Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2008

Visita a Oriente Prximo
"Bush es simplemente el hijo de un perro"

Javier Espinosa
El Mundo


El contraste con Jerusaln era tan evidente como simblico. Mientras que las autoridades israeles se haban encargado de multiplicar hasta la saciedad la presencia de banderas de EEUU en esa villa, en pleno centro de Ramala no se distingua ni una sola ensea norteamericana o cartel alguno que aludiera a la visita de George Bush.

"Mejor, porque si hubieran colocado alguna las habramos quemado !", asegur un joven de los que se haban congregado a las 10 de la maana en la plaza de Al Manar, el referente ms emblemtico de la poblacin palestina.

Hasta all se haban trasladado tambin decenas de policas afectos al presidente Abu Mazen para evitar cualquier algarada ante la llegada del presidente norteamericano.

Ello no impidi que un pequeo grupo de manifestantes se personara en el enclave portando pancartas como la que exiga "Enjuiciar a Bush por crmenes de guerra" o aquella otra que le acusaba de "matar de hambre a 1,5 millones de personas en Gaza".

Pese a los intentos policiales por disuadir a cuanto palestino se acercaba a conversar con los numerosos periodistas extranjeros presentes en el lugar, personajes como Hassem Al Barguti no dudaron en confirmar a voz en grito su desprecio hacia Bush , el cercano aliado de Israel.

Insultos y manifestaciones

"Es simplemente el hijo de un perro. Es una desgracia que una persona tan degenerada como l este visitando la Mukata, donde resisti nuestro presidente Abu Amar (el apodo con el que se conoca a Yaser Arafat). Dicen que ha obligado a retirar los retratos de Abu Amar y que no ha querido visitar su tumba . Es una humillacin que Abu Mazen nunca debera haber aceptado", afirmaba con notable desprecio Al Barguti.

La opinin del funcionario palestino de 36 aos era slo un reflejo del sentimiento generalizado de la mayora de los vecinos de Ramala, que acogieron esta maana el periplo de Bush entre insultos, manifestaciones o la indiferencia ms absoluta.

El boato qued reducido a la Muqata, el palacio presidencial, donde el precario lder de la Autoridad Nacional Palestina, Abu Mazen, s recibi a Bush con la necesaria alfombra roja y toda suerte de parabienes. El jefe de Estado lleg por carretera desde Jerusaln y pudo apreciar en su trayecto los controles y el muro israel que estn asfixiando la economa de la poblacin de Cisjordania.

El rgimen de Abu Mazen despleg cerca de 4.000 policas en toda la urbe y decret el toque de queda en torno al recinto donde se entrevist con el dignatario. Los residentes de los edificios cercanos se encontraron atrapados por dichas directrices que les impidieron incluso asomarse a las ventanas o encaramarse a los balcones ante el riesgo de convertirse en objetivo de los francotiradores.

Las autoridades de Ramala haban prohibido cualquier tipo de protesta pblica contraria al encuentro con Bush


La contradiccin entre los discursos que se escuchaban a travs de la televisin y las imgenes que se sucedan en las calles de Ramala no podan ser ms evidentes.

Mientras Bush alababa las credenciales "democrticas" de Abu Mazen, los uniformados leales a este ltimo arremetan a porrazos contra las docenas de manifestantes de grupos izquierdistas como el Frente Popular para la Liberacin de Palestina (FPLP) o movimientos centristas como el liderado por el ex ministro Mustafa Barguti pese al carcter pacfico de su convocatoria.

Las autoridades de Ramala haban prohibido cualquier tipo de protesta pblica contraria al encuentro con Bush y, por ello, se emplearon con contundencia con sus temidos bastones de madera.

Cerca del Parlamento palestino, los uniformados no dudaron en pisotear pancartas y golpear hasta a la diputada palestina Khalida Jarrar, miembro del FPLP.

Al tiempo que los agentes exhiban su capacidad represiva, los manifestantes -no ms de 200- les dirigan los mismos cnticos que utilizan contra las fuerzas de ocupacin israeles. "Libertad, libertad para Palestina! ", coreaban.

Uno de los asistentes de Mustafa Barguti, Abbas Milhan, no dud en equiparar los "60 aos de lucha que hemos mantenido contra los israeles" al intento por oponerse "a los esfuerzos de estos tipos (los militantes de Abu Mazen) por asfixiar nuestra incipiente democracia".

El propio Barguti recurra a las estadsticas y recordaba que lo nico que "progresa" en el catico escenario palestino "es el presupuesto de las Fuerzas de Seguridad".

"Abu Mazen ha dedicado un 1% a cultura, un 9% a sanidad y, sin embargo, reserva un 35% para sus uniformados. Es lo que le queremos decir a Bush!No queremos otro estado policial como los que existen en Oriente Prximo sino una verdadera democracia, sentenci.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter