Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-01-2008

Mega inversiones y especulacin gobiernan la Asturias del PSOE e IU con la venia del PP
Regasificadora, negocio y ruina

Miguel ngel Llana
Rebelin


Se dijo desde el principio que el inters de la ampliacin del puerto de El Musel de Gijn estaba en construirlo, ese era el negocio cuando ni se vea posible el incremento de trficos como as est sucediendo. En todo caso para ms carbn y mineral de hierro no haca falta tanto puerto, ni 140 ha (hectreas) ms de drsena estando el actual puerto medio vaco.

La falta de seriedad y de coherencia poltica en la apuesta por el transporte martimo queda de manifiesto cuando enfrente de la ampliacin del puerto se estn cerrando los astilleros -en pleno auge de la construccin naval- cuya tradicin e importancia est ms que acreditada y cuando el fin primordial de cualquier puerto, que es el movimiento de mercancas, no tiene accesos adecuados para el hipottico trasiego de millones de toneladas.

En la baha de Gijn todava hay ms negocio, el futuro econmico -el especulativo- se inicia con la recalificacin de los 200.000 m2 que ocupan los astilleros cuando, para su desgracia, se interponen entre la baha y el gran espacio ferroviario de la "Playa de Vas" que ocupan FEVE y ADIF (antigua RENFE) en donde est prevista la otra gran burbuja inmobiliaria con otros 200.000 m2 cuya adecuacin ni siquiera est en el plan de ordenacin urbana por lo que su legalidad tendr que ser a calzador, a posteriori, que tambin les vale.

A falta de trfico portuario, que slo era un burdo seuelo, las autoridades polticas y econmicas desvelaron las verdaderas intenciones de la ampliacin y de paso justificaban los 795 millones de euros (con una revisin al alza de 216 millones de , ms lo que venga) y descubrieron los motivos de la ampliacin: la regasificadora, centrales de Ciclo Combinado, planta de Biodisel -de momento en el aire- estaciones elicas y lo que se les vaya ocurriendo sobre la marcha para justificar el negocio de la faranica inversin o hacer ms negocio.

Por otra parte y de modo contradictorio porque choca con la ampliacin del puerto, el proyecto actual y a largo plazo es crear toda una zona urbana en este lado de la baha; urbanizaciones y edificios construidos en las gradas y drsenas de los astilleros y en los solares de la industria que an queda, con vistas al mar y playas a modo de gran rea residencial y turstica pero que ya nace muerta pues ni siquiera estn dejando espacio para nada entre tanto ladrillo y la mar.

Mientras, adems, para completar los rellenos de la la ampliacin del puerto prevn arrebatar dentro de la baha, enfrente de las playas, 13,6 millones de m3 de arena en una extensin de 333 hectreas con un espesor de 3,8 a 4,6 metros que aportar el 55% del material de relleno necesario. El 45% restante hasta los 24 millones de m3 tambin "dentro tambin del dominio pblico portuario" como as dispone el BOE n 287, Resolucin del 02-11-2006, que aprueba la valoracin de impacto ambiental de semejante estropicio. Paradjicamente prevn que una pequea parte de esta arena se utilice para la alimentacin de la playa de San Lorenzo. Pero, cuando ni se saba, ni an se sabe, el impacto que los espigones del puerto podran tener sobre las corrientes marianas que originan el flujo de arena hacia la playa, resulta que ahora hemos de aadir que el relleno necesario para la ampliacin del puerto van a sacarlo a dos millas de la propia playa para despus volver a alimentar, con la misma arena, a la misma playa. En ninguna parte se menciona en impacto sobre la docena de playas restantes afectadas tanto de Gijn como de Carreo, ni el dao al ecosistema y al fondo marino por la extraccin de la arena.

Pero, si a todo lo anterior se unen las tres actividades bsicas de lo que pretenden sea el puerto: importacin de mineral de hierro, carbn y la regasificadora con su comprobado peligro y la evidente contaminacin del polvo del carbn y del mineral y los malos olores del aditivo que se aade al gas natural, el futuro medioambiental, paisajstico y turstico del permetro de la baha es realmente ruinoso y constituye un verdadero disparate que ha de sumarse a lo peligroso e insalubre. Todo lo dicho es tambin muy grave para Albandi, el Tranqueru, Perlora, Cands y todo el concejo de Carreo y sus playas.

En el programa de esta poltica, nada de empleo, ni de actividades, ni industrias auxiliares que a nadie parecen importar, sino ms negocio salvaje -y efmero- con cuantiosas inversiones que por especulativas destruyen cualquier posibilidad de desarrollo razonable y equilibrado.

De las 145 ha de superficie de tierra obtenidas en la ampliacin del puerto, slo pueden ser tiles hacia el 90%, es decir, 130 ha, el 10% restante son necesarias para viales, gras y otros servicios. Cada metro cuadrado costar 611 , nada menos, ms las revisiones al alza que se produzcan. Las empresas privadas adjudicatarias (Enags, EDP, etc.) dispondr generosamente de 18 hectreas de un suelo que costar a las arcas pblicas 110 millones de a los que an hay que aadir el coste del equipamiento y urbanizacin de la zona firme portuaria.

Pero, el aspecto ms grave, tanto como el despilfarro econmico y logstico, el todo patas arriba urbanstico de la Baha y el cierre de los astilleros, lo es la peligrosa bomba de la regasificadora que prevn situarla precisamente en medio de una zona tan densamente poblada, justo enfrente y rodeada de una poblacin de 300.000 habitantes que quedarn dentro del radio de accin de cualquier eventualidad y de cualquier accidente que, en ningn caso se puede descartar, cuando adems a menos de 1.000, estn los depsitos esfricos de Butano y los tanques de productos petrolferos que ya suponen un riesgo en s mismo, pero adems multiplican el peligro de la regasificadora ms an.

En estas 18 ha de superficie portuaria las empresas concesionarias, prevn colocar cuatro tanques de 150.000 m3 de GNL (Gas Natural Licuado), 600.000 m3 en total, y unas instalaciones con una capacidad de regasificacin de 1,2 millones de m3(n)/hora. Cada tanque tendr un dimetro de 75 metros y una altura de 53 metros (como un edificio de 18 pisos). Pero, si su tamao impresiona, su contenido junto con los necesarios trasvases de GNL asustan, es ms, debieran constituir alarma social por el peligro y la incertidumbre que entraan.

A la contaminacin que genera la descarga del mineral de hierro y carbn por las nubes de polvo que levanta, ms lo dicho sobre el GNL, hemos de aadir el peligro que supone que cada semana de uno a dos buques metaneros de GNL entren, y permanezcan, en una baha del mar Cantbrico donde los temporales son ms que frecuentes y, por otro lado, hay que aadir la carga de cientos de camiones cisterna necesarios para el transporte del GNL sin que se sepa qu cantidad se va a distribuir por gaseoductos o en camiones cisterna y an hemos de sumar la construccin de no se sabe exactamente cuantas centrales de Ciclo Combinado ni tampoco su ubicacin.

Asturias, tradicionalmente, ha sido suministradora de energa obtenida de las minas carbn directamente pero, sobre todo, por la energa consumida en productos con muy poco valor aadido pero con una aportacin cuantiosa de energa, circunstancia que ha generado un modelo de industria bsica intensiva en capital, contaminacin, uso y abuso de recursos naturales que han acarreado una gran degradacin del medio ambiente y un sesgo en el modelo econmico que releg a la pequea y mediana empresa generadora de empleo, lo mismo que a empresas con tecnologa de vanguardia.

Actualmente, Asturias exporta la mitad de la energa que produce y de la otra mitad slo cinco actividades demandan el 95% de las necesidades energticas de la industria regional acaparada por la siderurgia y fundicin, metalurgia no frrea, cemento, qumica y papel que, adems, pagan con la tarifa G4 de 2,6 a 3 cent. euro/kwh (regalada) frente a los 11 cnt. euro/kwh -cuatro veces ms- que han de pagar las empresas de servicios, pequeas industrias, oficinas y las familias para los usos domsticos pero, esto slo en teora, porque los impuestos, alquileres, etc elevan el precio 5 o 6 veces ms. Las cinco actividades citadas no aportan valor aadido, son altamente contaminantes, de poco empleo y no generan industria transformadora ni auxiliar que son las que s pueden crear empleo. Es la tpica economa de inversiones faranicas de negocio seguro -y efmero- pero para empobrecimiento cierto de la poblacin tal como est sucediendo. Esta es la especialidad, junto con el urbanismo, de los dirigentes polticos de Asturias y les va bien, pero slo a ellos. La emigracin -huida- de la juventud, el envejecimiento de la poblacin junto con la tasa de natalidad ms baja de la Unin Europea hace aos que lo confirma.

Cuando ya estamos sobrados de energa, proyectan la ampliacin del puerto de El Musel para que unas empresas privadas instalen una planta regasificadora sobre los costosos terrenos del puerto construidos con dinero pblico. As se invierten y despilfarran los escasos recursos disponibles. Se trata de un plan estratgico de gran alcance donde el papel y protagonismo de las autoridades polticas del Ayuntamiento de Gijn, PSOE e IU, siempre al servicio de este proyecto, ha sido decisivo en su desarrollo comenzando por la alcaldesa Felgueroso y el teniente de alcalde Montes Estrada, del gobierno de Asturias y de su Presidente Areces quienes protagonizaron desde el principio la ampliacin del puerto, todo ello con el apoyo financiero de Cajastur y de su presidente Menndez que lo es tambin de Hidrocantbrico propiedad de EDP y que esta utiliza de pantalla. En resumen, negocio para las multinacionales y ruina para Asturias porque todo gira entorno a inversiones millonarias destinadas a su exclusivo beneficio pero que acarrea la destruccin de la baha de Gijn, de lo que la rodea e hipoteca cualquier otra inversin coherente durante dcadas a cambio de una regasificadora extraordinariamente peligrosa que amenaza -agrede- a la poblacin con una ubicacin que vulnera las normas ms elementales de seguridad.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter