Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2008

Operacin Doble
Cmo la CIA infiltr a la DEA

Douglas Valentine
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


The DEA y sus predecesoras las organizaciones federales de control del cumplimiento de la ley de drogas siempre han sido infiltradas y, en diferentes grados, dirigidas por agencias de inteligencia de EE.UU. El motivo es bastante simple: El gobierno de EE.UU. ha estado protegiendo a sus aliados narcotraficantes, especialmente en el crimen organizado, desde que el narcotrfico fue criminalizado por primera vez en 1914. Desde entonces el control de la ley de drogas ha sido una funcin de la seguridad nacional en su sentido ms amplio; no slo para proteger a nuestra aristocracia contra enemigos externos, sino para preservar las prerrogativas radicales, religiosas y de clase de los crculos gobernantes.

La falla imprevista en el sistema es que mientras investigan a los traficantes, los agentes federales contra la droga siempre descubren los vnculos de los crculos gobernantes con el crimen organizado y sus testaferros de los sindicatos de la droga. Las agencias de inteligencia y seguridad de EE.UU. reconocieron este problema como tal a comienzos de los aos veinte y para proteger a sus patrones de los crculos gobernantes (y a sus aliados extranjeros y nacionales en el narcotrfico que combatan a los comunistas), enfrentaron el problema mediante el soborno de jefes y agentes bien ubicados del control del narcotrfico.

Tambin tienen otros medios a su disposicin. En 1998, por ejemplo, en una serie de artculos en el San Jose Mercury News, el periodista Gary Webb afirm que la CIA haba facilitado el flujo de cocana crack a pandillas callejeras en Los ngeles. Despus de que la Agencia desmintiera vehementemente sus afirmaciones, Webb fue denunciado por los co-conspiradores de la CIA: el New York Times, el Los Angeles Times, y el Washington Post. Llevado a someterse por temor por los gruidos de los mayores y mejores, el Mercury News se retract de la historia de Webb y envi al periodista al exilio interior. El Inspector General de la CIA admiti posteriormente que Webb tena en parte razn. Pero ser injustamente desacreditado es el precio que se paga por arrancar la mscara del mayor narcotraficante del mundo.

Siempre ha sido as. Un ejemplo: En 1960, MacMillan public el libro de Russ Koen: The China Lobby. En l, Koen dice que los nacionalistas chinos contrabandeaban narcticos a EE.UU., con pleno conocimiento y connivencia de su gobierno en Taiwn. Dice que prominentes estadounidenses han participado y se han beneficiado con estas transacciones. La idea de que prominentes estadounidenses se beneficien con el narcotrfico era impensable y, como un rayo, Harry J. Anslinger, Comisionado del Bur Federal de Narcticos (FBN), denunci como fraude a Koen. Dentro de semanas el libro de Koen fue condenado a la oscuridad por MacMillan.

El fundamental libro del profesor Al McCoy The Politics of Heroin, publicado en 1972, es otro ejemplo. La CIA estaba informada sobre la investigacin de McCoy y se acerc a su editor, exigiendo que suprimiera el libro por motivos de seguridad nacional. Harper Row se neg pero acept que la CIA revisara el libro antes de publicarlo. Cuando McCoy object, Harper Row dijo que no publicara el libro a menos que McCoy se sometiera.

Tambin abundan los ejemplos de complicidad de los organismos federales de control del cumplimiento de la ley de narcticos con la CIA y muchos son descritos en mi primer libro sobre el tema: The Strength of the Wolf: The Federal Bureau of Narcotics 1930-1968. En mi nuevo libro: The Strength of the Pack: The Politics, Espionage Intrigues, and Personalities that Defined the DEA, explico como la CIA infiltr la DEA y como, bajo direccin de la CIA, la guerra contra la droga se convirti en un modelo para la guerra contra el terror. Presentar un ejemplo en este ensayo.

Los bromistas alegres

Mi nuevo libro: Strength of the Pack [La fuerza de la jaura] comienza en abril de 1968, cuando como consecuencia de un inmenso escndalo de corrupcin, el gobierno de Johnson incorpor al FBN [Bur Federal de Narcticos] en una nueva organizacin llamada el Bur de Narcticos y Drogas Peligrosas (BNDD). El Fiscal General, Ramsey Clark, anunci el nombramiento de John E. Ingersoll, de treinta y ocho aos, como director del BNDD. En una carta que me envi Clark dice que Ingersoll ofreca una ruptura neta con un pasado que termin en corrupcin y, esperaba, un nuevo enfoque progresista, con una base cientfica para el control de la droga en un poca de profunda inquietud social.

Clark nombr a Ingersoll durante la presidencia de Johnson y, despus de las elecciones, en un intento por anticiparse al prximo gobierno de Nixon, Clark realiz una conferencia de prensa para proclamar el xito del gobierno de Johnson en la limpieza del BNDD de toda corrupcin crnica. 32 agentes de narcticos renuncian en investigacin local de corrupcin, deca el titular en el New York Times del 14 de diciembre de 1968. Clark seal que cinco de los agentes malos haban sido acusados, y que procesos y renuncias adicionales seguiran pronto.

Los demcratas haban perdido la eleccin en gran parte porque el candidato de la ley y el orden, Richard Nixon, haba prometido ganar la guerra contra la droga. Irnicamente, una vez que fue elegido presidente, esta promesa llev a Nixon a enfrentar a la CIA, que ayudaba y favoreca a los principales polticos y generales que gobernaban a los aliados de EE.UU. en Vietnam, Laos y Tailandia, muchos de los cuales formaban parte de una inmensa red de contrabando de drogas del Kuomintang. A fin de derrotar a los comunistas, haba que proteger sus actividades de contrabando de narcticos. Pero para que Nixon cumpliera con su promesa de ganar la guerra contra la droga, haba que detenerlos. As comenz la infiltracin del BNDD por la CIA, y su lucha con delictuosos aclitos contrarios al establishment de Nixon por el control del ataque contra importantes traficantes como medio para dirigir la guerra contra la droga.

El director del BNDD, John Ingersoll, no estaba preparado de ninguna manera para el juego de tira afloja poltico en el que se encontr. Haba entrado al departamento de polica de Oakland en 1956, sirviendo como polica motociclista y despus como asesor administrativo del jefe. A mediados de los aos sesenta lleg a ser jefe de polica en Charlotte, Carolina del Norte donde conquist una reputacin de rectitud y de luchador contra la corrupcin. Pero un ao despus de tomar el control del BNDD, Ingersoll se dio cuenta de que no estaba a la altura de los astutos agentes federales de la droga que haba heredado. Era una jaura artera y peligrosa, y los principales responsables de la organizacin eran de los peores.

Como explica un agente: La mayora haban sido corrompidos por el atractivo del bajo mundo. Pensaban que podan dejar su moralidad en la puerta salir y mentir, engaar y robar para luego volver y recuperarla. Pero no es posible. De hecho, si se tiene xito porque se puede mentir, engaar y mentir, esas cosas se convierten en instrumentos utilizados en la burocracia. Hablamos de individuos cuyas vidas dependen de su capacidad de ser retorcidos y que se hacen muy buenos en ese arte. As que esos sujetos se convirtieron en jefes. Mientras tanto los agentes perdan su inocencia de maneras sutiles.

Ingersoll lo saba, pero tambin tena conciencia de la alta prioridad que Nixon fijaba para la victoria en la guerra contra la droga. En lugar de generar un escndalo, Ingersoll decidi salir de la organizacin, hacia la CIA, para conseguir ayuda en la eliminacin silenciosa de la corrupcin. El Informe de 1975 de la Comisin Rockefeller Sobre Actividades de la CIA Dentro de EE.UU. seal que el programa conjunto CIA-BNDD contra la corrupcin comenz cuando Ingersoll se preocup vitalmente porque algunos de sus empleados podran haber sido corrompidos por narcotraficantes. Al carecer del aparato necesario de seguridad para expurgar a esos agentes corruptos, Ingersoll pidi ayuda a comienzos de 1970 al director de Inteligencia Central, Richard Helms, para edificar una capacidad de contrainteligencia. Esta solicitud fue aparentemente apoyada por el Fiscal General del presidente Nixon, John Mitchell.

El hombre al que Ingersoll nombr inspector jefe del BNDD, Patrick Fuller, haba servido en investigaciones del IRS [Servicio de impuestos internos] durante cerca de 20 aos en California. Fuller era un cercano amigo de Ingersoll, pero aparte de eso, fue incapaz de montar investigaciones de seguridad contra agentes federales de la droga. Cuando Ingersoll propuso que se volvieran hacia la CIA, Fuller acept de buena gana. El plan, conocido como Operacin Doble, involucr la contratacin de agentes de la CIA para que espionaran a altos funcionarios del BNDD sospechosos de prcticas corruptas, pasadas y presentes. Como recuerda Pat Fuller: Reclutamos a los agentes para el BNDD a travs de una compaa especial. Una corporacin involucrada en el mantenimiento del orden contrat a consultores de investigacin, y tres agentes de la CIA que se las dieron de empresarios privados fueron contratados para realizar el trabajo de contacto y entrevista.

El principal reclutador fue Jerry Soul, con la ayuda de los agentes de la CIA John F. Murnane, Joseph Cruciani y Chick Barquin. Funcionario de personal en la central de la CIA en esos das, Soul haba dirigido a exiliados cubanos durante la invasin de la invasin de Playa Girn, y despus dirigi el ejrcito de exiliados cubanos de la CIA y su fuerza area en el Congo.

Aparte de un exiliado cubano, los agentes de la CIA contratados para la Operacin Doble, fueron, tpicamente agentes paramilitares ingleses cuyas carreras se haban estancado por la reduccin gradual de fuerzas de la CIA en Vietnam y Laos. Los que fueron contratados pasaron por el curso de entrenamiento del BNDD y fueron asignados por Fuller para que espionaran a un director regional en particular y a sus subordinados de confianza. Segn Fuller, no se mantuvieron archivos y algunos participantes no sern jams identificados porque eran intermediarios que nunca fueron a una oficina del BNDD, pero espiaron desde lejos e informaron de modo clandestino. Algunos ni siquiera eran conocidos por Fuller. Se supona que todos iban a ir al extranjero, pero la mayora permaneci en EE.UU.

Gran parte de la Operacin Doble sigue siendo un misterio porque, como inform la Comisin Rockefeller, viol la Ley de 1947 que prohbe la participacin de la CIA en actividades de mantenimiento del orden.

Ni una sola vez procesaron a un participante.

Casos analizados por Operacin Doble


La Operacin Doble apuntaba a los mximos directores del BNDD. Un objetivo fue Joseph J. Baca, Vice-director Regional en Los ngeles. Primo de un alto polica mexicano, Baca fue acusado en julio de 1969 por la Polica Estatal de Nuevo Mxico de trfico de drogas y propiedad robada. Fue acusado de organizar robos y asaltos, y supuestamente vendi herona a un contrabandista de drogas. Pero las investigaciones locales fueron cerradas sin una accin adversa contra Baca, de modo que se pidi al as infiltrado de la Operacin Doble, Charles "Chuck" Gutensohn que investigara.

Gutensohn haba servido con las Fuerzas Especiales en Vietnam del Sur. Abandon el ejrcito en 1964, obtuvo un grado acadmico, y en 1968 entr a la CIA. Durante los dos aos siguientes, Gutensohn sirvi en Pakse, Laos, uno de los principales puntos de trnsito de droga entre el Tringulo de Oro y Saign. Tena experiencia en la droga y al volver a EE.UU., Gutensohn tuvo la alternativa de ser el vnculo entre la CIA y el BNDD en Laos, o de sumarse a la Operacin Doble. El hermano de Gutensohn, Joel, l mismo veterano de Vietnam, se haba unido al programa Doble seis meses antes en Chicago. Por ello, Chuck tambin lo hizo.

Despus de encontrar a Jerry Soul," recuerda Gutensohn, "vi a Fuller en un hotel cerca de Tyson's Corner. Dijo que cuando nos comunicsemos, yo sera conocido como Leo Adams, para Los Angeles. Sera Walter De Carlo, para Washington, DC."

Fuller reclut a Gutensohn y a los otros agentes de la CIA porque no era necesario entrenarlos en los secretos del arte requeridos para la tarea de espiar a sus jefes. Pero la tapadera de Gutensohn fue destruida antes de que llegara a Los ngeles. Segn recuerda: Alguien en la central habl y todos lo supieron. Cerca de un mes despus de mi llegada, uno de los agentes me dijo: Me dicen que Pat Fuller firm sus credenciales.

Una situacin similar ocurri en Miami, donde los objetivos de Fuller eran el director regional Ben Theisen y el supervisor de grupo Pete Scrocca. Terry Burke, que lleg al lmite de su carrera como administrador interino de la DEA en 1990, fue uno de los agentes de la Operacin Doble asignados para investigar a Theisen y Scrocca. Alto y bien parecido, los antecedentes de Burke son fascinantes. Despus de servir como guardia de los Marines en la embajada de EE.UU. en Roma, se uni a la CIA y sirvi como agente paramilitar en Laos de 1963 a 1965, trabajando para el legendario agente de la CIA Tony Poshepny en la base 118A cerca de Ban Houei Sai epicentro del comercio de opio y herona del Tringulo de Oro. Burke recibi la mxima condecoracin de la CIA, la Estrella de Inteligencia, por herosmo en el combate en Laos. Sirvi su perodo siguiente en las Filipinas donde en 1969 fue asignado a un puesto que era un callejn sin salida en la central de la CIA. Consciente de que su carrera haba llegado a un punto muerto, Burke se puso en contacto con un amigo de Italia, el agente de aduanas Fred Cornetta. ste estaba entonces a cargo en el aeropuerto Dulles, y persuadi a Burke a sumarse al BNDD.

Burke se postul y fue contratado en diciembre de 1970. Fuller lo reclut para la Operacin Doble y lo asign al grupo de Pete Scrocca. Pero, en lugar de espiar a sus nuevos colegas, Burke se propuso demostrar que era suficientemente duro y listo para trabajar casos clandestinos de tipos malos con escopetas en habitaciones de motel. Burke nunca envi ningn informe negativo a Fuller, y Theisen y Scrocca terminaron por aceptarle.

La experiencia de Gutensohn y Burke no fue excepcional, y la Operacin Doble nunca llev a un solo despido de algn agente corrupto del BNDD. La razn sorprendente para este resultado es bastante simple. Lo que menos se imaginaban Ingersoll o Fuller era que la CIA nunca inicia un programa a menos que sea negable y tenga potencial de inteligencia. La Operacin Doble se ajustaba a esos criterios: era negable porque era, en apariencia, un programa del BNDD; y tena potencial de inteligencia en la medida en que se ajustaba perfectamente al estilo de Angleton de operaciones dentro de operaciones.

Como me dijera el inspector jefe del BNDD Pat Fuller: Hubo otra operacin de la cual ni yo mismo saba. Por qu no descubre quin la estableci, y por qu?

Cajas dentro de cajas

Bueno, descubr lo relacionado con esa operacin. Casi por accidente, cuando entrevistaba a un agente de la DEA en Miami, me presentaron a Joseph C DiGennaro, miembro de la faceta secreta de la CIA de la Operacin Doble, su unidad unilateral de operaciones de droga. Oculto tras el programa de inspecciones de Fuller, el propsito de la unidad unilateral de droga de la CIA era identificar a narcotraficantes en todo el mundo, y secuestrar y/o asesinarlos selectivamente. Como explica DiGennaro, su ingreso al programa comenz cuando un eminente cirujano, amigo de la familia, sugiri que se postulara para un puesto en el BNDD. En aquel entonces trabajaba como corredor de bolsa en Nueva York. DiGennaro encontr a Fuller en agosto de 1971 en un Howard Johnsons cerca del complejo Watergate. Fuller le dijo que si aceptaba el puesto en la Operacin Doble recibira el nombre de cdigo Novo Yardley. El nombre de cdigo se basaba en el nombramiento de DiGennaro en Nueva York, y en un drama con el nombre del famoso espa estadounidense, Herbert Yardley.

DiGennaro acept el puesto y fue enviado a un agente de seguridad de la CIA para obtener las aprobaciones necesarias. Entonces le dijeron que l y varios otros reclutas eran subproductos del programa de inspeccin de Fuller hacia el programa operativo unilateral de la CIA. Le dijeron que haba sido seleccionado porque tena un cinturn negro en karate y la extraa capacidad de recordar listas y caras. El control de antecedentes demor 14 meses, durante los cuales DiGennaro recibi un entrenamiento intenso en combate y en las reglas del arte. En octubre de 1972 fue enviado a la central regional del BNDD en Nueva York y, como cobertura, fue asignado a un grupo de conformidad que inspeccionaba sobre todo farmacias. Sus cheques de sueldo venan de fondos oficiales del BNDD, aunque el programa fue financiado por la CIA a travs del Bur de Minas del Departamento del Interior. El programa haba sido autorizado por el comit apropiado del Congreso.

El grupo especial de DiGennaro fue dirigido por la Divisin de Operaciones Especiales de la CIA (entonces bajo Evan Parker, primer director del Programa Phoenix de la CIA) en conjuncin con los militares, que suministraron posibilidades dentro de los servicios militares en el extranjero para mantener abiertas rutas de exfiltracin. Las rutas de exfiltracin eran corredores areos y carreteras. Los militares tambin despejaban el espacio areo cuando sospechosos capturados eran llevados a EE.UU. DiGennaro pas la mayor parte del tiempo en operaciones en Sudamrica, pero tambin sirvi en el Lbano y otros sitios.

Dentro de la unidad especial antidroga de la CIA, que contaba con unos 40 hombres, haba expertos en impresin, falsificacin, operaciones martimas, y telecomunicaciones. Los agentes se conocan slo por su nombre. DiGennaro, sin embargo, saba de la presencia en el programa de otros agentes del BNDD, incluyendo a Joseph Salm y Paul Seema. Nadie ms en el BNDD, sin embargo, estaba informado sobre el programa. Cuando llegaba la llamada a la accin, DiGennaro consultaba a Fuller y luego peda licencia por enfermedad o vacaciones para partir a las misiones. Hubo numerosas misiones. Como me dijo su jefe de grupo en Nueva York, Joe Quarequio: "Joey no estaba nunca en la oficina.

La tarea era rastrear, secuestrar, y si se resistan, matar a narcotraficantes. La violencia era el resultado de la limitada ventana de oportunidad necesaria para que se hiciera el trabajo. Debido a la necesidad de una negacin plausible, haba un mnimo contacto con la embajada estadounidense en el pas en el que se realizaba la misin. DiGennaro tena un ngel Guardin quien reuna informacin de inteligencia, desarrollaba rutinas, y contactaba a los informantes. Pero el pas anfitrin, su polica uniformada y servicios militares pocas veces estaban informados sobre su presencia, y haba poca coordinacin con el puesto de avanzada local del BNDD.

Las operaciones eran extremadamente peligrosas. Como recuerda DiGennaro: Hubo un caso en Colombia. Haba entre setenta y dos y noventa y seis horas para completarlo. Me llevaron en avin a Colombia donde me contact mi ngel Guardin. Haba pagado a alguien y ese alguien lo haba llevado a un laboratorio de cocana. Los operadores del laboratorio haban sido vigilados y seguidos hasta su escondite. Para capturarlos, tuvimos que trabajar con una unidad militar local, que fue contactada por radio bi-direccional. En este caso en particular, alguien intercept el llamado, y lo prximo que supimos fue que una mujer en la radio puso en guardia a los sospechosos. Era una agente de los traficantes dentro de la unidad militar local. La omos gritando a los soldados. Luego le dispararon. No supimos a quien estaba llamando, sigue diciendo, as que tuvimos que saltar por helicptero y camin militar al sitio en el que pensamos que estaban los sospechosos. Esa vez dimos en el blanco. Llevamos de vuelta a los delincuentes a EE.UU. Fueron discapacitados con drogas y esposados en varios servicios higinicos en Chicago y Miami.

Como recuerda un agente de la DEA: Recibamos un llamado de que haba un regalo esperndonos en la esquina de la calle 116 y la 6 Avenida. bamos y encontrbamos a algn tipo que haba sido encausado en el Distrito Oriental de Nueva York, esposado a un poste de telfono. Lo llevbamos a un piso franco para interrogarlo y, si fuera posible, convertirlo en informante. A veces lo retenamos durante meses. Pero qu saba? Si eres un narcotraficante colombiano o corsicano en Argentina, y unos pocos individuos con credenciales policiales te arrestan, cmo sabes que se trata de una operacin de la CIA?

El agente prescindible DiGennaro no vio el aparato que lo diriga. Tampoco lleg a saber gran cosa sobre la gente que agarraba y eliminaba la unidad de la CIA; slo que haba gente procesada y que los acusados gritaban.

La ltima operacin de DiGennaro en 1977 tuvo que ver con la recuperacin de un satlite que haba cado en manos de un narcotraficante. Para entonces tena toda la pericia profesional que la CIA requera para volar solo; averigu quien era el dueo del satlite, negoci de buena fe para conseguirlo, y lo compr de vuelta en el mercado negro. Tal era la dimensin del mecanismo paralelo que la CIA tena con el BNDD; un mecanismo que la CIA obviamente no haba utilizado slo para propsitos contra la droga, sino tambin por motivos contraterroristas.

Secuelas


En 1977, unos 125 antiguos agentes de la CIA haban sigo infiltrados en la DEA en todos los niveles de la organizacin, especialmente en unidades de inteligencia, haciendo todo lo posible desde intercambios de armas en el mercado negro, a negociaciones con terroristas, a asesinatos polticos. Tambin puso a la CIA en control total de la seleccin de objetivos.

Sin embargo, a medida que la influencia de la CIA se haca dominante, ms y ms agentes de la DEA sintieron su impacto adverso en sus casos. Para comenzar, la CIA exigi una lista de todos los informantes extranjeros de la DEA, as como copias de todos sus informes de inteligencia. Obtuvo las dos cosas. Luego comenz a reclutar traficantes vigilados por la DEA. Esos reclutas fueron borrados de la lista de objetivos de la DEA. En Chile en 1973, por ejemplo, la CIA permiti que cinco narcotraficantes abandonaran el estadio de ftbol en Santiago en el que se torturaba en masa a disidentes. Esos traficantes huyeron a Colombia donde ayudaron a formar el cartel que termin por suministrar cocana crack a pandillas callejeras en los ngeles, a travs de otros apoyos de la CIA en Latinoamrica.

Como dice un agente de la DEA: La relacin entre la CIA y la DEA no fue lo que se haban propuesto originalmente. La CIA no tiene su sitio en ningn tipo de actividad de mantenimiento del orden, a menos que pueda resultar en una condena. Lo que sucede pocas veces. Slo debiera servir de apoyo, totalmente.

En febrero de 1977, cuando estaba descorazonado y a punto de renunciar, ese agente y un grupo de otros altos responsables de la DEA se sintieron obligados a documentar una lista interminable de fechoras de la CIA.

La CIA estaba causando tantos problemas que a comienzos de 1977, el Vice-Administrador saliente de Seguridad, Dan Casey, envi un memorando de tres pginas a espacio simple al administrador de la DEA, Peter Bensinger, expresando su preocupacin por el papel jugado actualmente por la CIA en relacin con la recoleccin de inteligencia operativa en el exterior. El memorando lo firmaron cinco jefes de la divisin de seguridad. Todos tienen la conviccin unnime de que probablemente los actuales programas de la CIA causarn serios problemas futuros para la DEA, tanto en el exterior como en el interior. Los programas unilaterales de la CIA en pases extranjeros eran una fuente potencial de conflicto y embarazo y pueden tener un impacto negativo en el esfuerzo general de reduccin de narcticos de EE.UU. Aludi a incidentes especficos, citando la vigilancia electrnica de la CIA y el hecho de que la CIA no reacciona positivamente a ninguna propuesta de revelacin. Casey previ ms casos arruinados y se quej de que muchos de los sujetos que aparecen en esas vigilancias promovidas o controladas por la CIA viajan regularmente a EE.UU. para impulsar sus actividades de trfico. La inmunidad de facto del procesamiento posibilita que los apoyos de la CIA operen con mucha ms libertad y eficiencia.

A Casey le molest especialmente que la CIA exigiera que la DEA suministre nmeros de telfono para sus operaciones. Esta prctica es extremadamente inquietante porque, en efecto, pone a la DEA en condiciones de determinar qu delincuentes recibirn un inmunidad de facto. Considerando la seriedad del problema, recomend que todo el apoyo de la DEA para la vigilancia electrnica de la CIA sea suspendido de inmediato. Pidi que el administrador de la DEA insistiera en que la CIA se ajuste a las directivas fijadas por el Consejo Interior de la Casa Blanca de Carter, que limit la CIA a la recoleccin de inteligencia estratgica. Instruy al personal de la DEA para que no solicitara apoyo de la CIA que pueda terminar por perjudicar el procesamiento en el interior de algn narcotraficante.

Desgraciadamente, Bensinger toler a la CIA a costas de la integridad de la DEA. Ignor a Casey y a sus jefes de divisin. La Fuerza de la jaura, presenta ejemplos de cmo este acomodo con la CIA mutil a la DEA. Un ejemplo importante es la Conexin Contra de la CIA, como la revel Gary Webb. Tambin existe el hecho de que Manuel Noriega fue un colaborador de la CIA y que su archivo en la DEA fue destruido por infiltrados de la CIA, allanando el camino para la invasin de Panam. Tambin hubo el caso de Pan Am 103 en diciembre de 1988, en el que una bomba fue colocada por agentes enemigos que haban penetrado una red de narcotrfico de la CIA, que estaba haciendo una entrega controlada.

Esta inmensa brecha en el escudo protector de la CIA llev a la formacin del Centro de Contranarcticos de la CIA, y los negocios continuaron como de costumbre. En diciembre de 1989, segn informa la edicin del 4 de mayo de 1990 de Newsday, un pequeo equipo de operaciones especiales de EE.UU. planific y realiz una incursin que condujo a la muerte del seor de la droga Jos Gonzalo Rodrguez Gacha, su hijo de 17 aos, y varios guardaespaldas. Pablo Escobar fue asesinado de modo similar por un equipo de ejecucin de la CIA.

Los trabajos de Gacha y Escobar, y muchos otros como ellos, de los que el pblico sabe poco o nada, son extrapolaciones de los realizados por Joey DiGennaro. Y siguen al mismo ritmo. Poco despus de renunciar en 1993, el jefe de la DEA Robert Bonner revel que la CIA haba embarcado en 1990 una tonelada de cocana pura a Miami desde su almacn del Centro Contranarctico en Venezuela. La orwelliana entrega controlada fue perdida, accidentalmente.

Con la guerra de Bush contra el terror, la situacin slo ha empeorado. En Afganistn y en el Sudoeste Asitico, la DEA est totalmente infiltrada y controlada por la CIA y los militares. La central de la DEA es bsicamente un anexo de la Oficina Oval. Y los crculos gobernantes siguen manteniendo oculta la historia. Despus de enviar mi manuscrito a dos crticos uno con conexiones con la CIA, el otro con conexiones con la DEA mi editor dej de comunicarse conmigo. Creo que simplemente quiere que desaparezca.

Slo queda preguntarse hasta dnde descender EE.UU. por este vrtice de miedo y servilismo ante la seguridad estatal antes de desaparecer por completo.

-------------
Douglas Valentine es autor de The Hotel Tacloban, The Phoenix Program, y TDY. Su cuarto libro: The Strength of the Wolf: The Federal Bureau of Narcotics, 1930-1968, que recibi el premio Choice Academic Excellence Award est siendo publicado en Rusia. La segunda parte: The Strength of the Pack, ser publicado por University Press de Kansas en 2008. Para informacin sobre Mr. Valentine, y sus libros y artculos, visite su sitio en la Red en www.DouglasValentine.com y http://members.authorsguild.net/valentine

http://www.counterpunch.org/valentine01252008.html





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter