Portada :: Cultura :: Eva Forest, in memorian
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2007

Eva Forest editora
La independencia frente al mercado

Carlos Fernndez Liria
Gara


Jams se valorar lo suficiente el enorme coraje de Eva Forest tambin como editora. Vivimos en un mundo en el que la lgica mercantil va ganando cada da ms terreno, devorando cada minuto nuevos espacios. Frente a l, Eva se rebel para ponernos a muchos escritores y lectores a resguardo de esa tempestad capitalista y fund Hiru.

La receta con la que proteger el conocimiento y la produccin literaria de la lgica mercantil resulta, en principio, extremadamente simple: que las decisiones sobre edicin no se subordinen a criterios econmicos, sino que, por el contrario, atiendan prioritariamente a cuestiones de inters terico, poltico o esttico. En esta direccin, el compromiso de Eva era incondicional: si algo mereca ser editado (atendiendo a criterios cientficos, literarios, artsticos o polticos) se editaba y punto. Ya se vera cmo, pero se editaba. Como fuera. Por ejemplo, a travs de libros solidarios, de modo que aquellos que corrieran mejor suerte en el mercado pudiesen ayudar solidariamente a otros, pero sin dejar jams que la suerte mercantil se impusiese como criterio editorial.

El criterio editorial de Eva no estaba en venta. Eso no pona las cosas fciles para Hiru. Haca falta mucho valor, mucha energa y mucho talento. En efecto, no dejamos de vivir en una sociedad capitalista y eso impone condiciones de supervivencia muy estrictas a las que es imprescindible atender. Ciertamente, hay que sobrevivir en medio de la tempestad y, por lo tanto, para luchar contra ella, la editorial no puede naufragar. Cada libro que Hiru ha conseguido sacar adelante ha sido como una nueva victoria de David contra Goliat.

Se da la circunstancia, adems, de que vivimos tiempos en los que la autonoma del conocimiento ha sufrido una de las derrotas histricas ms graves, por lo que el coraje de Eva resalta todava ms. En estos ltimos aos hemos asistido, en efecto, a la rendicin de la universidad pblica europea frente a las demandas y requerimientos mercantiles. Lo que se ha llamado Convergencia Europea ha significado, como se sabe, la puesta en prctica de las consignas dictadas por la Organizacin Mundial del Comercio y el Acuerdo General de Comercio de Servicios respecto de la Educacin Superior. Con el pretexto de adaptar la universidad a los nuevos retos y desafos de la sociedad lo que se ha hecho ha sido poner la Universidad al servicio de las corporaciones econmicas y de las demandas mercantiles, de tal modo que toda la geografa de la comunidad cientfica, con sus facultades y escuelas, reas, departamentos y bibliotecas, proyectos de investigacin y objetivos docentes, en suma, toda una civilizacin cientfica consolidada por siglos de trabajos y esfuerzos tericos, ha tenido que ser remodelada y flexibilizada, para adaptarse a las exigencias de un mercado de profesionales cada vez ms voltil, anrquico e imprevisible. Mientras Eva le plantaba cara al mercado y defenda la independencia del pensamiento desde una minscula editorial que ha sido capaz de conmover el mundo de la literatura y el ensayo poltico, algunos rectores que se dicen de izquierdas, como Carlos Berzosa o ngel Gabilondo, que tenan en sus manos gigantescas fortalezas cientficas, como la Universidad Complutense o la Universidad Autnoma de Madrid se rendan impotentes ante el imparable tren europeo del neoliberalismo, como si frente a las exigencias del mercado no hubiera ms opcin que la de una cobarde sumisin.

Al fundar Hiru, Eva demostr que los intereses de la razn y del arte pueden tomar la palabra incluso cuando el gritero de los intereses mercantiles es ms ensordecedor: que cualquier liberad solitaria concentra la suficiente dignidad para atreverse a mirar cara a cara a la inabarcable soberbia de la tempestad capitalista.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter