Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-01-2008

El derecho a la salud en la Cuba socialista

Felipe de J. Prez Cruz
Rebelin


Defiendo el criterio de que Cuba socialista es sin duda un pas de privilegio. Y pienso que tal concepto no puede entenderse como categora propagandstica. Este criterio es el que ha guiado la primera entrega de este trabajo. Tanto en esa como en la que hoy ponemos a disposicin del lector, realizamos un balance de los logros del socialismo en Cuba, en tanto constituyen resultado y condicin de cualquier evaluacin seria sobre la Revolucin Cubana, su pasado, presente y futuro.

Un tema que parece muy socorrido es el de la salud pblica. Salvo nuestros ms acrrimos enemigos, se reconoce que la Revolucin Cubana en el rubro de la salud tiene resultados. Sin embargo en este, como con en otros asuntos cubanos, es frecuente que se manifieste un sustantivo reduccionismo. Tras cifras o menciones circunscritas a una u otra especificidad, muchas veces no queda suficientemente explcito el conjunto de la obra humana.

Predomina en buena parte de los enfoques sobre los sistemas de salud -como resultante de la hegemona ideolgica y poltica neoliberal-, un concepto de servicio de salud, que enajena su naturaleza social y humanista, para reducirla a lo tecnolgico- mercantil. Evidentemente desde tal paradigma solo es posible, a lo sumo, asomarse en Cuba a la consideracin de un Estado benefactor. No puede entenderse que si de salud se trata el Estado revolucionario cubano es organizacin y voluntad de las masas en revolucin, es trnsito que adelanta la sociedad humana. Es socialismo.

En general los valores socialistas en tanto alternativa econmico social y cultural de desarrollo humano, no estn suficientemente asumidos y mucho menos publicitados, cuando de hablar de la salud cubana se trata. Resultar por tanto de inters acercarnos a esa totalidad humana que se expresa en el sistema de salud cubano, a su naturaleza, funciones y resultados.

Frente a millones que carecen de salud

Vivimos en un mundo con 766 millones de personas sin servicios de salud, 158 millones de nios que sufren de desnutricin y 10 millones que mueren anualmente, en su mayora por enfermedades prevenibles. Para 507 millones de personas solo existe una esperanza de vida de 40 aos de edad (1). Y puede afirmarse que ninguno de esos problemas existen en Cuba.

En la etapa prerrevolucionaria, la atencin mdica y hospitalaria en Cuba difera muy poco de lo que actualmente ocurre en el mundo. Se caracterizaba por el predominio de servicios de carcter privado y mutualista, frente a una reducida y pobre oferta pblica. Esta modalidad en los servicios de salud impeda el acceso a las personas de ms bajos ingresos, las que contaban como nica opcin con las Casas de Socorro, que atendan principalmente los casos de urgencia. Las instalaciones y el personal mdico radicaban fundamentalmente en la capital del pas, donde se concentraba el 65% de los mdicos y el 62% de las camas existentes. En 1958 en Cuba existan 94 hospitales, tres de ellos peditricos, diez gineco-obsttricos, y no existan hospitales clnico quirrgicos. En estos centros existan unas 28500 camas, casi siempre vinculadas a la politiquera y al trfico de favores. Los hospitales, adems eran focos de desorden, corrupcin y desprecio por la vida humana, tal como puede apreciarse si solo se siguen las crnicas en la prensa de la poca. Lleg el momento en que el presupuesto de manutencin y medicinas de un enfermo hospitalizado era de apenas 10 centavos. En las zonas rurales, prcticamente no exista atencin mdica y se contaba con un solo hospital rural (2).

En medio de la desatencin, la corrupcin y la mercantilizacin de la profesin, imperantes en la neocolonia cubana, no dejaron de destacarse mdicos, enfermeras y tcnicos, que enfrentaron la situacin existente y dedicaron su calificada inteligencia y esmero para con nuestro pueblo. Estos profesionales eran portadores de una tradicin progresista y libertaria que vena desde finales del Siglo XVIII, imbricada en los primeros proyectos nacionalistas e independentistas, que levantaron el criterio de que la ciencia, deba de ir acompaada por la tica patritica. En las nuevas realidades de mediados del pasado siglo dieron su aporte al proceso nacional liberador, que tuvo su ms alta expresin en los servicios mdicos del Ejrcito Rebelde. Tras el triunfo de enero de 1959 constituyeron el ncleo de despegue del nuevo sistema de salud revolucionario, y resistieron la masiva operacin de robo de fuerza calificada que desarroll el gobierno de los Estados Unidos para dejar al pas sin mdicos y especialistas de educacin superior. Las revolucionarias acciones emprendidas por estos pioneros en el desarrollo de la red asistencial, y en la formacin de nuevos galenos, permitieron la rpida transformacin de la situacin existente y el nacimiento del Sistema Nacional de Salud nico.

La garanta de atencin mdica gratuita a toda la poblacin cubana an en los lugares ms apartados-, se convirti desde los primeros momentos del triunfo de la Revolucin en uno de los paradigmas sociales fundamentales. Hoy toda la poblacin goza de atencin mdica primaria permanente y remisin a servicios gratuitos de alta tecnologa.

El sistema creado comenz a realizar importantes reformas a partir de los aos 60, como parte fundamental de las transformaciones del perodo revolucionario y en respuesta al respeto ms absoluto de uno de los derechos humanos fundamentales de todo ciudadano. El pas realiz un gran esfuerzo por ampliar y modernizar la red de servicios hospitalarios, lo que implic mejorar coberturas, accesibilidad, capacidad, confort e incorporar las ms novedosas tecnologas. En el ao 2000 existan 270 hospitales, 25 de ellos peditricos, 31 gineco-obsttricos, y 36 hospitales clnico quirrgicos. Estos centros contaban con una capacidad de 58 713 camas (3).

Cuba es el pas con ms mdicos en el mundo en proporcin a sus habitantes: 591 doctores por cada 100 000 personas. A ello se suma la formacin de ms de 80 mil jvenes como tecnlogos de la salud, de nivel medio y superior. Este personal altamente calificado cubre 21 perfiles profesionales.

El sistema de salud cubano tiene muchas caractersticas nuevas y nicas. Refleja a la sociedad socialista cubana como un todo. El sistema es subsidiado por el Estado y se basa en las necesidades de la poblacin y no en las relaciones de solvencia financiera. La atencin mdica y dental es un derecho constitucional (4)y los ciudadanos no solo reciben gratuitamente los beneficios del sistema, tampoco se les cobra ninguna contribucin impositiva deducida de sus salarios o ingresos. Los medicamentos en nuestro pas tienen la mitad del precio que tenan hace 44 aos, porque se rebajaron entonces a la mitad, y hoy se mantienen los precios de aquellos productos genricos.

Novedosa es tambin la filosofa de la salud en que se basa el sistema cubano. Parte del visionario legado del Hroe Nacional Jos Mart, quien certeramente defini que: Mejor es evitar la enfermedad que curarla. La medicina verdadera es la que precave La higiene es la verdadera medicina. (5). Criterios que fueron asumidos y desarrollados con el enfoque social de la medicina de Ernesto Che Guevara: ciencia que sirva para prevenir las enfermedades, que sirva para orientar a todo el pblico hacia sus deberes mdicos (6).

Sobre la base de los presupuestos filosficos y polticos de la Revolucin Cubana, la estrategia de salud se elabora a largo plazo y se dirige hacia toda la poblacin, no solo a los enfermos. Para ello se labora en una amplia prevencin organizada y en la activa participacin de las personas dentro de la comunidad en los programas de salud. (7). El comportamiento del sistema de salud en Cuba se caracteriza por su homogeneidad, pues no hay diferencias significativas entre los distintos sectores de la sociedad, entre el acceso en el campo y la ciudad, debido a los principios de equidad y justicia social aplicados en la extensin y desarrollo de los servicios de salud.

En dcada del ochenta en el centro del programa de salud cubano se orienta hacia el novedoso sistema el mdico de la familia y el equipo de especialistas del policlnico, los cuales atienden a la comunidad. Este brinda la atencin primaria de la salud y los servicios dentro del punto de entrada en el sistema de salud. El sistema est organizado en 381 reas de salud con una cobertura que alcanza a todos sus pobladores.

La atencin primaria de salud, comprende un conjunto de procederes y servicios de promocin, prevencin, curacin y rehabilitacin, as como la proteccin de grupos poblacionales especficos y el abordaje de problemas de salud con tecnologas apropiadas de este nivel, dirigido a cada persona, sus familias, la comunidad y el medio ambiente. Tal atencin primaria se relaciona estrechamente con la atencin mdica secundaria especializada y con la terciaria altamente especializada en los policlnicos y los hospitales, donde las avanzadas mediciones de diagnstico se llevan a cabo junto con los complicados tratamientos quirrgicos y mdicos.

Antes de precipitarse la crisis econmica de los aos noventa, ms del 99,1 % de la poblacin cubana lleg a estar cubierta, y plenamente satisfecha con un mdico y enfermera de la familia que atendan alrededor de 120 familias de 600 hasta 800 personas-, desde la infancia hasta la ancianidad. El mdico de la familia ha sido uno de los programas de maravilla de la RevolucinCubana. Las personas reciban los cuidados del mdico tanto en su consultorio, como en visitas a las casas. Este programa lleg a funcionar como un verdadero mdico personal, que lograba dispensarizar a todos los vecinos de su rea, y constantemente estaba disponible para apoyar a sus pacientes, dar un consejo de salud y orientar a sus conciudadanos. En la estrategia nacional se aspiraba que para 1996 toda Cuba estuviera cubierta programa (8).

Los impactos del sistema nacional de salud

Entre los mayores impactos del sistema nacional de salud est la excepcional situacin higinico-epidemiolgica. El Programa Nacional de Inmunizacin protege a la poblacin contra 13 enfermedades infecto-contagiosas. Al Triunfo de la Revolucin, el 14.2 por ciento de la mortalidad general corresponda a las enfermedades infecciosas. Hoy la proporcin de defunciones por infecciones y parasitarias se ha reducido al 0.8 por ciento del total.

El pas erradic dolencias como la poliomelitis, ttanos neonatal, difteria, parotiditis, meningo encefalitis postparotiditis, sarampin, tos ferina y sndrome de rubola congnita. A su vez y no constituyen problemas de salud pblica debido a tasas muy reducidas, el ttanos, h. influenzae tipo B, m. meningococcica, y hepatitis B en mayores de 20 aos. La tuberculosis que fue un serio problema de salud en Cuba antes del 1959, hoy es exitosamente controlada. Hemos alcanzado cifras muy bajas de morbilidad y mortalidad, mientras a nivel internacional esta grave enfermedad pulmonar ha vuelto a manifestarse con fuerza, incluso en algunos pases del llamado mundo desarrollado. Cuba adems, est entre los tres pases de Amrica Latina, donde la enfermedad del dengue no es endmica.

Otros logros del sistema estn en el incremento del parto institucional, reduccin de la mortalidad infantil, disminucin del bajo peso al nacer e incremento de la esperanza de vida y la reduccin de los egresos hospitalarios en todas las provincias. Dado el concepto de atencin preventiva existen numerosos programas de estudios y pesquisaje que tienen un carcter masivo y movilizan importantes recursos materiales y humanos, con el apoyo de las organizaciones sociales de las comunidades.

La salud pblica cubana ha priorizado a los grupos poblacionales de riesgo, en particular a la mujer y los nios. Cuba ocupa el primer lugar en indicadores favorables de mortalidad infantil en menores de un ao y menores de cinco aos en Amrica Latina y buena parte del mundo. Durante los dos ltimos aos se ha alcanzado la tasa de mortalidad infantil ms baja de la historia, con 5.3 por mil nacidos vivos. Segn estadsticas recogidas en el Estado Mundial de la Infancia 2007 que publica UNICEF, globalmente la tasa mundial es de 52 y la de Amrica Latina de 26. La de frica occidental es de 108. Cuba adems redujo la mortalidad infantil por cardiopatas congnitas de 3,5 por mil recin nacidos vivos, en 1980, a 0,5, en el ao 2005, gracias al Programa Nacional de Atencin al Nio Cardipata.

Estos resultados de la mortalidad infantil expresan otros tantos beneficios que se garantizan a las cubanas. A cada mujer durante el embarazo, se le realizan no menos de 17 consultas y 30 exmenes de diagnstico para evitar que sus hijos padezcan enfermedades graves o malformaciones congnitas, con lo que se logra que disfruten de buena salud. A cada nio que nace no solo le vacuna contra las 13 enfermedades erradicadas en el archipilago, se le aplican adems pruebas para detectar otras seis enfermedades, un derecho al que solo tienen acceso algunas personas muy ricas, en los pases ms desarrollados del planeta. La esperanza de vida al nacer es de 76,8 aos y se espera que en el prximo quinquenio llegue a 80 aos.

El desarrollo tecnocientfico en la atencin de salud realiza maravillas, incluso dentro de las posibilidades de los pases de ms alto nivel mundial. En Cuba ya se acumula una destacada experiencia en el empleo de las tcnicas ms avanzadas a escala mundial, entre ellas: la trasplantologa, la fertilizacin in vitro, lzer en ciruga, oxigenacin hiperbrica, litotricia extracorprea, resonancia magntica nuclear, angiografa por sustraccin digital, ingeniera gentica, tcnicas inmunolgicas y electroanalgesia. Otro gran espacio de desarrollo lo constituyeron las unidades de terapia intensiva peditricas, que existen en las 14 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud; los cardiocentros, y el Centro de Microciruga Ocular en Serie anexo al Hospital Oftalmolgico "Ramn Pando Ferrer", que fue el primero en Amrica, inaugurado en abril de 1988 (9).

Existe una amplia red de instituciones creadas por la Revolucin que son a su vez centros de investigacin y docencia, como los hospitales Clnico-Quirrgico "Hermanos Ameijeiras" y el Centro de Investigaciones Mdico-Quirrgicas (CIMEQ). Tambin est la labor especializada de institutos como el de Cardiologa y Ciruga Cardiovascular; Endocrinologa; Nutricin e Higiene de los Alimentos; Medicina del Trabajo; Medicina Tropical "Pedro Kour"; Nefrologa; Neurologa y Neurociruga; Oncologa y Radiobiloga; Hematologa; Gastroenterologa; Angiologa y el Centro Nacional de Investigaciones Cientficas (CENIC). El fortalecimiento de complejo de ciencia- desarrollo, se protegi de manera muy significativa durante el perodo especial. No obstante los rigores del momento, en octubre de 1993 se inauguraron las nuevas instalaciones del Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kour", que lo convierten con su moderna tecnologa, en uno de los ms importantes de Amrica Latina y el mundo para la investigacin y tratamiento de las enfermedades tropicales.

En particular la biotecnologa ha realizado decisivos impactos en el sistema de salud, y est en la base del programa nacional de medicamentos. En medio del perodo especial comenz este programa con la creacin del Centro de Ingeniera Gentica y Biotecnologa, el Centro de Inmunoensayo y el Centro Nacional de Biopreparados (BIOCEM). Entre 1992 y el 2002 se introdujeron en el pas 333 medicamentos de factura nacional. Desde los llamados retrovirales para la terapia de pacientes con SIDA. hasta antibiticos de tercera generacin, cardiovasculares y vasodilatadores. Una moderna planta de citostticos garantiza los principales sueros necesarios en el tratamiento de los enfermos de cncer. De los diez productos biotecnolgicos ms vendidos en el mundo, ocho se hacen en nuestros laboratorios. Gracias al desarrollo de la tecnologa SUMA por el Centro de Inmunoensayo, el pas ha impulsado importantes programas de pesquisaje masivo en favor del bienestar del pueblo. Esta tecnologa posee 27 estuches de diagnstico para 15 patologas diferentes.

Entre las lneas de investigacin en salud figura tambin la bsqueda de nuevas tecnologas, tratamientos, instrumentos y procedimientos para evaluar la salud ocupacional lideradas por el Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores (INSAT). Tambin hay un trabajo sostenido de investigacin en las lneas de educacin para la salud, educacin sexual y profilaxis social. A tal entorno de ciencia se incorporan las disciplinas sociales, entre otras el aporte de la Psicologa, Sociologa, Antropologa, Historia.

La Red Telemtica de la Salud INFOMED une todas las unidades y trabajadores del sistema sanitario nacional. Con un amplio uso de las Tecnologas de la Informtica y las Comunicaciones (TIC), se obtienen en estos momentos resultados de alto impacto en las biotecnologas como terapias antivirales contra el VIH SIDA, y una vacuna pentavalente peditrica. Cuba es el segundo pas en el mundo que logra un producto semejante, solo antecedido por Francia.

Desde los aportes de ciencia y tecnologa se han montado un grupo de programas de atencin de primer nivel para garantizar la salud de la poblacin. Entre ellos vale destacar los programas para prevencin, diagnstico y tratamiento del cncer, atencin a las personas con insuficiencia renal, los cardiocentros, el diagnstico precoz de las afecciones congnitas, prenatales, de sangre y hemoderivados y otros. Los centros oftalmolgicos operan de la vista a ms de 50 mil cubanos cada ao y atienden 27 tipos de enfermedades. Ya son 113 los nios que han recibido un implante coclear; de ellos 101 escuchan y hablan.

Cuba salva entre 200 y 400 vidas por ao con el empleo de la estreptoquinasa recombinante, un producto del Centro de Ingeniera Gentica y Biotecnologa (CIGB) que posee probada efectividad en pacientes con infarto agudo del miocardio. El tratamiento se extiende a los cerca de 500 policlnicos que brindan servicios en todas las provincias, con el objetivo de acercarlo a la poblacin, reducir el tiempo de aplicacin, mantener la tendencia decreciente de la mortalidad y casi duplicar la cifra de los asistidos con este medicamento. Hasta la fecha ms de 35 000 pacientes han sido tratados con este medicamento.

El enfoque humanista de la sociedad socialista y la atencin diferenciada que hay que brindarle a los grupos poblacionales que ms lo necesitan es una prioridad de la Revolucin. La disminucin del ndice de natalidad y el incremento de las expectativas de vida han conducido a un envejecimiento acelerado de la poblacin con un 14.3 por ciento de la poblacin mayor de 60 aos. Ya en el 2002, Cuba contaba con ms de dos mil centenarios, reportndose como el de mayor edad una persona de 123 aos. Para esta poblacin se ha dirigido un plan de accin y atencin diferenciada con el propsito de cubrir sus necesidades biolgicas, psicolgicas y sociales, y elevar la calidad de la vida. Para ello se conform el programa integral del adulto mayor, con un enfoque comunitario e institucional, el mismo se acompaa del desarrollo de la Geriatra y Gerontologa y as estudiar mejor los aspectos del envejecimiento de las personas y sus requerimientos en nuestro medio social.

El programa prioriza el perfeccionamiento del trabajo en la atencin primaria, y promueve los crculos de abuelos y otras alternativas no institucionales con la participacin comunitaria. Para atender a los ancianos hay 471 equipos de atencin y ms de 14 500 crculos de abuelos en todo el pas. Ms de 400 000 personas mayores participan en actividades fsicas y sociales en los crculos de abuelos. Toda la poblacin mayor de 60 aos ser protegida con la vacuna contra la influenza. Tambin esta vacuna se extender a pacientes fibroqusticos y con Insuficiencia renal crnica, a ciudadanos con VIH/SIDA y a trabajadores avcolas.

El sistema nacional de salud cubano no tendra los altos resultados que muestra, si no contara con la cooperacin del ms amplio espectro de la sociedad civil cubana. El sistema de organizaciones polticas y sociales y numerosas ONGs estn estrechamente vinculadas a los programas de salud. Un ejemplo significativo es el que realizan la Federacin de Mujeres Cubanas (FMC) y los Comits de Defensa de la Revolucin (CDR) en cada barrio y comunidad del pas, a favor de una cultura de la prevencin y la salud, de campaas de vacunacin, fumigacin y saneamiento. Los CDR aportan cada ao alrededor de medio milln de donaciones voluntarias de sangre. La Organizacin Mundial de la Salud (OMS) tiene como indicador para los pases desarrollados una donacin por cada 20 habitantes, y el promedio actual de Cuba es de una por cada 19.

La atencin al VIH-SIDA

El enfoque humanista y la atencin diferenciada que se brinda a quien ms lo necesitan expresa de manera muy especfica en la atencin a la pandemia del SIDA. La estrategia nacional de lucha contra el SIDA, puesta en prctica desde 1986, cuando se detect el primer caso de contagio en el archipilago, constituye un notable ejemplo del privilegio de vivir en Cuba.

La prevalencia por SIDA en el archipilago cubano de 15 a 49 aos es de 0.09 por ciento, a pesar de un pesquisaje activo de ms de un milln y medio de casos cada ao y de prolongar la vida de los enfermos con atencin adecuada. En las edades de 15 a 24 aos la enfermedad solo se manifiesta en el 0,05 por ciento de la poblacin, cifra esta que es la ms baja de toda la Amrica, y una de las ms bajas del mundo.

En Cuba se garantiza el acceso a sangre segura certificando el 100 % de las ms de 600 mil donaciones voluntarias anuales y solo 13 casos han adquirido la infeccin por esta va. Se implement la prevencin de la transmisin perinatal (madre a hijo) garantizando pruebas voluntarias a las mas de 170 mil embarazadas por ao y tratamiento antirretroviral y dems medidas recomendadas internacionalmente -por ONUSIDA- a las positivas, con solo 8 casos infectados por esta va. Desde el primer caso hasta octubre de 2007, se han detectaron en el pas un total de 9.039 personas contagiadas con el VIH/SIDA, de las cuales han enfermado 3.427.
En la actualidad, 7.379 personas viven con el VIH en el pas
(10).

El pas garantiza una creciente calidad de vida a los enfermos. A travs de un programa de atencin integral para personas que viven con el VIH/SIDA se logra la capacitacin, seguridad social y laboral, asistencia mdica especializada. A partir del 2001 el pas implement el tratamiento antirretroviral con acceso universal totalmente gratuito, que incluye el tratamiento de enfermedades oportunistas, tambin gratuito para el cien por ciento de los enfermos. Hay que considerar adicionalmente que el SIDA genera un costo alto no solo en medicamentos, sino en atencin a pacientes en sentido general, incluida la dieta sobrecargada en protenas, con 3 500 caloras diarias, adems de las consultas peridicas y anlisis de rutina.

La industria farmacutica nacional hoy produce seis importantes medicamentos antirretrovirales para el enfrentamiento de la enfermedad. Tambin, el pas incrementa las investigaciones para lograr medicamentos ms eficaces y ya se avanza en un prospecto de vacuna cubana.

Los enfermos de SIDA en Cuba no son los nuevos apestados de la era contempornea, tal como ocurre en la mayora de las ms adelantadas ciudadelas del capitalismo. Aqu se privilegia el tratamiento ambulatorio y la vida en el seno de las familias y los colectivos laborales y estudiantiles. El movimiento de los voluntarios cubanos en la prevencin del VIH,creci con la participacin de enfermos, a los que se sumaron estudiantes, trabajadores y amas de casas, y hoy forman un ejrcito que cuenta con miles de promotores o consejeros en la prevencin de este mal.

Los resultados de Cuba en el control y tratamiento del VIH-SIDA hay que evaluarlos en el contexto de la pandemia que se ha extendido por el mundo. Recientes datos del Programa Conjunto de la ONU contra el SIDA (ONUSIDA) indicaron que la pandemia caus el pasado ao 2,9 millones de muertes y hoy estn infectados 39,5 millones de personas. La enfermedad ya ha cobrado unos 25 millones de vidas. La situacin del la pandemia en los pases subdesarrollados es dramtica. Unos 74 millones de personas, en especial de las zonas pobres del mundo, podrn estar muertas en 2015 por causas relacionadas con el SIDA. En frica ya peligra la vida de naciones enteras. En 2006 se produjeron 4.3 millones de nuevas infecciones, de las cuales 2.8 millones (65 por ciento) correspondieron a frica subsahariana. En Amrica Latina 140.000 personas contrajeron el virus. Solo en el Caribe unas 24.000 personas mueren anualmente mientras otras 300.000 son portadoras del VIH.

Una comparacin necesaria

Los logros de salud de la Cuba revolucionaria se han realizado venciendo la constante hostilidad del imperio estadounidense y su criminal poltica de bloqueo y guerra econmica. Solo en el pasado 2007 las afectaciones en el sector por tales razones sobrepasaban los 30 millones de dlares (11). Esta cifra no puede incluir por supuesto, el incalculable dao por el sufrimiento infligido nuestro pueblo por las carencias de medicamentos, equipos y material gastable, en las instalaciones de la red nacional de salud. A pesar de tan brutales presiones, la salud pblica cubana contrasta de manera muy ntida, con las realidades que sufre la salud en los Estados Unidos

Gana terreno en la preocupacin de la sociedad norteamericana la crisis por la que atraviesa el sistema de salud del pas. La falta de atencin mdica a unos 50 millones de personas en el pas del Norte, es uno de los principales temas de campaa de cara a las prximas elecciones presidenciales. Un estudio del Sondeo Nacional de Cobertura de Salud Laboral demostr que en ese pas el costo de la salud ascendi a unos ocho mil dlares anuales por empleado, alza que evaden las empresas con la supresin de los seguros sanitarios a sus asalariados. Solo entre los aos 2000 y 2006 aumentaron en casi nueve millones las personas sin asistencia sanitaria. A su vez los estadounidenses que pagan seguros, erogan los ms altos costos del mundo desarrollado, sin seguridad de recibir a cambio un mejor servicio, segn confirman los estudios realizados por las escuelas de Salud Pblica de la Universidad Johns Hopkins y de Medicina de la Universidad de Harvard, publicados en los nmeros de mayo y junio pasados de la revista Meath Affair.

La crtica situacin no se limita a la falta de atencin mdica a millones de personas, sino que abarca malas condiciones de trabajo y falta de fondos para las clnicas que atienden a personas con enfermedades terminales, como el cncer. Los problemas de presupuesto tambin afectan a mdicos y enfermeras, que en muchas ocasiones estn expuestos al contagio por no poder observar las normas requeridas.

En los Estados Unidos adems, las comunidades negras e hispanas y las comunidades rurales siguen sufriendo grandes disparidades en el cuidado mdico, lo que incluye la falta de acceso a informacin bsica sobre la salud y el impacto de enfermedades crnicas y preventivas. En su conjunto los pases industrializados tienen una tasa de mortalidad infantil de 5 por mil nacidos vivos, pero el imperio lder, registra un promedio nacional de 6, que casi se duplica si se trata de la poblacin hispana o afronorteamericana (12).

La inescrupulosa poltica imperialista se pone de manifiesto en la actuacin de la actual administracin estadounidense. Fue notoria la despreocupacin de Bush por la suerte de millones de nios pobres, cuando el pasado 3 de octubre, vet por cuarte vez, la liberacin de un monto de 35 mil millones de dlares para el Programa del Seguro Estatal de Salud Infantil. De entrar en vigor, la ley aumentara la matrcula actual en el programa de salud de hasta unos 10 millones de infantes, a partir de los seis millones que cubre hoy da.

Hoy en da los ciudadanos estadounidenses, y en particular los trabajadores, pobres, negros e hispanos, carentes de recursos, sin seguros mdicos, soportan sus padecimientos sin acudir a las impagables consultas mdicas. No es casual, como ha denunciado Michel Moore en su pelcula SiCKO, que la industria de salud y seguros, es una de las principales fuentes de financiacin del presidente George W. Bush y del Partido Republicano, pues aport ms de 13 millones de dlares a la campaa presidencial en 2004 y ms de 180 millones de dlares a los candidatos republicanos durante los dos ltimos ciclos de campaas(13).

Hgase una pesquisa activa en Estados Unidos ha sugerido Fidel Castro- y se podr ver cuntas personas necesitan realmente ser operadas entre los habitantes del pas, que al no ser nunca examinados por un oftalmlogo atribuan sus limitaciones a otras causas y corren el riesgo de quedar ciegos o seriamente afectados de la vista. Comprobarn que son millones de personas (14).

La potencia capitalista ms poderosa de la Tierra ha sido incapaz de frenar la pandemia del SIDA. Aproximadamente 1.185.000 estadounidenses son VIH positivos (15). Ms de 40.000 ciudadanos de ese pas se infectan con el VIH cada ao. De ellos, entre un 25 por ciento y un 30 por ciento no saben que estn infectados. El costo del tratamiento por paciente en Estados Unidos es de 600.000 dlares a lo largo de su vida. El gasto anual asciende a unos 25.200 dlares por persona, lo que supone un 40 por ciento ms que en la dcada de los 90. Entonces el SIDA golpea a travs de las lneas de pobreza y desigualdad que existen en ese pas. Los hispanos representan el 14 por ciento de la poblacin total de los Estados Unidos, sin embargo suman el 20 por ciento de los casos de SIDA. La enfermedad es la principal causa de muerte en mujeres afroamericanas de 25 a 34 aos

No es ocioso recordar que la administracin de Bush contina fijando su prioridad en los beneficios de las industrias farmacuticas en detrimento al acceso universal a los medicamentos. Las patentes que permiten a los laboratorios mdicos con base en Estados Unidos y Europa controlar la fabricacin y la venta de los medicamentos contra el SIDA, impiden a pases de Asia, frica y Amrica Latina proveer a sus habitantes de medicinas. Mientras tanto, las nueve compaas ms grandes de los Estados Unidos dedicadas al negocio del SIDA, han obtenido en un ao, beneficios cercanos a cuarenta y tres mil millones de dlares, superiores al producto nacional bruto de algunos de los pases con mayor nmero de afectados por el SIDA (16).

Notas

1. ngeles Palacios Escobar : Pobreza en el mundo, http://www.rolandocordera.org.mx/esta_inter/pobreza.htm.

2. Jos A. de la Osa: La semilla del desarrollo de la salud pblica en Cuba, http://www.granma.cubaweb.cu/marti-moncada

3. He recuperado un conjunto datos y estadsticas preferentemente de Oficina Nacional de Estadsticas (Repblica de Cuba. Oficina Nacional de Estadsticas, [email protected]). En caso de que sea otra fuente significativa lo sealar. No escapamos al error de clculo, o de la no utilizacin de la fuente ms exacta. Pido escusas si mi revisin no ha sido suficientemente cuidadosa en tal direccin. No hay sin embargo, ninguna cifra que no sea el reflejo de la realidad palpable, de ese sujeto masivo que hoy pelea y hace Revolucin en Cuba.

4. Constitucin de la Repblica de Cuba: Artculo 50, La Habana, 1992.

5. Jos Mart: Obras Completas, Editorial Nacional de Cuba, tomo VIII, pp 298-302.

6. Ernesto Che Guevara: Obras 1957-1967, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana 1967, Discurso en el acto de inauguracin del curso de adoctrinamiento organizado por el Ministerio de Salud Pblica el 20 de agosto de 1960.

7. Instituto Superior de Ciencias Mdicas de La Habana. El desarrollo de la salud pblica en Cuba, 1959-1989, s/a, p. 7

8. Gregorio Delgado Garca: Etapas del desarrollo de la salud pblica revolucionaria cubana, Revista Cubana de Salud Pblica, La Habana, 1/1996, http://bvs.sld.cu/revistas/spu/vol22_1_96

9. George Eisen: La atencin primaria en Cuba: el equipo del mdico de la familia y el policlnico, Revista Cubana Salud Pblica, v.22 n.2 ,Ciudad de La Habana jul.-dic. 1996

10. Repblica de Cuba. Ministerio de Salud Publica, 2007.

11. Repblica de Cuba: Necesidad de poner fin al bloqueo econmico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de Amrica contra Cuba. Informe del Secretario General.Sexagsimo segundo perodo de sesiones, Washington, 3 de agosto del 2007

12. United States. Census Bureau: Census 2006, December 2006, www.census.gov, Jos A. de la Osa: 5,3!, mortalidad infantil en 2007, Granma, 4 de enero del 2008

13. Michel Moore: Carta abierta de Michel Moore al Secretario del Tesoro de los Estados Unidos Henry Paulson , Departamento del Tesoro 1500 Pennsylvania Ave. Washington, DC 20220, 11 de mayo de 2007

14. Fidel Castro: Reflexiones del Comandante en Jefe. Bush, la salud y la educacin, Granma, Ciudad de La Habana, 14 de julio del 2007

15. Ver: Organizacin Mundial de la Salud (OMS): Situacin de la epidemia de SIDA, Publicacin del ONUSIDA, Diciembre de 2006, http://www.unaids.org/.

16. S/a: La codicia financiera, La VidaVivir con Sida, http://panelvida.blogspot.com



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter