Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-12-2007

Cuatro balas, cuatro muertos diarios

Manuel F. Trillo
Rebelin



Llama la atencin que todos estn tan pendientes y tan preocupados por lo que haga ETA. Llama la atencin que tantos durante tanto tiempo estn tan alterados, pues los datos son irrefutables, y nos indican que no se puede gastar ms combustible en algo que no tiene tanta importancia. Desde luego, nunca cuatro balas han tenido ms rendimiento poltico. Si le encargsemos a un analista econmico neocom o marxista, igual da-, o a mi mismsima abuela, si esas cuatro balas han sido rentables, no hay duda que sealaran todos, incluida mi abuela, que la eficiencia por bala ha sido insuperable. Miles de pginas en los peridicos. Miles de actos y microactos tampoco hay que exagerar el rendimiento- ante ayuntamientos y plazas. El rey, el presidente del Gobierno, y todos los segundones incluido el ministro del Interior- en los entierros de los guardias muertos. Cientos de horas en cadenas de radio y televisin. Los tertulianos con un temita para explayarse y un buen sobre a fin de mes. Una manifestacin fracasada con los gerifaltes del rgimen al frente, pues ste lo es del PSOE y del PP, y con los dems de meros comparsas para servir de coartada y dando pedigr democrtico y apariencia de pluralismo. Todos viviendo entre la sangre y de la desgracia ajena.

Cuatro balas que han obligado al Borbn a vestirse de Capitn General, que permitieron que su hijo vistiera tambin el uniforme militar, y todos ellos adems acompaados de sus esposas (circunstancia que por ms vueltas que le doy no le veo ningn sentido, salvo que siendo Borbones tengan que ir apoyados por las hembras de la familia al trabajo). Todos los das mueren en Espaa cuatro trabajadores uno cada seis horas, incluidas tambin los de fiestas de guardar- y no he visto a semejante familia ir a los entierros de ninguno. No se han dignado ir a un solo entierro. Los trabajadores son para estos gerifaltes del rgimen pura escoria, la nada, los nadies de Galeano. Hasta la pensin se les discute a los deudos, y se pretende escamotear que ha sido accidente laboral para que as se ahorre el sistema unos cuantos euros, mientras la infanta "separada" gasta 4.000 al mes en el alquiler de un pisito en el barrio de Salamanca a cargo del erario pblico.

Viene a la memoria un hecho a tenor de la vestimenta militar que gastaban padre e hijo, uno como Jefe Estado y el otro como heredero de la Jefatura del Estado. En la crcel hay un ciudadano vasco (Arnaldo Otegi) que pena por un crimen horrendo: se le ocurri decir que el rey de Espaa era el jefe, el superior jerrquico, de los guardias que torturan en la comisaras y cuartelillos este hecho es indudable, pues si fuera poco el Informe de Amnista Internacional de este ao sobre las torturas en Espaa, baste slo con ver las sentencias por torturas de los propios tribunales de Justicia. Esta afirmacin fue calificada como injuria a la Corona, y por ello crimen en toda regla. Mi curiosidad por ver qu vestimenta llevaba el Jefe del Estado en el entierro del guardia muerto en Francia me llev hacia el televisor, y al da siguiente a las portadas de los peridicos. Quera yo saber si vestira el uniforme militar, pues ello indicara que se presentaba all como Jefe del finado. Y ahora la conclusin: si es Jefe del finado, y en esa calidad se hallaba en su entierro, se supone que por ms que se niegue tambin ser el Jefe de los que torturan al menos hasta que sean condenados en sentencia firme. Y an despus, cuando se les indulta y se les reintegra en el empleo. Pues uno no elige a todos sus subordinados, y es jefe no slo de los muertos y de los vivos, sino tambin de los que delinquen. Si el Jefe del Estado no hubiera vestido el uniforme militar estas palabras no tendran sentido, o al menos habra que buscar argumentos de gran sutileza para justificar tal jefatura. En este caso est blanco y migado.

Cuatro balas han bastado para que se viera la debilidad de los que hacen del conflicto vasco todo su programa poltico. De los que no pueden vivir sin ese conflicto porque sencillamente les llena el pesebre. No hay duda de que quienes cometen delitos deben penar por ellos, y lo tienen asumido desde el primer momento, pero es una indecencia que se favorezca la persistencia y permanencia del conflicto vasco porque es rentable para los gobernantes de toda laya y condicin. Tambin es un venero para los medios de comunicacin, pues sacan pinges beneficios a su costa. Todos ganan, menos los protagonistas directos del conflicto. Dos muertos que debieran de estar vivos, y cientos de personas en las crceles cuando debieran estar libres en su pas. Cuando se desatan las tempestades en la mar, y los barcos han salido a faenar siendo consustancial a la mar los barcos- siempre nos preguntamos cul es el nombre del que se ha hundido y quines son los nufragos. Esa zozobra la tienen las gentes marineras, esa zozobra la tengo yo respecto a la tempestad que no supo ni quiso atemperar el poder poltico y policial en Espaa, desperdiciando de ese modo una oportunidad de oro durante la ltima tregua.

Ahora se llora en las familias, en todas, las de un lado y las de otro. Tanto sufrimiento para que cuando llegue el da de la independencia, se levanten las copas y nadie entre los concelebrantes se acuerde de los que cayeron en el camino, unos por voluntad y otros obedeciendo rdenes. Desde luego es preciso salir del paleoltico de una maldita vez, y reconocer el derecho que los pueblos tienen a la autodeterminacin tal como seala la vieja Carta de 1948.

Hay guerras criminales que parecen pestes bblicas, y hay guerras que se pueden evitar con solo una palabra. Esta es una de las que se puede evitar con palabras, y en la medida en que no se usan las palabras, no puedo menos que preguntar y arrojar a la cara de los que corresponda- qu beneficios les reporta mantener tal enfrentamiento?. Demasiados pluses para unos, y demasiado entretenimiento para el populacho que mientras se fija en las desgracias ajenas, no tiene tiempo para las propias. Un solo dato para la reflexin: los empresarios piden eliminar las cotizaciones a la Seguridad Social y que se incremente el IVA; se ha reformado la ley de la Seguridad Social afectar a millones de personas negativamente, y no se ha levantado una sola voz; se propone bajar el impuesto de sociedades; se propone que los ricos no paguen por su patrimonioLos ejemplos son muchos, pero la mirada de los afectados se dirige hacia donde los prebostes del rgimen desean.

Todos ciegos, y todos engaados. Maana morirn otros cuatro trabajadores en el tajo, y nadie sabr cmo se llamarn los difuntos. Slo sus allegados llorarn el desconsuelo al ver que cuatro ms han cado en un camino oscuro, sin medallas, ni entierros de Estado.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter