Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-01-2008

Europa Nunca contra Israel!
La complicidad europea en el lento genocidio perpetrado por Israel

Omar Barghouti
ElectronicIntifada

Traducido por Nadia Hasan y revisado por Caty R.


La Unin Europea, el principal socio comercial de Israel en el mundo, observa, mientras Israel intensifica su brbaro asedio a Gaza, castigando colectivamente a 1.500.000 civiles palestinos, condenndolos a la devastacin y presenciando la muerte inminente de cientos de pacientes cardacos o necesitados de dilisis renal, de nios prematuros y de todos los que dependen de la energa elctrica para sobrevivir.

Al congelar el envo de combustible y energa elctrica a Gaza, Israel, el poder ocupante, est esencialmente garantizando que el agua limpia slo de nombre, ya que el agua de Gaza es, posiblemente, la ms contaminada del mundo tras decenios de robo y abuso israel no ser bombeada y distribuida adecuadamente a hogares e instituciones; los hospitales no podrn funcionar adecuadamente, lo que causar la muerte de muchas personas, especialmente las ms vulnerables; cualquier industria que an funcione a pesar del asedio ahora se ver obligada a cerrar, elevando todava ms la alta tasa de desempleo; ha paralizado el tratamiento de las aguas residuales contaminando todava ms el escaso y preciado recurso en Gaza; las instituciones acadmicas y escuelas no podrn prestar los servicios habituales; y la vida de todos los habitantes se ver drsticamente interrumpida, cuando no daada de forma irreversible. Y Europa mira apticamente.

El acadmico de Princeton Richard Falk calific el asedio israel como preludio del genocidio, incluso antes de este ltimo crimen de cortar por completo el abastecimiento energtico. Ahora los crmenes israeles en Gaza se pueden calificar sin paliativos como actos de genocidio, aunque lento. De acuerdo con el artculo II de la Convencin de las Naciones Unidas de 1948 para la prevencin y sancin del delito de genocidio, el trmino se define como:

Cualquiera de los actos mencionados a continuacin, perpetrados con la intencin de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, tnico, racial o religioso, tales como:

a) Matanza de miembros del grupo;

b) Lesiones graves de la integridad fsica o mental de los miembros del grupo;

c) Sometimiento intencionado del grupo a condiciones de existencia que puedan acarrear su destruccin fsica, total o parcial;

d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el grupo;

Claramente, el hermtico cierre israel de Gaza est destinado a asesinar, causar graves daos fsicos y mentales e inflingir deliberadamente condiciones de vida premeditadas para provocar la destruccin fsica gradual, lo que ya no puede ser calificado como un acto de genocidio, sino como un genocidio generalizado. Y la Unin Europea sigue sospechosamente silenciosa.

Pero, por qu acusar a Europa, en particular, de confabulacin en este crimen cuando casi toda la comunidad internacional no mueve un dedo y el complaciente secretario general de las Naciones Unidas, que super a todos sus antecesores en la sumisin al gobierno estadounidense, est expresando un pattico apoyo con la boca pequea? Adems, qu pasa con el propio gobierno estadounidense, el ms generoso patrocinador de Israel que est directamente implicado en el actual asedio, especialmente despus de que el presidente George W. Bush, en su reciente visita diera luz verde, con muy poca sutileza, al Primer Ministro israel Ehud Olmert para devastar Gaza? Por qu no culpar a los silenciosos hermanos rabes, particularmente a Egipto el nico pas que puede romper inmediatamente el cerco reabriendo el paso fronterizo de Rafah y abasteciendo a travs de l del combustible necesario, electricidad y suministros de emergencia? Y finalmente, por qu no culpar a la Autoridad Palestina en Ramala, cuyo subordinado y poco visionario lder alarde abiertamente en una rueda de prensa de su acuerdo total con Bush en todos los asuntos importantes?

Despus de Israel, Estados Unidos es, sin ninguna duda, el mayor culpable de este crimen. Bajo la influencia de una ideologa fundamentalista, militarista y neoconservadora, que ha tomado el timn del poder, y un omnipotente lobby sionista cuyo grado de influencia no tiene parangn, Estados Unidos tiene la misma categora por s mismo. Ni siquiera hace falta mencionar que la Autoridad Palestina, las Naciones Unidas y los gobiernos rabes e internacionales que mantienen relaciones normales con Israel deberan sentirse responsables por consentir, directa o indirectamente, los crmenes israeles contra la humanidad en Gaza.

Tambin es cierto que cada uno de los mencionados anteriormente tiene la responsabilidad legal y moral de intervenir y aplicar las medidas que sean necesarias para acabar con este crimen antes de que mueran miles de personas. Pero la Unin Europea lidera una posicin nica en todo esto. No solamente est silenciosa y aptica; en la mayora de los pases europeos tanto Israel como sus instituciones actualmente son bienvenidos y acogidos con una cordialidad, generosidad y deferencia sin precedentes en todos los campos econmico, cultural, acadmico, deportivo, etctera-. Por ejemplo, Israel fue el invitado de honor de la mayor feria del libro en Turn, Italia. Las pelculas financiadas por el gobierno israel se exhiben en festivales de cine por todo el continente. Los productos israeles, desde los aguacates y las naranjas hasta los sistemas de alta seguridad, estn invadiendo los mercados europeos como nunca. Las instituciones acadmicas israeles disfrutan de un acuerdo de asociacin especial, muy lucrativo, con los principales rganos de la Unin Europea. Los grupos de danza israeles, bandas de msica y orquestas son invitados a giras por Europa y festivales como si Israel no slo fuera un miembro normal, sino adems el predilecto del llamado mundo civilizado. El fro abrazo que daba Europa a Israel se ha convertido en una intensa, abierta y enigmtica relacin amorosa.

Si Europa cree que de esta forma se arrepiente del Holocausto contra su poblacin juda, lo que est haciendo de hecho es facilitar vergonzosa y conscientemente la ejecucin de un nuevo genocidio contra el pueblo palestino. Pero los palestinos, si aparecen, no cuentan mucho, ya que son vistos no slo por Israel, sino tambin por su antiguo patrocinador blanco y sus aliados, como inferiores. El continente que invent el genocidio y fue responsable de masacrar en los ltimos dos siglos a ms seres humanos que todos los dems continentes juntos, est encubriendo crmenes que son reminiscencias en calidad, ciertamente no en cantidad, de sus propias atrocidades contra la humanidad.

Probablemente en ningn otro asunto internacional la oficialidad europea puede ser acusada de estar tan desvinculada e indiferente a su propia opinin pblica. Mientras las llamadas al boicoteo de Israel, como estado de apartheid, se difunden lenta pero consistentemente en todas las organizaciones de la sociedad civil y uniones sindicales europeas, dibujando un sorprendente paralelismo con el boicot del apartheid de Sudfrica, los gobiernos europeos se distinguen difcilmente de la abierta complicidad entre Estados Unidos e Israel. Incluso los clichs por parte de Europa cuando condena y expresa una profunda preocupacin se han convertido en inusuales ms que en algo habitual. Es ms, la implacable y desafiante violacin israel de las propias leyes y condiciones de derechos humanos europeos son ignoradas cada vez que alguien se cuestiona si Israel debe seguir beneficindose de su benvolo acuerdo de asociacin con la Unin Europea a pesar de su ocupacin militar, colonizacin y rcord de horribles abusos contra los derechos humanos de sus vctimas palestinas. Si esto no es complicidad, entonces, qu es?

Al dejar de lado la moral sumiendo a Gaza en un mar de oscuridad, pobreza, muerte y desesperacin, no se puede augurar nada bueno para Europa. Al mantener activamente un ambiente que conduce al resurgimiento del fanatismo y la violencia desesperada cerca de sus fronteras, Europa est invitando imprudentemente al caos a su puerta. En lugar de considerar seriamente, como mnimo, las llamadas al boicot, desinversin y sanciones contra el apartheid israel, adoptadas virtualmente por todo el espectro social, de la sociedad civil palestina, pronto tendr que lidiar con las fuerzas incontenibles de la irracionalidad y la violencia indiscriminada y sus devastadoras consecuencias.

Al parecer las actuales elites europeas estn empeadas en no oponerse nunca a Israel, sin importar los crmenes que cometa. Es como si el grito Never again (Nunca ms) cada vez ms hipcrita pronunciado por los supervivientes judos del genocidio europeo, fuese adoptado ahora por las elites europeas con una diferencia: que se aaden las letras s y t al final Never against (Nunca en contra).

Original en ingls: http://electronicintifada.net/v2/article9241.shtml

Omar Barghouti es un analista poltico independiente miembro fundador de la Campaa Palestina por el boicot acadmico y cultural de Israel (www.PACBI.org).

Nadia Hasan y Caty R. pertenecen a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter