Portada :: Otro mundo es posible :: VIII Foro Social Mundial (Enero 2008)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-01-2008

Diversidades an por reconocer

Mario Osava
IPS


Para muchos, el Foro Social Mundial (FSM) perdi repercusin y eficacia, tal vez por adelantarse demasiado a la opinin pblica y a procedimientos polticos an dominantes, pero no a la realidad de este tiempo, que exige soluciones complejas y urgentes.

Mantenerse como un "espacio abierto" de debates y articulacin para el fortalecimiento de la sociedad civil, de forma horizontal y sin adoptar resoluciones, rechazando tentaciones de convertirse en un movimiento para influir directamente en el poder marca diferencias con la cultura poltica vigente y causa tensiones internas en el FSM.

La organizacin en redes, no jerrquica, con el reconocimiento y el respeto a la diversidad en todas las dimensiones, son parte de la democracia futura que tericos del Foro se proponen construir a partir de sus propios procesos internos, y poco comprendida por el pblico e incluso por muchos participantes del propio FSM. El cambio climtico aparece como una oportunidad de recuperacin del impacto en la opinin pblica que el Foro tuvo en sus primeras ediciones, la primera de ellas en 2001 en Porto Alegre, atribudo a la "novedad".

La crisis del clima revitaliza la consigna del FSM, "otro mundo es posible", acentuando el "necesario" que le agregan muchos activistas. El nivel de conocimiento actual del fenmeno indica que la transformacin ser inevitable, con un sentido positivo si as lo decide la humanidad o catastrfico, si predomina la inercia.

Esto abre mejores posibilidades de desnudar los valores y las estructuras que conducen al mundo a un desastre y de la necesidad de cambiarlos, observ uno de los fundadores del FSM, el brasileo Francisco Whitaker, en un reciente artculo en defensa de un foro abierto, ante propuestas para convertirlo en instrumento de accin.

La cuestin climtica y ambiental estar en el centro de la conferencia mundial que el FSM reanudar en 2009, tras sustituirlo este ao por manifestaciones descentralizadas del Dia de Accin Global, que se celebraron este sbado.

No por casualidad la Amazonia fue elegida sede del prximo encuentro, ms especficamente la septentrional ciudad brasilea de Belm.

Pero las dificultades del Foro derivan, en ltima instancia, de la enormidad del desafo de articular y movilizar la sociedad civil global por "otro mundo", ms seguro y ms justo.

El planeta se torn mas complejo con la diversidad de intereses y culturas que ya no aceptan el sometimiento. Mujeres, negros, indgenas, "locos", gente con "deficiencias", jvenes, homosexuales, todos reclaman protagonismo e inclusin.

Para las poblaciones aborgenes, los Estados nacionales "no sirven, porque siguen un modelo no indgena, incapaz de entender la diversidad", concluy Lisio Lili, miembro del pueblo terena y del Comit Intertribal, agregando una nueva complicacin, an poco considerada, al mundo que los activistas del FSM quieren transformar.

Los terenas son un pueblo de unas 20.000 a 30.000 personas, concentradas en el estado de Mato Grosso del Sur, cerca del Pantanal, rea de humedales que Brasil comparte con Bolivia. Se los considera prcticamente integrados a la sociedad dominante, pues muchos de sus miembros se han urbanizado o asistido a universidades, pero ltimamente reafirmaron su fuerte identidad, incluso recuperando sus tierras ancestrales ocupadas por hacendados.

En las reflexiones de Lili, que fue profesor de enseanza bsica y dirigente local de la Fundacin Nacional del Indgena, rgano gubernamental de asistencia, los pueblos originarios deben buscar su "autonoma", que depende de la posesin de la tierra, en relacin con un Estado "que no es suyo", los ha perjudicado y cuyas polticas de salud, educacin y economa no son adecuadas para ellos.

Del otro lado de la frontera, en Bolivia, ahora presidida por el indgena Evo Morales, representantes de pueblos autctonos de los pases andinos, centroamericanos, Argentina, Brasil y Paraguay, reunidos en La Paz del 15 al 17 de este mes, defendieron en una declaracin la construccin de "Estados plurinacionales" para tener voz activa, territorios, derechos, costumbres y economa comunitaria reconocidos.

La reafirmacin indgena implica una sublevacin contra el Estado nacional que se implant recurriendo al exterminio en toda Amrica. Ser interesante analizar con atencin cmo maneja el Estado un indgena en el poder en Bolivia.

En Brasil, de cinco millones estimados en 1500, la poblacin aborigen cay a algunos cientos de miles, antes de recuperarse desde la pasada dcada.

Y el Estado practica ahora una cierta ambigedad, con el reconocimiento constitucional de los derechos indgenas y de polticas asistenciales --distribucin de canastas de alimentos, por ejemplo--, combinados con obstculos permanentes a la recuperacin de sus tierras tradicionales.

En Mato Grosso del Sur, los guaranes kaiow, afrontan demoras administrativas y judiciales, adems del asesinato de sus lderes, al recuperar tierras en la frontera con Paraguay, donde viven muchos de sus "parientes". Militares rechazan el reconocimiento de tierras indgenas en las fronteras, con el alegato de riesgos para la seguridad nacional.

En realidad hubo una "globalizacin institucional" que obliga todos los pueblos a organizarse en Estados nacionales, cuya imposicin est, tambin, en el origen de la inmensa tragedia africana.

Eso se relaciona con una diversidad que an no se discute ni en el FSM, pero probablemente aparecer en la edicin del Foro en Belm, ya que la Amazonia cuenta con una gran poblacin indgena.

El mundo siempre ha sido complejo, pero las fuerzas y el pensamiento dominantes podran imponer una aparente homogeneidad, apartando o aislando a los diferentes, sofocando reclamos, adoptando leyes inflexibles para todos y una enseanza nica.

La diversidad empez a afirmarse como valor y principio natural hace poco tiempo, con ms fuerza desde los aos 60, promoviendo variados actores que han transformado el mundo pero, a la vez, fragmentan las sociedades.

Esta situacin exige articulaciones y negociaciones que difcilmente prosperen en instituciones jerrquicas. El foro abierto es su espacio.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter