Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-12-2007

Retenciones, qu retenciones?

R.Gomez Mederos
Rebelin



Hay algo que prima sobre todo, y es la naturaleza saqueadora del sistema capitalista, su nervio motor, su dinmica esta alimentada por el festn de la avaricia, y su poder reside en el robo, en la apropiacin de lo ajeno
 
El gobierno nacional anunci sin pudor y vergenza que quiere establecer un canon de retenciones a la minera de alta escala, aproximadamente el 5%, as como las retenciones al agro y dems; quiere cobrar a las mineras un canon fiscal, y aprovechar la suba internacional de los mal llamados commodities. Recordemos que el precio internacional del oro pas de 300 a 800 dlares la onza, entre tantas razones por la crisis mundial energtica y por el alicado sostn que significa el petrleo en el mundo para los tesoros nacionales, sobre todo y ante todo de las naciones ms poderosas.
 
Un pas no puede establecer un rango de commodities a un recurso estratgico y soberano, estos recursos tienen que estar manejados, planificados y orientados desde una poltica de estado que los proteja como un bien estratgico. Recordemos que para que estas explotaciones sean posibles se ha armado una jurisprudencia que le da rango de propiedad privada a territorios en la alta Cordillera, lo cual es objetivamente un tercer pas entre los dos pases, Chile y Argentina, gobernado por las compaas mineras.
 
Las caractersticas geolgicas y metal genticas de la Cordillera de los Andes en toda su extensin son una fruta dulce para las empresas multinacionales que estn detrs del oro y otros metales tan importantes para ellos, y que se llevan con la complicidad de los sucesivos gobiernos, desde la dcada del 90.
 
Los noventa estuvieron marcados por una poltica de entrega, que adems de ceder por nada las empresas que hasta ese momento eran del estado, prepararon el camino del despojo de nuestros bienes comunes al imperio y sus intereses. Al momento de hablar de retenciones a las exportaciones metalferas, hay que tener en cuenta esto, seguramente, ellos supieron ver la resistencia que iba a provocar la instalacin de estas empresas en Argentina; no sorprende que toda esta discusin sobre las retenciones ya estuviera sabida de antemano.
 
El rol del estado no es precisamente el de defender los intereses de la nacin; est ms que demostrado que viene haciendo lo contrario; y en este sentido, al igual que con las retenciones al agro, lo que hace el estado es en realidad devolver estas, en forma de infraestructura, a los grupos econmicos, que adems son monoplicos y son los que aportan a este fondo de retenciones.
 
Los estamentos cientficos y acadmicos de la orbita del estado han servido en los ltimos aos del apologtico modelo neoliberal, para transferencia cientfica e investigaciones a las compaas transnacionales. Un ejemplo claro son los contratos del INTA con la universidad de Arizona para recoger cien especies de plantas durante cinco aos, las que se utilizan luego para la elaboracin de medicamentos, en la que EEUU se queda con la patente.
 
Este es un ejemplo claro de cmo el estado devuelve a las empresas con valor agregado lo que les retiene, no solo en forma de divisas invertidas en infraestructura vial, etc. sino que adems les regala conocimiento cientfico.
 
En el caso del agro, Grobocopatel, Monsanto y tambin la Venezuela de Chvez, se benefician de lo que el estado argentino invierte en estas cuestiones.
 
La triplificacin del dlar en el 2002 dio lugar a la aplicacin de las retenciones o derechos de exportacin, para poder equilibrar el desfasaje que producan las ganancias extraordinarias de la devaluacin.
 
Paradjicamente, las devaluaciones sirvieron en el mundo para compensar la baja internacional de los productos exportados. Pero la mega devaluacin en Argentina coincidi con el aumento de los precios de las materias primas en el mercado mundial.
 
El rey de la soja de Carlos Casares, Grobocopatel, ni se inmut cuando escuch la noticia del aumento de las retenciones a las exportaciones de granos porque sabe, como buen capitalista, que estos aumentos no afectan la rentabilidad, sino que tambin absorben la devaluacin del peso con respecto al euro y el real, en tanto devolucin internacional del dlar.
 
De todas formas las obras de infraestructura son a favor del campo, esto ha dicho la actual presidenta Cristina Fernndez de Kirchner en su campaa proselitista.
 
En el caso del campo el impuesto inmobiliario rural y urbano en la provincia de Buenos Aires recaudaba en el ao 2001 el 17 %, cayendo al 10,9 % en el 2006. Como vern los beneficios son mltiples y diversos para los verdaderos dueos del poder.
 
Respecto de las imposiciones fiscales a las mineras, el caso es muy similar pero bastante mas beneficioso para estas, por las exenciones tributarias a largo plazo establecidos por la ley minera vigente y dems beneficios obtenidos, en crditos internacionales, donde el estado Argentino es el verdadero garante.
 
No pocos salieron a festejar cuando el gobierno de Kirchner anunci esta imposicin a las mineras, inclusive a justificar al gobierno, ponindolo de esta forma como el defensor patriota de nuestros mal llamados recursos naturales, para nosotros bienes comunes.
 
Si hay algo en que el gobierno de Kirchner es especialista, es en este asunto de desviar la verdadera discusin, llevarla al plano de sus intereses y arrastrar a partir de esta a ms de un desprevenido.
 
Kirchner, su gobierno, la construccin de consenso, la hegemona de su discurso y la aceptacin diversa que este provoca, se basa no solamente en manejar a las mil maravillas el doble discurso, sino en poder captar, para s y para sus intereses polticos y personales, a parte, o mejor dicho, a la mayor parte de actores vinculados con los conflictos que pueden entorpecer su poder.
 
Una gran parte del movimiento piquetero, los sectores relacionados con los derechos humanos, fueron captados por Kirchner; lo mismo quiere hacer con el movimiento ambientalista, que en Argentina viene tomando un poder inusitado. A lo largo y ancho del pas se vienen dando luchas contra la contaminacin, el saqueo y la destruccin de los modelos productivos regionales, como Gualeguyachu, Esquel, la lucha contra las mineras en la Rioja, Mendoza, San Juan , Catamarca etc.; para eso esta usando la Comisin de Recursos Naturales del MERCOSUR de la Chancillera Argentina, con Silvia Ferreyra como encargada de articular una posicin, que lleve la discusin al plano de que es posible una explotacin con control ambiental, el aumento de puestos de trabajo por parte de las mineras, como tambin de asociar al estado con las empresas transnacionales, etc.
 
Los Kirchner tienen suficiente experiencia y nexos con las empresas mineras, que datan de su poca de gobernador, donde Julio De Vido era miembro del directorio de la empresa estatal Fomento Minero Santa Cruz.
 
Actualmente la Sudafricana Anglo Gold Limited posee el 92,5% de la explotacin de Cerro Vanguardia, que produce el 25% de exportacin de oro de la Argentina, 8.100 Kg. anuales; y el resto es de Formicruz SE (Sociedad del Estado); como as tambin el proyecto de oro y plata llamado Veta o mina Martha de la estadounidense Coeur DAlene Corporation, la cual adquiri la Compaa Minera Polimet S.A. de la Yamana Resourtces Inc. todas ellas en la provincia de los Kirchner.
 
Nosotros decimos que las transnacionales imperialistas deben irse de nuestros territorios, que no queremos que destruyan las economas regionales, que hasta este momento han venido marcando el camino de desarrollo de nuestros pueblos. Nosotros debemos elegir como y de que manera queremos vivir, no las compaas imperialistas. Esta es una lucha por dems desigual, y lo va a ser ms en la medida en que el rgimen utilice a ms de un desprevenido para no tener conflicto y poder llevarse nuestros bienes comunes.
 
La salida la tienen los pueblos, en nosotros est el destino esperando, la esperanza de un futuro sano y limpio para las generaciones futuras, depende de nuestra voluntad, pero ante todo de nuestra inteligencia.
 
* Asamblea Ambiental Sanjuanina. Observatorio Geopoltico del Sur.
 
En tiempos oscuros seamos lo suficientemente inteligentes como para ser desobedientes, cuando recibimos ordenes contradictorias con nuestra conciencia o con nuestro sentido comn. Eduardo Galeano


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter