Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2007

Vean quines son los entrometidos en Lbani
En busca del gobierno perdido

Rannie Amiri
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Bush, no vamos a acatar tus rdenes y no queremos tu tutela.

(Frase pronunciada por el Sheij Naim Kassem, Secretario General Adjunto de Hizbollah, en respuesta a la peticin hecha por el Presidente Bush al Primer Ministro Fuad Siniora para que ignorara la Constitucin y diera paso a su candidato para el cargo de Presidente.)

Quiz a la onceava vez vaya la vencida.

Despus de diez intentos fallidos para elegirlo, Lbano contina an sin presidente una vez que expir el mandato de Emile Lahoud el 23 de noviembre pasado. El 29 de diciembre es la fecha fijada para la prxima sesin parlamentaria, en la esperanza de cubrir finalmente la vacante.

Sin embargo, no es, en la actualidad, el problema de la eleccin del presidente lo que motiva el estancamiento actual. Tanto la oposicin como la gobernante Coalicin del 14 de Marzo estn de acuerdo en que ocupe el cargo la figura del muy respetado jefe del ejrcito, el General Michel Suleiman. Tampoco hay disputas sobre su disposicin a asumir el puesto. De hecho, el gobierno present un proyecto de ley que enmendara la constitucin y que permitiera que el comandante supremo se convierta en presidente. Entonces, cul es el problema?

En pocas palabras, la legitimidad misma del gobierno de Siniora.

La oposicin, dirigida por Hizbollah, y los seguidores cristianos del Movimiento Patritico de Liberacin del General Michael Aoun, creen que Siniora no tiene autoridad para gobernar tras la dimisin, el pasado ao, de los cinco ministros chies del gabinete (la constitucin libanesa exige que todas las sectas estn representadas en el gobierno). Como consecuencia, las boicoteadas sesiones parlamentarias han impedido el necesario qurum de dos tercios para elegir a Suleiman o a cualquier otro.

Desde el pasado mes, se han venido exhibiendo una serie de finuras diplomticas encaminadas a conseguir un consenso poltico a travs del cual todas las partes e intereses aparezcan fielmente representados en un nuevo gobierno de unidad. Escarben un poco ms profundamente y hallarn cules son las mentiras que subyacen en el corazn del impasse poltico libans, sucintamente expresadas por el parlamentario Hussein al-Haj Hassan:

El problema no est en el General Suleiman como candidato de consenso, sino en un grupo (la coalicin gobernante) que cambia de postura poltica segn los dictados de EEUU.

Desde las protestas en Beirut de marzo de 2005 que llevaron en ltima instancia a la retirada de las tropas sirias del Lbano, el pndulo ha oscilado resueltamente en direccin contraria. El Primer Ministro Siniora, junto con los dirigentes de la Coalicin del 14 de Marzo (Saad Hariri, Walid Jumblatt y Shamir Gragea) no perdieron el tiempo y corrieron a congraciarse con la administracin Bush y a meter el pas en un rumbo decididamente favorable a Estados Unidos.

Esa nueva posicin se lleg a adoptar, inquietantemente, cuando Israel arrasaba sistemticamente el Lbano en el verano de 2006 (con el pretexto de conseguir la devolucin de dos soldados israeles que haban traspasado el suelo libans). Durante la guerra, que mat a 1.000 civiles libaneses, desplaz a casi un milln de personas la cuarta parte de toda la poblacin- y devast deliberadamente la infraestructura civil, Siniora no slo recibi descaradamente a la Secretaria de Estado Condoleeza Rice en Beirut, sino que lo hizo, adems, con besos y sonrisas. Incluso despus de que ella hubiera dejado clara que la posicin estadounidense ni iba a pedir un alto el fuego ni iba a contener a Israel y, a pesar de la carnicera en curso en aquellos momentos, Rice fue clidamente recibida.

Ms de un ao y medio despus del final oficial de la guerra, Israel contina arrancando vidas a los civiles. Los estadounidenses fabricaron y suministraron las bombas de racimo con las que Israel ensuci todo el sur del Lbano cuando la guerra ya se haba dado por concluida, bombas que permanecen como un recordatorio mortfero de la naturaleza brutal de la infructuosa campaa. Sin ms propsito que el de causar la prdida mxima de vidas en los momentos en que la guerra se acababa, arrojaron indiscriminadamente casi cuatro millones de bombas de racimo por todo el sur del pas.

De esa cifra, se estima que un milln de esas bombas permanecen sin explotar, matando e hiriendo actualmente tanto a los nios como a los adultos que inadvertidamente las pisan. Los grupos de derechos humanos han condenado el uso de bombas de racimo por suponer una violacin del derecho internacional humanitario, e incluso el Departamento de Estado estadounidense se crey obligado a decir que su utilizacin contra los civiles incumpla el acuerdo de venta. [NB: una investigacin israel que ha durado justo un ao no hall contravencin en el despliegue de bombas de racimo durante la guerra, concluyendo que respondi a una necesidad militar concreta.]

El triste legado que EEUU e Israel han obsequiado al Lbano es la mutilacin continua de sus civiles, el desplazamiento masivo de su poblacin y la aniquilacin de ciudades y pueblos enteros junto con sus carreteras y puentes. La oposicin a la administracin de Siniora est por tanto buscando asegurar una voz que pueda hablar claro contra las interferencias y agresiones israeles y estadounidenses y no una que capitule ante ellas. Para garantizar que el Lbano no se convierta en un estado clientelista, como Egipto, Jordania y Arabia Saud, tiene que exigirse un amplio convenio poltico que incorpore una serie de equilibrios y controles del poder adecuados sobre el cargo del Primer Ministro.

El parlamentario libans Hassan Fadlallah observ: Bush no pisa un pas donde no provoque guerras y enfrentamientos. Y est intentando extender su experimento al Lbano. Para poder poner fin al actual punto muerto, Siniora debe acabar primero con el experimento de Bush. Y eso puede muy bien requerir que empiece por su propia dimisin.

Rannie Aimri es un comentarista independiente sobre los mundos rabe e islmico. Puede contactarse con l en: [email protected]

Enlace con texto original en ingls:

http://www.counterpunch.org/amiri12262007.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter