Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2007

Segn el New York Times, la Casa Blanca conoca los vdeos de las torturas
Demandan por tortura a una empresa estadounidense de mercenarios en Irak

EMD/elmercuriodigital.es


Ms de 250 personas que estuvieron detenidas en prisiones que el gobierno de Estados Unidos mantiene en Irak, presentaron una demanda por torturas contra un contratista militar estadounidense, informaron los abogados.

La firma CACI International Inc., con sede en Arlington, Virginia, es acusada de dirigir y perpetrar actos de tortura contra 256 personas entre los aos 2003 y 2004. La contratista militar estadounidense desestim este mircoles los sealamientos en su contra y, en un comunicado, dijo "rechar" y "negar la totalidad de las acusaciones de los demandantes". La empresa consider que la nueva accin judicial en su contra (en 2004 una demanda previa fue rechazada por una corte estadounidense), es una nueva versin de un recurso original "infundado".

Sin embargo, los demandantes, que estuvieron en crceles estadounidenses en Irak y que fueron liberados luego de estar detenidos sin que se presentaran cargos es su contra, aseguran haber sido golpeados en repetidas ocasiones, sodomizados, amenazados con violaciones, encerrados en celdas desnudos, sometidos a electrochoques y atacados por perros, entre otras humillaciones.

La accin judicial adems seala como torturadores a dos mercenarios de CACI, Stephen Stefanowski, conocido como Big Steve, y Daniel Johnson, conocido como DJ, quienes precisamente estuvieron involucrados en el escndalo de las torturas contra los detenidos de la prisin de Abu Ghraib, que EEUU mantiene en Irak.

Stefanowski y Johnson, segn la demanda, dirigieron al cabo Charles Graner, sentenciado a 10 aos de prisin por su papel en el escndalo de Abu Ghraib, y al sargento Ivan Frederick, quien cumple una pena de ocho aos de crcel por los mismos actos de tortura. "Estos contratistas trabajaron en un conspiracin con esos militares para torturar gente", dijo Susan Burke, principal abogada del caso. "Y ahora los militares han sido juzgados, pero los hombres de la empresa y la empresa no", fustig. El escndalo por las torturas del Ejrcito estadounidense a sus prisioneros en Abu Ghraib se destap en 2005, cuando salieron a la luz pblica fotografas en las que se ve a detenidos golpeados, apilados unos sobre otros desnudos o vestidos con ropa interior femenina ante sus guardias, atados con cables, amenazados con perros y hasta cubiertos de excremento bajo la mirada satisfactoria de agentes militares estadounidense.

La CACI es una de las tantas compaas de seguridad privada que opera en Irak, pero no la nica envuelta en escndalos de abuso de poder.

La empresa de mercenarios Blackwater es acusada de ms de 200 casos de asesinatos a sangre fra contra civiles inocentes en Irak, el ltimo de ellos, el tiroteo que el 16 de septiembre pasado acab con la vida de 17 civiles en el pas rabe, que EEUU invade desde hace casi cinco aos.

La acusacin afirma que los detenidos fueron golpeados en repetidas ocasiones, sodomizados, amenazados con violaciones, encerrados en celdas desnudos, sometidos a shock elctrico y atacados por perros, entre otras humillaciones. La accin judicial tambin nombra a dos empleados de CACI --Stephen Stefanowski, conocido como Big Steve, y Daniel Johnson, conocido como DJ-- acusados de participar en los abusos contra los detenidos de la prisin de Abu Ghraib. Los dos contratistas habran dirigido al cabo Charles Graner, quien fue sentenciado a 10 aos de prisin por su papel en el escndalo de Abu Ghraib, y al sargento Ivan Frederick, quien cumple una pena de ocho aos de crcel, segn la demanda presentada. "Estos contratistas trabajaron en un conspiracin con esos militares para torturar gente", dijo Susan Burke, principal abogada del caso, a la AFP. "Y ahora los militares han sido juzgados, pero los hombres de la empresa y la empresa no", agreg. La demanda por tortura contra CACI International, se produce en momentos en que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) atraviesa por un gran escndalo, luego que destruyera cintas de video con grabaciones de interrogatorios a sospechosos de supuesto terrorismo, en las que se aplicaron mtodos de tortura contra los detenidos, como el polmico waterboarding o ahogamiento simulado. El diario The New York Times revel ayer que al menos cuatro asesores legales de la Casa Blanca hablaron con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) sobre la conveniencia de destruir videos que muestran torturas a sospechosos de terrorismo. Las negociaciones, que se habran producido de 2003 a 2005 y entre cuyos participantes se encontrara el ex fiscal Alberto Gonzales, evitaron un gran escndalo al gobierno de George W. Bush porque los videos evidenciaban el uso de tortura durante interrogatorios.

Segn fuentes confidenciales citadas por el diario, tambin tomaron parte David S. Addington (consejero del vicepresidente Dick Cheney), John B. Bellinger III (ex abogado en jefe en el Consejo Nacional de Seguridad) y Harriet E. Miers (consejera jurdica de la Casa Blanca). De confirmarse la versin, la administracin Bush quedara en evidencia de que su participacin en este episodio sera mucho mayor que la que ha reconocido hasta ahora.

Hace unas semanas, The New York Times public que la CIA destruy en noviembre de 2005 cintas de video de interrogatorios a dos sospechosos de terrorismo grabadas en 2002, lo que est siendo investigado por el Congreso y el Departamento de Justicia. En ellas apareceran, segn se ha filtrado a la prensa, agentes de la CIA empleando severas tcnicas de interrogatorio como el waterboarding o ahogamiento simulado, un mtodo considerado como tortura. Las fuentes citadas por el rotativo sealan que los asesores legales de la Casa Blanca habran tenido conocimiento de informes previos que chocaban con la tesis de la destruccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter