Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-01-2008

Tiempo de Recreo una obra colectiva
Libro desde internet, el inicio de una nueva frmula de autoedicin

Enrique M. Camba
www.el-recreo.com


Tiempo de recreoCurioso. Un clebre fabricante de platos precocinados promociona sus productos remarcando el parecido en su preparacin con la receta de la abuela. No es el nico.

Escandalizarse deberan los poderosos del sector, no tanto por el uso de abuela que ya critica Lzaro Carreter en su El nuevo dardo en la palabra, como por rebajar a tan poca enjundia el complicado proceso de elaboracin de los platos, que omite el sesudo estudio de nutricionistas, qumicos y tcnicos en alimentos as como el seguimiento y control de calidad realizado por su carsima instrumentacin de cientos de miles de euros.

Pero no, el saber legendario acumulado por nuestras ascendientes supone el mejor aval y carta de presentacin.

Sorprende ms que cuando alguien decide ver sus poemas escritos en letras de molde, con ISBN y portada aadidos, no tarden en surgir voces como apisonadoras que lo consideran un blasfemo. Qu pretencioso! Tan poco sabes del mundo editorial? Por qu no te conformas con cuatro fotocopias, que te saldr ms rpido, barato y que podremos utilizar como papel en sucio?

Afortunadamente llega Internet al rescate, librando sus batallas para hacer ms accesibles, ms transparentes, procesos hasta la fecha reservados a cuatro elegidos, por dinasta, por asuntos de cama o a lomos del poderoso Sr. Don Dinero.

La Web permite que las abuelas compartan sus recetas, pero tambin los imberbes, los torpes y a quienes les huele la cocina a chamusquina. Todos podemos saborear platos sin necesidad de sentirnos vctimas fciles de la publicidad. Si el biscocho de pepa.garcia35 no nos entusiasma, aunque s su cochinillo al horno, seguro que encontraremos un ambrosiolz que tenga mejor mano con los dulces.

Poemas de rima asonante, relatos nauseabundos, artculos edulcorados, ensayos cargantes todos tienen cabida tambin en los foros electrnicos, acompaados de la implacable o meliflua crtica de sus contemporneos. Por qu no traspasar la barrera ciberntica y llegar hasta las bibliotecas?

Con tal idea surge la autoedicin, abominada por muchos hidalgos, que prefieren el hambre de publicacin a mancharse los dedos, y tambin, no lo omitamos, por su identificacin con el masivo engao de determinadas editoriales que han visto en ella la posibilidad de nutrirse gracias a los sueos de grandeza que albergan muchos escribientes, que tambin se apuntaran a denominarse cantantes, pintores o ingenieros si las evidencias requeridas para serlo slo consistieran en practicar el karaoke, garabatear cuatro trazos o realizar la maqueta de un puente con palillos.

Entre tales disquisiciones, ni Internet ni los lectores, ni los crticos han desaparecido, ms an, parece que cada vez se reproducen con mayor delirio, como conejos en Australia.

Lo bueno, cada vez conocemos mejor el proceso, desde la idea, desde el papel, desde el teclado, desde la ortografa y la gramtica (tchese si no procede), hasta el ejemplar, encuadernado y reluciente, con nuestro nombre all grabado, y con sus consecuencias realmente ha merecido la pena?

El equipo de autores de Tiempo de Recreo piensa que s, aunque lleve la etiqueta de autoedicin, aunque haya surgido de sus improvisadas discusiones en los foros del portal de literatura que transitan, el-recreo.com, aunque muchos sean escritores noveles, aunque a muchos les cause rubor decirse escritores, aunque muchos de ellos prefieran considerarse apasionados lectores, aunque hayan tenido que cargar con la responsabilidad de decidir su ttulo, portada, tipo de letra, imprenta, tesorera, maquetacin, aunque sean de diferentes ciudades (e incluso algn continente), aunque las comparaciones sean odiosas, o quizs por todo ello.

Ahora tenemos un libro, como muchos otros, pero sin haber sufrido los embates de la lenta e inescrutable maquinaria editorial. Una obra de contenido no mucho ms singular que otros tantos que pululan por Internet, pero cuya innovacin radica en el espritu cooperativo de la iniciativa, en la transparencia de todo el proceso de publicacin.

Por fin hemos podido compartir nuestras recetas, en honor a nuestras abuelas y para que nuestros nietos tengan una referencia que les muestre que publicar no es tan difcil y as puedan concentrarse en lo importante: leer y escribir. Para todo lo dems, como dira otro clebre anuncio, las editoriales.

Tiempo de recreo (www.tiempoderecreo.com) es una iniciativa de los miembros del portal de literatura www.el-recreo.com, con el prlogo y la desinteresada colaboracin de la escritora Rosa Ribas, que recientemente ha publicado El pintor de Flandes (2006, Roca) y Entre dos aguas (2007, Umbriel). Contiene asimismo unas notas sobre el desarrollo del libro y el espritu del portal literario el-recreo, firmadas por el fundador y administrador de la misma, Enrique M. Camba Papillon.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter