Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-12-2007

Batalla entre alimentos y combustibles, un problema actual

Astrid Barnet
AIN


La produccin de etanol a partir del maz se est haciendo mundialmente intensiva. Ejemplo de ello es que en Estados Unidos se emplean alrededor de 3,3 millones de hectreas de tierras --con un requerimiento masivo de energa para fertilizar, desmalezar y cosechar ese grano--, para producir 10,6 billones de litros de etanol que, a su vez, tan solo proveen el dos por ciento anual de la gasolina utilizada por los automviles que recorren ese extenso pas. Datos recientes de los 50 Estados de la Unin consideran que la produccin de etanol carece de beneficio energtico neto y requiere ms energa fsil producirla comparado con lo verdaderamente producido. En resumen, y debido a la relativa baja densidad energtica del etanol, aproximadamente tres galones de este producto son necesarios para reemplazar dos de gasolina.

No obstante, la produccin norteamericana de etanol beneficia anualmente a los gigantes del agronegocio. Segn estadsticas, en 1980 se introdujo un impuesto a este producto, pero hizo una excepcin de 54 centavos por galn para aquellos utilizados en alconafta (nafta con un 10 por ciento de etanol), lo que trajo consigo un subsidio de 10 billones de dlares para la transnacional Archer Daniels Midland. En 2003 ms del 50 por ciento de las refineras norteamericanas de etanol pertenecan a grupos de agricultores y, en 2006, el 80 por ciento de ellas estaban en manos de sociedades annimas, con unos 556 millones de dlares en ganancias proyectadas, beneficiando a los productores ms grandes. Para el cierre del presente ao, se espera que la cifra alcance los 1.3 billones de dlares. As las cosas no hay que olvidar que la administracin de George W. Bush se propone reducir el consumo de gasolina en un 20 por ciento en una dcada, para lo cual requerir de unos 35 mil millones de galones anuales de combustibles alternativos para el 2017, adems (y por supuesto!) de la contribucin de proveedores extranjeros de biocombustibles, particularmente de etanol, el ms utilizado. Actualmente, el rea de tierra agrcola en la Unin es de unos 625 mil acres cuadrados, por lo cual alcanzar la demanda de aceite para biocombustibles requerira unas 1,4 millones de millas cuadradas de maz para etanol y unos 8,8 millones de kilmetros cuadrados de soja para biodiesel.

En suma, en la batalla entre alimentos y combustibles, los pobres y quienes sufren hambre en los pases en desarrollo, quedarn a merced del Imperio para la definicin de los precios de los alimentos, en su mayora de primera necesidad para grandes grupos poblacionales. Prueba de ello es el incremento en el precio del maz que, proporcionalmente, condujo a un reciente aumento (de un 400 por ciento) en el precio de la tortilla en Mxico, pas miembro del Tratado de Libre Comercio y, como es evidente, sujeto a los dictmenes comerciales de Washington y todo lo que ellos deriven.

Decidir si inyectar comida en los tanques de combustible de 800 millones de automviles estadounidenses, o hacerla ms accesible a los estmagos de, prcticamente, ms de tres mil millones de seres humanos del orbe resulta un problema insoslayable que muchos gobiernos deben analizar con seriedad y raciocinio.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter