Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-01-2008

Luz verde estadounidense para las atrocidades israeles

Saleh Al-Naami
Al Ahram Weekly

Traducido del ingls por Beatriz Morales Bastos


Aunque el jefe de la oposicin de la derecha ms reaccionaria de Israel, Benyamin Netanyahu, sea conocido por su frialdad y su repugnancia a alabar a otras personas, hizo una excepcin cuando dio sus impresiones de la reunin con el presidente George W Bush a primera hora de la maana del pasado jueves en Jerusaln. Expres su sorpresa ante la insistencia de Bush en acabar con la amenaza que representa el programa nuclear iran - que los estrategas israeles afirman que amenaza a Israel en particular - as como ante la insistencia de Bush en que Israel debe atacar a la resistencia palestina y romperle el espinazo. Sal de la reunin ms tranquilo en relacin a la determinacin de Bush de acabar con la amenaza iran y satisfecho por su compromiso de proporcionar una cobertura militar a toda actividad militar que Israel emprenda en Gaza. Si se confiaran estas cuestiones a este presidente, no permitira que quedara con vida ningn terrorista palestino, afirm el jueves por la maana en la radio israel en hebreo.

Tras las reuniones entre Bush y el primer ministro israel Ehud Olmert, ambos anunciaron su postura compartida en relacin al programa nuclear iran. El peridico israel de mayor difusin, Yediot Aharonot, revel que durante su reunin con Olmert Bush haba accedido a coordinar con Israel el ataque a las instalaciones nucleares iranes. Todos los altos cargos israeles con los que se reuni Bush han declarado que ste afirm rotundamente que no hay que dar importancia al informe publicado recientemente por la inteligencia estadounidense que afirma que Irn detuvo en 2003 el desarrollo de su programa nuclear con propsitos militares.

Avigdor Lieberman, ex-ministro de Defensa israel y responsable oficial de afrontar las amenazas estratgicas, consider el contenido del discurso pronunciado el sbado por Bush en los Emiratos rabes Unidos y dirigido al pueblo iran como una prueba de que la administracin estadounidense ha adoptado completamente la concepcin israel de afrontar la amenaza iran y otras fuentes de amenaza en la zona dirigidas por Hezbola y Hamas. Respecto a la autorizacin estadounidense dada a Israel para que haga lo que le parezca conveniente para atacar a los palestinos de Gaza, ha sido considerado por Israel como el logro ms importante de la visita de Bush.

La televisin en hebreo seal que Olmert estaba sorprendido por el rpido consentimiento de Bush a que Israel emprenda una campaa militar a gran escala contra Gaza a pesar de que fue informado de que esto afectara a la vida de cientos e incluso miles de civiles palestinos. Las personas cercanas a Olmert respiraron aliviadas cuando qued claro que los jefes de la seguridad y de la inteligencia israel ya no tenan que explicar a Bush las razones de esta campaa a gran escala contra Gaza. Aunque Bush pidi a Olmert que se esforzaran para que no afectara a los civiles, se march tras dejar en las manos de Olmert el permiso para hacer lo que le viniera en gana y con todos las garantas en relacin a la cobertura diplomtica estadounidense en el momento en que Israel ejecutara su plan.

Despus de obtener el permiso estadounidense para emprender una campaa contra Gaza, el ejrcito israel hizo algunos ajustes en sus planes de la campaa. Altos cargos israeles han afirmado que Olmert aprob su lanzamiento no slo para acabar con las amenazas a la seguridad que Israel afirma provienen de Gaza, sino tambin para lograra el objetivo estratgico de acabar con el gobierno de Hamas en Gaza. El vice-primer ministro israel Haim Ramon declar que Israel haba informado a Bush de que el objetivo de la campaa militar contra Gaza no slo era acabar con el lanzamiento de cohetes contra los asentamientos israeles, sino tambin con el contrabando entre Gaza y Egipto, as como con Hamas. Los altos cargos israeles afirman que una vez derrocado Hamas habra que entregar Gaza al presidente palestino Abbas, a pesar de que ste haya afirmado que se niega a solucionar su conflicto con Hamas a travs de la va militar o de terceros extranjeros.

Algunas personas en la arena palestina han empezado a acusar a Abbas, a sus agencias de seguridad y a los dirigentes de Fatah de cooperar con Israel en la preparacin del lanzamiento de la campaa militar contra Gaza. Ismail Al-Ashqar, presidente del Comit de Interior y Seguridad en el Consejo Legislativo Palestino ha llamado la atencin respecto al hecho de que tras la visita de Bush a Israel y los territorios palestinos ocupados haya aumentado el nmero de ataques con bomba lanzados por Fatah y cuyo objetivo era la polica del gobierno de Ismail Haniyeh. Est absolutamente claro que el objetivo de estos ataques con bomba es reinstalar la apariencia de caos y de falta de seguridad con el objetivo de crear las circunstancias que permitan una importante accin israel en Gaza, declar a Al-Ahram Weekly. Por desgracia, Abbas quiere volver a Gaza, aunque sea detrs de un tanque israel.

Ehab Al-Ghasin, portavoz del ministerio del Interior del gobierno de Ismail Haniyeh, afirma que hay muchos indicadores de que grupos de Fatah han recibido rdenes de intensificar sus intentos de desestabilizar Gaza. Las confesiones de miembros de estos grupos detenidos recientemente demuestran que haba instrucciones claras de intensificar las operaciones cuyo objetivo era acabar con la seguridad, declar a Al-Ahram Weekly.

Sin embargo, la mayora de los comentaristas en Israel consideran que emprender una importante campaa militar contra Gaza no depende de las posturas de Bush y Abbas, sino de consideraciones israeles. Eitan Haber, director de la oficina del ex-primer ministro israel Yitzhak Rabin, afirma que no hay garantas de que la campaa contra Gaza acabe con el lanzamiento de cohetes Qassam. Al contrario, producir el colapso de la Autoridad Palestina en Gaza, lo que har que segn el derecho humanitario internacional Israel sea el nico responsable de proporcionar servicios humanitarios a los palestinos que viven ah, adems del elevado precio que Israel pagar como en cualquier guerra, lo que confirman hasta las evaluaciones ms optimistas del ejrcito israel.

De lo que, sin embargo, no hay dudas entre los observadores de la arena palestina es de que la visita de Bush ha debilitado la postura de los negociadores palestinos respecto a Israel. En presencia de Bush y tras su partida de Tel Aviv, Olmert anunci ms de una vez que la administracin estadounidense acepta la postura israel que exige al gobierno de Abbas y Salam Fayyad que cumplan con sus obligaciones segn la hoja de ruta antes de llegar a ningn acuerdo entre Israel y la Autoridad Palestina. Olmert tambin inform de que Bush haba aadido una condicin imposible que imposibilita el avance de las negociaciones. Al principio del consejo de ministros del domingo Olmert inform a sus ministros de que Bush le haba dicho que la Autoridad Palestina debe cumplir con sus obligaciones de la hoja de ruta tambin en Gaza, aun cuando la franja est completamente bajo control de Hamas.

No existe la menor duda de que los dirigentes palestinos estn profundamente decepcionados de haber apostado que la visita de Bush acabara con la disputa entre ellos y el gobierno de Olmert en relacin a la construccin de nuevos asentamientos en Cisjordania y Jerusaln este. Estando muy cerca de Bush, Olmert insisti en Israel continuar con la construccin de importantes asentamientos en Cisjordania, Jerusaln este y sus alrededores. Mientras tanto, Bush hizo un llamamiento a eliminar los puntos de asentamiento construidos por los colonos sin permiso del gobierno israel.

Sin embargo, el escritor e investigador palestino Nehad Al-Sheikh Khalil mantiene que el resultado ms peligroso de la visita de Bush reside en el intento israel de establecer firmemente tanto el apartheid que ha creado en el corazn de Cisjordania como una frontera entre sta e Israel. Israel ha insistido firmemente en que no est en absoluto preparado para buscar una solucin para el futuro de los asentamientos que hay dentro del Muro, que en total suponen el 85% de los asentamiento de Cisjordania. La debilidad de la postura oficial palestina y el consentimiento estadounidense a prcticamente todas las exigencias israeles han avivado el apetito de Olmert y su deseo de imponer su postura a los negociadores palestinos, declar Khalil a Al-Ahram Weekly.

Saeb Erekat, director del departamento de negociaciones de la OLP, estaba extremadamente apurado cuando los periodistas palestinos insistieron en pedirle que comentara las declaraciones de Bush en la conferencia de prensa celebrada con Abbas en Ramala. En esta reunin l haba comprendido claramente que la administracin Bush no considera las resoluciones de la ONU sobre el conflicto israelo-palestino como un punto de referencia que gue las negociaciones. Es ms, Bush insisti en que su administracin no tiene intencin de ejercer presin alguna sobre Israel.

Incluso desde un punto de vista humanitario Bush decepcion a los dirigentes palestinos cuando concedi legitimidad a que continen los checkpoints que estn diseminados por toda Cisjordania y que convierten la vida de los palestinos que viven ah en un infierno insoportable. Bush afirm que estos checkpoints se han establecido para garantizar que no se lleven a cabo operaciones terroristas en Tel Aviv y, en ese sentido, Bush adopt la postura de los ministros ms extremistas del gobierno de Olmert, ya que hasta varios de los ministros de Olmert han sostenido que se deberan eliminar muchos de estos checkpoints.

Con todo, incluso en Israel muchas personas consideran que Bush es la garanta ms importante para que Israel contine con sus agresiones al pueblo palestino y se niegue a cumplir con sus compromisos en relacin a los asentamientos. El 7 de enero el intelectual israel Gideon Levy escribi un artculo en el diario Haaretz en el que afirmaba que no ha habido nadie en la Casa Blanca que como Bush haya concedido a Israel permiso para llevar a cabo las agresiones, que anime a Israel a emprender campaas de violencia y le urja a establecer firmemente la realidad de la ocupacin. Levy aadi que Bush es el presidente que ha otorgado legitimidad a cada acto criminal, desde la expansin de los asentamientos hasta incluso ignorar acuerdos firmados, incluyendo aquellos a los que Israel lleg con la Autoridad Palestina bajo el patrocinio de Estados Unidos, y es el presidente que ms ha contribuido a establecer firmemente la ocupacin y a hacerla ms cruel.

Por lo que se refiere a Ben Kasbit, uno de los principales comentaristas del diario Maariv, el segundo de mayor difusin en Israel, el 10 de enero escribi un artculo afirmando que Bush ha causado dao a todo Oriente Prximo y ha puesto al mundo en peligro. Hace mucho tiempo que Estados Unidos no tenan un fracaso de presidente como Bush, que ha ocasionado tanto dao a los intereses y valores del mundo occidental, aadi. Conclua su artculo afirmando que lo ms peligroso de Bush es que hasta ahora no ha comprendido el alcance de la estupidez de los pasos que da.

Enlace con el original: http://weekly.ahram.org.eg/2008/880/re02.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter