Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-12-2007

Involucin electoral 2006-2007

Okrim Al Qasal
okrimopina.blogspot.com


No es lo mismo una eleccin presidencial que un referendo constitucional (por lo pronto, la abstencin en 2006 fue aproximadamente de un 25%, y ahora de un 44%) pero el elocuente paisaje electoral actual tiene por fuerza que hacernos reflexionar, sin olvidar antes algunos detalles:

I) Idealmente, en el 2006 hubo una confrontacin de ideas, entre Chvez y Rosales (aunque hablar de ideas en el caso de Rosales es algo optimista).

II) En 2007, la confrontacin no fue entre dos proyectos: proyecto slo haba uno, que deba ser aceptado o rechazado (la Reforma Constitucional). La oposicin no ofreca un proyecto en esta ocasin: simplemente censuraba el proyecto rival.

III) No requiere el mismo nivel de exigencia para un elector o electora votar a favor de una propuesta, presidente o proyecto (uno tiene que estar convencido) que votar en contra de una propuesta, presidente o proyecto (no es necesario estar convencido de nada: basta con no estarlo).

Aclarado esto, para que la comparacin se entienda de un modo responsable y dentro de un contexto adecuado (es decir, sin olvidar que son procesos electorales distintos, pero dentro de un pas polarizado entre dos opciones), pasemos a los datos.

En el siguiente cuadro comparo los votos revolucionarios con los opositores en la eleccin presidencial del 3 de diciembre del 2006, con los del S y el No en este referendo constitucional del 2 de diciembre del 2007. Muestro las diferencias de votos en ambos procesos para chavismo y oposicin, as como los mismos datos, pero en porcentaje.


De este cuadro, y del mapa que hice hace un par de das, se pueden sacar muchas conclusiones, pero las ms importantes a mi entender son las que siguen:

a) Los revolucionarios perdimos casi el 41% de nuestra fuerza electoral.

b) La oposicin aument sus votos en un 7% (algo ms que el crecimiento electoral).

c) Comparando esos datos, slo se puede concluir que casi todos los votos chavistas de 2006 que no votaron por la Reforma ahorita pasaron a la abstencin, no a la oposicin. De haber sido como la oposicin afirma -lo que como regla general es invariablemente falso o absurdo, o ambos- y siendo ambos procesos, 2006 y 2007, el enfrentamiento entre dos nicas opciones (Rosales-Chvez en 2006, S-No en 2007), esto es, si hubiera sido un trasvase de uno a otro, el porcentaje perdido por uno sera similar al ganado por el otro, lo que no es el caso.

d) Este corto aumento opositor desmitifica las banderas de sus xitos: Baduel + estudiantes + PODEMOS + "cierre" RCTV + AD (no vot en 2006) + Comando Nacional de la Resistencia (no vot en 2006) + Rey manda a callar a Chvez + Uribe lo bota de la mediacin humanitaria + errores de Chvez y el gobierno + Reforma poco/mal explicada/entendida + otros = 237.000 votos ms. Un aumento electoral y una victoria prricas, sobre todo si tenemos en cuenta todas las cosas que se le pusieron electoralmente a su favor en 2007.

e) En cambio, la persistencia de muchos problemas endgenos de la Revolucin supusieron un castigo electoral para la Revolucin: corrupcin + ineficacia + inseguridad + Reforma poco/mal explicada/entendida + otros = 2.920.000 votos menos. Una derrota prrica, s: pero un derrumbe electoral amplsimo.

f) La Revolucin perdi votos respecto a 2006 en los 24 estados. El Estado donde nos fue "menos mal" fue Trujillo: y perdimos 33% de los votos! De cada tres trujillanos y trujillanas que votaron por Chvez en 2006, slo dos apoyaron el S a la Reforma Constitucional. El Estado en que nos fue peor -comparativamente a 2006, pero a pesar de eso en 2007 todava gan el S- fue Sucre, donde perdimos 53% de la fuerza electoral del ao pasado. La media, como dije en el punto a), fue de - 40.5%.

g) La oposicin logr su ms grande avance en Sucre (nuestro Estado ms desmovilizado respecto al 2006) y sufri su peor castigo en Apure, donde perdi el 17% de los votos que los apureos y apureas dieron a Rosales hace un ao. En los 24 estados, la oposicin perdi votos en ocho de ellos, y gan votos en los restantes. En promedio, aument sus votos respecto a Rosales en un 7%.

h) Ojo: la oposicin sigue igual que siempre, un ligero aumento. Pero eso no puede ser un consuelo en ningn caso. Si seguiramos en la misma tendencia catastrfica de este ao, en un ao la oposicin tendra 4.700.000 votos, otro aumento mnimo, pero nosotros caeramos a 2.600.000. S, que la oposicin se preocupe por su aumento de votos a paso de morrocoy... pero preocupmonos nosotros por nuestra disminucin a velocidad de cohete !

i) El efecto Baduel slo parece que se hizo notar verdaderamente en su Estado natal, Aragua, donde la oposicin aument su presencia en un 38%, y la Revolucin perdi 39%. No obstante, en Aragua, a pesar de esto, gan el S con relativa facilidad (53% a 47%).

j) El efecto PODEMOS tampoco parece haber surtido gran efecto. De hecho, en los dos Estados con gobernadores del partido que encabeza Ismael Garca, que pasaron de la Revolucin a la oposicin durante este 2007, en ambos venci el S. Un bagaje muy pobre para un partido que, apoyando a Chvez, obtuvo casi 800.000 votos en 2006. Obviamente la mayora de esos votantes no pasaron a la oposicin, aunque su dirigencia lo hiciera: los que sufragaron por PODEMOS -que apoyaba a Chvez- en 2006, parece obvio que ahora, en su mayora, no siguieron los consejos de Ismael "no-s-criticar-la-Revolucin-sin-correr-a-Globovisin-a-que-me-den-espacio" Garca, que llam a votar por el No.

En resumen? Los errores del gobierno -de Chvez, de sus ministros, de todos nosotros- no han servido tanto para fortalecer a una oposicin en la que creen siempre los mismos y slo ellos (y no cambian su voto ni de casualidad) como para debilitar a un proyecto que ahora, ms que nunca, tiene que revisarse en profundidad para seguir/volver a ser un ejemplo para Amrica Latina.

Mi anlisis de estos resultados son que no es que los que votaron por Chvez (que ya deca en 2006 que bamos al socialismo) ahora hayan votado en contra de esa propuesta de sociedad. Simplemente se abstuvieron, como una forma de decirle al gobierno, ojo, no "no construyamos el socialismo" (como afirma la oposicin), si no "construyamos el socialismo, s: pero hagmoslo bien".

Un matiz nada trivial del que depende el futuro de esta Revolucin, y con ella, la esperanza de todo el continente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter