Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-01-2008

Una nueva vctima de los derechos de autor
Diez aos de expulsin por vender copias de msica y pelculas

Grupo de Accin Social


Un joven senegals de 24 aos ha sido condenado por el Juzgado de lo Penal nmero 1 de Motril a ser expulsado de Espaa por un perodo de diez aos y 3.240 euros de multa por un delito contra la propiedad intelectual.

El 7 de julio del pasado ao, en un mercadillo en la localidad costera, Moustapha Ndiaye instal, un tenderete sobre una manta en la rambla de los lamos, donde ofreca copias de discos de msica y pelculas.

La venta de estos soportes constituye el medio de vida para un sector de la poblacin que no puede acceder a un trabajo, debido a la imposibilidad de conseguir permisos de residencia, de trabajo adems del reconocimiento institucional como ciudadano. Este trmite burocrtico e inaccesible supone una baza para el mercado laboral precario y para la mano de obra invisible. Lxs ciudadanxs migrantes que se ven obligados a acatar unas condiciones laborales de explotacin, lo asumen debido a la continua amenaza de despido por parte de los empresarios que utilizan esta situacin para su rentabilidad con la respectiva tolerancia de las instituciones pblicas, as como la dificultad de medios para sobrevivir sin ingresos econmicos.

Aunque hace relativamente poco se haya reconocido el derecho a la huelga de las personas no reconocidas institucionalmente, queda lejos la concesin del derecho a la afiliacin sindical y mucho menos a la eliminacin de este proceso poltico-social que margina a un porcentaje amplio de la poblacin que habita en la pennsula.

En opinin de Plcido Toquero, abogado del joven, la sentencia "no constituye ninguna sorpresa, como tampoco el hecho de que no vaya a ejecutarse, porque Ndiaye se encuentra en paradero desconocido". De hecho, Toquero slo ha tenido ocasin de hablar con su defendido durante unos minutos, el da de la detencin. Tras su puesta en libertad, el joven huy y el juicio tuvo que celebrarse sin que l estuviera presente. "Estar lejos, eso seguro. De todos modos, no habr forma de hacerle regresar porque se encontraba indocumentado y Senegal no va a recibir a un ciudadano sin que pueda confirmarse su nacionalidad. No es extrao que en estos casos los inmigrantes destruyan su pasaporte", argument.

La pista de Moustapha se pierde rpido cuando se inicia su bsqueda. La vivienda en la que viva se encuentra en un estado lamentable, alberga a unos veinte senegaleses en un espacio ptimo para cuatro.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter