Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2008

El petrleo se pone a cien

Jos Luis Pea y Florent Marcellesi


El Ao Nuevo nos ha trado una sorpresa: por primera vez, el precio del petrleo de referencia en Estados Unidos ha llegado a los 100 dlares. Hemos cruzado el umbral simblico que todos estbamos temiendo: se acab la poca del petrleo barato y, con ella, el mito fundacional del modelo actual de desarrollo. Ya no es posible creer en el crecimiento econmico ilimitado. Dentro de no mucho tiempo, tendremos serios problemas para pagar la factura energtica e incluso, poco despus, de conseguir un suministro suficiente. La era de la crisis energtica ha comenzado.

A ms corto plazo, el Ao Nuevo tambin nos ha trado subidas generalizadas de la energa: la electricidad, el gas natural y el butano ya han subido y en cuanto a la gasolina? bueno, la gasolina no para de subir desde hace un par de aos. De momento, cada hogar vasco dedica 800 euros al pago de la energa domstica ?electricidad y gas, sin contar lo que vale llenar el depsito del coche?. No sabemos hasta dnde llegar la factura energtica, pero s sabemos que durante el 2006 la factura subi un 11% (EVE, 2007) a pesar de que el consumo apenas creci un punto y medio. A este paso, el 2009 nos traer una factura de 1000 euros por hogar.

Que esto iba a llegar, ya lo sabamos hace tiempo. Los especialistas llevaban tiempo avisando que la produccin mundial de petrleo se estaba acercando a su mximo. Ya en 1956, el geofsico Hubbert predijo durante la reunin anual del American Petroleum Institute que la produccin total de petrleo de los Estados Unidos alcanzara su pico a finales de la dcada de los 60 o a principios de los 70. Cuando en 1970 se confirm esta prediccin, Hubbert alcanz una gran notoriedad. Los ltimos datos colocan el pico de produccin mundial de petrleo en el 2010, con el pico de produccin de gas unos aos ms tarde. De hecho, un creciente nmero de expertos creen que el pico de produccin ya ha llegado: especialmente despus del huracn Katrina, cuando Arabia Saudita admiti que no poda incrementar su produccin para atenuar la crisis por las prdidas en la produccin y el refino sufridas en la zona del Golfo de Mxico. En los ltimos tiempos y despus de negar la evidencia durante aos, gigantes petrolferos como Chevron Texaco y la propia Repsol-YPF asumen pblicamente las predicciones de Hubbert.

El fin del petrleo barato hace pensar en un sombro futuro en el que la humanidad tendr que sobrevivir sin la principal fuente de energa que dio impulso a la revolucin industrial y que nos ha servido para alcanzar el presente nivel de desarrollo. Muchos piensan que estamos ante el inicio de la crisis definitiva del petrleo. Definitiva porque ser la ltima y la que obligar a efectuar los mayores ajustes y recortes en su consumo como nunca antes se ha hecho. El petrleo caro y, dentro de poco, la escasez de gas y petrleo, van a ser un golpe mucho ms duro que el cambio climtico. Adems, los dos se van a dejar sentir al mismo tiempo: dentro de una o dos dcadas.

El fin del petrleo barato es una emergencia que amenaza directamente nuestro modo de vida actual, el nivel de desarrollo que hemos alcanzado y, ms all, la paz, la justicia y la solidaridad entre ciudadanos, pueblos y generaciones independientemente de su nacionalidad, estatus socio-econmico o cualquier otra condicin humana. Berdeak/Los Verdes no queremos ?ni podemos? continuar con esta dependencia del oro negro y con ella, de las multinacionales que lo controlan y de los regmenes dictatoriales que lo utilizan para mantenerse en el poder y negar a los ciudadanos ?y especialmente a las ciudadanas? las libertades sociales y polticas e incluso los derechos humanos ms bsicos. Es hora de tomar decisiones serias sobre nuestro futuro energtico y cuestionar decididamente el sistema econmico actual y la actuacin de los partidos polticos tradicionales que nos lo imponen.

Hoy, muchos de ellos, sin importar su adscripcin ideolgica, se llenan la boca de ?participacin ciudadana? cuando llevan aos agarrados en el poder, controlando y promoviendo una sociedad petroleada. En este contexto el abrir ?consultas? para plantear nuevas fronteras en un mundo interconectado deja de ser prioritario ya que el ms urgente reto del siglo XXI para el conjunto de la ciudadana tiene un barniz ecolgico y energtico. En Occidente, ms all de nuestras disputas y reivindicaciones nacionales y territoriales, estamos vinculados por un gran lazo estructural y cultural que rige nuestras vidas y comportamientos: la energa barata que ha permitido desarrollar la sociedad industrial que todos compartimos.

En este marco donde el motor de petrleo resulta ms determinante que el carn de identidad, tenemos que ser conscientes de la amenaza que el precio del petrleo y del gas supone para el futuro de todos y cada uno de nosotros. Si no hay energa barata, no habr libertad ni autonoma individual o colectiva de cualquier tipo en cualquier parte de Europa. El derecho a decidir tan alabado ?o criticado, segn por quin? se convertir en una quimera ms debido a nuestra dependencia a los caprichos de aquellos que controlen all y administren aqu los ltimos pozos de petrleo y los ltimos depsitos de gas natural.

Por ello, existe una necesidad urgente de tomar decisiones compartidas sobre nuestro modelo energtico, pilar de nuestro porvenir comn. Ante el fin de la era del petrleo que amenaza las races de la civilizacin industrial, har falta, de acuerdo con la moda de estos tiempos, otra ?hoja de ruta? ?esta s, participativa? encaminada esta vez hacia la ?normalizacin energtica?. Para acabar con la adiccin al petrleo, este camino podra culminar con otra ?consulta?, para que los ciudadanos podamos decidir libremente, por lo menos a nivel local y europeo, qu tipo de futuro energtico queremos y podemos ofrecernos. Estenuevo ?ciclo histrico? ?y que nos perdonen los juristas por las imperfecciones del planteamiento? es una puerta abierta a la esperanza para que las generaciones futuras disfruten de un mundo en paz. Cuando el petrleo se pone a cien, quiz sea hora de una energtica consulta.

Jos Luis Pea y Florent Marcellesi  son respectivamente miembro y portavoz de Berdeak/Los Verdes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter