Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2008

Obama o Clinton? Pues, qu quieres que te diga...

Andrs de Francisco y Francisco Herreros
Rebelin


Qu, Obama o Clinton? Pues no hay mucha diferencia, la verdad. Cmo que no? Pero si l es negro y ella mujer! Te parece poca diferencia? Cualquiera de ellos hara historia slo por eso. Seran, respectivamente, el primer presidente de color y la primera presidenta de EE.UU. S, s, cierto, pero yo me refera a los programas, a las intenciones polticas, a qu es lo que cada uno propone a los americanos. Y ah tienes que escarbar mucho para hallar diferencias importantes. La ms notable es la sanidad. Hilary Clinton es un poco ms ambiciosa. Lleva en su programa el seguro mdico obligatorio. El otro ni siquiera eso: propone bajar los seguros privados mnimos, y slo incluye un seguro mdico obligatorio para los menores de 15 aos, nada ms. Pero, cmo un seguro obligatorio? Es que no lo tienen ya? No, no, qu dices. En EE.UU hay 50 millones de ciudadanos sin seguro mdico -Cincuenta Millones!-, la poblacin espaola esperada para dentro de muy poco. Entonces, si caen enfermos, qu hacen? En realidad, mejor que no caigan enfermos, porque o siguen con su enfermedad o, an peor, van a Urgencias. Ah, o sea, que tienen dnde ir. Bueno, es que t no sabes lo que son las Urgencias en EE.UU. De verdad, amigo mo, mejor no ir. Son ms bien disuasorias. Te tratan a patadas, no tienen medios, y lgicamente te despachan sin curarte. Vaya, vaya. Entonces, mucha gente morir por falta de atencin mdica. Justamente! Y la cifra ha subido con las dos ltimas administraciones republicanas. Ahora son ms de 50.000 personas al ao las que mueren por eso mismo. Es lo que tiene la mercantilizacin de un servicio tan bsico como la sanidad y la medicina: si no tienes dinero, te mueres o te jodes. Caramba, qu panorama. Hay que reconocer que Europa y Espaa por supuesto tambin- es otro mundo. Aqu la salud es una cuestin pblica. Aqu, desde un catarro hasta una afeccin cardiaca, puedes estar seguro de que vas a ser atendido. Podrs esperar ms o menos a una intervencin, pero sabes que te ingresan y que te atienden buenos profesionales, que no escatiman vendas ni frmacos y que disponen de medios adecuados. Eso da mucha tranquilidad a la gente. Imagnate lo que tiene que ser vivir en EE.UU con esa inseguridad, qu tensin: ver que tu hijo se pone malo o tiene alguna afeccin crnica, y no poder hacer nada. Qu horror. Pero, en fin, a ver si la Sra. Clinton consigue su propsito y logra la cobertura universal para su pas. Bueno, bueno, no te creas, que la Sra. Clinton propone un seguro obligatorio, pero no pblico sino privado. El modelo seguira siendo muy diferente al europeo. Hombre, sera un avance importante, no? De acuerdo, pero no te confundas: seguros privados hay muchos, ms o menos amplios, segn el precio de la pliza. El que suscribiran esos 50 millones de americanos sera el mnimo y no les dara una gran cobertura y seguridad. No te puedes fiar de cualquier seguro. Fjate, estando en Nueva York con una beca posdoctoral, un estudiante extranjero de la Universidad de Columbia cay enfermo. Tranquilo, le decamos, tienes el seguro mdico de tu beca. Llama y te vas al hospital. As lo hizo: llam a su compaa mdica. Espere unos minutos, le contestaron, que nosotros le volvemos a llamar y le decimos a qu clnica ha de ir. Lo llamaron a las dos horas. Qu hizo la compaa en ese tiempo? Llamar a una clnica y otra y otra, en busca de la ms barata. Al final lo mandaron a una clnica de mala muerte en el Harlem hispano. Nuestro amigo llevaba un cuadro de insuficiencia respiratoria y dolor en el pecho: casi se le cur del susto. As que, cuando a los pocos das, unos colegas me propusieron ir a patinar a unas nuevas pistas abiertas cerca del Rockefeller Center, me dije: quita, quita, a ver si me voy a romper una pierna y, como tengo un seguro privado..., acabo Dios sabe dnde. No, no, si en EE.UU no tienes un buen seguro, lo que relativamente muy pocos pueden permitirse pagar, mejor que ni te constipes siquiera. La cosa es muy sencilla, y afecta al bienestar y la esperanza de vida de mucha gente: en EE.UU la sanidad es un negocio, muy rentable por cierto, del que sacan pnges beneficios las compaas aseguradoras y los bancos. En Europa, muy al contrario, es un derecho de ciudadana, ms o menos robusto segn los casos. La Universidad de Nueva York concede un muy buen seguro privado a sus profesores invitados: Aproveche y arrglese la boca, le dijo una profesora americana a un profesor invitado. ste, dominando la perplejidad que denotaban sus ojos anormalmente abiertos, se limit a decir: seora ma, soy alemn y en mi pas tenemos cobertura universal, incluidos los arreglos de boca. Las sociedades europeas han decidido ya no slo que no van a dejar morir a un solo ciudadano por falta de asistencia mdica, sino que en general su salud les importa como comunidad. La salud en Europa, al menos por ahora, forma parte de nuestro contrato social. Y, desde luego, ni Barak Obama ni Hilary Clinton aspiran a un nuevo contrato social para EE.UU. Conviene no olvidar que ambos candidatos son los que ms dinero reciben de las compaas aseguradoras para su campaa electoral.



* A. de Francisco es profesor titular de la UCM y F. Herreros es Investigador Ramn y Cajal del CSIC.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter