Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2007

Respuesta a Flix Monasterio-Huelin
Confesiones al hilo de una crtica chismosa

Manuel Martnez Llaneza
Rebelin


 

Respondo de mala gana al escrito publicado en Rebelin el 09-12-07 por Flix Monasterio-Huelin Maci con el ttulo Del anlisis de casos a la ocultacin de los principios y el subttulo Crtica a La ciencia mal-tratada de Manuel Martnez Llaneza -es decir, yo- por cortesa con la revista digital que, tras publicar gentilmente mi trabajo, lo ha hecho tambin con el antedicho; al mismo tiempo, me sirve para manifestar pblicamente, puesto que pblico es el debate, mi agradecimiento y acuerdo pleno con Salvador Lpez Arnal que ha terciado rpida y acertadamente con su Crtica de la crtica precipitada y con Ms crticas a una crtica muy precipitada (Rebelin 10 y 12-12-07). Noblesse oblige.

Mi mala gana no es por deseo de rehuir un debate que creo es de gran importancia, sino por los trminos personales en los que se plantea, que no me interesan, ni creo que interesen a los lectores de Rebelin, que tendrn cosas ms importantes en que ocuparse. Si Monasterio empieza diciendo que no tiene nada que objetar a la crtica y que lo que hago es resaltar los numerosos errores del texto que critico, no s a qu vienen tres folios de elucubraciones sobre m y mis intenciones, acusaciones ms o menos veladas de no s muy bien qu carencias mas, preguntas a ttulo de examinador, todo para concluir nada.

Como Salvador Lpez Arnal ya ha contestado correctamente a los puntos que pudieran considerarse objetivos, no voy a repetir sus argumentos (slo le tomar prestado uno), y me voy a limitar a, ms que responder, tomar posicin en algunos de los temas que salpican el escrito.

Tengo que decir que al principio pens que Monasterio no haba dedicado mucha atencin a mi texto (a lo que no est obligado por supuesto, si no opina) y que, como dice Lpez Arnal, haba contestado precipitadamente y con poco cuidado y reflexin, lo que, por citar un ejemplo, percib tras los dos a grosso modo seguidos de la tercera pgina, cuando no me cabe la menor duda, por el nivel cultural del que hace gala, que sabe perfectamente que los ablativos modales latinos (grosso modo, motu proprio, lato sensu ) se escriben en castellano sin preposicin. Sin embargo, sea o no cierto esto, s estaba clara la intencionalidad del ttulo en lo referente a la ocultacin de los principios que me atribuye, por lo que voy a desvelarlos, aunque remito a mi artculo para su desarrollo.

Como acertadamente intuye, no soy filsofo y es grande mi ignorancia en las tcnicas filosficas; total, dira yo. Lo que no sabe y no quiero ocultar es que tampoco soy matemtico, ni cientfico, y que incluso me permito emocionarme con el Aria de las Variaciones Goldberg sin ser en absoluto msico. Por eso, desde la ms supina ignorancia (como me recuerda ese desde no espaciotemporal el desde la inquebrantable adhesin de tiempos pretritos!) no puede dejar de llenarme de orgullo que me comparen con Sokal y Bricmont. Pero no s en qu fundamenta mi supuesto desprecio hacia la filosofa; aunque se den casos de coincidencia, yo no me meto con los filsofos, sino con los charlatanes, y hay bastantes citas mas en ese sentido.

Es el momento de dejar claro un punto con el que no quiero que se juegue. Yo tengo el mayor aprecio por Alan Woods y Ted Grant, por su lucha y su dedicacin a la emancipacin de los trabajadores y a la consecucin de un mundo ms justo; aunque tenga diferencias importantes con muchos de sus planteamientos, los considero de los mos y confo en que Alan Woods me considere de los suyos. Soy as de maniqueo y poco dialctico. Precisamente por eso considero un grave error haber escrito Razn y revolucin como lo han hecho y he dedicado muchas horas a su discusin. No es que yo crea que un marxista no puede hablar de matemticas, es que creo, y creo haber demostrado, que lo hacen mal; cuando digo que podran haber evitado errores y falsedades si se hubiesen limitado a los aspectos sociales e histricos, les pido que hablen de lo que saben o que se enteren de lo que difunden, no estoy definiendo las matemticas como una ciencia esotrica al alcance slo de iniciados (incluso intento una aproximacin de los conceptos al nivel cultural de bachillerato).

Porque es curiosa la postura de Monasterio: me pregunta si tendra algo que decir si corregimos todos los errores, pero no variamos el mtodo porque cuestionar el mtodo es, probablemente cuestionar al marxismo en su faceta de materialismo dialctico y si cuando resalta los errores de AWTD, a su vez est diciendo que han aplicado muy mal el mtodo clsico del materialismo dialctico. Si no entiendo mal, el materialismo dialctico sera as una patente de corso que permitira decir lo que se quisiera con autoridad incuestionable; si lo que se dice es un disparate, se corrige, pero el mtodo queda inclume. (Algo as como la Inmaculada Concepcin). Lo que no me explico es para qu vale un tal mtodo que no slo no garantiza sus resultados, sino que no tiene la menor relacin (siquiera dialctica) con ellos, de forma que tienen que ser corregidos por aficionados como yo. No voy a entrar en el fondo de la cuestin, pero a estos formalistas del materialismo dialctico (como el que lo defina como esa vaina cientfica que lo explica todo, palabras textuales odas a un especialista en traducir al marxismo) les contestara con el ejemplo de Marx y Engels en el Manifiesto Comunista, cuando, en vez de recitar las jaculatorias de sntesis, anttesis y contradicciones, dicen de forma escalofriante que la lucha de clases termin siempre con la transformacin revolucionaria de toda la sociedad o el hundimiento de las clases en pugna. Con estas defensas del marxismo, cada vez entiendo mejor eso de que Marx no lo era. Mi respuesta a la pregunta de si tendra algo que decir es: ese mtodo me trae al fresco.

Habla de mi platonismo (o de mi antiplatonismo?), no s si para bien o para mal, porque, como no soy filsofo, de este prrafo slo he entendido las descalificaciones personales. Aprovecho la ocasin que me brinda para mostrar mi admiracin por Platn, al que considero una de las mentes ms inteligentes, lcidas y honestas de la historia, sin ningn temor al subsiguiente ataque por leso materialismo. Lo de la honestidad lo digo por la profundidad y seriedad con que expone las opiniones contrarias a las que l defiende. Pero yo no puedo ver a Platn como veo a Gauss, sin que yo quiera separar en ctedras y revistas especializadas. Por ejemplo, yo no podra decir que el teorema egregio es falso (no podra, aunque considerara un espacio en el que no es aplicable, porque el teorema incluye sus condiciones de aplicacin, eso es algo que no entienden AWTG cuando hablan de axiomas inmutables y todo eso), pero puedo decir que no me creo que Platn pensara que sus Ideas existen en un mundo perfecto e inmutable (en Bachillerato decamos que la Idea de una mesa es lo que queda cuando le quitamos los cajones, el tablero y las patas). Es posible que me llamen ignorante, pero, mientras no me lo diga Platn, y no lo va a hacer, como no soy filsofo, no me preocupa mucho, y defiendo que era una metfora, de las muchas que empleaba. Es una postura consistente, mientras no lo sera decir que no me creo el teorema egregio si no me lo explica Gauss, porque me lo pueden explicar miles de personas con absoluto rigor y autoridad. Y, qu es para m Platn, si no me creo aspectos considerados esenciales de su sistema? Como no soy filsofo, Platn no es para m un objeto de estudio, sino una fuente de ideas (con minscula) y reflexiones, y un elemento formativo (deformativo, tal vez?) de mi personalidad. Y me quedo entre otras cosas con su bsqueda de la verdad, con el valor moral que muestra en Eutifrn cuando plantea de forma descarnada el conflicto entre la vida de un esclavo y el amor al padre, con la claridad con que denuncia la charlatanera en el Gorgias, personaje hoy habitual en muchos mbitos, por ejemplo entre los gestores que gestionan la gestin.

Afirma que tengo pnico al irracionalismo, lo que le recuerda a Evo Morales, que ya est advirtiendo contra las lites intelectuales es decir, yo- que tienen terror al pueblo. Esta ridcula afirmacin va despus de una referencia que mezcla la filosofa zen, los cabalistas, el flogisto, los biocombustibles, el ter y no s cuntas cosas ms con una condicin: no se ha dicho la ltima palabra!. Est ms visto que el TBO: como no se sabe todo, no hay verdades, vale todo. Argumento reaccionario donde los haya, del estilo de si no hay Dios, todo est permitido. Pues s, le tengo pnico al irracionalismo, pero no al del pueblo, que nunca es tal, sino al irracionalismo fascista y al irracionalismo gratuito de los que coquetean con l. Batallar siempre contra el creacionismo, la cienciologa y todos los esoterismos y mixtificaciones que constituyen una droga cada vez ms extendida, ms alienante, ms organizada al servicio de la opresin de los pueblos y ms si se pretenden arropar con el materialismo dialctico-, ayudando en lo que pueda a construir una sociedad en la que este irracionalismo, ese opio en el sentido de Marx, sea innecesario y, por tanto, imposible, y lo har en nombre del racionalismo, Platn incluido, la Ilustracin y el Socialismo. El lema sera como no hay Dios, el mundo es de la Humanidad, que otros escribieron como Proletarios del mundo, unos. Cuando hace unos aos empec a advertir contra el regreso a la Edad Media no poda pensar en el descaro que llegara a adoptar la reaccin: los encontramos robando y destruyendo todos los logros colectivos de los ltimos ciento cincuenta aos, hasta el derecho al trabajo, en nombre del relativismo y la libertad de opinin; el ltimo nivel de infamia es Guantnamo, donde se atropella, no slo a los detenidos, sino al mismo concepto de derechos del hombre y del ciudadano bajo la torpe forma de la indefinicin jurdica, por supuesto opinable segn el pensamiento teocon (y el posmoderno).

Nada tiene que ver con esto la historia del flogisto y otras similares. De la observacin de que unos cuerpos arden y otros no, se supona que la combustibilidad era una propiedad de los propios cuerpos. Al atribuirla a un elemento distinto, llamsese como se llamase, se estaba abriendo el camino a su consideracin como combinacin de elementos, a la bsqueda de lo que luego se llam oxgeno -que podra haberse llamado flogisto sin ningn problema- y a la extensin posterior a los procesos de oxidacin-reduccin. La teora del flogisto no era ciencia, era una hiptesis que se revel fructfera, porque, para hacer ciencia, hay que preguntarse cosas, no slo medir.

Quiero decir unas palabras sobre totalitarismo, comodn de todas las tertulias televisivas y empleado por Monasterio en diversas ocasiones. Si no estoy equivocado, esa palabra viene de "todo" y se aplicaba originalmente a los sistemas polticos que, en su doctrina, se remitan a una totalidad comprensiva de todos los aspectos ideolgicos, polticos y sociales de la sociedad y el estado, fuera esta la patria, la raza la religin. Cuando se deca que el fascismo era totalitario no se estaba insultando, se estaba constatando la propia doctrina fascista, independientemente de que la bestialidad de Mussolini tuviera en la prctica tintes ms mediterrneos que la bestialidad de Hitler. En este sentido el marxismo no es de ninguna forma una doctrina totalitaria porque pone la liberacin del hombre por encima de todo, incluida la clase, independientemente de los errores, violaciones del concepto e incluso crmenes que se hayan cometido en su nombre. Cuando se habla de totalitarismo a tontas y a locas, se est facilitando la mixtificacin del lenguaje y la confusin de las ideas. Al final, el asesinato vil de un joven antifascista llega a ser una pelea de bandas.

Termino como he empezado, perplejo, pero con el argumento tomado del primer escrito citado de Salvador Lpez Arnal: qu hacemos de 24 siglos de ciencia matemtica sin marxismo?

Los artculos de la polmica:

- "La ciencia mal-tratada", de Manuel Martnez LLaneza; http://www.rebelion.org/docs/60179.pdf

- "Del anlisis de casos a la ocultacin de los principios", de Flix Montasterio-Huelin Maci: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=60228.

- "Crtica de l crtica precipitada", de Salvador Lpez Arnal: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=60241.

- "Ms crticas a una crtica muy precipitada", de Salvador Lpez Arnal: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=60329.


 

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter