Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-12-2007

El Valle del Cauca y el intercambio humanitario
Despeje o no despeje, es la cuestin

Athemay Sterling
Rebelin


1. Florida, Pradera, el Valle del Cauca y Colombia apoyan el intercambio humanitario

Pradera, fundada por Rafael Gonzlez Camacho en 1863. Su primer nombre fue Aldea de la Pradera, declarada municipio desde 1870, de 407 kilmetros cuadrados, 50 mil habitantes, distante 46,8 kilmetros de Cali, localizada a 1.057 metros sobre el nivel del mar, con 23 grados centgrados de temperatura promedio. Al igual que Florida son municipios al sur del departamento del Valle del Cauca de grandes contrastes y contradicciones, con extensas y fras cordilleras y praderas sembradas de caa de azcar junto a ingenios azucareros cuyos dueos se han enriquecido con el sudor de los trabajadores caeros organizados en Sintracaaizucol y duramente golpeados por los patronos.

Segn afirman defensores de derechos humanos e informes de prensa de la regin el paramilitarismo y el terrorismo estatal produjeron desplazamientos masivos de campesinos e indgenas, quienes sufrieron adems detenciones arbitrarias y masivas.

El desempleo es creciente, los campesinos recuperan tierras ociosas, los indgenas y campesinos junto al resto de la comunidad esperan ansiosos que en su municipio se concreten las conversaciones del intercambio humanitario al decir de sus autoridades, concejales, autoridades indgenas, dirigentes gremiales, sindicales, religiosos, acadmicos y su alcalde Luis Orlando Mina, burgomaestre que impulsa el dilogo, cuando dijo a medios de comunicacin regionales "hemos sostenido siempre que acogemos la directriz que d el seor presidente de la Repblica, lvaro Uribe Vlez, y el Gobierno Nacional, en cuanto a la posibilidad de que las conversaciones con las FARC se sostengan en Pradera... Eso lo define el Gobierno y, efectivamente, si la decisin de ellos va en esa direccin, bienvenida sea. Lgicamente, la administracin municipal de Pradera estar abierta para cualquier acuerdo que se haga en este sentido" .

Sus noches de fines de semana son muy alegres con sus bellas mujeres, jvenes y nios que pasean con sus padres alrededor del arborizado parque. Despus de las 10 de la noche queda sin transporte pblico hacia Cali y es cuando decenas de vehculos particulares antiguos y graciosamente decorados prestan su servicio de manera privada ante el desempleo creciente que sufre la poblacin.

Pradera celebra en octubre la Feria del Dulce con verbenas, cabalgatas y diferentes actos; en mayo realiza el Festival del Arte, la Feria Microempresarial en noviembre y el aniversario de Mara Inmaculada en diciembre; sus principales sitios naturales son El charco del Ro Bolo, la quebrada La Cristalina, el balneario natural El Potrerito, la reserva y cabildo indgena Pez, Piedra del Canad o Piedra Grande y varios lagos de pesca como los del Ingenio Castilla. Son famosos sus sancochos en fogn de lea, tamales, rellenas y postres de arroz de leche y panelas, productora, adems, de pltano, frjol, maz, chontaduro y cacao. Sus principales ros son el Bolo, Prraga y Vrela.

Los siete colegios y 25 escuelas entre pblicas y privadas no dan abasto para satisfacer las necesidades educativas de los jvenes, quienes tienen que acudir a otros municipios cercanos, a Palmira y Cali para encontrar facilidad y acceso a la educacin.

Florida, a 1.038 metros sobre el nivel del mar, con 378 kilmetros cuadrados y cerca de 62 mil habitantes, con mayor densidad poblacional que Pradera, fundada en 1825 a orillas del ro Fraile con el nombre de Perodas que cambi por el de Florida en 1833, constituido en municipio a partir de 1864, distante 41,4 kilmetros de Cali, municipio de cordilleras y llanuras ricamente baado por aguas fras de los ros Desbaratado, Fraile, Prraga, Aguadita, Caas, Caleos, San Rafael, Santa Brbara, entre otros, municipalidad limtrofe con Miranda, municipio caucano.

El pramo Las Tinajas en la cordillera Central observa con sus hermosas y fras lagunas Fe, Esperanza y Caridad el creciente desempleo que sufre este municipio, a sus campesinos agachados transformando la tierra en productos agrcolas y de ganadera menor con muchas horas de trabajo incorporado que no coinciden con el precio justo de ellos cuando los llevan al mercado semanal.

Ingenios de propiedad privada, que han prosperado con el sudor y creacin de riqueza de los trabajadores quienes da a da ven precarizada su vida laboral y prestacional a raz de todas las medidas lesivas generadas desde las instituciones del Estado.

En poca pasada sufri el embate de la naturaleza cuando parte del municipio fue arrasada por su ro tutelar y hasta hoy se aprecia la cicatriz natural que junto a la social, poltica y terrorista estatal arremete a la poblacin.

El Comit Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CPDH) ha indicado que las continuas amenazas contra la veedura ciudadana Simn Bolvar en el municipio son muestra palpable de esta agresin que ha obligado a decenas de buenos hijos de la patria a huir para salvar su vida e integridad, integrantes del Comit de Derechos Humanos de Florida y de la Veedura son amenazados constantemente por ser ciudadanos amantes de la paz y la convivencia y por impulsar que en estos municipios se lleven a cabo las conversaciones por el intercambio humanitario apoyado por su alcalde Hugo Venancio Crdoba Bastidas, quien afirm a medios de comunicacin palmireos que "si hay la posibilidad de que otros colombianos sean liberados de esa situacin tan deprimente como un secuestro, no podra negarme a que haya un intercambio humanitario en jurisdiccin de esta poblacin... Asimismo, si es una directriz del Gobierno Nacional y es un hecho serio y responsable de todas las partes, como floridanos no podemos decir no a una posibilidad de un intercambio humanitario" .

Los indgenas organizados en los resguardos que se ubican en estos dos municipios en la ltima sesin del Consejo Departamental de Paz ofrecieron sus territorios para realizar encuentros entre las FARC y el Gobierno, propuesta avalada por el Consejo de Paz del Valle y la Gobernacin del Valle del Cauca a travs de su gobernador y la Oficina de Paz y Convivencia regentada por la odontloga y gestora de paz ngela Giraldo.

Al decir de organizaciones defensoras de derechos humanos, el paramilitarismo y el terrorismo estatal con detenciones masivas crearon inestabilidad social y obligaron a la poblacin con el apoyo del CPDH y organizaciones de derechos humanos a realizar marchas y manifestaciones en exigencia para que los derechos humanos no siguieran siendo agredidos.

Muchos jvenes de Florida y Miranda se han destacado como eximios jugadores de ftbol como Edwin Armando Valencia, volante mixto del Deportivo Amrica de Cali, "la mechita", y tambin de la seleccin nacional colombiana sub 20.

En estos dos municipios vallunos, con el apoyo mayoritario de sus comunidades y autoridades se impulsan acciones para que el intercambio humanitario se concrete y estn a la espera para que la viabilidad y vigencia del canje entre prisioneros de guerra y personas privadas de su libertad sea un hecho real.

"Los caminos de nuestra tierna, frtil, agreste y acogedora tierra sern el sendero que transitarn los prisioneros polticos que han enfrentado al terrorismo estatal y los retenidos en poder de la insurgencia de las FARC" , indicaron campesinos de Florida y Pradera reunidos en asamblea rural conjunta de impulso al intercambio humanitario.

2. Defender el intercambio humanitario

Defender el intercambio humanitario es defender la soberana nacional contra la extradicin utilizada por el Estado como arma para perseguir y castigar a sus opositores polticos.

Defender el intercambio humanitario es propiciar la juridicidad que coadyuve a la disminucin de la intensidad del conflicto.

Defenderlo es luchar por el rescate de las libertades democrticas conculcadas por el autoritarismo estatal.

Defenderlo es reconocer la existencia de un agudo, complejo y atpico conflicto social y armado en Colombia que obliga a buscarle una solucin poltica negociada.

El intercambio humanitario ya es una consigna democrtica nacional de defensa a la vida, la integridad y a la dignidad de la persona; y no puede ser desconocida, ni torpedeada con argucias, condiciones innecesarias y propuestas incompletas entregadas a los medios de comunicacin en meras entrevistas periodsticas por parte de funcionarios del Estado y presentadas sin carcter oficial en respuesta a los familiares y a la presentada de manera coherente por la insurgencia que hace ms de dos aos exterioriz pblicamente sus tres negociadores y planteamientos precisos sobre el tema.

Pradera y Florida siguen siendo viables y vlidas para iniciar ah las conversaciones sin desconocer al importante corregimiento de Aures en Caicedonia, llamado hace tiempo "Repblica Independiente de Aures" cuando en esa poca ah imperaba el "pjaro" Melco Camacho, autor y propulsor de pretritas masacres a los liberales, comunistas y sectores populares de esa poca luctuosa cuando fue gobernador Gustavo Balczar Monzn desde el 8 de septiembre de 1962 hasta el 17 de octubre de 1964 en plena violencia oficial contra Marquetalia, el Pato, Riochiquito y el Guayabero y premiado este recordado mandatario con la designacin a la Presidencia de la Repblica en octubre 11 de 1978.

Como en Hamlet, "despeje o no despeje es la cuestin".

Desde cuando los familiares de los diputados retenidos por la insurgencia y 45 mil personas ms, mediante un derecho de peticin en el pasado mes de abril, propusieron que el inicio de las conversaciones para el intercambio humanitario se hiciera en Aures, todo el Estado central de manera homognea se opuso al presunto despeje de ese corregimiento andaluz. Cuando las FARC en sustitucin del Cagun y Cartagena del Chair indicaron que estaban listas con sus tres negociadores oficiales para ir, previo retiro imprescindible de la fuerza pblica, a los municipios de Pradera y Florida, en el Valle del Cauca, el Estado de manera coherente se volvi a oponer. Y ahora, cuatro meses despus, cuando han acaecido muchos sucesos y presiones nacionales e internacionales, el Estado accede de manera incompleta y slo mediticamente a la propuesta de los familiares de propiciar el acercamiento en Aures, sin que se desconozca, segn peticin de familiares proponentes, la viabilidad de Pradera y Florida como regiones para seguir en el desarrollo y concrecin del intercambio humanitario de todas las personas privadas de su libertad como consecuencia del conflicto interno colombiano, unas en poder de la insurgencia en selvas y cordilleras, y otros como presos polticos hacinados y retenidos en crceles colombianas y estadounidenses.

La condicin sine qua non de las FARC del retiro de la fuerza pblica, para que haya garantas en el encuentro de los negociadores de las partes, sigue siendo negada por diversos funcionarios estatales centrales en declaraciones expresadas en diferentes medios de comunicacin; sobre este aspecto ya el seor gobernador vallecaucano, el comunicador Angelino Garzn, dijo en una oportunidad pasada "que si el Gobierno ha concedido y defendido el despeje en el Ralito... por qu no se puede hacer lo mismo para tratar un aspecto tan sentido como el intercambio humanitario en Florida y Pradera?" . Y ahora el Gobernador, refirindose al propuesto corregimiento de Aures, dijo que la administracin departamental respalda toda iniciativa de dilogo, "en el sitio que sea, que ofrezca las condiciones para que se encuentren de manera directa el Gobierno Nacional con la guerrilla de las FARC, y que permita la libertad de ngrid Betancourt, los soldados y policas, y los 12 diputados del Valle del Cauca" y "tambin de los ms de 500 guerrilleros y los presos polticos colombianos en poder del Estado constitucional en el pas y en Estados Unidos", segn afirmaciones de sus familiares.

Como el Gobierno no ha oficializado las declaraciones mediticas sobre este caso, siguen siendo eso, mediticas.

Tambin en declaraciones conocidas hoy en el peridico progubernamental El Tiempo, la seora canciller Carolina Barco pone en entredicho el presunto futuro cuando se refiere "habr que analizar quines pueden ser canjeados, porque muchos de ellos (guerrilleros) afrontan acusaciones de delitos de lesa humanidad, y no sera posible su liberacin" .

Ser que nuevamente todo seguir siendo meditico?

Ese no es el sentimiento nacional e internacional, ni de los retenidos por una u otra de las partes, ni por sus familiares y amigos.

Lo que se requiere es persistir para que de una vez por todas con las garantas planteadas se inicie la concrecin de conversaciones entre las partes: Estado y FARC, y ellos, con el acompaamiento nacional e internacional, como fuerzas beligerantes y en contienda, acuerden lo pertinente.

La Procuradura, ha indicado tambin que "en caso de que se suscriba el 'canje', ejercer funciones de verificacin, vigilancia y control sobre los acuerdos celebrados, sobre las obligaciones contradas y sobre su desarrollo y ejecucin" .

No ser la primera vez. Colombia, desde que es repblica, es rica en estas experiencias humanitarias desde 1821. Es la historia poltica y militar del pas.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter