Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2007

Hablar de conflicto, ocupacin, colonialismo, apartheid, nazismo, negociacin, paz, DDHH, ayuda humanitaria, Donantes y de Hamas
La vergenza Palestina

Miguel ngel Llana
Rebelin


Cuando tanto se ha tergiversado y mentido una y otra vez ao tras ao sobre lo que ya se ha consagrado como el conflicto palestino-israel, parece necesario establecer un nuevo discurso utilizando otro lenguaje para que todos podamos entendernos cuando hablemos de Palestina.

Hablar del conflicto entre palestinos e israeles es una ofensa al Derecho Internacional, a los Derechos Humanos, a los Derechos del Nio y a cualquier otro derecho cuando lo que sucedi, y sucede cada da, es que una potencia militar se apoder de unos territorios por la fuerza, expuls o asesin a poblaciones enteras destruyendo ms de 500 pueblos para ocupar con las armas por la fuerza un territorio que no les pertenece provocando el xodo masivo de la poblacin palestina. No se puede denominar conflicto a lo que es una violacin permanente, continuada, de los ms elementales derechos.

Hablar de la ocupacin de Palestina suena a hueco y a ridculo; a hueco porque la palabra est gastada, vaca de significado y, ridculo, porque ya no se trata slo de una ocupacin, ni siquiera de la ocupacin sionista, porque EEUU, la UE y NU no slo estn detrs, sino que son, de hecho, los protagonistas por su apoyo incondicional y por su complicidad explcita.

Hablar de colonialismo es ridculo, porque el colonialismo explota los recursos y a los nativos para mayor gloria, beneficio de la metrpoli y de sus intermediarios. Es ridculo porque ni siquiera se intenta convertir al palestino a ninguna religin, ni cultura, ni lengua, porque nada se pretende del palestino, slo que desaparezca.

Hablar de apartheid es inapropiado, tambin ridculo, porque no se trata slo de encerrar a los nativos palestinos -no importa de qu religin sean o de ninguna- en guetos como llevan haciendo desde hace tantos aos, como en Sudfrica, sino que es algo ms, algo mucho ms criminal, salvo que convengamos que el nazismo slo era una forma de apartheid y no de exterminio. En Palestina no hay apartheid, ni exclusin, Israel nunca pretendi tal cosa. La idea sionista israel es, sencillamente, eliminar todo rastro palestino: de personas, cultura, derechos, historia e impedir la posibilidad de vida usurpando tierras, cultivos, agua, destruyendo casas y cualquier otra cosa que tuviera relacin con Palestina o los palestinos, exactamente lo que est haciendo desde 1948.

Hablar de nazismo al referirse al sionismo israel en Palestina y con los palestinos es ms apropiado, es exacto. Negarlo no es menos delito que negar el genocidio nazi. La diferencia slo est matices y en la forma.

Hablar de negociacin cuando Israel nunca ha querido negociar, ni tampoco ahora, cuando no reconoce las elecciones democrticas palestinas de enero de 2006, cuando desde agosto de ese mismo ao mantiene secuestrado al Presidente del Parlamento Asis Duek, a ms de un tercio de los diputados del Parlamento, a casi la mitad de los ministros del Gobierno y a 11.000 palestinos Con quin puede querer negociar y para qu cuando toda Palestina y los palestinos est bajo su control, unos en la crcel y otros afuera pero prisioneros en sus pueblos?

Hablar de paz cuando continua la construccin del Muro, el asedio a todos los pueblos y ciudades, los asesinatos selectivos, el cerco a Gaza, los ms de 700 puestos de control militar que dividen y asfixian a la poblacin, hablar de paz mientras continan con la destruccin de casas, con ms asentamientos, robo de tierras y con asesinatos, con bombardeos, incursiones, tanques o sencillamente dejndolos morir en los puestos de control o en los hospitales desabastecidos de medios y medicinas De qu paz hablan, de la paz de quin?

Hablar de Derechos Humanos desde la Comunidad Internacional que se reduce a EEUU y a la Unin Europea -incluyendo al Reino de Espaa en primera fila- cuando estn incondicionalmente al lado de Israel, participan de sus violaciones y del quebranto que Israel hace del Derecho Internacional, de los Derechos Humanos, de las Resoluciones de NU y de cualquier tratado o convenio internacional. Cuando esta denominada Comunidad Internacional ha apoyado los toques de queda, saqueos, asesinatos selectivos o no, la construccin del Muro, el bloqueo de Gaza, la construccin de colonias expulsando a sus propietarios para enviarlos a la miseria, cuando apoy sin pestaear los recientes bombardeos del Lbano, todo ello con la financiacin y la colaboracin de EEUU, de la Unin Europea, junto con la adhesin del socialista Solana y del ministro socialista Moratinos que reiteradamente proclaman estar siempre del lado de Israel y de su poltica (de destruccin). Independientemente de la poltica belicista de EE.UU y de la UE, personajes como Solana y como Moratinos, entre otros, son quines hacen posible que Israel exista y pueda continuar con su limpieza tnica, con su genocidio. As naci Israel, slo as puede mantenerse y as lo mantienen con subvenciones anuales de miles de millones de euros.

Hablar de ayuda humanitaria cuando todo el territorio palestino -lo poco que les queda- est bajo control de Israel que impide la entrada de alimentos y hasta de medicinas, mientras, los principales responsables de este drama, Bush, Solana, Moratinos, etc, hablan de organizar Conferencias.

Hablar de la Conferencia de Donantes cuando nicamente donan dinero para financiar -comprar- a una Polica palestina para que sojuzgue y se enfrente a los propios palestinos para obligarlos no slo a mantener la ocupacin sino que, adems, la consideren como permanente y que protejan la seguridad (y la paz del ocupante), de Israel, reprimiendo a cualquier palestino que se oponga.

Hablar de que Hamas controla la Franja de Gaza resulta insultante, cuando toda la Franja por tierra mar y aire est en manos de Israel, cuando nada ni nadie puede entrar ni salir de Gaza -ni de ningn otro sitio- sin el permiso de Israel, cuando nada ni nadie puede moverse sin pasar por los puestos de control militar de la ocupacin israel.

Resulta desolador ver cada da como avanza el genocidio, sin detenerse, cada vez con ms presin, cada vez con ms descaro, cada vez con ms apoyo de las instituciones internacionales manejadas por EEUU y la UE, incluyendo las declaraciones cmplices como las del ministro Moratinos: siempre estar al lado de Israel. Cuanta violencia, cuantas violaciones de los DDHH y cuanta complicidad hay en todo este crimen de genocidio pero, mientras, estos personajes y sus gobiernos dicen que luchan contra el terrorismo.

En mitad de la tragedia palestina cuyo origen hunde sus races en los intereses geoestratgicos que se dirimen en la Primera GM, con la Declaracin Balfour cuando en 1917 el Reino Unido adjudica arbitrariamente Palestina a los planes e intereses sionistas que se rematan despus de finalizar la Segunda GM, en 1947, cuando la Asamblea NU aprueba la Resolucin 181 con la arbitraria cesin (no slo particin) de Palestina al sionismo israel (Con la financiacin del Imperio Colonial de Occidente) que, ahora por boca de los mismos -EE.UU. y la UE-, hablan de Conferencia de paz, de Hoja de Ruta, de dos Estados, de terrorismo, de democracia, etc.

El Foro por una Paz Justa en Oriente Medio organizado en Alcorcn, hace slo unos das, fue reventado por el Ministro de Asuntos Exteriores el pro sionista Moratinos como as se indica, entre otros documentos, en el propio comunicado oficial de la Red Solidaria contra la Ocupacin de Palestina [1] que se resume en exigencias tan simples y tan razonables como que la Unin Europea suprima el acuerdo de asociacin con Israel, que el Banco Mundial y la UE cancelen la financiacin de la construccin del Muro, que finalice el asedio a Gaza y las sanciones impuestas al pueblo palestino y, por ltimo, que reconozcan al gobierno democrticamente elegido por los palestinos.

La situacin palestina est condicionada y definida, de una parte, por la injerencia directa de EEUU y de la Unin Europea en los asuntos internos palestinos con todo tipo de presiones y de coacciones y, de otro lado, por el apoyo incondicional, sin lmites, al sionismo israel en lo militar, en armas de todo tipo, en armamento nuclear y por supuesto en lo econmico, tecnolgico y, sobre todo, en el encubrimiento de la impunidad con que actan y que adems apoyan sin vergenza alguna.

[1] Comunicado oficial de la Red Solidaria contra la Ocupacin de Palestina

Por qu nos retiramos del Foro por una Paz Justa en Oriente Prximo?

Rebelin, 17-12-2007



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter