Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-01-2008

La desestabilizacin de Pakistn

Michel Chossudovsky
Global Research

Traducido del ingls por Beatriz Morales Bastos


El asesinato de Benazir Bhutto ha creado unas condiciones que contribuyen a la actual desestabilizacin y fragmentacin de Pakistn como una nacin.

Ha quedado roto el proceso de cambio de rgimen respaldado por Estados Unidos, proceso que normalmente consiste en volver a crear con nuevos dirigentes un gobierno aliado fresco. Desacreditado a los ojos de la opinin pblica paquistan, el general Pervez Musharaf no puede permanecer en el asiento del poder poltico. Pero, al mismo tiempo, aunque se celebraran las fraudulentas elecciones programadas para enero de 2008 apoyadas por la comunidad internacional, no sern aceptadas como legtimas, con lo que se crear un impasse poltico.

Existen indicios de que los altos cargos estadounidenses haban previsto el asesinato de Benazir Bhutto:

Durante meses se ha sabido que la administracin Bush-Cheney y sus aliados han estado maniobrando para fortalecer su control poltico de Pakistn, preparando as el camino para la expansin y profundizacin de la guerra contra el terrorismo por toda la zona.
Diferentes planes estadounidenses de desestabilizacin, conocidos desde haca meses por los responsables polticos y analistas, fueron propuestos a los altos mandos del ejrcito...
Parece que se haba previsto el asesinato de Bhutto. Mucho antes de que se produjeran los intentos actuales, incluso haba informes acerca de charlas entre los responsables estadounidenses acerca del posible asesinato o bien de Pervez Musharraf o bien de Benazir Bhutto [1].

Impasse poltico

Un cambio de rgimen con vistas a asegurar la continuidad bajo el dominio militar ya no es la idea central de la poltica exterior estadounidense. El rgimen de Pervez Musharraf no puede prevalecer: el rumbo de la poltica exterior de Washington es promover activamente la fragmentacin poltica y la balcanizacin de Pakistn como nacin.

Se ha previsto un nuevo liderazgo poltico, pero lo ms probable es que adopte una forma muy diferente respecto a los anteriores regmenes respaldados por Estados Unidos. Es de esperar que Washington presione para que haya un liderazgo poltico dcil, que no est comprometido con los intereses nacionales, un liderazgo que sirva a los intereses imperiales al tiempo que bajo el disfraz de la descentralizacin contribuya simultneamente al debilitamiento del gobierno central y a la fractura de la frgil estructura federal de Pakistn.

El impasse poltico es deliberado. Forma parte de la agenda de poltica exterior que est desarrollando Estados Unidos, que favorece la alteracin y desorganizacin de las estructuras del Estado paquistan. El gobierno indirecto del ejrcito y del aparato de inteligencia paquistan tiene que ser sustituido por unas formas de interferencia estadounidense ms directas, incluyendo una amplia presencia militar estadounidense dentro de Pakistn. Esta amplia presencia militar tambin est dictada por la situacin geopoltica en Oriente Prximo-Asia central y los actuales planes de Washington de ampliar la actual guerra en Oriente Prximo a una zona mucho mayor.

Estados Unidos tiene varias bases militares en Pakistn. Controla el espacio areo del pas. Segn un reciente informe, se espera que las fuerzas especiales estadounidenses aumenten considerablemente su presencia en Pakistn, como parte de una campaa para adiestrar y apoyar a fuerzas contra-insurgentes indgenas y a unidades contra-terroristas clandestinas (William Arkin, Washington Post, diciembre de 2007).

La justificacin y el pretexto oficial para una mayor presencia militar en Pakistn es ampliar la guerra contra el terrorismo. Simultneamente, para justificar su programa contra-terrorista, Washington tambin est reforzando su apoyo encubierto a los terroristas.

La balcanizacin de Pakistn

Ya en 2005 un informe del Consejo de Inteligencia Nacional (NIC, por sus siglas en ingls) estadounidense y de la CIA prevea un destino igual al de Yugoslavia para Pakistn en una dcada en la que el pas esta dividido por la guerra civil, el derramamiento de sangre y las rivalidades inter-provinciales, como se ha visto recientemente en Baloquistn (Energy Compass, 2 de marzo de 2005). Segn el NIC-CIA, para 2015 est previsto que Pakistn se convierta en un Estado fracasado, ya que se ver afectado por la guerra civil, la completa talibanizacin y la lucha por el control de sus armas nucleares (Cita del ex-Alto Comisionado en Pakistn en Reino, Wajid Shamsul Hasan, Times of India, 13 de febrero de 2005):

Las incipientes reformas democrticas producirn pocos cambios ante la oposicin de una elite poltica muy arraigada y los partidos radicales islmicos. En un clima de continua agitacin interna el control del gobierno central probablemente quedar reducido al centro punjabi y al centro econmico de Karachi, segn palabras del ex-diplomticos citadas en el informe del NIC-CIA.
Expresando su temor, Hasan preguntaba: estn trabajando nuestros dirigentes militares en una agenda similar o en algo que se les ha expuesto en las diferentes valoraciones hechas en los ltimos aos por informes del NIC en colaboracin con la CIA? (Ibid)

La continuidad, caracterizada por el papel dominante del ejrcito y de la inteligencia paquistan, se ha abandonado en favor de la desintegracin poltica y la balcanizacin. Segn el escenario del NIC-CIA que Washington pretende llevar a cabo: Pakistn no se recuperar fcilmente de dcadas de mala administracin poltica y econmica, de polticas de divisin, anarqua, corrupcin y desavenencias tnicas (Ibid).

El rumbo estadounidense consiste en fomentar las divisiones sociales, tnicas y entre las facciones, y la fragmentacin poltica, incluyendo la ruptura territorial de Pakistan. Este rumbo de accin tambin est dictado por los planes estadounidense en relacin tanto a Afganistn como a Irn.

La agenda estadounidense para Pakistn es similar a la aplicada a la ms amplia zona de Oriente Prximo de Asia central. La estrategia estadounidense, respaldada por operaciones encubiertas de la inteligencia, consiste en provocar conflictos tnicos y religiosos, en instigar y financiar movimientos secesionistas al tiempo que en debilitar tambin las instituciones del gobierno central.

El objetivo ms amplio es fracturar la nacin Estado y redisear las fronteras de Iraq, Irn, Siria, Afganistn y Pakistn.

Las reservas de petrleo y gas de Pakistn

Las amplias reservas de gas y petrleo de Pakistn, localizadas principalmente en la provincia de Baloquistn, as como sus corredores de oleoductos son considerados estratgicos por la alianza britnico-estadounidense, lo que requiere la militarizacin simultnea del territorio paquistan.

Baloquistn comprende ms del 40% del territorio de Pakistn, posee importantes reservas de petrleo y gas natural as como amplios recursos minerales.

Se ha previsto que el corredor del oleoducto Irn-India pase por Baloquistn. Baloquistan posee tambin un profundo puerto martimo financiado mayoritariamente por China situado en Gwadar, en el Mar de Omn, no lejos del Estrecho de Hormuz donde se mueve el 30 % del suministro mundial diario de petrleo por barco o por oleoducto (Asia News.it, 29 de diciembre 2007)

Se calcula que Pakistn tiene unas reservas de 25.1 billones de pies cbicos de reservas demostradas de gas, de las cuales 19 billones estn situados en Baloquistn. Entre los contratistas extranjeros de gas y petrleo en Baloquistn estn BP, la italiana ENI, la austriaca OMV y la australiana BHP. Vale la pena sealar que las compaas estatales paquistanes de gas y petrleo, incluyendo la PPL, que tiene la mayor participacin en los campos de petroleo de Sui en Baloquistn, estn en proceso de privatizacin bajo supervisin del FMI-Banco Mundial.

Segn el Oil and Gas Journal (OGJ), Pakistn tiene unas reservas demostradas de petrleo de 300 millones de barriles, la mayora de los cuales estn localizados en Baloquistn. Otros clculos consideran que las reservas petrolferas de Baloquistn ascienden a seis billones de barriles tanto el en mar como en el interior [2] .

Apoyo encubierto a los separatistas de Baloquistn

Las reservas estratgicas de Baloquistn tienen su importancia en la agenda separatista. Siguiendo un modelo consabido, hay indicios de que la insurgencia en Baloquistn est siendo respaldada e instigada por britnicos y estadounidenses.

El movimiento de resistencia nacional baloqu data de finales de los aos cuarenta cuando Baloquistn fue invadido por Pakistn. En el actual contexto geopoltico, el movimiento separatista est en proceso de ser secuestrado por potencias extranjeras.

Supuestamente la inteligencia britnica est proporcionando apoyo encubierto a los separatistas de Baloquistn (que desde el principio han sido reprimidos por el ejrcito paquistan). En junio de 2006 el Comit de Defensa del Senado de Pakistn acus a la inteligencia britnica de instigar la insurgencia en la provincia limtrofe a Irn [Baloquistn] (Press Trust of India, 9 de agosto de 2006). Diez parlamentarios britnicos se vieron implicados en una sesin a puerta cerrada del Comit de Defensa del Senado referente al supuesto apoyo del Servicio Secreto britnico a los separatistas de Baloquistn (Ibid). Tambin son relevantes informes del apoyo por parte de la CIA y del Mossad a los rebeldes baloques en Irn y sur de Afganistn.

Parece ser que los britnicos y estadounidenses estn apoyando a ambos bandos. Estados Unidos est suministrando aviones F-16 al ejrcito paquistan, que se estn utilizando para bombardear pueblos en Baloquistn. Al mismo tiempo, el supuesto apoyo britnico al movimiento separatista (segn el Comit de Defensa del Senado) contribuye a debilitar al gobierno central.

El objetivo declarado del contra-terrorismo estadounidenses es proporcionar apoyo encubierto as como adiestramiento a Ejrcitos de Liberacin con el objetivo en ltima instancia de desestabilizar gobiernos. En Kosovo el adiestramiento del Ejrcito de Liberacin de Kosovo (KLA, por sus siglas en ingls) fue confiado a una compaa privada de mercenarios, Military Professional Resources Inc (MPRI), bajo contrato del Pentgono.

El Ejrcito de Liberacin de Baloquistn (BLA, por sus siglas en ingls) tiene un astuto parecido con el KLA de Kosovo, que fue financiado con el trfico de drogas, y apoyado por la CIA y los servicios de inteligencia alemanes, el Bundes Nachrichten Dienst (BND).

El BLA emergi poco tiempo despus del golpe militar de 1999. No tiene relacin tangible con el movimiento de resistencia baloqu, que se desarroll desde finales de los aos cuarenta. Un aura de misterio rodea a los dirigentes del BLA.



En rosa la poblacin baloqu en rosa, en Irn, Pakistn y sur de Afganistn

Washington est a favor de la creacin de un Gran Baloquistn que integrara las zonas baloques de Pakistn con las de Irn y, posiblemente, el extremo sur de Afganistn (Vase el mapa ms arriba), lo que llevara al proceso de fracturar polticamente tanto Irn como Pakistn.

Estados Unidos est utilizando el nacionalismo baloqu para organizar una insurgencia dentro de la provincia iran de Sistn-Baloquistn. La guerra contra el terrorismo en Afganistn proporciona un til teln de fondo para el ascendiente de la militancia baloqu [3].

En un artculo del nmero de junio de 2006 del The Armed Forces Journal el estudioso militar teniente coronel Ralph Peters sugera en trminos no inciertos que se debera romper Pakistn, lo que llevara a la formacin de un pas diferente, el Gran Baloquistn o el Baloquistn Libre" (vase mapa ms abajo). ste incluira las provincias baloques paquistan e iran en una nica entidad poltica.

A cambio, segn Peters, la Provincia Fronteriza Noreste de Pakistan se debera incorporar a Afganistn debido a sus afinidades lingsticas y tnicas. Esta propuesta de fragmentacin, que refleja ampliamente la poltica exterior estadounidense, reducira el territorio paquistan a aproximadamente el 50% de su superficie actual (vase el mapa abajo). Pakistn perdera tambin gran parte de su lnea costera en el Mar de Omn.

Aunque el mapa no refleja oficialmente la doctrina del Pentgono, ha sido utilizado por oficiales militares de alto grado en la Escuela de Defensa de la OTAN. Es muy probable que, al igual que otros mapas similares, este mapa haya sido utilizados tanto en la Academia Nacional de Guerra como en circulos de planificacin militar [4].

El ltimo destino del teniente coronel Peters antes de retirarse de la Oficina del vice-jefe del Estado Mayor de Inteligencia, fue en el Departamento de Defensa estadounidense y ha sido uno de los ms destacados escritores del Pentgono, autor de numerosos artculos sobre estrategia para diarios militares y sobre poltica exterior estadounidense (Ibid)



Leyenda del mapa: en negro los pases que ganan territorio, en rojo los que pierden y en gris los que no cambian.



Hay que indicar que las tendencias secesionistas no se limitan a Baloquistn. Existen grupos separatistas en la provincia de Sindh, que se basan en la oposicin al rgimen militar dominado por los pujnabes del general Pervez Musharraf [5].

Un contundente remedio econmico": Debilitar el gobierno central de Pakistn

Pakistn tiene una estructura federal basada en transferencias provinciales federales. Bajo una estructura fiscal federal, el gobierno central transfiere a las provincias recursos financieros con vistas a mantener programas provinciales. Cuando se congelan estas transferencias, como ocurri en Yugoslavia en enero de 1999 siguiendo rdenes del FMI, la estructura fiscal federal se desmorona:

"Los ingresos del Estado que deberan haber ido como pagos de transferencia a las repblicas [de la federacin yugoslava] se emplearon en vez de ello para el pago de la deuda de Belgrado. [...] Las repblicas fueron completamente abandonadas a su surte. [...] Los recortes de presupuesto que requeran redirigir los ingresos federales al pago de la deuda llevaron a la suspensin de pago de transferencias por parte de Belgrado a los gobiernos de las repblicas y de las provincias autnomas.
De una sola vez los reformistas haban logrado el desmoronamiento final de la estructura fiscal federal de Yugoslavia y herido de muerte sus instituciones polticas federales. Cortando las arterias financieras entre Belgrado y las repblicas, las reformas exacerbaron las tendencias secesionistas que se alimentaban tanto de factores econmicos como de divisiones tnicas, con lo que prcticamente garantizaron la secesin de facto de las repblicas. (Michel Chossudovsky, The Globalization of Poverty and the New World Order, segunda edicin, Global Research, Montreal, 2003, captulo 17.)

No es en absoluto accidental que el informe del NIC-CIA de 2005 predijera para Pakistn un destino igual al de Yugoslavia sealando los impactos de la mala administracin econmica como una de las causas de la desintegracin poltica y de la balcanizacin. La mala administracin econmica es un trmino utilizado por las instituciones financieras que operan desde Washington para describir el caos que resulta de no atenerse completamente al Programa de Ajuste Estructural del FMI. En realidad, la mala administracin econmica y el caos es el resultado de las prescripciones del FMI-Banco Mundial que invariablemente desencadenan la hiperinflacin y precipitan a pases endeudados a la extrema pobreza.

Pakistn ha estado sujeto al mismo remedio econmico mortfero que Yugoslavia: en 1999, inmediatamente despus del golpe de Estado que llev al general Pervez Musharaf al mando del gobierno militar, se impuso a Pakistn un paquete econmico del FMI que inclua la devaluacin de la moneda y drsticas medidas de austeridad. La deuda externa de Pakistn es del orden de 40 mil millones de dlares estadounidenses. La reduccin de la deuda por parte del FMI segn el paquete econmico estaba condicionada a la venta al capital extranjero y a precio de saldo de las empresas estatales ms rentables (incluyendo las instalaciones de gas y petrleo en Baloquistn).

El ministro de finanzas de Musharaf fue designado por Wall Street, lo que no es una prctica inusual. A instancias de Wall Street, los dirigentes militates nombraron a un vicepresidente de Citigroup, Shaukat Aziz, que entonces era el director del Global Private Banking de CitiGroup [6]. CitiGroup es una de las mayores instituciones banqueras comerciales extranjeras en Pakistn.

Existen obvias similitudes en la naturaleza de las operaciones encubiertas de inteligencia estadounidenses aplicada pas tras pas en diferentes partes de los llamados pases en vas de desarrollo. Estas operaciones encubiertas, incluida la organizacin de golpes militares, a menudo estn sincronizadas con la imposicin de reformas macro-econmicas del FMI-Banco Mundial. En este sentido, la estructura fiscal federal de Yugoslavia se desmoron en 1990, lo que llev a la pobreza generalizada, y acentu las divisiones tnicas y sociales. La guerra civil respaldada por Estados Unidos y la OTAN que empez a mediados de 1991 consisti tanto en codiciar grupos islmicos como en canalizar un apoyo encubierto a ejrcitos paramilitares separatistas en Bosnia, Kosovo y Macedonia. EL NIC y la CIA han previsto para Pakistn un escenario de guerra civil similar: desde el punto de vista de la inteligencia estadounidenses, que tiene una larga experiencia en secundar ejrcitos de liberacin, la Gran Albania es a Kosovo lo que el Gran Baloquistn es a la provincia sudeste de Pakistn de Baloquistn. De forma similar, el Ejrcito de Liberacin de Kosovo es el modelo elegido por Washington para reproducirlo en la provincia de Baloquistn.

El asesinato de Benazir Bhutto

Benazir Bhutto fue asesinada en Rawalpindi, la cual no es una ciudad ordinaria. Rawalpindi es una ciudad militar sede del cuartel general de las Fuerzas Armadas y de la Inteligencia Militar paquistanes (ISI, en sus siglas en ingls). Irnicamente, Bhutto fue asesinada en una zona urbana estrechamente controlada y vigilada por la polica militar y las fuerzas de elite del pas. Rawalpindi es un hormiguero de agentes de inteligencia del ISI, que invariablemente se infiltra en los mtines polticos. Su asesinato no fue un hecho casual.

Sin prueba alguna y citando fuentes del gobierno paquistan, los medios de comunicacin occidentales destacaron a coro el papel de al-Qaeda, al tiempo que se centraban en la posible implicacin del ISI.

Lo que no mencionaban estas interpretaciones es que el ISI contina desempeando un papel fundamental en supervisar a al-Qaeda en nombre de la inteligencia estadounidense. Los reportajes de prensa no mencionaron dos hechos fundamentales y bien documentados:

1) el ISI mantiene estrechas relaciones con la CIA. El ISI es prcticamente un apndice de la CIA.
2) al Qaeda es una creacin de la CIA. El ISI proporciona apoyo encubierto a al- Qaeda, y acta en nombre de la inteligencia estadounidense.

La implicacin de al- Qaeda y/o del ISI sugerira que la inteligencia estadounidense tena conocimiento del complot de asesinato y/o estaba implicada en l.

Notas: [1]Anglo-American Ambitions behind the Assassination of Benazir Bhutto and the Destabilization of Pakistan, Larry Chin, Global Research, 20 de diciembre de 2007,

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=7699

[2]Balochistan: Pakistan's Nuclear Wasteland Up in Arms, Ahmar Mustikhan

http://www.ens-newswire.com/ens/oct2006/2006-10-27-insmus.asp

[3]US ally Musharraf in a tangle over Iran, M K Bhadrakumar, Global Research, 6 de marzo de 2007, http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=5003

[4] Plans for Redrawing the Middle East: The Project for a New Middle East, Mahdi Darius Nazemroaya, Global Research, 18 de noviembre de 2006, http://www.globalresearch.ca/PrintArticle.php?articleId=3882

[5] Pakistan's Baluch insurgency, Selig S Harrison, Le monde Diplomatique, octubre de 2006

http://mondediplo.com/2006/10/05baluchistan

[6]Pakistan's military regime to implement IMF dictates, Keith Jones, WSWS, 30 de octubre de 1999, http://www.wsws.org/articles/1999/oct1999/pak-o30.shtml

Enlace con el original: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=7705



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter