Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2007

El Gobierno fabrica armas contra poblacin civil, mientras retira de Lbano los explosivos lanzados en 2006 por Israel
Espaa quita y pone bombas de racimo

Diego Barcala
Pblico


Espaa fabrica y comercia con el armamento ms cruel con la poblacin civil de un pas bombardeado. Dos empresas: Expal (pblica) e Instalaza elaboran bombas de racimo capaces de provocar mutilaciones hasta 30 aos despus de haber sido lanzadas. El Gobierno no prohibe su elaboracin, uso o almacenamiento a pesar de colaborar en Lbano en la limpieza de estos explosivos lanzados por el ejrcito israel el pasado 2006.

La capacidad de destruccin de este tipo de bombas es salvaje y duradera. Estos artefactos causan mutilaciones en Camboya, sobre todo a nios, con una frecuencia de dos veces al da a pesar de que las bombas se lanzaron entre 1969 y 1973. EEUU trataba con estas bombas de detener los movimientos del Vietcong con el lanzamiento de estos explosivos del tamao de una mano que an permanecen ocultos en bosques y cultivos.

Hemos tratado de advertir del peligro de estos artefactos por campaas de radio y televisin, pero los mensajes no llegan a la poblacin. Es el testimonio de Kike Figaredo, obispo espaol en Camboya desde hace 20 aos. Acompaado de cuatro nios mutilados, el misionero expres ayer el drama causado por las explosiones.

La esperanza permanece en la futura ley de armamento que obliga al Gobierno a firmar todas las iniciativas sobre la eliminacin de estas bombas. El texto que regular por ley el comercio de armas en Espaa permanece en el Senado a la espera de su aprobacin definitiva antes de final de ao. Hasta entonces, Greenpeace ha lanzado una campaa para conseguir una moratoria en la fabricacin, uso y almacenamiento de estas municiones. Blgica prohibe desde febrero de 2006 la presencia de este material en su territorio.

El Ministerio de Industria asume la fabricacin de este material y esgrime razones de defensa estatal para no renunciar, por el momento, a su uso. El miedo del Gobierno a romper la baraja lleva al pas a la indefinicin.

Espaa renuncia a tomar la iniciativa mundial contra estas armas, pero respaldar a cualquier pas que alce la voz contra ellas.

La mayora de pases fabricantes no aparece en la lista de pases por donde ha pasado la lluvia de acero. Afganistn, Irak, Chechenia y los Balcanes son algunas de las zonas en conflicto donde las bombas de racimo mutilarn a los civiles en las prximas dcadas.

PROCESO DE OSLO

El ejemplo de las minas antipersonas

> Ottawa 1999 FIN DE LAS MINAS ANTIPERSONAS 155 pases firmaron un tratado para eliminar las minas.

> Oslo 2007 CONTRA BOMBAS DE RACIMO Declaracin firmada por 46 pases, entre ellos Espaa, para un acuerdo contra estos explosivos.

> Viena 2007 SE SUMAN 36 PASES DESDE OSLO El jueves, 84 pases celebran una conferencia para avanzar lo acordado en Oslo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter