Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-12-2007

Somos lo que sembramos

Gustavo Duch Guillot


En tiempos pasados, Hipcrates deca "somos lo que comemos". Ahora, a partir de un colectivo de campesinos de Lleida, la Assemblea Pagesa, se pone en marcha una plataforma de la sociedad civil que reivindica "som lo que sembrem". Porque en la eleccin de una semilla, en el acto de arar la tierra, sembrarla y hacerla crecer, estamos, en realidad, definiendo qu modelo de agricultura, de medio rural y de alimentacin queremos para nosotros y para las futuras generaciones.

El modelo impuesto en la actualidad ya sabemos qu nos ofrece: alimentos estandarizados y a bajo precio, a costa de un medio rural despoblado. Se incrementan anualmente las hectreas dedicadas al cultivo uniforme de maz transgnico, y las granjas de animales son bateras de animales repetidos que hacemos engordar en pocos das sin que tengan la posibilidad, tan siquiera, de ver la luz del sol. Junto a ellas, los campos y ros se contaminan con sus residuos. Ciertamente, se consiguen altas producciones pero la especializacin nos obliga a depender de la importacin de muchos otros alimentos que ya hemos olvidado cultivar, y tienen que llegar de muy lejos, como la fruta que viaja desde Chile. Finalmente, como estamos observando estos das, nuestra ganadera es totalmente dependiente de los cereales y si aumenta su demanda mundial como ahora por el tirn asitico y los agrocombustibles, los precios de algunos alimentos se disparan.

Catalua, y prcticamente todos los territorios del planeta, tiene la posibilidad de plantearse un modelo de alimentacin que descanse en modelos agroecolgicos. Potenciando una agricultura y ganadera de pequea escala integrada en el ecosistema, se facilitara adems la recuperacin del sector basado en pequeos agricultores vital para el equilibrio territorial y llenar de vida los rincones del pas. Si reducimos las importaciones de alimentos de pases en desarrollo, conseguiremos que stos liberen tierras para poder producir sus cultivos, y reactivar tambin en ellos el sector rural, en pases donde el porcentaje de personas que se dedican al campo es muy significativo. Como consumidores los alimentos que degustaremos sern tal vez menos exticos, pero ms saludables.

Som lo que sembrem es consciente de la importancia de avanzar en estos modelos, y de los frentes que hay que combatir. El primero de ellos, y paradigmtico desde hace ya unos aos, es la invasin de las semillas transgnicas. Para estos campesinos las semillas no son una mercanca, son la primera herramienta de trabajo despus de la tierra y existen dos opciones. Entrar en la dinmica de las semillas clonadas o utilizar en la siembra parte de las semillas producidas en el ao anterior, intercambiar semillas con otros agricultores y ser responsables directos de la seleccin de las semillas, siembra tras siembra, renovando permanentemente la biodiversidad de los cultivos. Con ello, se aumenta la diversidad dentro de cada variedad de cultivo, lo cual es indispensable para su adaptacin a los diferentes tipos de terrenos o a los cambios del clima.

Som lo que sembrem, desde su pgina web (www.somloquesembrem.org), quiere facilitar a la poblacin catalana la posibilidad de declarar Catalua zona libre de transgnicos, como ya han hecho otros territorios europeos. Para ello, ponen en marcha lo que se conoce como iniciativa legislativa popular, una herramienta de participacin poltica ciudadana que permite que se puedan proponer leyes en el Parlamento a partir de la recogida de 50.000 firmas. Se aaden tres puntos ms: la prohibicin inmediata de los cultivos de maz transgnico MON810, de la multinacional Monsanto, que, segn Greenpeace, la toxina insecticida que produce, est en concentraciones muy impredecibles; el etiquetado claro de los alimentos que en su proceso de produccin utilizan transgnicos, como los productos de origen animal de los que desconocemos con qu han sido alimentados, y, por ltimo, una moratoria al desarrollo e investigacin de los transgnicos en Catalua. He ledo la pgina web con atencin, y ahora slo faltan 49.999 firmas.

Gustavo Duch Guillot es director de Veterinarios Sin Fronteras.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter