Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2007

Tras el referndum
La hora de las crticas

Alberto Montero Soler/Pascual Serrano
Rebelin


Ms all de golpes de pecho, atribuciones apresuradas de responsabilidades o denuncias desmedidas contra el Imperio y su capacidad de influencia en la realidad interna venezolana, el rechazo electoral de la reforma constitucional debera hacernos reflexionar, con un mnimo de distancia y objetividad, sobre alguna de las causas subyacentes que pudieran haberla provocado para tratar de evitar la reiteracin de errores de cara al futuro.

Y ello es especialmente necesario porque los datos de la derrota electoral ponen algo muy evidente sobre la mesa: mientras que la oposicin tan slo ha aumentado su masa crtica en 100.000 votantes con respecto a las elecciones presidenciales de diciembre de 2006, por parte del chavismo han dejado de acudir a las urnas ms de 3 millones de votantes.

As que hablar de la desmedida campaa meditica de la oposicin contra la reforma o de la injerencia interna de Estados Unidos en el proceso no es ms que un recurso fcil para tratar de calmar conciencias a travs del autoengao: el aparato meditico y su dinmica de funcionamiento siguen siendo los mismos que en anteriores plebiscitos; por no hablar de la influencia norteamericana. Y la incidencia conjunta de ambos factores slo han aportado ese mnimo crecimiento del voto opositor.

Las causas, entonces, habr que buscarlas en otros lugares ms distantes de ese recurso fcil en el que se ha convertido la teora de la conspiracin para quienes se niegan a ver la realidad que les circunda o para quienes no quieren asumir la responsabilidad que les corresponde.

En este sentido, este artculo no pretende ser un catlogo exhaustivo de ellas. Pero, an a riesgo de dejar algunas en el tintero, creemos necesario poner al menos stas en negro sobre blanco en unos momentos en los que, si de algo necesita el proceso venezolano, es de autocrtica desde la ms absoluta lealtad.

Una reforma adelantada a su tiempo

Uno de los elementos que no puede hurtarse al debate en estos momento es hasta qu punto la reforma constitucional llegaba en el momento adecuado o, por el contrario, era demasiada precipitada dadas las condiciones objetivas y subjetivas en Venezuela.

Las opiniones al respecto son de todo tipo y recurren a las fuentes histricas ms diversas y a los autores de ms lustre para justificar las correspondientes posiciones. En cualquier caso, parece que un proceso revolucionario tan sui gneris como el venezolano que no implica una ruptura radical con el rgimen anterior sino que se va construyendo da a da, en una tensin dialctica permanente entre sus aspiraciones socialistas y su cotidianeidad capitalista, no puede ser analizado en trminos mimticos y buscando todas las analogas posibles con otros procesos de transformacin social que lo han precedido en el tiempo.

Resulta del todo punto descabellado pretender que el socialismo, aunque sea el del siglo XXI, se puede construir por la va de su mera declaracin en un texto constitucional cuando la realidad, por otra parte, se aleja tanto de la praxis socialista. Ante este error estratgico es lgico que las bases hayan optado, en el mejor de los casos, por el escepticismo; tanto ms cuanto su participacin, en una democracia que se declara participativa, se ha limitado a demandar su refrendo a travs del voto, como en la ms vulgar de las democracias representativas burguesas. Pretender imponer el socialismo desde arriba -al tiempo en que se desestiman los mecanismos utilizados en el siglo XX para tal fin- se ha encontrado con el rechazo de quienes durante los ltimos aos han escuchado hasta la saciedad que su participacin a todos los niveles es un requisito imprescindible para transformar la realidad.

De modo que es comprensible la actitud de aquellos chavistas que no fueron a votar, an deseando la transicin de Venezuela hacia el socialismo y respetando la figura de Chvez como lder carismtico capaz de ejecutarla.

Esa transicin no puede acontecer de otra manera que mediante la activacin de la voluntad popular a travs de una Asamblea Constituyente que entre a reformar el texto constitucional. Slo entonces la va ser jurdicamente la adecuada (porque as queda sancionado en la Constitucin de 1999) y estratgicamente la conveniente. Slo entonces el paso de la transicin hacia el socialismo gozar de la legitimidad y fuerza necesaria para convertirse en una realidad. Mientras tanto, las posibilidades de construccin de un entramado normativo que facilite y profundice los cambios hacia el socialismo son perfectamente viables dentro del actual texto constitucional y, precisamente por ello, no debiera entenderse la derrota electoral como un freno en el proceso de transformacin social sino, tan slo, la postergacin de su sancin ms elevada hasta un momento en el que la conciencia colectiva se encuentre ms identificada con la idea socialista.

De ah se deriva, adems, otro de los errores que creemos importantes en el planteamiento de la reforma desde su origen: la falta de valenta para deslindar el tema de la reeleccin presidencial del resto de cuestiones, de mayor calado, contenidas en la misma.

Primero, porque indica una precipitacin innecesaria dado que poda haberse retrasado en el tiempo, aunque siempre dentro de este mandato presidencial, hasta que el contexto social para los cambios normativos que se planteaban para profundizar en el socialismo hubieran estado un poco ms maduros.

Y, segundo, porque en ese caso s que no era necesaria la activacin de una Asamblea Constituyente y haba un clima de opinin muy favorable al respecto como indicaban todos los sondeos, es decir, hubiera bastado con convocar, como se ha hecho, un referndum para esa nica cuestin. El que se haya tratado de revestir algo que de por s ya era importante, como es la supresin de la limitacin a la posibilidad de reeleccin, con algo que, sin duda, es mucho ms importante porque trasciende la figura del lder y afecta al propio proceso, ha sido un error tctico que ha tenido como coste el que ambas propuestas hayan sido rechazadas.

Un partido unido entre quines y para qu

Dentro de los elementos de reflexin tampoco debemos dejar de lado preguntarnos acerca de dnde estaban el da 2 de diciembre los ms de 5 millones de militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela. Porque de la respuesta a esa pregunta se pueden derivar consecuencias no del todo agradables de asumir.

As, votaron a favor del SI menos personas (4.379.392 para el primer bloque y 4.335.136 para el segundo) que aspirantes a militantes (5.200.000) tiene el nuevo partido liderado por Chvez, el Partido Socialista Unido de Venezuela. Sospechoso eso de que supuestos militantes despus ni siquiera apoyen a su partido en las urnas. A lo que hay que aadir el preocupante dato de que el 44,11 por ciento de los venezolanos no se molestase en votar y que tiene su contrapunto en las votaciones en Cuba, donde ms del noventa por cien de los ciudadanos van a las urnas.

Y ello es preocupante, de entrada, porque si hubieran votado todos, disciplinadamente, no se hubiera perdido la reforma constitucional y se entiende que los militantes de ese partido estaban a favor de ella.

Y, de salida, porque entonces la pregunta que cabe hacerse es si en lugar de convertirse en la vanguardia poltica del proceso de transformacin, el propio PSUV, y, consiguientemente, la inscripcin en el mismo, no estarn siendo vistos por muchos de sus militantes como un mecanismo clientelar que refuerza la posibilidades de acceso a los beneficios de las Misiones o, en el peor de los casos, la permanencia en una estructura burocrtica del Estado sobredimensionada y manifiestamente ineficiente.

Algo de ello tiene que haber en el ambiente cuando la primera estructura de la que se ha dotado el partido es, sorprendentemente, de un tribunal disciplinario con objeto de poner coto a esa utilizacin interesada del partido.

En cualquier caso, no estara de ms comenzar un proceso de reflexin acerca de los vnculos espurios que pudieran estar establecindose entre el partido y el Estado, generadores de estructuras clientelares radicalmente contrarias a cualquier proceso de transformacin hacia el socialismo y utilizadas, por muchos, para acceder a los recursos pblicos o a los resortes del poder. Y, tras dicho proceso, comenzar una purga enrgica de todos aquellos militantes que pudieran estar utilizando al partido y las posibilidades que les abre para sus fines particulares.

La corrupcin sigue suelta

El trmino purga nos lleva de pleno a otro de los graves problemas que aquejan al proceso bolivariano y frente al que, a pesar del cansancio de la poblacin y de la retrica enrgica del presidente Chvez al respecto, casi nada se ha hecho.

El problema no es otro que el de la corrupcin que sigue campando por sus respetos en el pas y que es percibida como una lacra por el pueblo, deteriorando, de paso, la credibilidad del gobierno para acometer su erradicacin. Una credibilidad que difcilmente puede mostrar cuando en ningn momento ha habido una poltica decidida de lucha contra la misma o cuando determinadas medidas aprobadas e implementadas en otros mbitos con xito, como es el caso de las ms que necesarias Misiones, se convierten en focos de corrupcin al amparo de la falta de transparencia presupuestaria con la que se rigen.

Y, aunque por supuesto que no se puede decir que la corrupcin en la actualidad sea mayor que en los periodos anteriores a la presidencia de Chvez, s es cierto que se mantienen igual los procesos abiertos contra gerentes y dirigentes polticos, o sea, bajo mnimos.

En ese contexto, plantear la constitucionalizacin de las Misiones en lugar de una reforma de la Administracin pblica que no slo acabara con la ineficiente burocracia herededada de la IV Repblica sino que tambin abrieran la Administracin a la participacin popular a todos los niveles, era una propuesta arriesgada que tambin ha encontrado muchos detractores en el camino. Sobre todo, porque no slo constituye, como hemos sealado, un peligroso foco de corrupcin sino porque supone la consolidacin de una estructura paraestatal que en ningn caso sustituye a la existente y multiplica, en consecuencia, el gasto y la ineficiencia.

Las Misiones deben ser una terapia de choque y el futuro debe pasar necesariamente por la institucionalidad y un estado eficiente ms que por la duplicacin de estructuras estatales. En ese sentido, la consolidacin de las Misiones a nivel constitucional supona renunciar a que los correspondientes ministerios asuman sus obligaciones.

En cualquier caso, nada ms lejos de nuestra intencin que estigmatizar a la Misiones atribuyndoles en exclusiva el monopolio de la corrupcin y mucho menos teniendo en cuenta su tremenda aportacin a la mejora de las condiciones de vida de las clases populares venezolanas.

Ese problema es un mal endmico que aqueja a gran parte del aparato estatal venezolano en todos sus niveles de gobierno y, en consecuencia, que debe ser atajado a partir de una poltica integral y radical. Slo queramos advertir de que, si bien la propia filosofa de las Misiones trasciende la lgica burocrtica convencional de las polticas pblicas y en ese sentido constituyen un avance importante, la ausencia de mecanismos de control presupuestario y la falta de transparencia en la gestin de los recursos pblicos han acabado asocindolas a un nuevo foco de corrupcin que empaa todo el xito del que han gozado.

Las condiciones materiales son tan importantes como las ideolgicas

Si las condiciones subjetivas para el cambio quizs no se encontraban an maduras, la situacin econmica no era tan poco la ms propicia. A pesar de que Venezuela se encuentra a la cabeza de Amrica Latina en lo que a tasa de crecimiento econmico se refiere y a que los esfuerzos redistributivos de la renta petrolera por parte del gobierno son encomiables existen determinados desequilibrios en la economa que se hace perentorio resolver, sobre todo aquellos que afectan a las condiciones de vida de las clases populares.

La escasez de determinados alimentos utilizada como arma poltica de manera reiterada por la oligarqua en los momentos previos a las citas electorales junto a la prdida de poder adquisitivo de los salarios, dada la persistente y elevada tasa de inflacin, minan la capacidad de acceso de la poblacin ms desfavorecida a unos niveles de vida superiores.

Si el primer problema, el de la escasez provocada, es previsible por cuanto de repetitivo tiene la estrategia de la oposicin, su solucin debera constituirse en una prioridad del gobierno cuando se avecinan consultas electorales. Y as, aunque es verdad que existen sectores empresariales que acaparan productos de primera necesidad para boicotear el proceso venezolano, no es aceptable que, ms de tres aos despus de la creacin de Mercal, un sistema estatal de distribucin de alimentos entre los barrios ms humildes, ste siga siendo incapaz de garantizar suministros tan bsicos como la leche o el caf por mucho boicoteo que haya de distribuidores o productores.

El segundo problema, el de la inflacin, va adquiriendo una naturaleza endmica que, si bien en trminos macroeconmicos no es preocupante, en trminos particulares s que lo es porque afecta en mayor proporcin e intensidad a aquellos que menores instrumentos tienen a su disposicin para prevenirse del encarecimiento de la cesta bsica y que, en gran medida, son el gran pilar de la revolucin.

Si el modelo de integracin latinoamericana propuesto en el ALBA ha sido interiorizado y juzgado como beneficioso por las clases populares all donde se aplica es, precisamente, porque ha traducido el tema de la integracin econmica y social en una realidad concreta y fcilmente perceptible para las mismas como son las mayores cuotas de bienestar que proporciona, por ejemplo, la asistencia sanitaria recibida al abrigo de la Misin Barrio Adentro.

sa, y no otra, es la lgica interiorizada por las clases populares en su apuesta y apoyo por la revolucin: la de que necesariamente debe traducirse en mejoras materiales y un mayor bienestar. Todo lo que no sean hechos materiales al respecto es pura retrica que no sacia el hambre ni calma la sed y que, en consecuencia, acaban minando el apoyo al proceso de transformacin social.

Si a ellos unimos los escasos avances en materia de creacin de empleo, la persistencia en la informalidad de gran parte de la poblacin activa, la carencia de una estrategia clara a medio y largo plazo acerca de cmo se quiere sembrar el petrleo, la resultante es que parte del rechazo a la reforma constitucional puede interpretarse tambin en clave de llamada de atencin acerca de la necesidad de acometer reformas que, ms all de consagrar constitucionalmente al socialismo, faciliten cuanto antes unas condiciones de vida digna a toda la poblacin.

 

Dnde estaba el Presidente cuando se le necesitaba?

Dado el contenido de la reforma, en la que al tiempo que abran cauces para unos mayores niveles de participacin popular se propugnaba una concentracin de poderes muy significativa en la figura del presidente de la repblica, la figura de Chvez era singularmente relevante para defenderla.

De entrada, porque era l quien tom la iniciativa de reforma constitucional y, por lo tanto, sobre su persona recaa un mayor grado de responsabilidad de cara a informar a la poblacin de su contenido y a convencerla de su necesidad y de la importancia de votar a favor de la misma. Pero, adems, porque difcilmente el pueblo admitira una concentracin de poderes tan importante en la figura de otro personaje que no fuera aqul que ha liderado el proceso de transformacin desde sus inicios y cuya legitimidad transfera a la propia reforma.

De hecho, Chvez se encarg bien de separar los artculos de su propuesta inicial de los aadidos posteriormente en el trmite parlamentario lo que, de haberse aprobado la suya y no la de la Asamblea Nacional, la legitimidad de sta, en cuanto institucin representativa de la soberana popular, hubiera quedado seriamente daada. Afortunadamente para el caso ambas han sido rechazadas por una diferencia de apenas 40 mil votos, lo que no es polticamente significativo. Aunque esa distincin entre su articulado y los de la Asamblea Nacional s deberan inducir a la reflexin acerca de la posibilidad de que el lder del proceso permita o no la consolidacin de responsabilidades polticas distintas a la suya propia y que gocen de una legitimidad no permanentemente cuestionada. No olvidemos que una de las cualidades del lder es tambin la de saber rodearse de competentes y valiosos.

Lo que s resulta relevante desde el punto de vista poltico es la tremenda desinformacin que ha rodeado la propuesta. El escaso esfuerzo meditico desarrollado para explicarla y defenderla ha sido fcilmente sobrepasado por la ofensiva intoxicadora de los medios de comunicacin de la oposicin, mucho ms agresivos en su intento por hacerla aparecer como lo que no era y, por lo tanto, con mucho mayor xito si no en atraer a los indecisos hacia su terreno s, al menos, en sembrar la duda entre quienes, an en las filas del chavismo, no estaban seguros acerca de lo que efectivamente iban votar.

A ello se le une el hecho de que el Presidente, en pleno proceso electoral, se ausentara del pas por ms de una semana para acudir a Chile y, seguidamente, a Arabia Saud, Irn, Francia, Portugal y Cuba.

Que, adems, esa ausencia estuviera marcada por el conflicto con Espaa durante la Cumbre Iberoamericana en donde volvi a utilizar un foro internacional para hacer poltica nacional y generar, con ello, una tensin innecesaria entre el resto de pases latinoamericanos que podran ser sus socios estratgicos en el proceso de integracin del hemisferio.

Y, por ltimo, y con el fin de mantener vivo el conflicto que l entenda propicio a sus fines de cara al referndum, que a su retorno se anunciara en reiteradas ocasiones una posible nacionalizacin de los bancos espaoles en Venezuela que, si bien sirven para granjearse la simpata de las clases populares que, evidentemente, carecen de fondos depositados en esos bancos, s que pudieron asustar sin fundamento alguno a sectores de las clases medias afines al proceso pero, tambin y lgicamente, celosos de sus modestos ahorros.

Con lo cual la resultante ha sido un conflicto abierto con Espaa cuya opinin pblica, desde entonces, no cesa de acusarlo de dictador, totalitario y varias lindezas ms de ese tenor. El malestar de gran parte de pases latinoamericanos por el referido enfrentamiento les oblig a posicionarse del lado de Espaa cuando podan haber estado junto a Nicaragua y Venezuela en su denuncia de las tropelas de las transnacionales espaolas. El saldo, como puede apreciarse, no resulta demasiado positivo.

Y los medios de comunicacin oficial tampoco ayudan mucho

Por otro lado, y tal y como sealamos al comienzo de este artculo, el discurso de la dictadura meditica de la oposicin en el panorama interior de Venezuela tiene cada vez menos validez. Tal vez pueda ser una razn para Bolivia, Ecuador o en Europa y Estados Unidos para explicar los procesos latinoamericanos, pero Venezuela tiene ya cuatro cadenas de televisin pblicas que emiten en abierto: VTV, Vive TV, TeVes y Telesur; decenas de radios comunitarias y todos los medios escritos que son capaces de hacer. Quizs va siendo hora de pedir cuentas a todos esos medios de comunicacin de su ineficiencia para tomar las riendas de la difusin de informacin sobre la revolucin bolivariana. Por qu no hay un buen peridico que explique la revolucin bolivariana? Por qu la mejor pgina web sigue siendo la misma que hace cuatro aos, Aporrea, y apenas sirve para explicar el proceso fuera de Venezuela, aunque ahora est siendo, una vez ms, el mejor ejemplo de debate pblico? Es hora de preguntarse por la audiencia que tienen las cuatro televisiones y su diligencia a la hora de contar la realidad venezolana y del mundo.

Pongamos un ejemplo que es singularmente ilustrativo de la ineficiencia y falta de criterio de los medios oficiales. La noche electoral ramos muchos los que pretendamos seguir la informacin a travs de esas televisiones por Internet. La emisin online de VTV estaba colapsada, Tves prcticamente no tiene web y tampoco tiene informativos, en Vive TV haba una tertulia que no tena relacin con el referndum y en Telesur, un reportaje sobre Colombia y analistas en el estudio que no decan nada que no pudieran haber dicho una semana antes. Todas las personas que consultamos nos han indicado que, al igual que nosotros, tuvieron que seguir la informacin por la web de Globovisin, donde transmitan la emisin en directo en condiciones tcnicas perfectas y con enviados por todo el pas que informaban -o desinformaban-, pero a pie de la calle.

Igualmente, hay que destacar errores de comunicacin gravsimos en relacin con todo lo que ha rodeado el debate en torno a la reforma constitucional. No se puede denunciar la interceptacin de un correo entre el embajador estadounidense y el director de la CIA, donde se revela un plan de desestabilizacin en un programa poltico en clave de humor para incondicionales como es La Hojilla. Un documento de esa trascendencia debe ir acompaado de una rueda de prensa del presidente denunciando la conspiracin, de otra forma nadie que no sea simpatizante del chavismo se lo tomar en serio, que es lo que sucedi.

Tambin es triste que el medio venezolano que mejor explicara al mundo el tiroteo con los estudiantes en la Universidad central de Venezuela (UCV), tan utilizado y manipulado contra la revolucin, haya sido la radio YVKE Mundial, que ni siquiera tiene dominio de Internet propio.

Finalmente, la rueda de prensa del presidente del da anterior al referndum tambin merece algn comentario. Al haberla planteado en la jornada de reflexin no pudo hablar del tema que interesaba, es decir, explicar y defender los puntos de la reforma, de manera que se dedic a refrescar todos sus frentes internacionales abiertos, algo que, precisamente un da antes de las votaciones, no era lo que ms poda preocupar a los venezolanos. No s puede intentar recurrir al liderazgo presidencial para defender una reforma si el presidente se encuentra dedicado a viajes de la OPEP, canjes humanitarios en Colombia y reyertas interocenicas con orgenes de quinientos aos.

A modo de excusatio final

Todo el anlisis precedente no debe hacernos olvidar la miseria de los anlisis internacionales que dicen que la victoria del NO es la prueba de que existe democracia en Venezuela, algo que no diran si hubiese ganado el SI. Estamos ante una forma elegante de afirmar que slo cuando pierde Chvez hay democracia.

Y, por otro lado, se nos podr criticar que parece que slo insistimos en nuestro anlisis en destacar los elementos negativos de este proceso, silenciando sus logros y esperanzas, pero es que intentar detectar los errores tambin debera ser un logro de la revolucin y una esperanza para que puedan ser corregidos. Ese es y ser siempre nuestro nimo.

Alberto Montero Soler ([email protected]) es profesor de Economa Aplicada de la Universidad de Mlaga.
Pascual Serrano (www.pascualserrano.net) es periodista.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter