Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2007

El asesinato de Benazir Bhutto en Pakistn

Alan Woods
El Militante


La dirigente del Partido del Pueblo de Pakistn (PPP) acababa de dirigirse a un mitin de seguidores del PPP en la ciudad de Rawalpindi cuando se produjo el atentado. Las primeras noticias hablaban de al menos 100 muertos en el atentado, pero las ltimas noticias sitan la cifra en 15.

Este ataque mortal contra el PPP se produce en medio de una campaa electoral donde, despus de aos de dictadura militar, las masas luchaban por conseguir un cambio. Exista una oleada de apoyo al PPP, pareca seguro que ganara las elecciones a la asamblea nacional y provincial que se van a celebrar el 8 de enero de 2008.

La campaa estaba cobrando fuerza, el ala marxista del PPP estaba consiguiendo un apoyo entusiasta gracias a su mensaje socialista revolucionario en zonas tan alejadas como Karachi y las regiones tribales de Waziristn, en la frontera norte. Estas elecciones habran reflejado un gran giro a la izquierda en Pakistn. Esta perspectiva estaba provocando alarma en la camarilla dominante, eso es lo que est detrs de la atrocidad de hoy.

Es un crimen contra los trabajadores y campesinos de Pakistn, una provocacin sangrienta que pretende que no se celebren unas elecciones que seguramente ganara el PPP, este atentado es una excusa para nuevas restricciones y posiblemente la reintroduccin del estado de excepcin y la dictadura. Es un acto contrarrevolucionario que debe ser condenado sin ningn tipo de reservas.

Quin es el responsable? La identidad de los asesinos an no se conoce. Pero cuando he preguntado a los compaeros de Karachi la respuesta fue inmediata: "fueron los muls". Las oscuras fuerzas de la contrarrevolucin en pases como Pakistn habitualmente van vestidas con el atuendo del fundamentalismo islmico. Incluso circulan rumores sobre que Benazir fue disparada en una mezquita, aunque los medios de comunicacin insisten en que el asesinato fue el resultado de un atentado suicida.

Cualesquiera que hayan sido los detalles tcnicos del asesinato, quienquiera que sea el agente directo de este acto criminal, los hilos de la conspiracin sin duda llegan muy arriba. Los llamados fundamentalistas islmicos y los jihadis slo son los tteres y asesinos a sueldo de las fuerzas reaccionarias que estn atrincheradas en la clase dominante y aparato del estado pakistanes, financiadas esplndidamente por los Servicios de Inteligencia Pakistanes (ISI), seores de la droga con vnculos con los talibn y el rgimen saud, siempre ansioso de apoyar y financiar cualquier actividad contrarrevolucionaria en el mundo.

La guerra en Afganistn est teniendo unos efectos catastrficos en Pakistn. La clase dominante pakistan tena ambiciones de dominar el pas despus de la expulsin de los rusos. El ejrcito pakistan y el ISI llevan dcadas entrometindose all. Ellos son una mezcla de talibanes y seores de la droga (que es lo mismo). Han conseguido enormes fortunas del trfico de drogas que est envenenando Pakistn y desestabilizando su economa, sociedad y poltica.

El asesinato de Benazir Bhutto es slo otra expresin de la absoluta podredumbre, degeneracin y corrupcin que est carcomiendo los rganos vitales de Pakistn. La miseria de las masas, la pobreza, las injusticias, claman solucin. Los terratenientes y los capitalistas no tienen esa solucin. Los trabajadores y campesinos miraban al PPP en busca de una salida.

Algunos en la "izquierda" dirn: pero el programa de Benazir no podra haber proporcionado la solucin. Los marxistas del PPP luchan por el programa del socialismo, por el programa original del PPP. Pero las masas slo pueden aprender a travs de la experiencia qu programa y poltica son los correctos.

Las elecciones de enero habran dado a las masas la oportunidad de por lo menos avanzar un paso en la direccin correcta, de infligir una derrota decisiva a las fuerzas de la reaccin y la dictadura. Despus habran tenido la posibilidad aprender de programas y polticas, no en la teora sino en la prctica.

Ahora parece lo ms probable es que les nieguen esta oportunidad. El objetivo de esta provocacin criminal es bastante claro: suspender las elecciones. An no se ha visto la respuesta de las autoridades pakistanes, pero sera impensable que se puedan celebrar ya las elecciones el 8 de enero. Las pospondrn durante algn tiempo.

Qu efecto tendr este acontecimiento sobre las masas? Acabo de hablar por telfono con los compaeros de The Struggle en Karachi, donde estn luchando contra las bandas reaccionarias del MQM en una feroz campaa electoral. Me dijeron que hay un sentimiento general de conmocin entre las masas. "La gente est llorando y las mujeres gimen en sus casas. Ahora mismo las puedo escuchar", me dijo el compaero.

Pero el lamento se convertir en rabia. "Ha habido tumultos en las calles de Karachi y en otras ciudades. La gente est bloqueando las carreteras y quemando neumticos". Esa es la advertencia a la clase dominante de que la paciencia de las masas se agota. El movimiento de las masas no puede ser detenido con el asesinato de uno de sus lderes, ni con mil.

Las masas siempre se apegan a sus organizaciones tradicionales de masas. El PPP se desarroll al calor del movimiento revolucionario de 1968-1969, cuando los trabajadores y campesinos casi toman el poder.

El dictador Zia asesinato al padre de Benazir. Eso no impidi la resurreccin del PPP en los aos ochenta. Las fuerzas del terrorismo de estado asesinaron al hermano de Benazir, Murtazar. Despus exiliaron a Benazir e instalaron una nueva dictadura. Eso no impidi que el PPP resucitara de nuevo cuando 2-3 millones de personas salieron a las calles para darle la bienvenida.

Las masas se recuperarn de la conmocin y dolor momentneos. Con el tiempo estas emociones sern sustituidas por la rabia y el deseo de venganza. Lo que hace falta no es la venganza individual, sino la colectiva. Lo que hace falta es preparar a las masas para una nueva ofensiva revolucionaria que acaba de raz con los problemas de Pakistn.

La camarilla dominante puede retrasar la fecha de las elecciones, pero tarde o temprano tendrn que convocarlas. Los reaccionarios calculan que la eliminacin de Benazir debilitar al PPP. Es un serio error de clculo! El PPP no puede ser reducido a un solo individuo. Si eso fuera as, entonces habra desparecido despus de la muerte de Zulfiqar Al Bhutto.

El PPP no es un individuo. Es la expresin organizada de la voluntad de las masas para cambiar la sociedad. Esos tres millones que salieron a las calles para celebrar el regreso de Benazir. Son los decenas de millones ms que se preparaban para votar por un cambio en las elecciones de enero. Estos millones ahora estn de luto, pero el luto no durar para siempre. Encontrarn formas efectivas de lucha para conseguir que se escuche su voz.

Las masas deben protestar por el asesinato de la dirigente del PPP con un movimiento nacional de protesta: mtines de masas, huelgas, manifestaciones de protesta, culminando con una huelga general. Deben elevar la bandera de la democracia. Contra la dictadura! No al estado de excepcin! Inmediata convocatoria de nuevas elecciones!

La direccin del PPP no debe capitular ante las presiones que pretenden retrasar las elecciones. Celebracin de elecciones nacionales y provinciales! La voz del pueblo debe ser escuchada! Sobre todo, el PPP debe regresar a su programa y principios originales.

En el programa fundacional del PPP est inscrito el objetivo de la transformacin socialista de la sociedad. ste incluye la nacionalizacin de la tierra, los bancos y las industrias bajo el control de los trabajadores, la sustitucin del ejrcito permanente por una milicia de obreros y campesinos. Estas ideas son tan correctas y relevantes hoy que cuando fueron escritas.

No hay nada ms fcil que arrebatar la vida de un hombre o una mujer. Los humanos somos criaturas frgiles y fciles de matar. Pero no se puede asesinar una idea cuando ha llegado su momento!



http://www.elmilitante.org/content/view/4363/87/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter