental ha cambiado. De qu sirve manifestarse? De qu sirve votar si vivimos igual que antes? Este es el mayor de los peligros para la revolucin. Cuando los reaccionarios vean que la marea de la revolucin comience a bajar entonces pasarn a la contraofensiva. Los elementos avanzados de los trabajadores se encontrarn aislados. Las masas ya no respondern a sus llamamientos. Cuando llegue ese momento la contrarrevolucin golpear.

Aquellos que defiende que la revolucin ha ido demasiado lejos y rpido, que es necesario detener las expropiaciones y llegar a un acuerdo con Baduel para salvar la revolucin, estn totalmente equivocados. La razn por la que un sector de las masas se estn desilusionando no es porque la revolucin haya ido demasiado lejos y rpido, sino porque va demasiado lenta y no hay ido lo suficientemente lejos.

La creciente escasez de productos bsicos y la inflacin afectan principalmente a las zonas de la clase obrera, que forman la base del chavismo. Esta circunstancia es la que socava la revolucin no "ir demasiado lejos". No se puede hacer media revolucin. Si aceptamos el consejo de los reformistas de la escuela de Heinz Dieterich seguramente destruiremos la revolucin. Actuaramos como un hombre que est sentado en la rama de un rbol y la sierra.

Las elecciones y la lucha de clases

Los marxistas no nos negamos a participar en las elecciones. Esa es la posicin del anarquismo no del marxismo. En general, la clase obrera debe utilizar cada resquicio democrtico que est disponible para reunir a sus fuerzas, conquistar una posicin tras otra al enemigo de clase y prepararse para la conquista del poder.

La lucha electoral ha jugado un papel importante en Venezuela para unir, organizar y movilizar a las masas. Pero tiene sus lmites. La lucha de clases no se puede reducir a estadsticas abstractas o aritmtica electoral. Ni el destino de una revolucin est determinado por leyes o constituciones. Las revoluciones se ganan o se pierden no en los despachos de abogados o en elecciones parlamentarias, sino en las calles, en las fbricas, en los pueblos y barrios pobres, en las escuelas y barracones del ejrcito. Ignorar este hecho es un peligro.

Los reformistas creen que la clase obrera siempre debe cumplir las sutilizas legales. Pero hace tiempo que Cicern dijo: Salus populi suprema est lex (La ley suprema es el bien del pueblo). Nosotros deberamos aadir: la ley suprema es el bien de la revolucin. Los contrarrevolucionarios no han demostrado ningn respeto por la ley o la constitucin de 2002, y si hubieran triunfado habran abolido inmediatamente la constitucin de 1999. Ahora todos estn gritando por la defensa de esa misma constitucin.

Incluso despus de la derrota del referndum, Chvez tiene suficientes poderes para llevar a cabo la expropiacin de los terratenientes, banqueros y capitalistas. Tiene el control de la Asamblea Nacional y el apoyo de los sectores decisivos de la sociedad venezolana. Una ley capacitante para expropiar la tierra, los bancos y las grandes empresas privadas provocara un apoyo entusiasta de las masas.

El nivel de abstencin que ha permitido la estrecha Victoria de la oposicin es una advertencia. Las masas exigen una accin decisiva y no palabras. Puede que esta derrota tenga el efecto contrario, puede elevar las masas a niveles nuevos de lucha revolucionaria. Marx dijo que la revolucin necesita el ltigo de la contrarrevolucin, y lo hemos visto en ms de una ocasin durante estos ltimos nueve aos en Venezuela.

No se puede hacer una tortilla sin romper los huevos y no se puede luchar con un brazo atado a la espalda. Una revolucin no es un juego de ajedrez con reglas bien definidas. Es una lucha entre intereses de clase mutuamente antagnicos e irreconciliables. Son necesarias medidas decisivas para defender la revolucin y desarmar la contrarrevolucin.

La victoria del "no" en el referndum actuar como un golpe saludable. La base chavista est furiosa y culpa a la burocracia, a la que correctamente culpan de este revs. Existen acciones para purgar a la derecha del movimiento. Es absolutamente necesario! Nuestras consignas deben ser:

Ningn paso atrs! Ningn acuerdo con la oposicin!

Por el avance de la revolucin!

Expulsin de los burcratas y arribistas!

Expropiacin de la oligarqua!

Armar a los trabajadores para luchar contra la reaccin!

Viva el socialismo!


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter