Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2008

Crnica desde Palestina (3)
Ahmad Maslamani, compaero, amigo

Lidn Soriano
Rebelin


La ciudad de Jerusaln esta inundada de banderas israeles y estadounidenses para recibir maana a la marioneta ms absurda, peligrosa e ignorante de todo el guiol, el ms cretino entre los cretinos: George W. Bush.

Sin embargo Jerusaln, ajena al burdo decorado de pacotilla, se ha volcado en la despedida de una buena persona, un trabajador incansable, fuerte como una roca y luchador empedernido, una persona realmente especial: el Dr. Ahmad Maslamani.

En el funeral encontramos muchas caras conocidas: Jacoub, Abla, Mahmoud, Iman, Naim, Fatme, Sergio, Eilin... y la mujer de Ahmad destrozada y rota de dolor. Multitud de compaeros con quienes compartimos la misma lucha y tambin muchas alegras, celebraciones, excarcelaciones. Humus, narguiles y conversaciones interminables sobre poltica local, regional, mundial, compartiendo principios, buscando caminos, perdindonos, reencontrndonos, pero siempre caminando.

49 aos llenos de vida, llenos de energa incansable, se han ido de repente dejndonos a todos un poco hurfanos. Con su trabajo como director de los HWC, su ideologa marxista y su solidaridad internacionalista nos ha permitido llegar a todos los rincones del pas, convivir con sus gentes, aprender de ellas, entender su causa: la noble causa del pueblo palestino y sobre todo compartir momentos inolvidables.

Esta madrugada sus arterias no aguantaron ms y su sangre llena de pasin ha inundado ese cerebro que no poda dejar de pensar, de buscar soluciones para su pueblo. Pero el Dr. Maslamani no ha fallecido de muerte natural, le han matado las interminables horas pasadas en los puestos militares de control, el muro que divide y encierra en guetos a su gente, los das, semanas y meses que sufri la brutal investigacin israel. Le han matado la dificultad de movimiento en su propia tierra, los derribos de casas, los asesinatos de amigos y familiares..., en pocas palabras: la ocupacin israel. Tantos quebraderos de cabeza, tantos problemas por resolver, reuniones interminables mantenidas a base de nicotina y cafena, decepciones, engaos sionistas de ltima hora que arrojan por la borda meses de trabajo... demasiadas gotas que han acabado colmando el vaso y... desbordndolo.

Pero igual que su encarcelamiento acab convirtindose en una batalla ganada por la determinacin y la dignidad que el amigo Masla posea, su ltimo viaje se ha convertido en una victoria sobre la ocupacin.

Tras el tristsimo y fraternal funeral en la casa su cuerpo cubierto, como no poda ser de otra forma, con la bandera palestina, ha salido de la casa como lleg, transportado por decenas de jvenes manos que le llevaban en volandas. Acompaado de canciones y eslganes de rebelda, de lucha, de independencia y de victoria que salan atravesando las gargantas desde lo ms profundo de las entraas. Tiros al aire como salvas de honor para un hombre bueno que dio todo por sus principios marxistas y por su causa: la liberacin de Palestina.

La comitiva se ha desplazado en coches hasta Wadi Joz y desde all, flanqueado por palmeras, banderas palestinas y banderas del Frente Popular para la Liberacin de Palestina, el Dr. Maslamani ha encabezado su ltima batalla.

A lo largo de la maana se ha ido uniendo ms gente al funeral, casi un millar de personas acaba siguiendo a los jvenes porteadores. Nos dirigimos hacia la ciudad vieja, concretamente a la mezquita de Al Aqsa, sin saber si vamos a poder entrar. Ms que un funeral parece una manifestacin, por lo tanto un acto ilegal. Las banderas palestinas estn prohibidas por el gobierno israel en Jerusaln, las del Frente Popular todava ms. Puede pasar cualquier cosa, pero la motivacin, fuerza y dignidad de esta comitiva es imparable, un torrente que puede con todo.

Al empezar a subir la cuesta de la puerta de los leones un jeep intenta detenernos, algunos empiezan a discutir con los soldados, hay zarandeos, pero unos cuantos jvenes animan a la gente para que sobrepasemos al jeep y sigamos adelante. As lo hacemos y tras los momentos de tensin, con energas renovadas, subimos la cuesta y atravesamos la puerta de los leones. Ante la entrada de la explanada de la mezquita de nuevo se repite la escena, la polica israel intenta detener la comitiva, la gente se apelotona, empujones, gritos, dos policas llegan a sacar las armas. Siento que en ese momento puede pasar cualquier cosa, pero finalmente los jvenes que lideran la comitiva animan a todo el mundo para que entre en la explanada.

Camuflada entre la gente, pues me arriesgo a la deportacin, entro en la explanada de las mezquitas con los compaeros del AIC y otras mujeres y compaeras palestinas. En el momento de atravesar la puerta las mujeres empiezan a gritar eslganes de independencia para Palestina, la mujer que corea las consignas, que ronda los 50 aos, levanta el puo hacia el cielo, tiene la cara roja y la yugular hinchada mientras grita de forma desgarradora sacando de su cuerpo sonido y coraje por igual. Imposible describir el momento, surrealista como un sueo. Un nudo en el estomago que se deshace solo para gritar: Philistin!, unindonos al sentir de la gente, a su dolor, a su fuerza y a su dignidad.

S que repito muchas veces esta palabra, pero creedme, es lo nico que se poda sentir entre todas esas personas: una energa y una fuerza inmensas, imposibles de encerrar en estas ocho letras. Dignidad es lo que ha representado durante toda su vida el Dr. Maslamani, Masla. Y es precisamente su dignidad y el respeto y amor de los suyos lo que le ha llevado a esta ltima pequea gran victoria en su amada Palestina. La entrada en Al Aqsa no se ha llevado a cabo por motivos religiosos, ha sido un acto de reivindicacin nacional: Al Aquds es Palestina, Jerusaln es Palestina, Akko, Bersheva, Nabls, Gaza, Masada, Yafa son Palestina. Ahmed no poda irse de otra forma: luchando y venciendo.

Repito en su honor las ultimas palabras que me escribi en un papel para leer ante los medios en Biln el ao pasado, porque como me dijo: Esto es lo que no se debe olvidar, este es nuestro objetivo, esta es nuestra lucha: Filistin arabia! Filistin hurra!

Seguimos en la lucha



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter