Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2007

Notas sobre Venezuela, la revolucin y otras insignificancias
Algunos gritos desde una pequea trinchera en la guerra informativa contra Falsimedia

Antonio Maira
Insurgente



Notas, slo notas

Me considero un luchador, como decenas de miles de luchadores ms, en una pequea trinchera de la guerra informativa. Las notas explican a gritos -mis gritos entre los de mis compaeros y compaeras- varias cosas que considero elementales.
As que grito entre los gritos (de trinchera a trinchera):

Primer grito (situacin en el campo de batalla).

Esta modesta lucha de decenas de miles de esfuerzos de comunicacin alternativa est inmersa en la lucha de clases universal que enfrenta al socialismo con la barbarie.

Segundo grito (nota filosfica de bajo rango).

La manipulacin de las conciencias y mucho ms en concreto- la utilizacin de la comunicacin y la informacin como propaganda de guerra, es el principal instrumento de dominacin sobre los pueblos.

Tercer grito.

Los golpes de estado del siglo XXI tienen tantos modelos como los automviles de la Ford, o de otra transnacional cualquiera del automvil.
No veremos muchos tanques, ni aviones, veremos grupos fascistas armados o masas fascistizadas, movilizados por los grandes medios de comunicacin.
En este escenario de batalla nos pintarn los golpes con colores. Colores suaves, intermedios: anaranjados, violetas, celestes, rosas. Todos los colores menos el rojo de la sangre. Ferocidad o engao masivo, con guante blanco.

Cuarto grito.

Veremos tambin enormes procesos de manipulacin de la opinin pblica por el miedo, que han derivado ya hasta los mtodos de la Psicologa de masas del fascismo (Wilhelm Reich).

Su escenario de descarga ser mltiple: desde las grandes manifestaciones en la calle hasta las guarimbas (1); desde la siembra prolongada y frentica del miedo hasta los procesos electorales totalmente vacos, manejados con los instrumentos de publicidad del mercado. Desde los golpes mediticos hasta los golpes diplomticos, pasando por las amenazas irresistibles, las coacciones armadas, los golpes blandos, los golpes invisibles, los empujones irresistibles y las entregas voluntarias de la dignidad y la soberana.

Quinto grito.

En asuntos verdaderamente serios para el Imperio y sus secuaces, como el de la revolucin bolivariana o el de la guerra de Iraq o las amenazas nucleares contra Irn-, no hay diferencias de fondo en Falsimedia. Varan las formas, los tiempos de preparacin de sus respectivas opiniones pblicas, el lenguaje y las referencias emocionales.

Sexto grito.

Si no hay diferencias en Falsimedia (el instrumento fundamental en este comienzo del siglo XXI del golpe global permanente contra los pueblos), tampoco las hay grosso modo- entre los polticos del sistema de poder del Imperio.

A media voz: no se le con los
conceptos, no lo son en sentido estricto, son aproximativos.

Sptimo grito y Primer Alarido (a redoble de tambor y repetido).

Esta vez perdonen ustedes-, el grito es un alarido.
Si bien los modelos contemporneos de
golpes contra el pueblo difieren tanto -en sus formas, mtodos y visibilidad- de los golpes de estado clsicos; son siempre manifestaciones extremas de brutalidad, de coaccin y de represin.

Los prejuicios que estructuran nuestro pensamiento al identificar los golpes contra el pueblo con los tanques y los caones, permiten su enmascaramiento por Falsimedia.
Las reflexiones condicionadas de los intelectuales de gabinete, de los militantes de asamblea, y de la propia vanguardia de la comunicacin alternativa, hacen posible a los poderes sociales dominantes el encubrimiento y el enmascaramiento de los golpes de fuerza ms brutales, de las represiones ms feroces.
Por eso, en la trinchera de la guerra ideolgica somos luchadores o no somos nada. Nuestra tarea comn, colectiva y compartida, es la comunicacin y la
informacin social en lucha de clases.

La media voz repite: no se le con los conceptos, son aproximativos.

(se repite el grito)

Octavo grito.

La informacin en lucha de clases tiene tiempos y ritmos distintos, variables y simultneos.

El tiempo largo es el de la reflexin: la batalla de las ideas. (Batalla como dice bien Fidel.).

Ms all de ese tiempo est el largo plazo de la historia convencional. Es el de la creacin terica en lucha de clases que tiene que reunir pensamiento y experiencia.
En lucha de clases, (batalla de las ideas -dice de nuevo, con razn, Fidel.).

El tiempo es una vivencia colectiva, una atmsfera comn, el pensamiento tambin es colectivo. Pensamiento en lucha de clases, experiencia en lucha de clases. Se lo ha dicho muy bien -y en dos tiempos-, Celia Hart (desde una de estas trincheras) a Heinz Dieterich.

Noveno grito.

El medio plazo en esta trinchera de miles, es el de las revoluciones como la bolivariana, las guerras imperialistas como la de Iraq, los proyectos inmediatos de dominacin y guerra como el de Irn, la alarma a los pueblos sobre las consecuencias inmediatas y galopantes de la crisis econmica, el desarrollo de golpes de estado permanentes en los medios de comunicacin masiva.

El medio plazo no es un proceso electoral concreto. Mucho menos un fin de semana largo o unas vacaciones. Falsimedia deforma las percepciones del tiempo para poder cambiar radical e instantneamente de discurso propagandstico. Lo vamos a ver en los prximos das con relacin a Venezuela, a Cuba, a Bolivia, a Ecuador, a Irn, y a todos los dems escenarios de las guerras del Imperio.

El medio plazo es planificable en la gran escenario de la guerra de comunicacin.

Lo que nos exigen los pueblos en este medio plazo es la observacin continua, la denuncia inmediata, el compromiso total; la elaboracin de recursos ideolgicos, de lenguaje de batalla; la comunicacin intensiva, que se extienda a todos los rincones, clara y precisa; la formulacin -como pensamiento y como palabra viva- de los anhelos del pueblo; la denuncia de la guerra de propaganda del enemigo; la vigilancia de los modelos y tcticas del Imperio en la coyuntura concreta de la lucha de clases, de la lucha del pueblo.

El medio plazo exige un esfuerzo enorme en nuestras trincheras. Nada extraordinario, sin embargo. Ningn mrito especial.

Dcimo grito.

El corto plazo cortsimo plazo, un instante de la historia- es el del fogonazo.

Es el momento de reforzar a los verdaderos combatientes de vanguardia: el pueblo y los dirigentes con enorme responsabilidad. Estn en trincheras con elevado riesgo. Ellos estn en el centro de la batalla.

Grito nmero 11.

No hay ningn tiempo, ni tenemos tiempo para demostrar lo que se ha convertido en evidente.
Tiene algn sentido demostrar minuciosamente, en estos momentos, que un diario como el peridico espaol
El Pas, miente en los detalles? No hemos dejado atrs ese tiempo de lucha, muy bien combatida por cierto por compaeros de trinchera como Pascual Serrano?
No es mucho ms conveniente analizar y divulgar cul es la
estructura de su informacin?
No es evidente ya que
El Pas es uno de los defensores ms eficaces del neoimperialismo?
El juego de buscar elementos de neofascismo y de progresismo en
El Pas nos lo va a ganar siempre este arma de combate de la transnacional PRISA. Jugar con nosotros como ha jugado transformando- a su opinin pblica.
Ah tienes una de progresismo! All va otra! Ahora dos dosis de olvido! Toma cuatro entregas de humanismo para despus del genocidio! Doscientas dosis de quin lo iba a saber!

Grito nmero 12.

Las normas de objetividad de las escuelas de periodismo, las que definen el rigor acadmico de la informacin en las universidades de la burguesa, los mandamientos formales de una buena informacin, las tcnicas para aumentar la audiencia, los mecanismos formales considerados como estructura fundamental de la informacin; son los dogmas ideolgicos y las armas de alta tecnologa del enemigo en el campo de batalla de la propaganda y la creacin de opinin pblica.
Nosotros y nosotras no podemos ir ms all del fusil informativo y de la organizacin miliciana.

La informacin es un escenario concreto de la guerra asimtrica. TeleSur debera tenerlo muy en cuenta.

Grito nmero 13 (perdonen que insista).

No podemos perder ms el tiempo demostrando lo evidente ni planteando micro batallas sobre la fidelidad o no a la verdad de Falsimedia. Es la estructura general de la mentira, sus entregas peridicas a la opinin pblica; sus mecanismos de transmisin de emociones: miedo, indignacin, o clera; y de identificacin, lo que tenemos que desvelar.

Nuestro aporte depende del tiempo informativo en el que nos movamos pero es la estructura de la informacin, los planes de manipulacin y propaganda, los golpes mediticos de la prensa libre, la conversin de la informacin en pura propaganda, lo que tenemos que combatir.

Grito nmero 14.

La informacin alternativa en lucha de clases es un esfuerzo colectivo que puede combinar perfectamente redes, conexiones, tareas comunes, mecanismos de potenciacin de la informacin (en democracia participativa); con elementos casi espontneos, e instrumentos consensuados, de carcter organizativo.

Grito final (por el momento que dira Hugo Chvez)

La vanidad y el individualismo son nuestros estigmas profesionales y de clase.

Presentacin de combatientes:

Le dedico estos 15 gritos que me han dejado afnico a Carlos Tena que anda por ah, en trinchera humilde y con vozarrn recio, con la gente de Cuba. Carlos no sale de ah ni a tiros.

Tambin se los dedico a ngeles Maestro que se meti en trinchera para empezar a organizar al pueblo. Su combate es mil veces ms duro que el nuestro pero tampoco lo va a dejar nunca.

A mis compas de inSurGente, no. Ellos estn agotados de tanto orme.


(1) g
uarimba: (en Venezuela), accin violenta de calle realizada por pequeos grupos. En la actualidad es el instrumento fundamentas de los grupos fascistas muy organizados que actan para derribar al presidente Hugo Chvez.

*Antonio Maira. Militante en la lucha ideolgica y en la guerra contra Falsimedia. Trinchera inSurGente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter