Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2008

Al Qaeda y la guerra contra el terrorismo

Michel Chossudovsky
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez y S. Segu. Revisado por Caty R.



Introduccin

Uno de los objetivos principales de la guerra de propaganda consiste en fabricar un enemigo. El enemigo exterior, personificado por Osama Bin Laden est amenazando a Estados Unidos y por lo tanto es necesario emprender la guerra preventiva contra los terroristas islmicos para defender la Patria. Las realidades se falsean. Estados Unidos est bajo amenaza de ataque.

A raz del 11 de septiembre, la creacin de este enemigo exterior ha servido para encubrir los objetivos econmicos y estratgicos reales en pos de la guerra en Oriente Prximo y en Asia central. Emprendida por razones de autodefensa, la guerra preventiva se defiende como una guerra justa dotada de un mandato humanitario.

Como el sentimiento antibelicista aumenta y la legitimidad de la poltica de la administracin Bush empieza a venirse abajo, deben despejarse las dudas acerca de la existencia de este ilusorio enemigo exterior. El contraterrorismo y la guerra de propaganda van entrelazados. El aparato de propaganda alimenta la desinformacin en la cadena de noticias. Las advertencias contra el terrorismo tienen que parecer autnticas. El objetivo es presentar a los grupos terroristas como enemigos de Estados Unidos. Irnicamente, Al Qaeda el enemigo exterior de EEUU y supuesto arquitecto de los ataques del 11 de septiembre- fue creado por la CIA.

Desde el comienzo de la guerra entre soviticos y afganos en los primeros aos de la dcada de 1980, el aparato de inteligencia estadounidense ha estado apoyando la formacin de las brigadas islmicas. La propaganda pretende borrar la historia de Al Qaeda, tapar la verdad y eliminar las pruebas de cmo se fabric el enemigo exterior que despus se convirti en el enemigo pblico nmero uno. El aparato de inteligencia estadounidense engendr sus propias organizaciones terroristas y al mismo tiempo va lanzando advertencias sobre las organizaciones terroristas que l mismo ha creado. Mientras, se va poniendo en marcha un programa cohesivo de contraterrorismo para perseguir a esas organizaciones terroristas.

Retratado de forma estilizada por los medios occidentales, Osama Bin Laden, apoyado por varios secuaces, se constituye en el hombre del saco para los estadounidenses que, tras la Guerra Fra, amenaza a la democracia occidental. La supuesta amenaza de los terroristas islmicos impregna toda la doctrina de la seguridad nacional estadounidense. Su objetivo es justificar las guerras de agresin en Oriente Prximo, mientras dentro de EEUU se establecen los contornos del Estado de Seguridad de la Patria.

Antecedentes histricos

Cules son los orgenes histricos de Al Qaeda? Quin es Osama Bin Laden?

Al supuesto cerebro de los ataques terroristas del 11 de septiembre, Osama Bin Laden, de origen saud, se le reclut durante la guerra sovitico-afgana, irnicamente bajo los auspicios de la CIA, para combatir a los invasores soviticos. (Hugh Davis: Informers point the finger at Bin Ladin; Washington on alert for suicide bombers.The Daily Telegraph, Londres, 24 de agosto de 1998). En 1979, en Afganistn, se lanz la mayor operacin secreta de la historia de la CIA:

Con el apoyo activo de la CIA y el ISI de Pakistn, que deseaban convertir la Yihad afgana en una guerra global de todos los estados musulmanes contra la Unin Sovitica, unos 35.000 radicales musulmanes de 40 pases islmicos se unieron para luchar en Afganistn entre 1982 y 1992. Decenas de miles ms llegaron para formarse en las medersas pakistanes. Finalmente, ms de 100.000 radicales musulmanes se vieron directamente influidos por la Yihad afgana. (Ahmed Rashid: The Taliban, Exporting Extremism, Foreign Affairs, noviembre-diciembre 1999).

Este proyecto del aparato de la inteligencia estadounidense cont con el apoyo activo del Inter Services Inteligente (ISI) de Pakistn, al que se confi la canalizacin de la ayuda militar secreta a las brigadas islmicas y la financiacin, junto con la CIA, de las medersas y los campos de entrenamiento para los muyahaidines (1).

Ese apoyo del gobierno estadounidense a los muyahaidines se present a la opinin pblica mundial como una respuesta necesaria a la invasin sovitica de Afganistn en 1979 en auxilio del gobierno procomunista de Babrak Kamal. La operacin militar y de inteligencia de la CIA en Afganistn, que consisti en crear las brigadas islmicas, se haba lanzado bastante antes, no como respuesta a la entrada de las tropas soviticas en Afganistn. De hecho, Washington provoc deliberadamente una guerra civil que dur ms de 25 aos. El papel de la CIA como constructor de los cimientos de Al Qaeda se confirm en una entrevista con Zbigniew Brzezinski en 1998, que en aquella poca era el Asesor de Seguridad Nacional del presidente Jimmy Carter:

Brzezinski: Segn la versin oficial de la historia, la ayuda de la CIA a los muyahaidines comenz en 1980, es decir, despus de que el ejrcito sovitico invadiera Afganistn el 24 de diciembre de 1979. Pero la realidad, secretamente guardada hasta ahora, es muy diferente. En efecto, fue el 3 de julio de 1979 cuando el presidente Carter firm la primera directiva para la ayuda secreta a los opositores del rgimen prosovitico en Kabul. Y ese mismo da escrib una nota al presidente en la que le explicaba que, en mi opinin, esa ayuda iba a provocar una intervencin militar sovitica.

Pregunta: A pesar del riesgo, usted fue un defensor de esa accin secreta. Quiz deseaban la entrada sovitica en la guerra y trataron de provocarla?

Brzezinski: No fue as en absoluto. No empujamos a los rusos a intervenir, pero aumentamos a sabiendas la probabilidad de que lo hicieran.

Pregunta: Cuando los soviticos justificaron su intervencin asegurando que intentaban luchar contra una implicacin secreta de Estados Unidos en Afganistn, la gente no les crey. Sin embargo haba una base de verdad. No ha lamentado Vd. nada hasta ahora?

Brzezinski: Lamentar qu? Esa operacin secreta fue una idea excelente. Consigui meter a los rusos en la trampa afgana, y Vd. quiere que lo lamente? El da que los soviticos cruzaron oficialmente la frontera escrib al presidente Carter: Ahora tenemos la oportunidad de que la URSS tenga su Guerra de Vietnam. As fue, durante casi diez aos, Mosc tuvo que mantener una guerra insoportable para su gobierno, un conflicto que llev a la desmoralizacin y finalmente al desmembramiento del imperio sovitico.

Pregunta: Y ni siquiera lamenta haber apoyado al fundamentalismo islmico, haber dado armas y asesoramiento a los futuros terroristas?

Brzezinski: Qu es ms importante en la historia mundial? Los talibanes o el colapso del imperio sovitico? Qu algunos musulmanes se removieran o la liberacin de Europa central y el fin de la Guerra Fra? (The CIAs Intervention in Afganistn, Interview with Zbigniew Brzezinski, Presdient Jimmy Carters National Security Adviser, Le Nouvel Observateur, Pars, 15-21 de enero de 1998, publicada en ingls, Centre for Research on Globalisation (http://www.globalresearch.ca/articles/BRZ110A.html, 5 octubre de 2001).

En coherencia con el relato de Brzezinski, la CIA cre la Red Militante Islmica. La Yihad Islmica (o guerra santa contra los soviticos) se convirti en parte integrante de las estrategias de inteligencia de la CIA. EEUU y Arabia Saud la apoyaron y una gran parte de su financiacin provena del comercio de drogas del Creciente Dorado (2):

En marzo de 1985, el presidente Reagan firm la Directiva-Decisin de Seguridad Nacional n 166, que daba luz verde a la ayuda militar secreta intensificada a los muyahaidines, dejando claro que la guerra secreta afgana tena un nuevo objetivo: derrotar a las tropas soviticas en Afganistn mediante acciones clandestinas y conseguir su retirada. La nueva ayuda secreta estadounidense empez con un aumento significativo de los suministros de armas: un incremento constante que alcanz las 65.000 toneladas al ao en 1987, as como un flujo incesante de especialistas de la de la CIA y el Pentgono que se desplazaron hasta los cuarteles secretos del ISI pakistan situados en la carretera principal cercana a Rawalpindi. All, los expertos de la CIA se reunieron con oficiales de inteligencia pakistanes para colaborar en la planificacin de las operaciones para los rebeldes afganos. (Steve Coll, The Washington Post, 19 de julio de 1992.)

La CIA utiliz al ISI pakistan como intermediario en un papel clave, el entrenamiento de los muyahaidines. Asimismo, ese entrenamiento de la guerrilla patrocinado por la CIA se integr con las enseanzas del Islam. Fueron los fundamentalistas wahabes financiados por Arabia Saud quienes establecieron las medersas: Fue el gobierno de EEUU el que apoy al dictador pakistan, el General Zia-ul Haq, para crear miles de escuelas religiosas de las que emergieron los grmenes de los talibanes. (Asociacin Revolucionaria de las Mujeres de Afganistn (RAWA), Declaracin de RAWA sobre los ataques terroristas en EEUU, Centro de Investigacin sobre Globalizacin (CRG), 16 de septiembre de 2001): http://globalresearch.ca/articles/RAW109A.html.

Las cuestiones preponderantes eran que el Islam era una ideologa sociopoltica completa, que las tropas soviticas estaban violando al sagrado Islam y que el pueblo islmico de Afganistn reafirmara su independencia arrojando al rgimen izquierdista afgano apoyado por Mosc (Dilip Hiro, Fallout from the Afgani Jihad, Inter Press Services, 21 de noviembre de 1995.)

 

El ISI pakistan se utiliz como intermediario

El apoyo encubierto de la CIA a la Yihad islmica se realiz indirectamente a travs del ISI pakistan, es decir, la CIA no canaliz su apoyo a los muyahaidines de forma directa. Para que esas operaciones encubiertas tuvieran xito, Washington tuvo mucho cuidado en no revelar el objetivo ltimo de la Yihad, que consista no slo en desestabilizar el gobierno laico (prosovitico) en Afganistn, sino tambin en destruir la Unin Sovitica.

En palabras de Milton Beardman, de la CIA: No entrenamos a los rabes. En efecto, segn Abdel Monam Saidali, del Centro Al-Aram de Estudios Estratgicos en El Cairo, Bin Laden y los rabes afganos fueron formados mediante tipos de entrenamiento muy sofisticados que les proporcion la CIA. (National Public Radio, Weekend Sunday (NPR) con Eric Weiner y Ted Clark, 16 de agosto de 1998).

Beardman, de la CIA, confirm a este respecto que Osama Bin Laden no era consciente del papel que estaba jugando en nombre de Washington. Segn Bin Laden (como Beardman cit): Ni yo ni mis hermanos vimos pruebas de la ayuda estadounidense. (National Public Radio, Weekend Sunday (NPR), con Eric Weiner y Ted Clark,16 de agosto de 1998).

Espoleados por el fervor religioso y nacionalista, los guerreros islmicos no se dieron cuenta de que combatan contra el ejrcito sovitico en nombre del to Sam. Mientras que haba contactos en los niveles ms altos de la jerarqua de la inteligencia, los dirigentes rebeldes islmicos en el escenario de la guerra no tuvieron contactos con Washington o la CIA.

Con el apoyo de la CIA y la canalizacin de sumas masivas de ayuda militar estadounidense, el ISI pakistan desarroll una estructura paralela ejerciendo un poder enorme en todos los sectores del gobierno (Dipankar Banerjee, Posible Connections of ISI With Drug Industry, India Abroad, 2 de diciembre de 1994). El ISI tena una plantilla compuesta de oficiales y militares de inteligencia, burcratas, agentes secretos e informadores estimada en 150.000 personas. (Ibid)

Mientras tanto, las operaciones de la CIA tambin sirvieron para reforzar al rgimen militar pakistan dirigido por el General Zia Ul Haq:

Las relaciones entre la CIA y el ISI cada vez eran ms clidas y se extendieron al sucesor de la expulsada Benazir Bhutto, el General Zia, con el advenimiento del rgimen militar. Durante la mayor parte de la guerra afgana, Pakistn se mostr ms agresivamente antisovitico incluso que EEUU. Poco despus de que el ejrcito sovitico invadiera Afganistn en 1980, Zia [ul Haq] envi a su jefe del ISI a desestabilizar los estados soviticos de Asia central. La CIA slo consinti ese plan en octubre de 1984.

La CIA era ms cauta que los pakistanes. Tanto Pakistn como EEUU adoptaron la tctica del engao con respecto a Afganistn mediante una posicin pblica que pretenda estar negociando un acuerdo, mientras acordaban en privado que la escalada militar era la mejor va. (Diego Cordovez y Selig Harrisan, Out of Afganistn: The Inside Store of the Soviet Withdrawal, Oxford University Press, Nueva York, 1995. Vase tambin la revisin de Cordovez y Harrison en International Press Services, 22 de agosto de 1995).

La CIA patrocin el trfico de drogas

La historia del comercio de drogas en Asia central est ntimamente relacionada con las operaciones secretas de la CIA. Antes de la guerra afgano-sovitica, la produccin de opio en Afganistn y Pakistn iba dirigida a los pequeos mercados regionales. No haba produccin local de herona, (Alfred McCoy, Drug Fallout: The CIAs Forty Year Complicity in the Narcotics Trade, The Progressive, 1 de agosto de 1997).

El estudio del investigador Alfred McCoy confirma que a los dos aos de la embestida de la operacin de la CIA en Afganistn, las fronteras afgano-pakistanes se convirtieron en el primer productor mundial de herona y cubran el 60% de la demanda estadounidense. (Ibid)

Los activos de la CIA controlaron este trfico de herona. Mientras las guerrillas muyahaidin se hacan con el territorio dentro de Afganistn, ordenaron a los campesinos que plantaron opio como impuesto revolucionario. A travs de la frontera de Pakistn, las mafias locales y los dirigentes afganos, bajo la proteccin de la inteligencia pakistan, operaban en cientos de laboratorios de herona. Durante este decenio de comercio descarado de droga, la Drug Enforcement Agency estadounidense en Islamabad fracas a la hora de efectuar confiscaciones o arrestos de importancia (Ibid)

Afganistn es un centro neurlgico estratgico en Asia central, que bordea la frontera occidental de China y de la extinta Unin Sovitica. Aunque constituye un istmo hacia los corredores de los gaseoductos y oleoductos que unen la cuenca del mar Caspio con el mar Arbigo, tambin es una zona estratgica para la produccin de opio, que en la actualidad, segn fuentes de las Naciones Unidas, suministra ms del 90% de la herona al mercado mundial, lo que representa ingresos multimillonarios para las mafias del comercio, instituciones financieras, agencias de inteligencia y crimen organizado. (Vase Michel Chossudovsky, Americas War on Terrorism, Global Research, 2005, captulo XVI).

Protegido por la CIA, se desarroll un incremento de la produccin de opio en la era posterior a la Guerra Fra. Desde la invasin estadounidense de Afganistn en octubre de 2001, la produccin de opio ha aumentado 33 veces. Las ganancias anuales del comercio de drogas en el Creciente Dorado se estiman entre 120.000 y 194.000 millones de dlares (2006), lo que representa ms de la tercera parte de la facturacin mundial anual del comercio de narcticos. (Michel Chossudovsky, Heroin is good for Your Healt, Occupation Forces Support Afgani Drug Trade, Global Research, abril de 2007. Vase tambin Doublas Keh: Drug Money in a Changing World,documento tcnico n 4, 1998).

De la guerra afgano-sovitica a la guerra contra el terrorismo

A pesar de la desaparicin de la Unin Sovitica, no se desmantel el extenso aparato de la inteligencia militar pakistan (ISI). Despus de la Guerra Fra, la CIA sigui apoyando a las brigadas islmicas fuera de Pakistn. Se pusieron en marcha nuevas iniciativas clandestinas en Oriente Prximo, Asia central, los Balcanes y el sureste asitico. Durante el perodo inmediatamente posterior al final de la Guerra Fra, el ISI pakistan sirvi de catalizador para la desintegracin de la Unin Sovitica y la aparicin de seis nuevas repblicas musulmanas en Asia central. (International Press Services, 22 de agosto de 1995).

Mientras tanto, misioneros islmicos de la secta wahab de Arabia Saud se haban establecido en las repblicas musulmanas y dentro de la Federacin Rusa, invadiendo las instituciones del Estado laico. A pesar de su ideologa antiestadounidense, el fundamentalismo islmico serva en gran medida a los intereses estratgicos de Washington en la extinta Unin Sovitica, los Balcanes y Oriente Prximo.

Tras la retirada de las tropas soviticas en 1989, la guerra civil en Afganistn segua sin remitir. Los talibanes estaban apoyados por los deobandis (3) pakistanes y su partido poltico, el Jamiat-ul-Ulema-e-Islam (JUI). En 1993, el JUI entr en la coalicin del gobierno pakistan de la Primera Ministra Benazzir Bhutto y se establecieron vnculos entre el JUI, el ejrcito y el ISI. En 1996, con la cada del gobierno del Hezb-I-Islami Hekmatyar en Kabul, los talibanes no slo establecieron un gobierno islmico de lnea dura, sino que adems entregaron el control de los campos de entrenamiento en Afganistn a las facciones del JUI (Ahmed Rashid, The Taliban: Exporting Extremism, Foreign Affaire, noviembre-diciembre, 1999, pg. 22).

El JUI, con el apoyo del movimiento wahab saud, jug un papel clave a la hora de reclutar voluntarios para combatir en los Balcanes y en la Unin Sovitica. (Ibid)

Janes Defence Weekly confirma que la mitad de los integrantes y el equipamiento talibanes se originaron en Pakistn, a travs del ISI. De hecho se ha sabido que tras la retirada sovitica, ambos bandos de la guerra civil afgana continuaron recibiendo apoyo secreto de EEUU a travs del ISI de Pakistn. (Tim McGirk, Kabul Learns to Live with its Bearded Conquerors, The Independent, Londres, 6 de noviembre de 1996).

Con el apoyo de la inteligencia militar de Pakistn, que a su vez era controlada por la CIA, el Estado islmico talibn sirvi en gran parte a los intereses geopolticos estadounidenses. Esto explica sin duda por qu Washington cerr los ojos ante el reino del terror que impusieron los talibanes en 1996, que inclua la flagrante derogacin de los derechos de las mujeres, la clausura de los colegios para nias, el despido de las mujeres funcionarias de las oficinas gubernamentales y el refuerzo de las leyes de castigo de la Sharia. (K. Subrahmanyam, Pakistan is Pursuing Asian Goals, India Abroad, 3 de noviembre de 1995).

El comercio de drogas del Creciente Dorado se utiliz tambin para financiar y equipar al ejrcito musulmn bosnio (desde los primeros aos de la dcada de 1990) y al Ejrcito de Liberacin de Kosovo (KLA). De hecho, en la poca de los ataques del 11 de septiembre los mercenarios muyahaidines combatan en las filas de los terroristas del KLA-NLA en sus ataques en Macedonia.

La guerra en Chechenia
En Chechenia, la renegada regin autnoma de la Federacin Rusa, los principales lderes rebeldes, Shamil Basayev y Al Jattab, haban sido adoctrinados y entrenados en los campos patrocinados por la CIA en Pakistn y Afganistn. Segn Yossef Bodansky, director del Grupo de trabajo sobre terrorismo y guerra no convencional del Congreso estadounidense, la guerra de Chechenia se planific durante una cumbre del Hezbol Internacional que se celebr en 1996 en Mogadiscio, Somalia. (Levon Sevunts, Whos Calling the Shots? Chechen conflicts finds Islamic roots in Afghanistan and Pakistan, The Gazette, Montreal, 26 de octubre de 1999.)

A la cumbre asisti nada menos que Osama Bin Laden, as como oficiales de alto rango de las inteligencias pakistan e iran. Es obvio que la implicacin del ISI de Pakistn en Chechenia va ms all del suministro de armas y especialistas a los chechenos: el ISI y sus compinches islmicos radicales son los que estn provocando esta guerra (Ibid).

La ruta de los oleoductos rusos ms importantes pasa a travs de Chechenia y Daguestn. A pesar de las condenas de Washington del terrorismo islmico, los beneficiarios indirectos de las guerras en Chechenia son los conglomerados de compaas petrolferas anglo-estadounidenses que compiten por el control absoluto de los recursos petrolferos y de los corredores de los oleoductos en el exterior de la cuenca del Mar Caspio.

Los dos principales ejrcitos rebeldes chechenos (que en aquella poca estaban dirigidos por el (difunto) comandante Shamil Basayev y Emir Jattab), estimados en 35.000 miembros, estaban apoyados por el ISI de Pakistn, que tambin jug un papel fundamental en la organizacin y entrenamiento del ejrcito rebelde:

[En 1994] los Servicios de Inteligencia pakistanes consiguieron que Basayev y sus lugartenientes de confianza pasaran por un intenso adoctrinamiento islmico y un entrenamiento en guerra de guerrillas en la provincia de Khost, en Afganistn, en el campo de Amir Muawia, establecido en los primeros aos de la dcada de 1980 por la CIA y el ISI y dirigido por el famoso seor de la guerra afgano Gulbuddin Hekmatyar. En julio de 1994, tras graduarse en Amir Muawia, Basayev pas al campo de Markaz-i-Dawar, en Pakistn, para someterse a un entrenamiento en tcticas avanzadas de guerrilla. En Pakistn, Basayev se reuni con los oficiales de inteligencia y militares pakistanes de ms alto rango: el ministro de Defensa, general Aftab Shahban Miran; el ministro del Interior, general Naserullah Babar; y el jefe de la rama del ISI encargado de apoyar las causas islmicas, general Javed Ashraf (todos retirados ya). Pronto se demostr que los contactos de alto nivel fueron muy tiles para Basayev (Ibid).

Tras su perodo de entrenamiento y adoctrinamiento, a Basayev se le asign la direccin de los ataques contra las tropas federales rusas en la primera guerra chechena, en 1995. Su organizacin haba desarrollado tambin amplios vnculos con los sindicatos del crimen de Mosc, as como lazos con el crimen organizado albans y el KLA. En 1997-98, segn el Servicio de Seguridad Federal de Rusia (FSB), Los seores de la guerra chechenos empezaron a acaparar propiedades inmobiliarias en Kosovo a travs de varias firmas inmobiliarias registradas como tapaderas en Yugoslavia. (Vitaly Romanov y Vctor Yadukha, Chechen Front Moves to Kosovo, Segodnia, Mosc, 23 de febrero de 2000)

 

Desmantelamiento de las instituciones laicas en la extinta Unin Sovitica
El refuerzo de la ley islmica en las sociedades musulmanas, la mayora laicas, de la extinta Unin Sovitica, fue til para los intereses estratgicos de EEUU en la regin. Anteriormente prevaleca una fuerte tradicin laica, basada en el rechazo de la ley islmica, en todas las repblicas de Asia central y el Cucaso, incluidas Chechenia y Daguestn (que forman parte de la Federacin Rusa).

La guerra chechena de 1994-1996, emprendida por los principales movimientos rebeldes contra Mosc, sirvi para socavar las instituciones estatales laicas. En muchas localidades de Chechenia se implant un sistema paralelo de gobierno local controlado por las milicias islmicas. En algunos pueblos y ciudades pequeas se establecieron tribunales islmicos de la Sharia bajo un reinado de terror poltico.

La ayuda financiera de Arabia Saud y los estados del Golfo a los ejrcitos rebeldes estuvo condicionada a la implantacin de los tribunales de la Sharia, a pesar de la fuerte oposicin de la poblacin civil. El Juez Principal y Amir de los tribunales de la Sharia en Chechenia era el Sheij Abu Umar, que lleg a Chechenia en 1995 y se uni a las filas de los muyahaidines que haba all bajo el liderazgo de Ibn-ul-Jattab Estableci que se enseara el Islam a los muyahaidines chechenos segn las creencias correctas, porque muchos de ellos seguan unas creencias equivocadas y tergiversadas sobre el Islam. (Global Muslim News, http://www.islam.org.au/articles/21/news.htm, diciembre de 1997)

Mientras tanto, las instituciones estatales de la Federacin Rusa se derrumbaban bajo las terribles medidas de austeridad impuestas por el FMI durante la presidencia de Boris Yeltsin. En contraste, los tribunales de la Sharia, financiados y equipados por Arabia Saud, iban desplazando gradualmente a las instituciones estatales de la Federacin Rusa y de la regin autnoma de Chechenia.

El movimiento wahab de Arabia Saud no slo trataba de invadir las instituciones civiles del Estado en Daguestn y Chechenia, sino que adems intentaba desplazar a los tradicionales dirigentes musulmanes sufes. De hecho, la resistencia a los rebeldes islmicos en Daguestn se bas en la alianza de los gobiernos (laicos) locales con los sheijs sufes:

Estos grupos [wahabes] consisten en clulas diminutas, pero bien financiadas y bien armadas. Con estos ataques se proponen crear el terror en el corazn de las masas Al crear anarqua y caos, estos grupos pueden reforzar a su propia rama, dura e intolerante, del Islam Tales grupos no representan el punto de vista general del Islam que mantienen la inmensa mayora de los musulmanes y eruditos islmicos, para quienes el Islam ejemplifica el parangn de la civilizacin y moralidad perfectas. Lo que representan no es ms que un movimiento hacia la anarqua bajo una etiqueta islmica su intencin no es en absoluto la de crear un Estado islmico, sino crear un estado de confusin en el cual puedan prosperar. (Mateen Siddiqui, Differentiatin Islam from Militant Islamists, San Francisco Chronicle, 21 de septiembre de 1999).

Fomento de los movimientos secesionistas en la India

En paralelo con sus operaciones secretas en los Balcanes y en la extinta Unin Sovitica, el ISI de Pakistn, desde la dcada de 1990, proporcion apoyo a varias insurgencias islmicas secesionistas en la Cachemira india.

Aunque Washington las conden oficialmente, esas operaciones secretas del ISI se llevaban a cabo con la aprobacin tcita del gobierno estadounidense. Coincidiendo con el Acuerdo de Paz de Ginebra de 1989 y la retirada sovitica de Afganistn, el ISI fue el instrumento para la creacin de los militantes Jammu y Muyahaidines Hizbul de Cachemira (JKHM). (Vase K. Subrahmanyam, Pakistan is Pursuing Asian Goals, India Abroad, 3 de noviembre de 1995).

Inmediatamente despus del 11 de septiembre, los ataques terroristas de diciembre de 2001 contra el Parlamento indio que contribuyeron a poner a la India y Pakistn al borde de la guerra- estuvieron dirigidos por dos grupos rebeldes con base en Pakistn, Lashkar-e-Taiba (Ejrcito de los Puros) y Jaish-e-Muhammad (Ejrcito de Muhammad), ambos apoyados secretamente por el ISI de Pakistn. (Council on Foreign Relations (CFR), Terrorism: Questions and Anwers, Harakat ul-Mujahideen, Lashkar-e-Taiba, Jaish-e-Muhammad, http://www.terrorismanswers.com/groups/harakat2.html, Washington 2002. Nota: Este informe ya no est en la pgina de Internet del CFR).

El oportuno ataque al Parlamento indio, seguido de disturbios tnicos en Gujarat a principios de 2002, fue la culminacin de un proceso iniciado en la dcada de 1980, financiado por el dinero de la droga y amparado por la inteligencia militar de Pakistn.

Ni que decir tiene que esos ataques terroristas apoyados por el ISI servan a los intereses geopolticos de EEUU. El poderoso Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), que juega un papel en la trastienda de la formulacin de la poltica exterior estadounidense, confirma que los grupos rebeldes de Lashkar y Jaish estn apoyados por el ISI:

A travs de su Agencia de Servicios de Inteligencia (ISI), Pakistn ha proporcionado financiacin, armas, entrenamiento, instalaciones y ayuda para cruzar las fronteras a Lashkar y Jaish. Este apoyo un intento de repetir en Cachemira la guerra santa de las brigadas islamistas internacionales contra la Unin Sovitica en Afganistn- ayud a introducir el Islam radical en el conflicto de larga duracin sobre el destino de Cachemira

Han recibido estos grupos financiacin de otras fuentes adems del gobierno pakistan?

S. Miembros de las comunidades de Pakistn y Cachemira en Inglaterra enviaron millones de dlares al ao y los simpatizantes wahabes del Golfo Prsico tambin proporcionaron apoyo.

Los islamistas de Cachemira estn vinculados a Al Qaeda?

S. En 1998, el lder de Harakat, Faruq Kahsmiri Jalil, firm la declaracin de Osama Bin Laden en la que llamaba a lanzar ataques contra los estadounidenses, incluidos los civiles, y sus aliados; Bin Laden tambin es sospechoso de financiar al Jaish, segn oficiales indios y estadounidenses. Y Maulana Massoud Azhar, fundador del Jaish, viaj varias veces a Afganistn para reunirse con Bin Laden.

Dnde se entrenaban estos militantes islamistas?

A muchos de ellos se les proporcionaba entrenamiento ideolgico en las mismas medersas o en seminarios musulmanes que instruan a los talibanes y a los combatientes extranjeros en Afganistn. Reciban entrenamiento militar en campos de Afganistn o en pueblos de Cachemira controlados por Pakistn. Grupos extremistas han abierto recientemente varias medersas nuevas en Azad Cachemira.

(Council on Foreign Relations, Terrorism: Questions and Answers, Harakat ul-Mujahideen, Lashkar-e-Taiba, Jaish-e-Muhammad,

http://www.terrorismanswers.com/groups/harakat2.html, Washington, 2002. Este texto fue eliminado de la pgina de Internet del CFR en 2006)

Lo que no reconoce el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) son los vnculos entre el ISI y la CIA y el hecho de que las Brigadas islmicas internacionales fueron una creacin de la CIA.

Movimientos insurgentes en China patrocinados por Estados Unidos

Tambin es importante para entender la guerra estadounidense contra el terrorismo, observar la existencia de insurgencias islmicas apoyadas por el ISI en la frontera occidental de China con Afganistn y Pakistn. En realidad, varios de los movimientos islmicos de las repblicas musulmanas de la extinta Unin Sovitica estn integrados por movimientos turkestanos y uigures de la regin autnoma Uigur de Xinjiang, en China.

Esos grupos separatistas que incluyen a la Fuerza Terrorista del Este del Turkestn, al Partido Reformista Islmico, la Alianza Unida Nacional del Este del Turkestn, la Organizacin de Liberacin Uigur y el Partido de la Yihad Uigur de Asia central- han recibido todos ellos apoyo y entrenamiento del Al Qaeda de Osama Bin Laden (Segn fuentes oficiales chinas citadas en UPI, en noviembre de 2001). El objetivo declarado de esas resistencias islmicas en China es el establecimiento de un califato islmico en la regin. (Defence and Security, 30 de mayo de 2001).

El califato estara integrado por Uzbekistn, Tayikistn, Kirguizistn (Turkestn occidental) y la regin autnoma Uigur de China (este de Turkestn) en una entidad poltica nica.

El proyecto del califato invade la soberana territorial china. Apoyado por varias fundaciones wahabes de los Estados del Golfo, el secesionismo en la frontera occidental china es, de nuevo, coherente con los intereses estratgicos de EEUU en Asia central. Mientras tanto, un poderoso lobby con sede en EEUU estaba canalizando el apoyo a las fuerzas separatistas del Tibet.

Fomentando tcitamente la secesin de la regin Uigur de Xinjiang (utilizando al ISI pakistan como intermediario), Washington est intentando desencadenar un proceso ms amplio de desestabilizacin poltica y de fractura en la Repblica Popular de China. Adems de esas diversas operaciones secretas, EEUU ha establecido bases militares en Afganistn y en varias de las antiguas repblicas soviticas, directamente sobre la frontera occidental china.

La militarizacin del Mar del Sur de China y el Estrecho de Taiwn tambin es parte integrante de esta estrategia.

Yugoslavia

 

A lo largo de la dcada de 1990, el ISI pakistan fue utilizado por la CIA como intermediario para canalizar armas y mercenarios muyahaidines al Ejrcito Musulmn Bosnio en la guerra civil de Yugoslavia. Segn un informe de International Media Corporation, que tiene la sede en Londres:

Fuentes fidedignas informan de que actualmente [1994] EEUU est participando activamente en el entrenamiento y armamento de las fuerzas musulmanas de Bosnia-Herzegovina, contraviniendo directamente los acuerdos de las Naciones Unidas. Agencias estadounidenses han estado proporcionando armas made in China (PRC), Corea del Norte (DPRK) e Irn. Las fuentes indicaban que Irn, con el conocimiento y acuerdo del gobierno estadounidense, suministr un gran nmero de lanzadores mltiples de cohetes y una gran cantidad de municin a las fuerzas bosnias. Esta municin inclua cohetes de 107 mm y 122 mm de la PRC y lanzadores mltiples de cohetes VBR-230 fabricados en Irn. se inform [tambin] de que 400 miembros de la Guardia Revolucionaria Iran (pasdaranes) llegaron a Bosnia con un gran suministro de armas y municin. Se sostuvo que la CIA tena total conocimiento de la operacin y que crea que algunos de los 400 se haban destacado para futuras operaciones terroristas en Europa Occidental.

La Administracin estadounidense no limit su implicacin a contravenir de forma clandestina el embargo de armas a la regin decretado por las Naciones Unidas Envi [tambin] tres delegaciones de alto rango durante los dos aos pasados [antes de 1994] y ha efectuado intentos fallidos de alinear al gobierno yugoslavo a la poltica estadounidense. Yugoslavia es el nico estado de la regin que no ha aceptado las presiones de EEUU. (International Media Corporation, Defence and Strategy Policy, U.S. Commits Forces, Weapons to Bosnia, Londres, 31 de octubre de 1994)

De buena tinta
Irnicamente, las operaciones clandestinas de la inteligencia militar de la administracin Bush en Bosnia, que se dedicaron a impulsar la formacin de brigadas islmicas, fueron completamente documentadas por el Partido Republicano. Un extenso informe del Comit del Partido Republicano en el Senado (RPC) al Congreso se public en 1997, confirmando en gran medida el informe citado anteriormente de la International Media Corporation. El informe del RPC al Congreso acusa a la Administracin Clinton de haber ayudado a transformar Bosnia en una base islmica militante, que llev al reclutamiento, a travs de la denominada Red islmica militante, de miles de muyahaidines del mundo musulmn:

Quiz, lo ms amenazador para la misin de la SFOR (4) y, ms importante, para la seguridad del personal estadounidense que sirve en Bosnia- es la falta de voluntad de la administracin Clinton para dejar clara ante el Congreso y ante el pueblo estadounidense su complicidad en la entrega de armas, desde Irn, al gobierno musulmn en Sarajevo. Esa poltica, aprobada personalmente por Bill Clinton en abril de 1994 ante el requerimiento del Director designado de la CIA -y entonces jefe del NSC (5)-, Anthony Lake, y el Embajador de EEUU en Croacia, Peter Galbraith, ha jugado, segn Los Angeles Times (que cita fuentes clasificadas de la comunidad de la inteligencia), un papel central en el grave aumento de influencia iran en Bosnia.

()

Junto con las armas, entraron en Bosnia Guardias Revolucionarios Iranes y operativos de inteligencia VEVAK en grandes cantidades, adems de miles de muyahaidines (guerreros santos) de todo el mundo musulmn. En ese mismo contingente estaban implicados tambin otros pases musulmanes (incluidos Brunei, Malasia, Pakistn, Arabia Saud, Sudn y Turqua) y un nmero de organizaciones radicales musulmanas. Por ejemplo, est muy bien documentado el papel de una organizacin humanitaria, con sede en Sudn, llamada Third World Relief Agency (TWRA). La implicacin prctica de la administracin Clinton con la red islmica de armamento incluy inspecciones de misiles en Irn por oficiales del gobierno estadounidense La TWRA, con sede en Sudn, una farsa de organizacin humanitaria. Ha sido el vnculo ms importante en el corredor de armas hacia bosnia. Se cree que la TWRA est conectada con elementos de la red del terrorismo islmico tales como el Sheij Omar Abdel Rahman (el cerebro condenado tras el bombardeo al World Trade Center de 1993) y Osama Bin Laden, un acaudalado emigrado saud del que se cree que financia a numerosos grupos militantes (Washington Post, 22 de septiembre de 1996).

(Congressional Press Release, Republican Party Comit (RPC), US Congreso, Clinton Approvedd Iranian Arms Transfer Help Turn Bosnia into Miiltant Islamic Base, Washington DC, 16 de enero de 1997, disponible en la pgina de Internet del Centre of Research of Globalisation (CRG) en: http://globalresearch.ca/articles/DCH109A.html . El documento original est en la pgina de Internet del Comit del Partido Republicano en el Senado estadounidense (Senador Larry Craig), en:

http://www.senate.gob/rpc/releases/1997/iran.htm; (vase tambin el Washington Post, 22 de septiembre de 1999)

Complicidad de la administracin Clinton

En otras palabras, el informe del Comit del Partido Republicano confirma sin lugar a dudas la complicidad de la administracin Clinton con varias organizaciones fundamentalistas, incluida Al Qaeda.

En aquella poca los republicanos queran socavar la administracin Clinton. Sin embargo, en un momento en que todo el pas pona sus ojos fascinados en el escndalo Monica Lewinsky, los republicanos no optaron por elegir el desencadenamiento de un inoportuno asunto Irn-Bosniagate que podra haber desviado, sin duda, la atencin pblica del escndalo Lewinsky. Los republicanos queran imputar a Bill Clinton por mentir al pueblo estadounidense sobre su affaire con la becaria de la Casa Blanca. Con respecto a las mucho ms importantes mentiras en poltica exterior sobre la carrera de las drogas y las operaciones clandestinas en los Balcanes, demcratas y republicanos se mostraban, al unsono, de acuerdo, sin duda presionados por el Pentgono y la CIA, para no revelar los secretos.

 

De Bosnia a Kosovo
El modelo bosnio descrito en el informe del RPC recibi la rplica de Kosovo. Con la complicidad de la OTAN y del Departamento de Estado estadounidense, se reclutaron mercenarios muyahaidines de Oriente Prximo y Asia Central para combatir en las filas del Ejrcito de Liberacin de Kosovo (KLA) en 1998-99, en gran medida en apoyo del esfuerzo de guerra de la OTAN.

La tarea de armar y entrenar al KLA, confirmada por fuentes militares britnicas, se confi en 1998 a la Agencia de Inteligencia de la Defensa de EEUU (DIA) y al Servicio de Inteligencia Secreto de Gran Bretaa, el MI6, junto con algunos miembros retirados y otros en activo de las 22 SAS (22 Regimiento de Servicios Areos Especiales de Gran Bretaa), as como a tres compaas privadas de seguridad britnicas y estadounidenses. (The Scotsman, Edimburgo, 29 de agosto de 1999).

La DIA estadounidense se uni al MI6 para organizar un programa de entrenamiento para el KLA, segn una fuente de alto rango del ejrcito britnico. El MI6 subcontrat entonces la operacin con dos compaas de seguridad britnicas que a su vez enrolaron a una cifra de antiguos miembros del regimiento (22 SAS). Se hicieron una serie de listados con las armas y el equipo que el KLA necesitaba. Mientras continuaban estas operaciones clandestinas, miembros en activo del Regimiento 22 SAS, en su mayora de la unidad del Escuadrn D, se desplegaron en primer lugar en Kosovo antes del comienzo de la campaa de bombardeos de marzo. (Truth in Media, Kosovo in Crisis, Phoenix, Arizona, http://www.truthinmedia.org/, 2 de abril de 1999).

Mientras las Fuerzas Especiales SAS britnicas con bases en el norte de Albania entrenaban al KLA, instructores militares de Turqua y Afganistn, financiados por la Yihad islmica colaboraban en el entrenamiento del KLA en tcticas de guerrilla y distraccin (The Sunday Times, Londres, 29 de noviembre de 1998).

El mismo Bin Laden visit Albania. El suyo era uno de los grupos fundamentalistas que haban enviado unidades a combatir en Kosovo, se cree que Bin Laden estableci una operacin en Albania en 1994 fuentes albanas dicen que Sali Berisha, que era entonces el presidente, tena vnculos con algunos grupos que ms tarde se comprob que eran fundamentalistas extremistas (Ibid)

Testimonios en el Congreso sobre los vnculos entre el KLA y Al Qaeda

A mediados de la dcada de 1990, la CIA y el Servicio Secreto alemn, el BND, unieron sus esfuerzos para proporcionar apoyo al Ejrcito de Liberacin de Kosovo (KLA). A su vez, ste reciba apoyo de Al Qaeda.

Segn Frank Cilluffo, del Programa para el crimen organizado global, en un testimonio de diciembre de 2000 ante el Comit Judicial de la Cmara de Diputados:

Lo que en gran medida se ocultaba al conocimiento pblico era el hecho de que el KLA obtena parte de sus fondos de la venta de drogas. Albania y Kosovo estn en el corazn de la ruta balcnica, que une el Creciente Dorado de Afganistn y Pakistn con los mercados de la droga de Europa. Se estima que esta ruta factura aproximadamente 400.000 millones de dlares al ao y maneja el 80% de la herona destinada al consumo europeo. (Congreso de EEUU, Testimonio de Frank J. Cilluffo, Director Adjunto del Programa contra el crimen organizado global, ante el Comit Judicial del Congreso, Washington D.C., 13 de diciembre de 2000).

Segn Ralf Mutschke, de la Divisin de Inteligencia Criminal de la Interpol, tambin en un testimonio ante el Comit Judicial del Congreso:

El Departamento de Estado de EEUU defini el KLA como organizacin terrorista, indicando que financiaba sus operaciones con dinero del comercio internacional de la herona y con crditos de pases e individuos islmicos, entre ellos, supuestamente, Osama Bin Laden. Otro vnculo con Bin Laden lo representa el hecho de que el hermano de un dirigente en una organizacin de la Yihad egipcia, y adems comandante militar de Osama Bin Laden, dirigi una unidad de elite del KLA durante el conflicto de Kosovo. (Congreso de EEUU, Testimonio de Ralf Mutschke, de la Divisin de Inteligencia Criminal de la Interpol, ante el Comit Judicial del Congreso, Washington DC, 13 de diciembre de 2000).

Madeleine Albright codicia el KLA

Esos vnculos del KLA con el terrorismo internacional y el crimen organizado, documentados por el Congreso estadounidense, fueron totalmente ignorados por la administracin Clinton. De hecho, en los meses que precedieron a los bombardeos de Yugoslavia, la Secretaria de Estado Madeleine Albright estuvo muy ocupada construyendo una legitimidad poltica para el KLA. El ejrcito paramilitar fue ascendido de un da para otro- al estatuto de fuerza democrtica bone fide en Kosovo. A su vez, Madeleine Albright forz la senda de la diplomacia internacional: el KLA fue aupado para jugar un papel clave en las fracasadas negociaciones de paz de Rambouillet, a principios de 1999.

El Senado y el Congreso aprueban tcitamente el terrorismo de Estado

Aunque varios informes del Congreso confirmaron que el gobierno estadounidense haba estado trabajando mano a mano con el Al Qaeda de Osama Bin Laden, esto no impidi que Clinton, y ms tarde la administracin Bush, armaran y equiparan al KLA. Los documentos del Congreso tambin confirman que miembros del Senado y el Congreso saban de la relacin de la administracin con el terrorismo internacional. Se cita la declaracin del republicano John Kasich del Comit de Servicios Armados del Congreso: Nos pusimos en contacto [en 1998-99] con el KLA, que era la plataforma de Bin Laden (Congreso de EEUU, Transcripciones del Comit de Servicios Armados del Congreso, Washington D.C., 5 de octubre de 1999).

Tras los trgicos sucesos del 11 de septiembre, republicanos y demcratas al unsono, dieron su apoyo total al presidente para que emprendiera la guerra contra Osama.

En 1999, el Senador Jo Lieberman haba afirmado autorizadamente que Luchar por el KLA es luchar por los derechos humanos y los valores estadounidenses. En las horas siguientes al ataque con misiles contra Afganistn, el da 7 de octubre, el mismo Jo Lieberman pidi ataques areos de castigo contra Iraq: Estamos en guerra contra el terrorismo No podemos detenernos en Bin Laden y los talibanes. Efectivamente, el Senador Jo Lieberman, como miembro del Comit de Servicios Armados del Senado, tena acceso a todos los documentos del Congreso referentes a los vnculos del KLA con Osama. Al hacer esa declaracin era completamente consciente de que las agencias del gobierno estadounidense, as como la OTAN, estaban apoyando el terrorismo internacional.

La Red militante islmica y la OTAN se unen en Macedonia

 

Debido a la guerra de 1999 en Yugoslavia, las actividades terroristas del KLA se fueron extendiendo por el sur de Serbia y Macedonia. Mientras tanto el KLA rebautizado como el Cuerpo de proteccin de Kosovo (KPC)- se acogi al estatuto de las Naciones Unidas, lo que implicaba la aprobacin de fuentes legtimas de financiacin a travs de la ONU, as como a travs de canales bilaterales, incluida la ayuda militar directa de EEUU.

Y apenas dos meses despus del estreno del KPC, bajo los auspicios de la ONU (septiembre de 1999), los comandantes del KPC-KLA utilizando recursos y equipamiento de la ONU- ya estaban preparando ataques en Macedonia, como lgica continuacin de sus actividades terroristas en Kosovo. Segn el Skopje Daily Dnevnik, el KPC haba establecido una sexta zona operativa en el sur de Serbia y en Macedonia:

Ciertas fuentes, que insisten en su anonimato, declaran que ya se han establecido en Tetovo, Gostivar y Skpje los cuarteles de las brigadas de proteccin de Kosovo [vinculadas al KPC patrocinado por la ONU]. Se estn preparando tambin en Debar y Struga [en la frontera con Albania] y sus miembros tienen cdigos definidos. (Macedonian Information Centre Newsletter, Skpje, 21 de marzo de 2000, publicado por BBC Summary of World Broadcast, 24 de marzo de 2000).

Segn la BBC, fuerzas especiales occidentales estaban todava entrenando a las guerrillas, lo que significa que estaban ayudando al KLA a abrir la sexta zona de operaciones en el sur de Serbia y en Macedonia. (BBC, 29 de enero de 2001).

Entre los mercenarios extranjeros que luchaban en Macedonia en 2001 en las filas del autoproclamado Ejrcito de Liberacin Nacional (NLA), haba muyahaidines de Oriente Prximo y de las repblicas de Asia central de la extinta Unin Sovitica. Tambin, dentro de las fuerzas apoderadas del KLA en Macedonia haba mercenarios de Gran Bretaa, Holanda y Alemania. Algunos de estos mercenarios occidentales haban luchado previamente con el KLA y el Ejrcito musulmn bosnio. (Scotland on Sunday, 15 de junio de 2001. Vase tambin UPI, 9 de julio de 2001. Para ms detalles, vase de Michel Chossudovsky: Americas War on Terrorism, Global Research, 2005, captulo III).

Ampliamente documentado por la prensa macedonia y por declaraciones de las autoridades macedonias, el gobierno estadounidense y la Red militante islmica estaban trabajando en equipo apoyando y financiando al llamado Ejrcito de liberacin nacional (NLA) que estaba implicado en ataques terroristas en Macedonia. El NLA es un apoderado del KLA. A su vez, el KLA y el KPC, patrocinado por la ONU, son instituciones idnticas con los mismos comandantes y personal militar. Los comandantes del KPC, a sueldo de la ONU, estaban combatiendo en el NLA junto a los muyahaidines.

Pero todo era todava mucho ms retorcido, mientras la Al Qaeda de Osama Bin Laden apoyaba y financiaba al KLA-NLA, ste tambin reciba apoyo de la OTAN y de la misin de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK). De hecho, la Red militante islmica an constituye una parte integrante de las operaciones de inteligencia militares clandestinas de Washington en Macedonia y en el sur de Serbia.

Los terroristas del KLA-NLA estaban financiados por la ayuda del ejrcito estadounidense, por el presupuesto para el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas y por varias organizaciones islmicas, incluida Al Qaeda. Se utilizaba tambin el dinero de la droga para financiar a los terroristas con la complicidad del gobierno estadounidense. El reclutamiento de muyahaidines para combatir en las filas del NLA en Macedonia se llev a cabo a travs de varios grupos islmicos.

Los consejeros militares estadounidenses se mezclaron con los muyahaidines dentro de la misma fuerza paramilitar, mercenarios occidentales de los pases de la OTAN luchaban junto a los muyahaidines reclutados en Oriente Prximo y Asia Central. Y los medios estadounidenses definen esto como un contratiempo por el que supuestos activos de la inteligencia se volvieron contra sus patrocinadores!

Pero todo esto no sucedi durante la Guerra Fra! Tuvo lugar en Macedonia en 2000-2001. Confirmado por numerosos informes de prensa, relatos de testigos, pruebas fotogrficas, as como declaraciones oficiales del Primer Ministro macedonio, que acus a la alianza militar occidental de incitar al terrorismo, EEUU haba estado apoyando a las brigadas islmicas apenas unos pocos meses antes de los ataques del 11 de septiembre

La agenda oculta de Washington

La poltica exterior estadounidense no encaja con el objetivo de frenar la oleada del fundamentalismo islmico. De hecho, es ms bien al contrario. El importante desarrollo del Islam radical, debido a la Guerra Fra con la Unin Sovitica y Oriente Prximo, coincide con la agenda oculta de Washington. Esta ltima consiste en sostener, ms que combatir, el terrorismo internacional, a la vez que desestabiliza las sociedades nacionales e impide la articulacin de autnticos movimientos sociales laicos dirigidos contra el imperio estadounidense.

Washington contina apoyando a travs de las operaciones secretas de la CIA- el desarrollo del fundamentalismo islmico en todo Oriente Prximo, en la antigua Unin Sovitica, en China y en la India.

Por todo el mundo en vas de desarrollo, el crecimiento del sectarismo, del fundamentalismo y de organizaciones de ese tipo sirve a los intereses estadounidenses. Esas diversas organizaciones e insurgencias armadas se han desarrollado especialmente en pases donde las instituciones del Estado se han colapsado por culpa de las reformas econmicas patrocinadas por el FMI.

Esas organizaciones fundamentalistas contribuyen a destruir y desplazar a las instituciones laicas.

El fundamentalismo islmico crea divisiones sociales y tnicas. Socava la capacidad de los pueblos para organizarse contra el imperio estadounidense. Esas organizaciones o movimientos, como el de los talibanes, a menudo fomentan la oposicin al to Sam de un modo que no constituye amenaza real alguna para los principales intereses econmicos y geopolticos de Estados Unidos.

Borrando la historia de Al Qaeda

Desde septiembre de 2001, la mayor parte de la historia de Al Qaeda ha sido borrada. Rara vez se mencionan los vnculos de las sucesivas administraciones estadounidenses con la red del terror islmico.

En octubre de 2001 se lanz una grave guerra en Oriente Prximo y Asia central, supuestamente contra el terrorismo internacional, por un gobierno que haba estado abrigando al terrorismo internacional como parte de su agenda de poltica exterior. Es decir, que se fabric totalmente la justificacin principal para emprender la guerra contra Afganistn e Iraq. El pueblo estadounidense fue deliberada y conscientemente engaado por su gobierno.

Esa decisin de engaar al pueblo estadounidense se tom el 11 de septiembre de 2001, apenas unas pocas horas despus de los ataques terroristas contra el World Trade Center.Sin pruebas que apoyasen la tesis, Osama apareca sealado como el principal sospechoso. Dos das despus, el jueves 13 de septiembre cuando la investigacin del FBI apenas haba comenzado- el presidente Bush se comprometi a llevar al mundo a la victoria.

Aunque la CIA reconoce tcitamente que Al Qaeda durante la Guerra Fra fue un activo de la inteligencia, tambin ha manifestado que esa relacin perteneca a un tiempo pasado.

La mayor parte de los informes y noticias tras el 11 de septiembre tienden a considerar que esos vnculos entre Al Qaeda y la CIA pertenecen a otra poca, a los tiempos de la guerra afgano-sovitica. Invariablemente se consideran irrelevantes para entender el 11 de septiembre y la guerra global contra el terrorismo. Pero apenas unos pocos meses antes del 11 de septiembre haba pruebas de colaboracin activa entre miembros del ejrcito estadounidense y operativos de Al Qaeda en la guerra civil de Macedonia.

El papel de la CIA en el apoyo y desarrollo de las organizaciones terroristas internacionales durante la Guerra Fra, perdido en el aluvin de la historia reciente, casualmente se ignora o se desprecia por los medios de comunicacin occidentales.

Un flagrante ejemplo de la distorsin de los medios tras el 11 de septiembre es la tesis del blowback (6): Se dice que los activos de inteligencia se han vuelto contra sus patrocinadores; hemos hecho que nuestras propias armas nos estallen en la cara. En una exhibicin de lgica retorcida, la administracin estadounidense y la CIA son retratadas como vctimas desgraciadas:

Los sofisticados mtodos enseados a los muyahaidines y los miles de toneladas de armas que EEUU y Gran Bretaa- les suministraron, ahora estn atormentando a Occidente con el fenmeno conocido como blowback, donde una estrategia poltica se vuelve contra sus propios idelogos. (The Guardian, Londres, 15 de septiembre de 21001).

Sin embargo, los medios estadounidenses reconocen que la llegada de los talibanes al poder [en 1996] es en parte el resultado del apoyo estadounidense a los muyahaidines el grupo islmico radical- durante la guerra de la dcada de 1980 contra la Unin Sovitica. Pero tambin desechan fcilmente sus propias declaraciones fcticas y concluyen a coro que la CIA fue engaada por un falso Osama. Es como la historia del hijo que se rebela contra su padre.

La tesis del golpe de respuesta es una maquinacin

La CIA nunca cort sus vnculos con la Red militante islmica. Hay pruebas suficientes de que Al Qaeda sigue siendo una entidad de inteligencia patrocinada por Estados Unidos. Se presenta a Al Qaeda como el arquitecto del 11 de septiembre, sin mencionar sus vnculos histricos con la CIA y los servicios secretos de Pakistn, ISI.

Al mismo tiempo que Al Qaeda sigue estando firmemente bajo control de los servicios secretos de Estados Unidos, el gobierno de este pas ha hecho repetidas declaraciones de que este enemigo exterior golpear de nuevo, y de que est al caer un nuevo 11 de septiembre, en Estados Unidos o en cualquier otra parte del mundo occidental:

(Hay) indicadores de que el ataque a corto plazo igualar o incluso superar a los ataques del 11 de septiembre y parece claro que la capital de pas y la ciudad de Nueva Cork, probablemente, estn en todas las listas. (Declaraciones de Tom Ridge, en la Navidad de 2003).

Me pregunta usted que si es grave? Puede usted apostar lo que quiera. La gente no hace eso a menos que la situacin sea grave. (Donald Rumsfeld, 2003).

Hay informes verosmiles que indican que Al Qaeda sigue adelante con sus planes de perpetrar ataques a gran escala en Estados Unidos, en un intento de perturbar nuestro sistema democrtico. Se trata de una informacin de gravedad sobre los que desean hacernos dao Pero cada da que pasa nuestro pas se hace ms fuerte. (George W. Bush, julio 2004).

El enemigo que golpe el 11 de septiembre est roto y debilitado, pero sigue siendo letal, y tiene la intencin de golpearnos de nuevo. (Dick Cheney, julio 2006).

Otro ataque como el del 11 de septiembre podra crear a la vez una justificacin y una oportunidad para tomar represalias contra algunos objetivos conocidos. (Funcionario del Pentgono, citado por el Washington Post el 23 de abril de 2006).

Propaganda de guerra

Un ataque terrorista en territorio estadounidense de la envergadura y la naturaleza del perpetrado el 11 de septiembre conducira segn el ex comandante jefe del US Central Command (USCENTCOM), el general Tommy Franks a la liquidacin del gobierno constitucional. En una entrevista de diciembre de 2003, poco mencionada en los medios de comunicacin de EEUU, el general Franks describa un guin consistente en la suspensin de la Constitucin y la instalacin de un gobierno militar en Estados Unidos:

En algn lugar del mundo occidental se producir una accin terrorista masiva y muy mortfera quizs en Estados Unidos que har que la gente se cuestione nuestra propia Constitucin y ser el comienzo de la militarizacin de nuestro pas, con el fin de evitar una repeticin de otra accin masiva y letal (Cigar Aficionado, diciembre de 2003).

Franks haca alusin a un acontecimiento como el ataque a Pearl Harbor (diciembre de 1941), que sera utilizado para galvanizar a la opinin pblica estadounidense en apoyo de un gobierno militar y un estado policial.

La accin terrorista masiva y muy mortfera era para el general Franks un punto de inflexin crucial. La crisis, la agitacin social y la indignacin pblica subsiguientes facilitaran un cambio de amplio espectro en las estructuras polticas, sociales e institucionales estadounidenses.

Es importante comprender que el general Franks no estaba dando una opinin personal en este asunto. Su afirmacin corresponde al punto de vista dominante en el Pentgono y el Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security) sobre qu hacer en caso de una emergencia nacional.

Acontecimientos que causaran una gran mortalidad

Los acontecimientos que causaran una gran mortalidad son una parte integrante de la doctrina militar. La destruccin y la prdida de vidas derivadas de un ataque terrorista contribuyen a crear una ola de indignacin pblica. Establecen las condiciones de miedo e intimidacin colectivos que facilitan la derogacin de las libertades pblicas y la introduccin de medidas propias de un Estado policial.

Los ataques del 11 de septiembre al World Trade Center y al Pentgono se utilizaron para galvanizar el apoyo pblico a la invasin de Afganistn, que tuvo lugar apenas cuatro semanas ms tarde. Sin pruebas que lo demostrasen Al Qaeda, que supuestamente contaba con el apoyo del gobierno talibn, fue declarado responsable de los ataques del 11 de septiembre.

La planificacin de un escenario blico de gran envergadura se haba iniciado mucho tiempo antes del 11 de septiembre. Si bien el ejrcito de EEUU ya estaba en un avanzado estado de disponibilidad mucho antes de los ataques del 11 de septiembre, la decisin de ir a la guerra contra Afganistn se tom en la noche del 11 de septiembre y se anunci formalmente a la maana siguiente. Entretanto la OTAN, invocando el artculo 5 del Tratado de Washington, declar la guerra a Afganistn en nombre de todos los Estados miembros signatarios de la Alianza. La declaracin de guerra de la OTAN, fundamentada en el principio de autodefensa, se hizo pblica 24 horas despus de los ataques del 11 de septiembre.

El artculo 5 del Tratado de Washington se invoc por primera vez el 12 de septiembre de 2001. Los aliados europeos de Estados Unidos, y Canad, brindaron su apoyo tras los ataques terroristas y la OTAN hizo suya la Guerra global contra el terrorismo preconizada por EEUU. Catorce pases miembros de la OTAN enviaron tropas a Afganistn (NATO Review, verano de 2006: http://www.nato.int/docu/review/2006/issue2/english/summaries.html)

Operacin Northwoods

La accin masiva y muy mortfera del 11 de septiembre tuvo un papel crucial en el proceso de planificacin militar. A los ojos de la opinin pblica, proporcion un pretexto para la guerra.

El encadenamiento de incidentes que sirvieron de pretexto para la guerra forma parte de los supuestos del Pentgono. De hecho, forma parte tambin de la historia militar de Estados Unidos. En 1962, la Junta de Jefes de Estado Mayor tena un plan secreto denominado Operacin Northwoods, para causar deliberadamente la muerte de civiles que justificase la invasin de Cuba:

Podramos hacer saltar por los aires un buque estadounidense en la baha de Guantnamo y culpar de la accin a Cuba. Podramos desencadenar una campaa de terror cubano-comunista en la zona de Miami y en otras ciudades de Florida, e incluso en Washington. Las listas de vctimas publicadas por los diarios estadounidenses provocaran una aprobadora ola de indignacin nacional. (Documento top secret de 1962, actualmente desclasificado, titulado Justification for U.S. Military Intervention in Cuba (Justificacin de una intervencin militar de EE UU en Cuba) [En relacin con la Operation Northwoods vase http://www.globalresearch.ca/articles/NOR111A.html) .]

Amenazas terroristas y acciones terroristas

Para que sea efectiva, una campaa de miedo y desinformacin no puede basarse nicamente en supuestas amenazas de futuros ataques; es preciso que haya realmente acciones terroristas o incidentes que den credibilidad a los planes blicos gubernamentales. En esos casos, la propaganda proporciona argumentos en cuanto a la necesidad de tomar medidas de emergencia y llevar a cabo acciones blicas de represalia.

Tanto las amenazas terroristas como las propias acciones terroristas han servido de pretexto para justificar decisiones militares de gran repercusin.

Tras los atentados de julio de 2005 en Londres, se supo que el vicepresidente estadounidense Dick Cheney, dio instrucciones al alto mando estratgico (USSTRATCOM) para que elaborase un plan de emergencia que se utilizara como respuesta a otro ataque terrorista similar al del 11 de septiembre contra Estados Unidos. En dicho plan se daba por sentado que Irn estara detrs de un segundo 11 de septiembre.

Este plan de emergencia tena como pretexto un segundo 11 de septiembre, antes de que sucediese, para preparar una operacin militar de gran alcance contra Irn, a la vez que se le en relacin con su (inexistente) programa de armas nucleares.

Lo realmente diablico de esta decisin del vicepresidente de EEUU es que la justificacin que presentaba Cheney para llevar la guerra a Irn estaba basada en la participacin iran en un hipottico ataque terrorista a Estados Unidos que todava no haba ocurrido:

El plan inclua un ataque areo a gran escala sobre Irn en el que se utilizaran armas convencionales y armas nucleares tcticas. En Irn hay ms de 450 objetivos estratgicos principales, entre otras muchas instalaciones sospechosas de formar parte de un programa de armas nucleares que no estn en funcionamiento. Muchos de los objetivos estn blindados y son subterrneos a gran profundidad, lo que los hace inatacables por medios convencionales; de ah la opcin nuclear. Igual que en el caso de Iraq, la respuesta no est condicionada a la participacin real de Irn en una accin terrorista contra Estados Unidos. Se sabe que algunos oficiales de la fuerza area de EEUU participantes en esta planificacin estn horrorizados por las implicaciones de lo que estn haciendo el montaje contra Irn que justifique un ataque nuclear no provocado pero ninguno de ellos est dispuesto a poner en peligro su carrera y hacer pblicas sus objeciones. (Philip Giraldi, Attack on Iran : Pre-emptive Nuclear War, The American Conservative, 2 de agosto de 2005)

Debemos suponer que los planificadores militares estadounidenses, britnicos e israeles estn esperando tranquilamente un nuevo 11 de septiembre para lanzar una operacin militar contra Siria e Irn?

El plan de emergencia propuesto por Cheney no tiene nada que ver con la prevencin de un supuesto 11 de septiembre. Dicho plan se basa en el supuesto de que Irn est detrs de un segundo 11 de septiembre y de que los bombardeos de castigo podran llevarse a cabo inmediatamente, igual que los ataques contra Afganistn de octubre de 2001, en represalia al supuesto apoyo del gobierno talibn a los terroristas del 11 de septiembre.

Es til sealar que una guerra no se planifica en tres semanas: el bombardeo y la invasin de Afganistn fueron planeados mucho antes del 11 de septiembre. Como destaca Michael Keefer en un incisivo artculo de anlisis:

A un nivel ms profundo, implica que los ataques terroristas segn el modelo del 11 de septiembre representan para Dick Cheney, sus altos cargos y los del Pentgono un medio adecuado para legitimar las guerras de agresin contra cualquier pas seleccionado previamente para este fin por el gobierno y su sistema corporativo de amplificacin propagandstica (Michael Keefer, Petrodollars and Nuclear Weapons Proliferation: Understanding the Planned Assault on Iran, Global Research, 10 de febrero de 2006).

Desde 2001, el vicepresidente Cheney ha reiterado su advertencia acerca de un segundo 11 de septiembre en varias ocasiones:

El enemigo que nos golpe el 11 de septiembre est fracturado y debilitado, pero sigue siendo letal y sigue decidido a golpearnos de nuevo. (Waterloo Courier, Iowa, 19 de julio de 2006).

Justificacin y oportunidad para tomar represalias contra objetivos previstos

En abril de 2006, el ex secretario de Defensa Donald H. Rumsfeld lanz un plan militar de gran alcance para combatir el terrorismo en todo el mundo, con vistas a tomar represalias en caso de un segundo ataque terrorista importante contra Estados Unidos.

El secretario de Defensa, Donald H. Rumsfeld ha lanzado el plan militar ms ambicioso hasta hoy para combatir el terrorismo en todo el mundo y responder ms rpida y decisivamente en caso de otro ataque terrorista importante contra Estados Unidos, segn informan cargos del Pentgono.

Se considera que el plan de campaa para la guerra mundial contra el terrorismo, largamente esperado, as como dos planes accesorios aprobados tambin el mes pasado por Rumsfeld, constituyen la prioridad del Pentgono, segn afirman personas que conocen los tres documentos, y que nos han informado con la condicin de mantener el anonimato, al no estar autorizados para hacerlo pblicamente.

Los detalles del plan son secretos, pero en general prevn un papel mayor de los militares en particular un aumento de las tropas de elite de operaciones especiales en operaciones continuas de lucha contra el terrorismo fuera de las zonas de guerra como Iraq o Afganistn. Estos planes, desarrollados a lo largo de tres aos por el Special Operations Command (SOCOM) en Tampa (Florida), reflejan el crecimiento de la participacin del Pentgono en mbitos tradicionalmente gestionados por la CIA y el Departamento de Estado. (Washington Post, 23 de abril de 2006)

Este plan se basa en la posibilidad de un segundo 11 de septiembre y en la necesidad de devolver el golpe cuando EEUU sea atacado:

Un tercer plan establece el mtodo para que los militares desbaraten y respondan a otro golpe terrorista importante en Estados Unidos. Incluye una extensa serie de anexos que ofrecen un abanico de opciones para que los militares respondan con rapidez a grupos terroristas, individuos o Estados patrocinadores concretos en funcin de quin est tras el ataque. Otro ataque constituira a la vez una justificacin y una oportunidad, hoy inexistente, para atacar algunos objetivos previstos, segn altos cargos, actuales y antiguos, del Departamento de Defensa familiarizados con el plan.

El plan detalla a qu terroristas a qu malos golpearamos llegado el caso. Pero ste an no ha llegado, afirm un alto cargo que pidi seguir en el anonimato ante lo sensible del asunto. (Washington Post, 23 de abril de 2006)

El supuesto en el que se basa este documento militar es que un segundo 11 de septiembre, actualmente inexistente, sera una herramienta til para crear una justificacin y una oportunidad para ir a la guerra contra ciertos objetivos previstos [Irn y Siria].

La realidad se tergiversa completamente. Esta campaa de desinformacin se ha lanzado a toda mecha por los medios de comunicacin de Gran Bretaa y Estados Unidos, que apuntan cada vez ms hacia una guerra preventiva como accin de autodefensa contra Al Qaeda y los Estados patrocinadores del terrorismo, que supuestamente estn preparando un segundo 11 de septiembre. El objetivo subyacente consiste en ltima instancia en crear, mediante el miedo y la intimidacin, la aceptacin por parte del pblico de una nueva etapa de la guerra contra el terrorismo en Oriente Prximo, dirigida esta vez contra Siria e Irn.

Observaciones finales

El objetivo de un ataque de Al Qaeda a Estados Unidos est siendo utilizado con profusin por el gobierno Bush y su fiel aliado britnico para galvanizar la opinin pblica en apoyo de un programa militar mundial.

Se trata de un asunto conocido y documentado: la red del terrorismo islmico es una creacin del aparato de los servicios secretos estadounidenses. Hay pruebas concluyentes de que algunas de las acciones que han producido un gran nmero de vctimas han sido lanzadas por los militares o los servicios secretos. Del mismo modo, y basndose en pruebas, varias de las alertas de actos terroristas se basaron en informes secretos falsos, como en el caso del fallido caso de ataque mediante bombas lquidas de Londres, en 2006, en las que los supuestos piratas areos no haban adquirido los billetes de avin y varios de ellos ni siquiera tenan el pasaporte imprescindible para embarcar.

La guerra contra el terrorismo es una farsa. La narrativa en torno al 11 de septiembre desarrollada por la Comisin del 11-S, es un montaje. El gobierno de Bush est implicado en acciones de encubrimiento y complicidad en el nivel ms alto del gobierno.

Revelar las mentiras en las que se apoya el 11 de septiembre debera servir para socavar la legitimidad de la guerra contra el terrorismo.

Revelar las mentiras en las que se apoya el 11 de septiembre debera ser parte integrante de un slido movimiento contra la guerra.

Si se cuestiona el 11 de septiembre, a los criminales de guerra que ocupan las ms altas magistraturas se les siega la hierba bajo los pies y el montaje de la seguridad nacional en su conjunto se desmorona como un castillo de naipes.


Notas de traduccin:

(1) Muyahaidn: combatiente islmico.

(4) Creciente Dorado es el nombre que se le da a la principal zona asitica dedicada al cultivo ilegal del opio, que coincide con tres naciones, Afganistn, Irn y Pakistn, cuyas periferias montaosas dan forma a ese creciente.

(3) Trmino que significa en Urdu movimiento de revitalizacin del islamismo suf, que tuvo su origen en la India y se extendi por otros pases. El nombre se deriva de Deoband, en la India, donde se sita la escuela Daroul Ulum Deoband.

(4) SFOR: Siglas en ingls de la Fuerza de estabilizacin en Bosnia-Herzegovina

(5) NSC, siglas en ingls del Consejo de Seguridad Nacional.

(6) Blowback, trmino ingls utilizado ampliamente en la actualidad en el campo del espionaje para describir las inesperadas consecuencias de muchas operaciones secretas.

Enlace con texto original en ingls:

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=7718

 

Michel Chossudovsky es autor del bestseller internacional The Globalization of Poverty , publicado en once idiomas. Es Profesor de Economa en la Universidad de Ottawa y director del Centro de Investigacin de la Globalizacin, en www.globalresearch.ca . Tambin es colaborador de la Enciclopedia Britnica. Su libro ms reciente es: Americas War on Terrorism , Global Research, 2005.

Sinfo Fernndez, S. Segu y Caty R. pertenecen al colectivo de Rebelin. Caty R. adems es miembro de Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a los traductores y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter