Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2007

Respuesta a Martnez Llaneza y Lpez Arnal
Entre barcos a la deriva, una deriva entre barcos. Reivindicacin de la sntesis.

Flix Monasterio-Huelin Maci
Rebelin



La sntesis es el motor de la accin, por lo que si el anlisis se distancia o desapega de la sntesis se convierte en formalismo. O el anlisis depende de la sntesis y de las consecuencias de la accin o caer en la dinmica repetitiva de Ssifo. Esto vale para cualquier forma de anlisis.

Si el anlisis se limita al estudio de casos particulares prescindiendo de la teora, estar presuponiendo que la induccin tiene el poder de descubrir verdades. La induccin es un mtodo de razonamiento que dice que es posible obtener generalidades a partir de casos particulares escogidos convenientemente, y en consecuencia carece del poder de descubrir verdades, tan slo, y en el mejor de los casos, descubre verdades hipotticas, es decir establece hiptesis con un cierto grado de verdad o incluso de probabilidad.

Si el anlisis de casos no prescinde de la teora, la induccin puede descubrir verdades dentro de esas teoras! Nunca sacar conclusiones necesariamente vlidas para cualquier otra teora. El mtodo analtio es siempre dogmtico.

La modificacin de teoras depende siempre de las consecuencias de la accion, sean stas de carcter emprico, es decir como resultados de la experimentacin o como resultados de la invencin o creacin de nuevos conceptos. Pensar es una accin. El mtodo analtico es en consecuencia un mtodo sin pensamiento.

En la actualidad, si el anlisis se hace sobre objetos que permitan una formalizacin matemtica, ser posible escribir programas de ordenador que de manera automtica obtengan todas las posibles conclusiones. Si no es as, las conclusiones debern obtenerse utilizando el lenguaje (natural). Naturalmente no se puede realizar ninguna clase de anlisis sin aplicar uno o varios mtodos analticos. Cada uno de estos mtodos est a su vez expuesto al anlisis y a la sntesis, por lo que volvemos a descubrir la incapacidad de un anlisis puro.

Esto anterior es en exceso una simplificacin, que espero no distorsione la idea de fondo: el anlisis de casos oculta, por un lado, los principios teorcos, y por el otro, no invita a la accin, porque es la sntesis el motor de la accin. Como escribir un artculo de crtica al trabajo de Manuel Martnez Llaneza, es una forma de accin, no puede haber sido motivada por el anlisis de casos que l realiza, sino por la utilizacin de este mtodo (que ya es de carcter sinttico, porque utilizar algo ya es una accin) o por los comentarios que rodean al anlisis.

Empezar quitando lastre. Me alegro de que el trabajo de Manuel Martnez Llaneza sea valorado. Yo no lo desvalorizo sino que lo critico. Si no gusta que se utilicen eptetos como "academicismo", "dogmatismo" o "totalitarismo en matemticas", que le vamos a hacer. Puedo responder con una aclaracin sobre el sentido que he querido darle a estos trminos, pero sinceramente sospecho que aportarn muy poco al debate. No voy a hacerlo en este escrito, excepto colateralmente. Adems se abriran fcilmente las puertas al burdo chismorreo.

Cuando estoy a punto de cerrar este artculo leo en Rebelion una contestacin del autor cuyo trabajo critico, que me obliga a detenerme para seguir andando. Debo decir que no tengo, ni he tenido la ms mnima intencin de personalizar el debate, porque independientemente de que hayamos coincidido en algunas asambleas y actos acadmicos, no le conozco. Los juicios se emiten sobre el contenido y no sobre presupuestos de intencionalidad o incluso sobre presupestos motivacionales o estados de nimo. Esto tendr sentido en un anlisis psicolgico, pero ciertamente no estoy interesado. No obstante acepto el adjetivo de "precipitacin" si se entiende en trminos del contenido, aunque no lo comparta en relacin a mi escrito. Tampoco estoy interesado en las correcciones gramaticales, como "a grosso modo". Pueden descubrise algunas incorrecciones ms: por ejemplo utilizo unas interrogaciones en un lugar en el que debera haber exclamaciones. As que ya s que nunca me pondrn matrcula de honor.

Si hay algo que ensean las crticas de Salvador Martnez Arnal, es que conviene aclarar las simplificaciones. Ya lo saba y es por esto que me contengo tantas veces en la publicacin de escritos, porque s que me ver obligado a dedicarle tiempo a la aclaracin: una pereza de la que espero ser absuelto. Hoy me ha parecido, que merece la pena superar mi cansancio.

Tambin ensean, en el sentido de mostrar, una de las limitaciones del mtodo analtico: que al aislar frases para el anlisis, se sacan del contexto, pudiendo distorsionar y ocultar el sentido global (las citas siempre corren este riesgo, pero al menos no se analizan). Yo, en este escrito voy a hacer lo mismo un par de veces. Que cada cual juzgue.

Todo lo que escribo a continuacin hace referencia a los artculos citados al final. Cuando me refiera al segundo escrito de Manuel Martnez Llaneza, lo indicar explcitamente.

Escrib, "En primer lugar, hubiese bastado con decir que el libro de AWTD est plagado de errores, porque cuestionar el mtodo es, probablemente cuestionar al marxismo en su faceta de "materialismo dialctico"." Salvador Lpez Arnal lo interpreta como que yo he dicho que el marxismo es un mtodo. Creo que se ha leido precipitadamente. El marxismo no es un mtodo, es evidente, pero el marxismo no existe, sino que hay mltiples marxismos, y en este sentido puedo permitirme la metfora del poliedro de mltiples caras o facetas, que podemos entender a la manera de Picasso: todas las caras expuestas en un solo plano, y en consecuencia deformadas. Reconstruir el poliedro tridimensional es un esfuerzo que nos pide Picasso y que posiblemente haya que hacer con los marxismos. Al poliedro podemos llamarlo, si queremos, Marxismo. Hay una cara en este poliedro que es la del materialismo dialctico, y creo que es difcil negar que ste dispone de un mtodo bien definido cuya pretensin es darle sentido a la realidad (vuelvo a retomar este punto ms adelante).

Otra cosa es la filosofa marxista, que Salvador Lpez Arnal dice "...la filosofa marxista, el materialismo dialctico por usar la expresin usual,...". Ahora me entero de esto. En mi opinin se tratara de la filosofa marxista ortodoxa, porque yo no quiero prescindir de los filsofos marxistas heterodoxos como Althusser, por ejemplo, y probablemente al propio Marx. "La expresin usual" puede ser la ortodoxa, lo desconozco, pero entretenerme en considerar esta afirmacin sera volver a empezar a escribir, en el espritu ms que en la letra, lo que ya he escrito sobre el trabajo de Manuel Martnez Llaneza.

He dividido este escrito en dos partes que pueden leerse por separado, o no leerse cualquiera de ellas o ninguna. A mi personalmente me gusta ms la segunda, pero la primera es una reflexin: necesitamos la primera o se meter en el saco de la irracionalidad? O se har esto mismo con la segunda?

A) Primera parte.

Las cosas chocantes o ya puestos a bromear...

1. Currculum vitae.

Me he visto obligado a recurrir al diccionario por si hubiese algn sentido oculto en la palabra "precipitarse". Aunque yo entenda que era algo as como que haba hecho algo sin pensarlo demasiado, descubro que un sinnimo es "correr". Y ciertamente he corrido: lei un artculo que acababa de ser publicado, me dispuse a escribir, escrib y envi al da siguiente lo que haba escrito, tras pensarlo dos veces. Debo aadir que tengo en mi palmars una buena coleccin de medallas de cuando fui atleta. Haca vallas, lo que me proporcion una habilidad y coordinacin especial para correr y sortear obstculos. Mi currculum no queda aqu: nunca perd de vista que mi cerebro es un msculo! Nunca me lo imagin flotando en una cubeta, por ejemplo, pero es cierto, a veces me tragaba algunas vallas, otras tropezaba con ellas. Te ests precipitando!, deca mi entrenador. Y yo, dale que dale, pura coordinacin, ritmo, y fuerza. Veinticinco aos despus pensaba que era un experto en materia de energa. Veo que todava tengo entrenadores que buscan de mi la perfeccin, a pesar de que se sabe desde hace tiempo que no es posible construir el mvil perpetuo.

Aprend por el camino que hay quienes se lo toman con ms calma, diez aos de calma, pero encegados se precipitan al vaco.

2. Cuestiones pedaggicas.

i) Preludio: el aire fresco y las buenas intenciones.

"He intentado proporcionar una explicacin, un ejemplo o una referencia histrica entendibles para un lector con nivel de bachillerato de cada uno de los temas que trato; creo que es suficiente para desmontar la impostura".

"Mi respuesta a la pregunta de si tendra algo que decir es: ese mtodo me trae al fresco."(Segundo escrito de Manuel Martnez Llaneza, refirindose al mtodo del materialismo dialctico).

"Afirma que tengo pnico al irracionalismo, lo que le recuerda a Evo Morales, que ya est advirtiendo 'contra las lites intelectuales -es decir, yo- que tienen terror al pueblo'. Esta ridcula afirmacin va despus de una referencia que mezcla la filosofa zen, los cabalistas, el flogisto, los biocombustibles, el ter y no s cuntas cosas ms con una condicin: 'no se ha dicho la ltima palabra!'. Est ms visto que el TBO: como no se sabe todo, no hay verdades, vale todo. Argumento reaccionario donde los haya, del estilo de 'si no hay Dios, todo est permitido'." (Segundo escrito de Manuel Martnez Llaneza.)

Y yo escrib: "..lo que nos aporta MML: tomemos precauciones, que no todo vale. Lo cierto es que esto, ya lo sabamos,...".

El preludio termina con una tormenta de instrumentos de percusin.

ii) Interludio: al hilo del desprecio a la filosofa.

"Voy a decir una hereja: Si Kant no hubiera escrito la 'Crtica de la razn pura', la idea que tendra la humanidad de los conceptos de espacio y tiempo sera la misma que ahora, aunque no supiera que eran sintticos a priori, dicho con todos los respetos a un filsofo serio; sin embargo, si Marx (u otro en su lugar, claro) no hubiera escrito 'El Capital', la historia de los ltimos ciento cincuenta aos hubiera sido muy distinta."

Me imagino a Lenin en aqul mitin, te acuerdas?, diciendo a los campesinos y obreros: proletarios, luchemos contra la tirana del zar! Los compaeros comunistas, entre las masas, repartiendo incansables, libros del Capital: a los revolucionarios de familia burguesa, con tapas doradas; a los ms pobres, con tapas de cartn. Y todos unidos, derrotaron al zar a contragolpe de plusvala!

En el siglo XX1 se hizo un museo de cera, y uno pregunt al conserje: quines son esos que se arremolinan alrededor del libro? Son los marxistas de saln, contest orgulloso de haber sido til.

En el siglo XX Konrad Lorenz prisionero de los rusos, reflexionaba sobre el innatismo en el comportamiento de los animales, siguiendo las directrices de los esquemas kantianos. Piaget por su parte, experimentaba con el desarrollo intelectual de sus hijos, siguiendo los esquemas kantianos. Porque de Kant, aparte de los sintticos, y sobretodo, promovi (despus de muerto) un pensamiento innatista, constructivista y evolucionista, a travs de su concepto de "esquema". (Que le pregunten a Chomsky y su famoso debate con Piaget.)

Nadie pensaba en la Unin Sovitica en el materialismo dialctico como para que de all extrajese teoras cientficas? Qu poco se sabe de historia! Pavlov fund el conductismo que inspir a la ciberntica, los autmatas de aprendizaje, la teora de los sistemas de control en ingeniera... No nos debera extraar que se utilizase en la propaganda.

Qu lea Einstein? Qu lea Gdel? Por qu se sent ste un buen da, antes de que se suicidara de hambre, para enunciar! y demostrar sus teoremas? Fue una revelacin divina? Porque antes de demostrar nada hay que enunciar algo. Su afn pitagrico, la magia de los nmeros; su lucha platnica, su amor por las ideas ideales. Recomiendo una lectura atenta a las demostraciones de sus teoremas de completitud: se entender su pitagorismo. Le preguntar, no obstante, a mi analtico entrenador.

Lo que tambin conviene hacer es "ingeniera o dialctica inversa": quines quedaron fuera? Por qu? Pero esto es otro captulo...

La diferencia ideolgica no prueba nada; la diferencia en las formas de vivir y pensar, s: y no slo sirve para hacer pruebas, sino tambin demostraciones.

(Para que se entienda de una vez mi primera afirmacin, remito a la lgica de proposiciones; en concreto: Si A implica B, es cierto que la negacin de B implica la negacin de A; pero de ninguna manera B implicar A. As que si alguien dice que las diferencias ideolgicas implican una autonoma de la matemtica, entonces, si la matemtica no fuese autnoma, no habra diferencias ideolgicas? La proposicin correcta es (para mi, claro): no hay autonoma de las matemticas porque hay diferencias en las formas de vivir y pensar. En conclusin, si la matemtica fuese autnoma, entonces no habra diferencias en las formas de vivir y pensar. Antiplatonismo puro, aunque todava no llegue a ser materialismo dialctico.) (En este punto, y ya que soy mayorcito, le pedira irreverentemente a mi entrenador que se lea detenidamente el trabajo de Manuel Martnez Llaneza, porque yo entiendo perfectamente lo que intenta transmitirnos, pero me creo en mi derecho de declarar que no deben confundirse las opiniones, la doxa como diran los filsofos, con los anlisis, y an menos se deben ocultar subyacentemente los principios. En todo esto que digo, y alargo un poco ms la cuestin, lo tienen mucho ms claro las escuelas populares (como La Prospe, por ejemplo, http://audio.urcm.net/spip.php?mot80 y http://prosperesiste.nodo50.org/) que los academicismos de las universidades institucionales.)

El mundo de la ciencia es apasionante, especialmente cuando no se pierde de vista que si se defienden ciertas teoras a su vez se estn defendiendo ciertos conceptos filosficos. Pondr, para finalizar este interludio, el ejemplo del finalismo, que tcnicamente se llama teleologismo -no teologismo-: creer que los objetos naturales evolucionan siguiendo una finalidad. No es lo mismo decir que nuestra forma de caminar es como es y adems, curiosamente!, gasta la mnima energa mecnica, que decir que nuestra forma de caminar es as para! minimizar energa: hay una diferencia entre un ser sorprendido y un ser para otro. En el primer caso, no se defiende el finalismo; en el segundo caso, s. Pero las matemticas que describen a ambas son las mismas! (desde Lagrange), aunque sera ms preciso decir que son biyectivas. No tiene importancia ver las cosas de una manera o de otra, por el mero hecho de que las matemticas sean "las mismas"? Claro que s, tanto para el desarrollo de la ciencia como para muchas otras cosas. Qu clase de investigaciones y experimentos preparan los cientficos que creen en el finalismo frente a los que no lo creen? Son diferentes! Por esto a mi me parece apasionante: a pesar de las diferencias en la manera de investigar, se siguen obteniendo resultados empricos que no nos permiten en la actualidad, descartar ni confirmar el finalismo. El da que aparezcan resultados empricos distintos ser preciso formular nuevas ecuaciones matemticas, ya que una primera conclusin, es que ya no sern biyectivas, y en consecuencia no sera correcto utilizar las ecuaciones de Lagrange. Lagrange, como matemtico no estaba equivocado, pero s lo estaran los fsicos o bilogos que utilizasen sus ecuaciones, y en consecuencia tambin lo estara Lagrange porque l dedujo esas ecuaciones utilizando principios de la fsica. Los filsofos, a su vez, depuran la nocin de finalismo orientando a los cientficos ms profundos. Los resultados empricos pueden desmontar algunas doctrinas filosficas, obligndolas a modificar, como mnimo, el sentido que dan a sus conceptos.

No siempre se hacen las cosas as. Hay ms formas posibles, tantas como capacidades humanas haya, pero es difcil imaginar que haya un cerebro flotando en una cubeta: metfora del racionalismo. No debe perderse de vista que se puede ser filsofo y fsico a la vez, dependiendo de la actividad que se est realizando. El profesionalismo, en demasiadas ocasiones no es ms que una parodia entontecedora: los ttulos a la basura! O en todo caso, cambiemos los planes de estudio! Pero nadie puede dominar todas las disciplinas, as que desde la filosofa reivindico el concepto de "tolerancia": otra puerta se nos abre... (Pueden llamarme radical, otros me llamarn terrorista: me buscar un buen abogado.)

iii) Parfrasis

1. Introduccin.

Manuel Martnez Llaneza critica (p.12) la afirmacin de AWTD siguiente: "'la razn por la que se puede utilizar el infinito, y se debe utilizar, en las matemticas modernas es porque se corresponde con la existencia del infinito en la propia naturaleza' [364].". Se puede estar perfectamente en desacuerdo con lo que dicen AWTD pero es consistente con dos aspectos esenciales del materialismo dialctico. Uno, su antiplatonismo, es decir, las matemticas no se descubren sino que se inventan, y dos, lo que se llama teora de la verdad como correspondencia (defendido por Aristteles, por ejemplo), que no es, a su vez, ms que uno de los aspectos de las filosofas llamadas realistas, filosofas entre otras, que tratan de conceptualizar cmo se establece la relacin entre el pensamiento y las cosas. El materialismo dialctico acepta que entre el pensamiento y las cosas hay una estricta correspondencia. Se puede estar en desacuerdo con ellas, no voy a negarlo, (de hecho yo no comparto la segunda, pero s la primera) pero esto significa que se est en desacuerdo con el materialismo dialctico. Si yo criticase a AWTD les dira que su nocin de infinito es ambiga, pero si se refieren a la nocin de "infinito matemtico", puede ser correcta porque los matemticos no son precisamente buenos ejemplos en la seleccin de sus nombres (ejemplo tpico: nmeros irracionales o imaginarios). El concepto de "infinito matemtico" se parece mucho ms al concepto de "ilimitado", y de hecho los mismos matemticos hablan de "paso al lmite" cuando se refieren al infinito. Quin no "siente" lo ilimitado, la inmensidad, lo que no tiene medida, ni lmite, mirando a las estrellas? Si se trata de una experiencia, la teora de la verdad como correspondencia dir, que si tenemos un pensamiento del infinito es que ste es un objeto real, existente. Y en absoluto se trata de un idealismo disfrazado, es decir, no es inconsistente con el materialismo. Yo defiendo que es una experiencia pero que se trata de un objeto virtual. Los matemticos inventan (o descubren, si se es platnico) su nocin de infinito, y con l han hecho importantes descubrimientos matemticos, como por ejemplo que hay series de infinitos "acontecimientos", cada uno de ellos suma de los anteriores, que en el extremo, en el infinito, no es un "acontecimiento" infinito, ilimitado. Parece chocante, pero ni tan siquiera es paradjico en matemticas, aunque s lo parezca en filosofa. El materialismo dialctico tiene la virtud de que explica estos descubrimientos deshaciendo la aparente paradoja (en la parte B doy unas pinceladas sobre el mtodo seguido).

Quizs deba decirlo para evitar comentarios baratos, recomiendo la lectura del trabajo de Manuel Martnez Llaneza, sino de qu iba yo a molestarme en criticarle, o a dedicarle tiempo a aclarar mis afirmaciones? Hago lo segundo porque reconozco que no es nada sencillo evitar simplificaciones que puedan dar lugar a malinterpretaciones.

2. Desenlace.

En la pgina 14 dice Manuel Martnez Llaneza, citando una frase de Alan Woods y Ted Grandt: "'La diferencia entre orden y caos tiene que ver con las relaciones lineales y no lineales' [367]. Caos y orden no son categoras opuestas: orden hace referencia a entropa, concepto fsico (tambin biolgico, por supuesto); la no linealidad no asegura el caos. La ley de la gravitacin universal de Newton es fuertemente no lineal y no da lugar a desorden ni necesariamente a caos (al menos en el sentido disipativo)."

a) Caos y orden son categoras opuestas. Lo que ocurre es que los fsicos han decidido utilizar la palabra "caos" para describir unos fenmenos recientemente descubiertos. Habra que decir que "caos fsico" no es opuesto a "orden fsico" (y an as, vase el siguiente apartado), entendiendo por fsico lo que se entiende en la Fsica. Es por esto que a veces puede leerse la expresin ms literaria que otra cosa, "orden dentro del caos".

b) La relacin entre orden y entropa no es cientfica. Es una interpretacin discutible de Boltzmann. Entropa es una forma de energa, siguiendo a la Termodinmica. Habra que decir "orden, entendido a la manera de Boltzmann".

c) La entropa no es un concepto biolgico y el concepto de orden tampoco. Lo que es cierto es que en la actualidad hay algunos cientficos que ponen en entredicho el segundo principio de la termodinmica ya que los seres vivos parecen no cumplirlo. stos asumen la interpretacin de Boltzmann, pero a la vez afirman que la vida es un aumento de orden (y algunos introducen el concepto de "complejidad" que si le dedicara tiempo nos abrira un inmenso espacio que se relaciona con el concepto de "informacin": la vanguardia de los conceptos), y no de desorden como afirma el segundo principio (Adems es un principio y no un resultado emprico).

d) Es cierto que la no linealidad no asegura el caos fsico, pero tambin es cierto que la linealidad nunca! asegura el caos fsico. Pero qu tiene que ver esto con la ley de la gravitacin universal? En mi opinin es ms interesante sacar a relucir la segunda ley de Newton de que la fuerza es igual a masa por acaleracin, y sta es una ecuacin dinmica lineal. En consecuencia, no puede presentar comportamientos caticos. La tercera ley de Newton tambin es lineal. Es cierto que la ley de la gravitacin universal mencionada no es lineal. El inters de esta ley es por un lado definir una constante universal, la constante gravitacional, y por el otro saber geomtricamente cmo son los movimientos celestes. De "Es catico el movimiento de Plutn?" (http://157.92.21.104/plasmas/cienciahoy/cienciahoy.pdf ) (Graciela Domenech y Daniel Gmez del Instituto de Astronoma y Fsica del Espacio) recojo las siguientes citas: "Recientemente, segn informa la revista Science*, G. Sussman y J. Wisdom -cientficos del Massachussets Institute of Technology (MIT)- hallaron evidencia (numrica) de que la trayectoria de Plutn, el planeta ms externo del sistema solar, presenta un comportamiento no estable.". "Pero, principalmente, porque la rbita de Plutn tiene tal grado de excentricidad e inclinacin que permite sospechar que su movimiento es catico". Fue escrito en 1989: ahora algunos cientficos dicen que Plutn no es un planeta.

e) El concepto de sistema disipativo que Manuel Martnez Llaneza trata en su artculo, y que aqu menciona, requiere para su comprensin conocimientos que superan los de un segundo o tercer curso universitario.

En conclusin: Qu tiene de mala la afirmacin de AWTD "La diferencia entre orden y caos tiene que ver con las relaciones lineales y no lineales"?

Algunas respuestas ya las he dado en mi crtica al trabajo de Manuel Martnez Llaneza. Habr dado ahora en la diana o ser una locura, un descentramiento lo que digo? Cuando leo algo no siempre acepto centrarme en lo que el autor me imponga como centro, quiero decir que lo maravilloso de la lectura es que yo soy quien elige el centro, el foco o los focos, como en una elipse, o una elipsis, que me parezcan oportunos. Salvador Lpez Arnal, no obstante, me orienta (diciendo que estoy descentrado), como buen entrenador, con alguna luz, hacia un nuevo sendero de debate.

B) Nuevo sendero. Materialismo dialctico.

Alan Woods en "El materialismo dialctico hoy", (http://www.nodo50.org/ciencia_popular/articulos/woods.htm ) dice al final: "Cuntos errores, callejones sin salida y crisis en la ciencia se podran haber evitado si los cientficos hubiesen estado equipados con la metodologa que refleja genuinamente la realidad dinmica de la naturaleza, en lugar de entrar en conflicto con ella a cada momento."

Este artculo lo le hace tiempo (Fue el 24-12-2005? Esto de ser ateo hace que me busque entretenimientos la noche de navidad...). Lo cit incluso en otro que yo escrib en el que criticaba suavemente la regla lgica de que la doble negacin es una afirmacin. Esta regla es aceptable en la lgica puramente formal (y binaria: hice una cita de pasada a las lgicas multivaludas en mi crtica a Manuel Martnez Llaneza; no voy a hablar de esto, por reducir la densidad), que es aquella que no atiende al significado de las proposiciones sino simplemente a su forma de representacin simblica, pero que, en mi opinin debe ser cuestionada cuando la semntica entra en juego. Para mi era (y sigue siendo) una debilidad del materialismo dialctico.

No me haba fijado que Alan Woods utilizase la palabra "metodologa" (lo descubro ahora, al releerlo), as que puede que tanto ste como yo entendamos las cosas de la misma manera, aunque no compartamos el mismo punto de vista sobre la validez del mtodo. Creo que, ahora, no es el momento de hacer propuestas. Simplemente har un apunte didctico, que confo que no sea excesivamente simplificado, y distorsione la riqueza de lo que est en cuestin.

1. El materialismo dialctico no es igual a materialismo + dialctica.

Si esto fuese as bastara con dialectizar desde el materialismo. Y efectivamente habra infinitas formas, sin certificados. Lo digo porque es muy interesante la pregunta de Salvador Lpez Arnal: "quin otorga certificados de dialecticidad?".

El materialismo dialctico es una doctrina materialista sobre la que se impone un mtodo especfico de dilogo acerca de la realidad. En este sentido el materialismo dialctico es un caso particular de materialismo+dialctica. No por esto debe sacarse la conclusin de que en la balanza de variedades, el materialismo dialctico ocupe un peso de igualdad. Al menos sus defensores dicen que es la que mejor se adeca a lo real conocido, porque no slo permite darle sentido a los objetos cientficos sino tambin a los objetos sociales, por ejemplo. Ciencia y sociedad deben ser entendidos conjuntamente en el materialismo dialctico. Uno de los aspectos ms interesantes del materialismo dialctico es que tiene la capacidad de permitir elegir entre alternativas de lo real desconocido. Por ejemplo, si se decubre un fenmeno que puede ser explicado de varias formas distintas, desde el materialismo dialctico es posible descartar algunas de ellas. No garantiza la unicidad en la eleccin, pero abre las puertas a nuevas investigaciones que permitan reducir las alternativas.

En general esto que digo suele ser comn a casi todas las doctrinas filosficas (pero no a todas!, como por ejemplo la hermenutica, que en pocas palabras se orienta hacia la interpretacin y no a la explicacin). La diferencia de ellas con el materialismo dialctico es que esta ltima abrazar las tcnicas de comprobacin emprica, o ms en general ser partidaria de la utilizacin de tecnologas de la praxis. La praxis estar orientada por la teora y viceversa. Este es un rasgo por lo general caracterstico de aquellas doctrinas materialistas que pretendan ser explicativas, descartando por lo tanto al idealismo. A su vez descarta al empirismo puro y al racionalismo puro. Estas dos son grandes extremos, que en pocas palabras nos dicen que cualquier clase de conocimiento slo puede obtenerse desde la experiencia o desde la razn, respectivamente. El materialismo dialctico dir que razn y experiencia estn entrelazados o mejor dicho, soldados, en una unidad dialctica. No es una unidad cualquiera, sino dialctica. En este punto se encuentra con todas las doctrinas del materialismo+dialctica, que pretendan ser a su vez explicativas. Se diferencia de ellas en la forma de dialectizar la unidad. Y en este sentido propone un mtodo, obtenido en parte de Hegel. Fue Engels el que propuso y expuso las lneas maestras del mtodo. Completaron este trabajo original Lenin y posteriores tericos, principalmente soviticos. De hecho el mismo nombre de "materialismo dialctico" no fue utilizado ni por Engels ni por Lenin.

El materialismo dialctico no se reduce al mtodo, puesto que como he sealado, se trata de una doctrina filosfica. Sin embargo el mtodo es nico y queda definido por una serie de reglas, llamadas leyes de la dialctica, que deben aplicarse rigurosamente. Estas leyes no lo son en un sentido puramente sintctico, como las reglas gramaticales, sino que deben utilizarse de manera semntica, es decir dotando de un sentido a las premisas y razonamientos que lo constituyan. Obviamente esta semntica debe ser estrictamente materialista.

Las reglas, en su aspecto formal, son de carcter lgico, pero el mtodo bien aplicado no puede permanecer en lo simplemente formal.

2. Qu dice Engels en el anti-Dhring? (Yo tengo la traduccin de la Edicions Avant) Se hace la pregunta (p. 144), "Qu papel juega, pues, en Marx, la negacin de la negacin?". Tras un par de pginas Engels concluye, "Marx contina... La negacin de la produccin capitalista se engendra por s misma, con la necesidad de un proceso natural: es la negacin de la negacin...".

Estoy buscando otro libro, que no tengo ahora a mano, en el que Engels utiliza la metfora de la espiral para explicar el mtodo. Espero no distorsionarlo porque escribo de memoria ya que esto no es un ensayo. Voy a poner un simple ejemplo, que me he inventado yo. Supongamos que creamos una montaa de arena, grano a grano. El grano cae de uno en uno y lentamente desde una tolva. La montaa se va formando. De pronto un grano insignificante hace que se produzca un alud en la montaa. El cambio que se ha producido es un cambio cualitativo. Engels lo llama "salto cualitativo". Puede formularse este ejemplo en trminos lgicos a la manera que exige el mtodo del materialismo dialctico. Si se siguen echando granos volver a aparecer la montaa, pero con una diferencia propia del alud anterior, por lo que no se ha producido una vuelta a s mismo, como en un crculo, de montaa a montaa, sino de montaa a montaa+alud, etc. Es adecuado elegir como forma visual metafrica de explicacin la espiral, ms que la del crculo. A pesar de la simpleza del ejemplo (Engels pone uno sobre granos, pero de las plantas, que sera el segundo ejemplo que yo escogera para explicar estas cosas (p.147)), la explicacin puede parecer muy abstracta, pero realmente no lo es para el que est habituado a las matemticas.

Es por esto que dije en mi crtica a Manuel Martnez Llaneza, que "no es totalitario", porque no pretende dar una explicacin redonda, cerrada en s misma, como un crculo, sino como una espiral que metforicamente describe "lo novedoso".

Pueden darse otras explicaciones o descripciones del fenmeno (de la montaa de granos de arena) sin recurrir a la forma lgica del materialismo dialctico, ms en la lnea de los sistemas dinmicos, y hablar de este fenmeno en trminos de caos fsico y bifurcaciones. Yo prefiero esta explicacin, pero antes, si quiero respetar a los antepasados debo demostrar que la doble negacin no es una afirmacin cuando se ponen en juego aspectos semnticos, o dicho con otras palabras, que la lgica (dialctica) no es la forma adecuada de describir esta clase de fenmenos. No lo voy a hacer aqu, como ya he dicho, pero me quito el sombrero ante Engels, que supo entender aspectos de la naturaleza mucho antes de que la palabra caos tuviese un significado ms preciso que el de desorden en la ciencia moderna. Alan Woods est en su derecho a seguir utilizando el mtodo clsico (no se olvide esta palabra, que tambin utilic en mi crtica a Manuel Martnez Llaneza!) del materialismo dialctico, que a mi me parece que lo aplica correctamente. Otra cosa, y vuelvo a repetir, es desaprobar el mtodo, pero debo sealar que no existe ninguna demostracin matemtica que lo rechace (que yo sepa), sino que es necesario hacerlo con argumentos de carcter filosfico. Por esto mismo no acepto, de ningna manera, que se renuncie a la filosofa, ni de la manera ms burda como hacen Sokal y Bricmont, y que lamentablemente remeda Manuel Martnez Llaneza, ni de ninguna forma que no se justifique filosficamente.

Espero que con esto quede claro mi posicionamiento: no pienso defender a los doctrinarios de la ciencia por muy buenas intenciones que tengan, pero s a los filsofos aunque se amparen en formas de filosofar que puedan parecer antiguas: trasnochadas como dice Salvador Lpez Arnal? No dira yo tanto en los tiempos que corren. Y no pienso renunciar a los filsofos cuestionados en "Imposturas Intelectuales" porque lo digan dos fsicos escandalizados que andan con el ttulo bajo el brazo como mendigos con su pedazo de cartn. Me puedo permitir el lujo de no sacar a relucir ninguno de mis ttulos, si me dirijo a quienes gusten de la reflexin, aunque lo cierto es que ya dije uno: campen de vallas.

3. Consecuencias inevitables.

Espero con esto tambin aadir un granito de arena a los ms inquietos pensadores activistas de los movimientos sociales, que por fortuna para todos no caen en la trampa de los doctrinarios, ni desestiman aquellas herramientas que les puedan resultar de utilidad en su lucha. Veo con agrado que estas vanguardias revolucionarias no han prescindido de Marx pero utilizan con finura y soltura escritos de Deleuze y Guattari (Postvanguardias diramos? Antes de proponer este nombre habra que borrar los estigmas lanzados por los paranoicos, y puesto que el nombre es una convencin que apenas altera la materia, preferir seguirles llamando movimiento social). Ahora que se va a celebrar el Foro Social Mundial (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=45953 y http://www.fsm08madrid.org/web/ ) no es el momento de aceptar a infiltrados partidistas, sino a profundos reconocedores de alternativas que contengan semillas revolucionarias. El hecho de que en esta "convocatoria" el FSM sea descentralizado o mejor dicho, distribuido, trae a colacin trminos deleuzianos como desterritorializacin que deben, cuanto menos, hacernos reflexionar (http://sindominio.net/versus/paginas/textos/textos_00/deleuze.htm)

Dice Amador Fernndez-Savater en "La rebelin de El Viejo Navo" (http://biblioweb.sindominio.net/s/view.php?CATEGORY2=14&ID=99 ):

"El xodo no significa necesariamente desplazamiento fsico: uno puede viajar sin moverse del sitio, como deca Deleuze (y demostr maravillosamente Jack London en El peregrino de las estrellas). xodo significa ms bien iniciativa, fuerza de innovacin, capacidad de multiplicar las amistades, de perturbar a los poderosos all donde a uno no le esperan, de darle la vuelta como a un calcetn a las reglas del juego que nos sojuzgan." (Ver tambin "Defensa del sedentarismo andante" de Santiago Alba Rico, http://www.rebelion.org/cultura/040429sa.htm )

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Artculos relacionados:

(Crtica a "Razn y Revolucin" de Alan Woods y Ted Grant)(AWTD) La ciencia mal-tratada (http://www.rebelion.org/docs/60179.pdf ) Manuel Martnez Llaneza

(Crtica a "La ciencia mal-tratada" de Manuel Martnez Llaneza) Del "anlisis" de casos a la ocultacin de los principios (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=60228) Flix Monasterio-Huelin Maci (09-12-2007)

Crtica de la crtica precipitada (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=60241) Salvador Lpez Arnal (10-12-2007)

Ms crticas a una crtica muy precipitada (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=60329 ) Salvador Lpez Arnal (11-12-2007)

Confesiones al hilo de una crtica chismosa (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=60450) Manuel Martnez Llaneza (14-12-2007)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter