Portada :: frica :: Thomas Sankara, El Che Guevara negro
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-12-2007

20 aniversario del asesinato del presidente de Burkina Faso
Thomas Sankara, el Ch Negro

Roberto Fernndez Erquizia
Rebelin


El pasado mes de octubre en diversas partes del mundo se conmemoraron los cuarenta aos de la tragedia del Guerrillero Heroico, Ernesto Ch Guevara. Pero muy pocos nos acordamos del sacrificio del capitn Thomas Sankara, presidente de Burkina Faso, asesinado paradjicamente tambin en un mes de octubre de 1987.

Es por ello que me permito referirme al hroe africano y su pensamiento universal desde los de abajo, en especial a su poltica alimentaria.

El Ch negro, as fue conocido el capitn Thomas Sankara por los revolucionarios del mundo que vean en el joven estadista africano una esperanza del Panafricanismo y la poltica de los pases no-alineados.

El capitn Thomas Sankara, junto a otros militares revolucionarios encabez el 4 de agosto de 1983 una revolucin democrtica y popular en la ex-colonia francesa Alto Volta, independiente desde agosto de 1960 pero vctima del saqueo y la explotacin de las transnacionales, adems de heredera gratuita de una enorme deuda externa. Para el patriota en uniforme un militar sin cultura ni compromiso histrico es un asesino en potencia. Por esta razn instrua obligatoriamente a todo el ejrcito en la historia y cultura de su patria.

El militar de 34 aos, como Presidente del Consejo Nacional de la Revolucin cambio el nombre colonial de Alto Volta por el de Burkina Faso, palabra resultado de la combinacin de dos idiomas mayoritarios del pas: en la lengua Moor burkina significa ntegro, y en Bamanank, Faso se traduce por Patria. As Burkina Faso significa Pais de los hombres ntegros.

Admirador del Ch, Mandela, Ghandi, Mart, Fidel; solidario con la lucha de los pueblos indios de toda Amrica y de los palestinos, Thomas Sankara fue un visionario e internacionalista.

Para el Ch negro, la victoria y consolidacin de la revolucin burkinab debera pasar por la solidaridad de todos los pueblos oprimidos del mundo e intelectuales progresistas, sin que esto signifique una dependencia ideolgica. Consideraba que el modelo de la revolucin burkinab no era producto de exportacin y que, si bien la opresin imperialista es global, cada pas oprimido, aparte de de pensar la poltica globalmente, debe actuar territorialmente, de acuerdo a sus caractersticas histricas y sociales especificas. Todo ello con la finalidad de devolver la confianza al pueblo oprimido en la gestin del bien pblico, confianza en los responsables y generar la confianza en s mismo para alcanzar el objetivo de la emancipacin nacional.

Sankara, en el poco tiempo de ejercicio de la presidencia del Consejo Nacional de la Revolucin en Burkina Faso, puso en ejecucin una serie de medidas que sacaron a este joven pas del fondo de la miseria. Entre ellas se pueden mencionar la devolucin de tierras a las comunidades campesinas en un pas eminentemente agrcola, la implementacin de programas de construccin de represas, campaas de alfabetizacin y de salud, reconocimiento de la mujer como parte activa de la vida social y poltica, desarrollo de la artesana, proteccin del medio ambiente, lucha contra la corrupcin y la deuda externa, equilibrio en las relaciones norte sur, y otras medidas populares. Thomas Sankara se encuentra entre los pioneros en considerar que deuda externa es una nueva forma de colonialismo y esclavismo.

Todas estas medidas, como era de esperar, ocasionaron el odio de las oligarquas dominantes vendidas a los extranjeros empecinadas en mantener sus privilegios. En especial la poltica post colonial francesa de dominacin a los pases africanos llamada hasta ahora Franafrique.

El Ch negro fue asesinado junto a 12 de sus compaeros un 15 de octubre de 1987 en manos de un traidor Blaise Campaor, quien llamaba a su vctima hermano y juraba lealtad al proceso. Pero que no dudo un instante en venderse a empresas transnacionales y a quienes resistan a ceder parte de sus privilegios.

A partir del fatdico 15 de 1987 el pueblo burkinab vive una poca de terror que perdura hasta nuestros das, contando con el apoyo de pases occidentales democrticos, en particular europeos e inclusive del Brasil de Lula que lleg a Burkina Faso invitado por el dictador Campaor para celebrar el XX aniversario del renacimiento democrtico. ().

En ocasin de de conmemorar el 20 aniversario de su desaparicin fsica, numerosos comits organizaron en varias capitales del mundo y en el mismo Burkina Faso, en la ciudad Uagadug, simposios y conferencias de lo que se llama Ao Sankara, a pesar de amenazas y sabotajes a los organizadores y lugares de los eventos.

En Paris, lanne Sankara en France, reuni a estudiosos del pensamiento filosfico y econmico del Martir

Muchos temas fueron abordados, como ser relaciones, norte-sur, el panafricanismo, la solidaridad de los continentes africano, asitico y latinoamericano frente a la mundializacin.

Quien escribe estas lneas present ciertas reflexiones sobre un elemento importante que tiene relacin con los procesos revolucionarios democrticos de Amrica Latina, en particular Bolivia. Y es el referido a la Revolucin Alimentaria en el Burkina Faso de la poca de Thomas Sankara. Texto ledo en la sala Thomas Sankara de la residencia universitaria de estudiantes del Africa del Oeste de Paris, donde se respira el aire Sankara.

Mangeons on Burkinab: Comamos Burkinab

Comamos burkinab, es una frase incluida en un discurso en la 39 sesin de la Asamblea General de la Naciones Unidas en 1984 y otros eventos que define lo que l llamaba la soberana alimentaria.. A travs de ella Sankara define tendencias de lo que deberan ser programas alimentarios en los pases llamados del Tercer Mundo y avalados por la OMS y la UNICEF. Consiste en la aplicacin de una verdadera teora de la ecolgica poltica aplicada a los pases pobres para lograr una autosuficiencia alimentaria. Vivir como africanos es la nica manera de vivir libre y dignamente preconizaba Sankara.

Con estas premisas, consideraba que el problema de la alimentacin de la poblacin burkinab era parte fundamental de una verdadera lucha poltica en que el debate terico tambin debe ser riguroso.

Para Sankara, el colonialismo no termina con la descolonizacin. Al contrario se profundiza por otros mecanismos como son los hbitos alimentarios impuestos a travs de, la educacin y la cultura neo - coloniales.

Parte del principio que las lites intelectuales formadas en Europa, analizan la realidad de los pases llamados del Tercer Mundo con ojos y mentalidad de Occidente, convirtindose en servidores y transmisores de una cultura que considera lo occidental como universal, no dando cabida a otra visin contrapuesta elaborada desde el punto de vista de los oprimidos por la fuerza y la Historia de occidente.

Luego de realizar una crtica a los intelectuales y tcnicos especialistas y a-ideologicos, Sankara consideraba que haba llegado el momento de plasmar en libros y textos todo el potencial histrico e ideolgico de los pases incluidos por la fuerza a la mundializacin occidental. Entre estas tareas urgentes a realizar esta la elaboracin de Revolucin Alimentaria.

Hace referencia que los pases industrializados realizan enormes inversiones en laboratorios y programas que buscan solucionar el problema del consumo exagerados de caloras que ocasionan diversas enfermedades.

Los pases colonizados culturalmente dejan de lado su arte culinario tradicional equilibrado y no transgnico, para imitar habitudes alimenticias del occidente con los resultados que son la obesidad para unos pocos y la hambruna y desnutricin para muchos.

En este sentido, como poltica ecolgica estatal de Burkina Faso sugera mangeons on Burkinab; Comamos Burkinab. Para ello incentivo la investigacin y recuperacin de una amplia variedad de alimentos sanos tradicionales en Burkina Faso que fueron dejados de lado o estigmatizados por la cultura alimentaria colonial.

Esta manera de conceptualizar la alimentacin ligada a la poltica, la historia y a una real poltica ecolgica, aparte de alimentar sanamente a los burkinabs, buscaba al mismo tiempo la preservacin del medio ambiente en la prctica. Porque la naturaleza, si bien puede ser transformada por la cultura del hombre, ste ultimo al tomar conciencia de sus tradicionales culinarias y el peligro que representan los depredadores de los bosques y los productos enlatados que nos venden, adquiere conciencia de ser actor de una poltica ecolgica y alimentaria frente a la imposicin va la educacin, la cultura y los medios de comunicacin occidentales de una alimentacin mala que, aparte de poner en riesgo la salud de quienes las consumen, destruye el medio ambiente de los pases neo-colonizados haciendo olvidar a stos su historia y tradicin cultural sana si la comparamos con los fast - food tan de moda en los pases pobres.

Estas reflexiones sobre la ecologa poltica puestas en prctica por Thomas Sankara hace veinte aos, tienen vigencia en la actualidad en todos los pases del mundo. Y particularmente en Bolivia donde han existido pensadores de la talla de Fausto Reynaga (Indio es la Tierra que piensa), Abelardo Ramos y su Escuela Ayllu, el digno ecologista Noel Kempf Mercado, los militares Germn Busch y Gualberto Villarroel, precursores de legitimar las reivindicaciones obreras e indgenas, los Igualitarios y el guerrillero poeta Caoto; los heroicos jefes indgenas del Chaco y Amazonia bolivianos que resistieron hasta principios del siglo XX, entre otros.

En la actualidad, si bien nuestros dirigentes hablan de la tierra en trminos de religiosidad, me refiero especficamente a la Pachamama andina, considero que hace falta profundizar un verdadero re-descubrimiento de las polticas alimentarias de las civilizaciones andinas, amaznico-chaqueas y rurales/urbanas de distintos orgenes, quienes de generacin a generacin pierden el manejo racional de lo que la naturaleza puede darnos para alimentarnos sanamente y sin realizar despensas econmicas exageradas.

Felizmente existen algunas industrias nacionales pioneras en el oriente y occidente de Bolivia que se inscriben en lo que considero pensamiento ecolgico de Thomas Sankara. Esperemos que estas se multipliquen y que el Estado promueva estudios realizados por bolivianos en este campo.

Finalicemos este homenaje rememorando dos frases clebres del capitn Thomas Sankara:

La tragedia est siempre presente en toda revolucin pues nuestros enemigos son numerososS que nunca llegara el da en que sealndome se diga: Es el antiguo presidente de Burkina Faso, se dir Es la tumba del antiguo presidente de Burkina Faso

Deseo que se conserve de mi la imagen de un hombre que ha llevado una vida til para todos.

Vivir como africanos es la nica manera de vivir libres y dignamente.

La ayuda extranjera solo produce la desorganizacin y el servilismo.

El objetivo de la revolucin es que el pueblo ejerza el poder.

En momentos en que los procesos democrticos revolucionarios de Amrica Latina da a da son vctimas de agresiones y conspiraciones, el pensamiento universal y la tragedia del Ch Negro, Capitn Thomas Sankara, adquiere una particular vigencia en todos los pases vctimas del ahora neo neo colonialismo.

Gracias Capitn de los pobres por tus enseanzas y sacrificio.

*Roberto Fernndez Erquizia es socilogo y Etnlogo boliviano Universidad de Ciencias Humanas de Estrasburgo



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter